Tricloroetileno

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
 
Tricloroetileno
Trichloroethene-skeletal.png
Trichloroethylene-3D-vdW.png
Nombre IUPAC
tricloroeteno
General
Otros nombres 1,1,2-Tricloroeteno, 1,1-Dicloro-2-Cloroetileno, 1-Cloro-2,2-Dicloroetileno, Tricloruro de acetileno, TCE, Tretileno, Tricleno, Tri, Trimar, Trileno
Fórmula molecular C2HCl3
Identificadores
Número CAS 79-01-6[1]
Número RTECS KX4550000
ChEBI 16602
ChemSpider 13837280
PubChem 6575
Propiedades físicas
Apariencia incoloro
Densidad 1460 kg/m3; 1.46 g/cm3
Masa molar 131.4 g/mol
Punto de fusión 200 K (-73 °C)
Punto de ebullición 360 K (87 °C)
Índice de refracción (nD) 1.4777 a 19.8°C
Peligrosidad
Temperatura de autoignición 693 K (420 °C)
Riesgos
Riesgos principales Nocivo si se ingiere o se inhala
Valores en el SI y en condiciones estándar
(25 °C y 1 atm), salvo que se indique lo contrario.
[editar datos en Wikidata]

El tricloroetileno (TCE) es una sustancia química de síntesis que se presenta en forma de líquido incoloro, ininflamable, de aroma y sabor dulce.

Se usa principalmente como solvente para eliminar grasa de partes metálicas, aunque también es un ingrediente en adhesivos, líquidos decapantes de pintura, para corregir escritura a máquina y quitamanchas.[cita requerida] En medicina se lo utiliza como anestésico general.[2]

Es una sustancia sintética que no se produce de forma natural en el medio ambiente. Sin embargo, se ha encontrado en fuentes de aguas subterráneas y aguas superficiales como residuo acumulado de la actividad humana de su manufactura, uso y disposición.

Toxicidad[editar]

Produce depresión del sistema nervioso central, además de daño cardíaco, hepático y renal. Puede provocar la muerte por fibrilación ventricular, que se favorece en presencia de epinefrina. La intoxicación puede ser por vía oral, inhalatoria o por absorción cutánea, lo que produce cefaleas, vértigo, euforia y luego depresión. En caso de ingestión provoca náuseas y vómitos. El pulso se vuelve arrítmico y existe el riesgo de muerte por paro cardíaco.[2] Es cancerígeno.[3]

La intoxicación crónica provoca anorexia, fatiga crónica, pérdida de peso, dolor articular, transtornos visuales y dermatitis.[2]

Referencias[editar]

  1. Número CAS
  2. a b c Calabrese, Alberto I.; Astolfi, Emilio A. (enero de 1969). Toxicología. Buenos Aires, Argentina: Kapelusz. pp. 110-111. OCLC 14501248. 
  3. ©PRTR-España. «Tricloroetileno | PRTR España». www.prtr-es.es (en español de España). Consultado el 2017-05-04. 

Enlaces externos[editar]