Serapeum de Alejandría

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Busto janiforme de Antinoo: Osiris-Apis (Serapis) en el Museo Gregoriano Egiziano.

El Serapeum de Alejandría o Serapeo fue un monumental santuario para el culto de Serapis, fundado en el año 300 a. C. por Ptolomeo I Sóter y ubicado en la ciudad de Alejandría.

La tradición se apoya en las noticias que da el gran ensayista y biógrafo griego Plutarco (c. 46125), que asegura que el rey de Egipto Ptolomeo I Sóter robó la estatua del dios que se encontraba en Sinope —la actual Sinop de Turquía, ciudad situada en la orilla del mar Negro, frente a las costas de Crimea—. A lo largo de la historia, muchos expertos han estudiado este tema y algunos aseguran que el relato de Plutarco no se ajusta a la realidad histórica.

Los historiadores confirman que este dios es producto del sincretismo de las mitologías egipcia y griega. Serapis integra las divinidades Osiris y Apis egipcias, cuyo culto se asociaba con los dioses griegos Zeus y Hades. Ptolomeo Sóter lo hizo señor tutelar de Alejandría en una magistral operación política, consiguiendo que tanto los egipcios más tradicionalistas como la población griega más o menos nueva aceptaran a este dios representado como un hombre con barba, sedente y con una especie de cesto en la cabeza, símbolo de la fertilidad de la tierra, puesto que se le supone lleno de semillas.

El templo y su historia[editar]

Ptolomeo I Sóter mandó construir el primer templo consagrado a Serapis. Parece que era una edificación bastante simple y modesta. Ptolomeo fue el introductor del culto a este dios. Ptolomeo III lo amplió al mismo tiempo que mandaba construir la biblioteca-hija de Alejandría. A partir del emperador romano Claudio (emperador desde el 41 al 54 después de Cristo), el templo fue evolucionando y tomando dimensiones de gran santuario, hasta alcanzar los 185 por 92 metros. De esta manera la acrópolis alejandrina iba embelleciéndose con una serie de edificios: además del templo y biblioteca citados, se añadieron el templo de Anubis, el de Isis, la necrópolis de los animales sagrados, los obeliscos de Seti I y la gran columna de Serapis, que todavía se mantenía en pie en el siglo III.

Siendo emperador de Roma Trajano (98117) hubo en Alejandría una revolución de judíos y el templo fue destruido. Más tarde, en época del emperador Adriano (117–138) hubo una reconstrucción. Adriano mandó esculpir la gran estatua del toro Apis que se encuentra en el Museo Grecorromano.

El templo tuvo actividad durante siglos, siendo muy visitado por toda clase de peregrinos, hasta que en el año 391, el patriarca cristiano de Alejandría, Teófilo, asoló el edificio al frente de una muchedumbre enfurecida que pretendía desterrar de la ciudad los cultos paganos, y destruir el monumento que como dios se había hecho erigir Diocleciano, el mayor impulsor de las persecuciones contra los cristianos. El Serapeo fue entonces transformado en un templo cristiano, consagrado a San Juan Bautista. Dicho templo llegó intacto hasta el siglo X, en que resultó destruido por los árabes.

Se accedía al lugar sagrado subiendo cien escalones. El exterior estaba recubierto de mármol, y las paredes interiores de metales preciosos. Allí estaba colocada la monumental estatua de Serapis.

Véase también[editar]

Bibliografía consultada[editar]

  • Egipto. Andrew Humphreys. National Geographic. RBA S.A. 2004 ISBN 84-8298-308-3
  • Egipto, Editorial Anaya, ISBN 84-9776-146-4
  • Historia universal. Oriente y Grecia de Ch. Seignobos. Editorial Daniel Jorro, Madrid 1930
  • FERNÁNDEZ ABAD; Francisco Javier (2008):El Serapeo o Serapeum: templo, biblioteca y centro de investigaciones cienfíficas. EN: Revista General de Información y Documentación, num 18 vol 1.

Enlaces externos[editar]





Coordenadas: 31°10′55″N 29°53′49″E / 31.18194, 29.89694