Río La Pasión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Río La Pasión
Guatemala-001.jpg
Vista del río
Ubicación geográfica y administrativa
Cuenca hidrográfica Río Usumacinta
Nacimiento Alta Verapaz
(16°00′40″N 90°01′52″O / 16.01111, -90.03111 (Fuentes del río La Pasión))
Desembocadura Confluencia Río Usumacinta
(16°28′52″N 90°32′39″O / 16.48111, -90.54417 (Confluencia río Salinas y río La Pasión))

País(es) Flag of Guatemala.svg Guatemala
Coordenadas 16°28′52″N 90°32′39″O / 16.48111, -90.54417Coordenadas: 16°28′52″N 90°32′39″O / 16.48111, -90.54417
Dimensiones
Longitud 354 km
Superficie de la cuenca 12.156 km²
Caudal medio 322,8 (El Porvenir)[1] /s
Altitud Nacimiento: 200 m
[editar datos en Wikidata]

El río La Pasión es un río de 345 km que discurre por el norte de Guatemala.[1] El río nace en las montañas en el norte de Alta Verapaz, bajo el nombre de río Chajmaic, para luego cambiar al de Sebol y finalmente al de La Pasión; es alimentado por un gran número de afluentes que drenan una parte importante del departamento de Petén. El río torna al oeste para confluir con el río Salinas, (16°28′52″N 90°32′39″O / 16.48111, -90.54417 (Confluencia Rio Salinas y Río La Pasión)) formando el río Usumacinta, que sigue en dirección del norte para desembocar en el golfo de México.[1]

Nacimiento y curso[editar]

Tras nacer en las montañas del norte de Alta Verapaz, bajo el nombre de Chamaic su curso inicia descendiendo ligeramente entre un valle pantanoso y moviéndose hacia el este se interna en una especie de gruta subterránea en la cual atraviesa un pequeño cerro para luego resurgir más grande y caudaloso sus aguas verde esmeraldas continúan su viaje al este serpenteando en el angosto valle y moviéndose de un lado a otro recorre cerca de 30 km tomando pequeños riachuelos como afluentes hasta internarse de nuevo en otra gruta subterránea para resurgir de nuevo más grande y caudaloso que antes bajo el nombre del río Sebol y cruzando hacia el norte para tomar a sus primeros afluentes tales como el río Candelaria, y el río Raxruja que son los más caudalosos en este tramo antes de encontrarse con su principal afluente, el río Santa Amelia o Cancuen tras la confluencia de estos dos gigantes, el río toma por fin el nombre de río de la Pasión, y serpenteando entre la selva petenera cada vez se ensancha más y más corriendo con un rumbo perfectamente definido hacia el norte toma a sus principales afluentes tales como el río Santa Amelia y Machaquila, el Santa Rosa, el río Chalpayal y el río San Juan, luego toma al río Santa Mónica, después cruza hacia el oeste y después de pasar por Sayaxche toma a sus últimos afluentes grandes, el río Petexbatun y el río Subin finalmente alcanza su máxima anchura los 400 m antes del porvenir para finalmente desembocar y finalizar su trayecto en la confluencia del río Usumacinta aumentando el caudal de éste último.

La cuenca del río La Pasión tiene un número importante de sitios arqueológicos que pertenecen a la civilización Maya, incluyendo los centros urbanos precolombinos de Dos Pilas, Tamarindito, Aguateca, Ceibal y Machaquilá.[2]

Desastre ecológico de 2015[editar]

Antecedentes: Cultivo de palma africana[editar]

Áreas de cultivo de plama africana en Guatemala en 2014.[3]

Satisfacer la demanda de aceites y grasas comestibles del mercado interno y parte del mercado externo ayuda a explicar el porqué el aceite de palma ganó terreno desplazando otros aceites, lo que ha conducido al surgimiento de nuevas empresas asociadas a grandes capitales, en una nueva fase inversionista que se observa particularmente en los territorios que conforman la Franja Transversal del Norte. Convertirse en uno de los principales países agroexportadores de aceite de palma es el objetivo que ha motivado que las empresas palmeras se hayan enfrascado en una etapa de creciente producción, pese a la tendencia decreciente del precio internacional de ese aceite. El área de mayor dinamismo se observa en los municipios de Chisec y Cobán, Alta Verapaz; Ixcán, Quiché, y Sayaxché, Petén, donde opera Palmas del Ixcán, S.A. (PALIX), con plantaciones propias y productores independientes. Algo parecido ocurre en los municipios de Fray Bartolomé de Las Casas y Chahal, Alta Verapaz; y Livingston, Izabal; y San Luis, Petén, donde la empresa Naturaceites se ha posicionado.[4]

La lógica para introducir la plama africana proviene de la sustitución gradual de las plantaciones de algodón en la zona. ltivo del algodón. A partir de la década de 1990 uno de los principales productores de algodón de Guatemala, la familia Molina Espinoza, comenzó a reconvertir zonas algodoneras y ganaderas de su propiedad, en plantaciones de palma africana. Con la destrucción de plantaciones bananeras en Izaba debido a huracanes, otros grupos empresariales como Agroamérica, de la familia Bolaños Valle, y Naturaceites -antes INDESA-, de la familia Maegli-Müeller, sustituyeron parte del cultivo de banano por el de palma africana.[4] Los inversionistas en palma africana ampliaron sus plantaciones desde la costa sur hacia el norte del país, adquiriendo tierras en la Franja Transversal del Norte y Petén; para 2014 se estimó que el área sembrada de palma africana tenía una extensión de ciento treinta mil hectáreas.[5] El proyecto se fundó exclusivamente para la producción de agrodiésel de palma, el cual se vendería como materia prima bajo contrato a Green Earth Fuels (GEF) pra su procesamiento y posterior transformación en plantas en los Estados Unidos.[6]

  • Palmas del Ixccán: la empresa Green Earth Fuels se caracteriza por ser una productora de agrocombustibles de materias primas agrícolas diferentes; originalemtne, en la empresa PALIX los únicos socios eran GEF (99.999%) y el empresario guatemalteco José Miguel Enrique Arriola Fuxet (0.001%) con un capital inicial de US$29.4 millones. Pero en 2010 Arriola Fuxet se retiró como socio quedando la empresa completamente en manos de estadounidenses. El proyecto se perfilaba como una mega inversión en agrodiésel de plama, que aprovecharía las ventajas que le representaba el asfaltado de la carretera de la FTN, que estaba en marcha desde el gobierno de Óscar Berger Perdomo y que la conectaría con el puerto de Santo Tomás de Castilla.[7] Pero la caída de los precios del aceite de palma y la prohición en Estados Unidos del uso de aceite de palma para la producción de agrodiésel -debido a la presión de los productores de maíz de ese país- condujeron a que GEF se retirara del proyecto.[8]
Tras el retiro de GEF PALIX pasó a ser parte del grupo Tecún de la familia Maegli-Müeller, quienes también poseen la empresa Naturaceites que tiene plantaciones de palma africana en Fray Bartolomé de las Casas y Chahal en Alta verapaz, en El Estor, Izabal y en San Luis, Petén.[8]
  • REPSA:Desde finales de la década de 1990, el monocultivo de la palma africana comenzó a ganar fuerza y territorio en el municipio de Sayaxché. Fue la empresa Olmeca que a través de REPSA amplió sus plantaciones desde su zona tradicional en la costa sur de Suchitepéquez, Quetzaltenango y San Marcos. Olmeca es la empresa más importante del grupo HAME, siglas de su fundador Hugo Alberto Molina Espinoza, considerado, junto a su hermano ya fallecido, Milton Enrique Molina Espinoza, los mayores terratenientes de Guatemala. Algodoneros durante gran parte de la segunda mitad del siglo xx, ampliaron sus agronegocios a las plantaciones bananeras y palma africana convirtiéndose en los principales productores independientes de ambos monocultivos en Guatemala. Esa posición la lograron acumulando enormes extensiones de tierra -sólo en palma africana se estima que poseen más de 35 mil hectáreas-.[9]
En Sayaxché, sus plantaciones están concentradas al sur oriente del municipio, colindante con la Franja Transversal del Norte. REPSA es parte de un conglomerado de cinco empresas palmeras que conforman el grupo Palma de Sayaxché, un grupo recién creado que aglutina a las empresas palmeras que operan en el municipio, y que impulsa el monocultivo por medio de campañas mediáticas y de relaciones públicas. En ese esfuerzo se han sumado la alcaldía municipal, el Ejército, la Cámara del Agro y el resto de empresas palmeras: Tikindustrias, Palmas del Ixcán, NAISA y Unipalma. En esa campaña por ganarse a la población, decidieron patrocinar al equipo de futbol de Sayaxché, al cual le nombraron «La Furia del Pasión», paradójicamente nombre tomado del río gravemente contaminado y que ha desatado la furia de sus pobladores.[9]
A pesar de que el alcalde Rodrigo Pop ha respaldado la actividad de las empresas palmeras, se pronunció condenando la situación: «Llora sangre, pues afecta a pescadores artesanales radicados en la zona urbana y a pobladores de la ribera. Exigimos al Ministerio de Gobernación y al MP que investiguen». Sus declaraciones son importantes, al igual que las del gobernador de Petén, Antonio Morales Osaeta, debido a que esas empresas de palma africana son parte del poder económico y político de Guatemala, y tienen gran influencia en la institucionalidad y poder local.[9]
  • Otras empresas: el resto de empresas tienen un mínimo de cinco mil hectáreas de tierra cada una, un mínimo requerido para ser rentables. En la zona afectada por la contaminación, se encuentran las plantaciones de NAISA y Unipalma. Líderes comunitarios indican que los afectados son unas cinco mil 600 familias —unas 30 mil personas— de 16 comunidades que se ubican en las riberas que dependen de la pesca artesanal o consumen agua de ese río. Algunas de las poblaciones afectadas son El Pato, Flor de la Selva, Santa Amelia, El Chorro, Champerico, El Colorado y La Torre. La empresa NAISA opera en el área de Flor de la Selva, cerca de la aldea Las Pozas, y cerca de esa zona, por el río San Juan se encuentran las plantaciones de Unipalma.[9]

Contaminación del río en 2015[editar]

El 6 de junio de 2015, residentes de las orillas del río La Pasión reportaron haber encontrado una gran cantidad de peces muertos flotando a lo largo de la corriente del río.[9] Una alerta roja fue declarada el 11 de junio, en el municipio de Sayaxché, porque la causa del desastre ecológico, confirmada por el Ministerio Público, fue el vertido del agroquímico Malation a los afluentes del río La Pasión.[9]

Considerado un ecocidio, las tensiones repuntaron entre los comunitarios contra la empresa señalada como responsable, la Reforestadora de Palmas de Petén (REPSA), que forma parte de la empresa Olmeca -nombre de la marca del aceite que producen- y que integra el grupo palmero HAME. La tensión se elevó al punto que se temen enfrentamientos debido al daño provocado en una de las principales fuentes de sobrevivencia y alimento de la región. La mortandad de peces reportada a lo largo de cien kilómetros, crispó aun más la situación, ya de por sí caldeada desde hace algunos años cuando ese monocultivo se instaló en el municipio e inició un proceso acelerado de acumulación de tierras.[9]

La contaminación fue reportada el 6 de junio, y de ahí en adelante la situación se agravó a lo largo de los ríos Santa Isabel que se conecta al río Santa Amelia y luego éste se conecta con el Río San Juan para formar el río La Pasión, todos los cuales corren paralelamente a la carretera que del Cruce del Pato, en la Franja Transversal del Norte, conduce a la aldea Las Pozas y Sayaxché. La contaminación ha llegado hasta la cabecera municipal de Sayaxché en un recorrido de más de cien kilómetros, de acuerdo con los reportes de diversos medios de prensa y radio.

De acuerdo con los resultados del Laboratorio de Toxicología de la Universidad de San Carlos de Guatemala, el agua está contaminada con el plaguicida Malation, «un químico que no se disuelve con el agua por lo que mata todo lo está en su camino».

El 10 de junio, el Ministerio Público (MP) realizó un allanamiento en REPSA, la empresa que todo apunta sería la responsable; la empresa tiene una laguna de oxidación en la que vierten los residuos de los químicos que utiliza y la misma se habría rebalsado con las lluvias, provocando el desastre.[9]

La creciente gravedad de la situación ha provocado fuertes protestas de los comunitarios quienes tomaron medidas de acción como bloqueos de carreteras y caminos vecinales. Por su parte, REPSA ha negado el paso a la prensa para documentar las acciones de las instituciones gubernamentales que realizan peritajes y tambien ha negado ser la responsable de la contaminación. Según el gerente de planificación de REPSA, Jorge Estrada, el uso del Malation está prohibido en el país, y se desconoce cómo es que se ha comercializado. Sin embargo, su uso está documentado, a pesar de su toxicidad y peligro para la salud humana, pues es considerado cancerígeno.[9] En las plantaciones de palma africana está considerado como uno de los agroquímicos o plaguicidas usados con regularidad.[9]

El reto ahora será, al menos, detener la contaminación para que no siga avanzando por el río La Pasión y no llegue al río Usumacinta, donde se encuentran más comunidades y cooperativas tanto del lado de México como de Guatemala. Según Radio Sayaxché, la contaminación avanza a razón de doce a catorce kilómetros por hora, matando lo que encuentra en su camino.[9]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c «Principales ríos de Guatemala». INSIVUMEH. Archivado desde el original el 6 de julio de 2015. Consultado el 21 de julio de 2015. 
  2. * Houston, Stephen D. (1993). Hieroglyphs and History at Dos Pilas: Dynastic Politics of the Classic Maya (en inglés). Austin: University of Texas Press. pp. 10 y 14. ISBN 0-292-73855-2. 
  3. Solano, 15 de julio de 2015, p. 6.
  4. a b Solano, 15 de julio de 2015, p. 1
  5. Solano, 15 de julio de 2015, p. 5.
  6. Solano, 15 de julio de 2015, p. 8.
  7. Solano, 15 de julio de 2015, p. 13.
  8. a b Solano, 15 de julio de 2015, p. 14
  9. a b c d e f g h i j k Solano, Luis (11 de julio dde 2015). «Palma Africana: La Farsa de la Responsabilidad Social Empresarial». Cmiguate.org. Archivado desde el original el 9 de julio de 2015. Consultado el 18 de junio de 2015. 

Bibliografía[editar]

  • Solano, Luis (15 de julio de 2015). «Palma Africana». Revista Enfoque (Guatemala) (36). Archivado desde el original el 19 de julio de 2015. Consultado el 19 de julio de 2015. 

Enlaces externos[editar]