Río Jiloca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Río Jiloca
Calamocha - Ponte Romano.jpg
Puente romano sobre el Jiloca a su paso por Calamocha
Ubicación geográfica
Cuenca Cuenca hidrográfica del Ebro
Nacimiento Fuente de Cella
Desembocadura Río Jalón en Calatayud (margen derecha)
Coordenadas 41°20′28″N 1°39′27″O / 41.341, -1.65746
Ubicación administrativa
País EspañaBandera de España España
División AragónBandera de Aragón.svg Aragón
Provincias de Teruel y Zaragoza
Cuerpo de agua
Longitud 126 km
Superficie de cuenca 2957 km²
Altitud Nacimiento: 1023 m
Desembocadura: 524 m
Mapa de localización
Cuenca del río Jiloca en la cuenca del Ebro

El río Jiloca es un curso de agua de la parte centro-oriental de España, afluente del Jalón, tributario a su vez del Ebro. Su curso transcurre por las provincias de Teruel y Zaragoza y por las comarcas de Comunidad de Teruel, Jiloca, Campo de Daroca y Comunidad de Calatayud. Tiene una longitud de 126 km y drena una cuenca de 2957 km². Su caudal en Calatayud es de 293 hm³/año, pero a lo largo del año hidrológico este caudal es muy irregular, con un estiaje muy marcado, y máximos en otoño y primavera. El río nace en la Fuente de Cella y desemboca en el río Jalón en Calatayud.

Geografía[editar]

Fuente de Cella
Nacimiento del río Jiloca en Fuente de Cella

Nacimiento[editar]

El río Jiloca nace en la fuente de Cella, un pozo artesiano a los pies de la sierra de Albarracín. Durante el siglo XVIII se canalizó el tramo de Cella a Monreal del Campo, cuando se desecaron la Laguna del Cañizar de Villarquemado y las Balsas de Alba. Según algunas tesis, el río hasta entonces fluía en este tramo como una masa de agua subterránea.

Curso del río[editar]

Desde el nacimiento en la fuente de Cella toma dirección norte. A su paso por la localidad de Monreal del Campo, el río Jiloca recibe uno de los aportes hídricos más importantes de cauce, del manantial conocido como los Ojos de Monreal, también llamado Ojos del Jiloca. Este manantial está formado por un conjunto de oquedades circulares de aproximadamente unos tres metros de profundidad, unidas entre sí por canales, de las que surge un caudal de agua, a menudo muy superior al que habitualmente lleva el río Jiloca en la zona.

Río Jiloca a su paso por Santa Eulalia del Campo
Vista del río a su paso por Santa Eulalia del Campo

A la entrada de la localidad de Luco de Jiloca, junto al Puente Romano de esta localidad, el Jiloca recibe su único afluente, el río Pancrudo, que nace 46 km antes en la sierra de la Costera. Su cuenca hidrográfica es estrecha, y está formada fundamentalmente por fuentes o manantiales, ramblas y torrentes, lo que hace que tenga un caudal muy variable a lo largo del año hidrológico.

Aunque los primeros estudios fueron realizados en torno a 1913, fue en 2009 cuando finalizaron las obras del pantano de Lechago, situado entre los términos municipales de Lechago y Luco de Jiloca. Se trata de un embalse de riego, con capacidad para almacenar 18,5 hm³ de agua, que acumula los irregulares caudales del río Pancrudo. El principal tributario de este pantano es el Jiloca en la desembocadura del río Pancrudo a escasos 1300 metros de la salida del embalse. Además de las aguas del río Pancrudo, este embalse recoge también aguas excedentarias del Jiloca durante los periodos de otoño, invierno y primavera, que son elevadas hasta el mismo desde una estación de bombeo situada en un punto del río muy próximo al embalse, aguas arriba. Durante las épocas estivales, estas aguas son desembalsadas, junto a las del río Pancrudo, de nuevo al río Jiloca para garantizar los riegos de la cuenca.

A partir de la desembocadura del río Pancrudo la cuenca se estrecha hasta llegar a Daroca, donde se abre un pequeño valle, muy rico en todo tipo de cultivos de regadío, especialmente en frutales, que llega hasta su desembocadura en el río Jalón en Calatayud.

Ojos de Monreal
Manantial de los Ojos de Monreal en Monreal del Campo

Desembocadura[editar]

El Jiloca desemboca en el río Jalón en el término municipal de Calatayud.

Lugares de interés turístico[editar]

En el valle del Jiloca se encuentran localidades de gran interés turístico como Calamocha o Daroca.

Otra de las atracciones turísticas del valle son los molinos y batanes, aunque la mayoría se encuentran actualmente en desuso.

Pesca de la trucha[editar]

Ya en sus orígenes, a escasos metros de su nacimiento en la fuente de Cella, en los años 1960, se instaló una gran piscifactoría para la cría de truchas (trucha común y trucha arco iris). Las instalaciones tuvieron su apogeo en la década de los 1970, suministrando truchas tanto para el consumo humano como para la repoblación de muchos ríos españoles, especialmente ríos con cauces dentro de la comunidad autónoma de Aragón. Pero a mediados de los años 1980 llegaron las primeras grandes sequías del siglo XX, secando la fuente de Cella, y se tuvo que paralizar el funcionamiento y la producción de la piscifactoría. Aunque el pozo artesiano se recuperó años más tarde, las instalaciones del criadero permanecen físicamente en la actualidad, pero sin funcionamiento.

En el primer tramo del río Jiloca, desde Cella hasta Luco de Jiloca, es raro encontrar truchas en la actualidad. Las hubo hasta finales del siglo XX, pero debido a la contaminación, consecuencia del uso de pesticidas usados en la agricultura intensiva, y fundamentalmente al escaso e irregular caudal del río, especialmente en épocas estivales, la trucha en este tramo del río es prácticamente inexistente. Desde este último punto, aproximadamente junto a la desembocadura del río Pandrudo y el embalse de Lechago, hasta su desembocadura en el río Jalón en Calatayud, sí es habitual encontrar truchas, y de hecho, existen varios cotos de pesca deportiva en este recorrido, gestionados por el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental del Gobierno de Aragón (INAGA). Para la práctica de la pesca deportiva de trucha en el río Jiloca es preceptivo poseer la correspondiente licencia de pesca, emitida por el INAGA para toda la comunidad autónoma de Aragón. La modalidad más extendida en toda la cuenca es la de captura y suelta, aunque existen cotos deportivos de modalidad extractiva.

Pesca del cangrejo de río[editar]

Al contrario que con las truchas, el primer tramo del río Jiloca es especialmente prolífico para la pesca del cangrejo de río, especialmente a su paso por la zona del alto Jiloca, en poblaciones como Santa Eulalia del Campo, Torremocha de Jiloca, Alba, Torrelacárcel y Villafranca del Campo, aunque pueden pescarse en todo su cauce, desde su nacimiento en Cella, hasta su desembocadura en tierras bilbilitanas. Hasta los años 1980 podían pescarse cangrejos autóctonos, muy apreciados culinariamente en todo el mundo. En esa época se introdujo de forma fraudulenta el cangrejo rojo americano, mucho más grande en tamaño, pero sin ningún valor gastronómico, además de ser un crustáceo absolutamente depredador y de fácil y rápida reproducción. La llegada del cangrejo rojo americano supuso la rápida disminución de la población de cangrejos autóctonos, y también tuvo repercusión en la población de truchas en esta zona, por el carácter depredador de este animal de río.

En la actualidad el Gobierno de Aragón está repoblando de nuevo el río Jiloca con cangrejos autóctonos, y el cangrejo rojo americano ha sido declarado especie invasora, por lo que está permitida y fomentada la pesca deportiva sin límites de tamaño y cantidad de esta especie. Para la pesca deportiva del cangrejo autóctono existen cupos máximos de captura, así como tamaño mínimo de los ejemplares capturados. Para la práctica de la pesca deportiva del cangrejo de río en el río Jiloca es preceptivo poseer la correspondiente licencia de pesca, emitida por el INAGA para toda la comunidad autónoma. Para la pesca deportiva de cangrejo de río en el río Jiloca se debe utilizar como única arte de pesca permitida el botrino o retel. Está prohibida cualquier otra arte de pesca.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]