Quinto Real (Navarra)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Quinto Real (Kintoa en vasco, Pays Quint en francés) es un territorio situado en la zona fronteriza franco-española, al sur del valle de los Aldudes, en el País Vasco francés, que pertenece jurídicamente a España aunque es explotado por Francia,un quinto real son pagos que los reyes de algunas partes conquistadas daban a el rey de España

Toponimia[editar]

Paul Raymond[1]​ menciona que el nombre la asignación del nombre de Quinto a este territorio se debe al «derecho de belloteo para los cerdos, que se llama comunmente “derecho de quinto”, transferido por Carlos III, rey de Navarra, a los barones de Espelette».[2]

Geografía[editar]

El Quinto Real es un territorio español, situado al sur del valle de los Aldudes, limitando con las comunas francesas de Aldudes, de Urepel y de Banca.

Es una zona de pastos y de bosques que se extiende de dos a seis kilómetros cubriendo una superficie de 2.500 hectáreas.

Historia[editar]

El territorio fue siempre objeto de sangrientas disputas entre los pastores franceses de Baigorri y los españoles del valle de Erro.

El tratado de Bayona, firmado el 2 de diciembre de 1856, definió el reparto territorial y el régimen de aprovechamiento de esta zona disputada.[3]

Hasta 1700,[4]​ el Quinto Real era más extenso que hoy en día. Comprendía las tierra de los Aldudes, de Banca y de Urepel, entonces deshabitadas e indivisas. Los hijos menores de Baigorri, excluidos de la sucesión patrimonial (la tradición vasca asegura la transmisión de bienes y títulos familiares al primogénito, hombre o mujer), desbrozaron y se asentaron en este territorio.

En Aldudes, se encuentra un dintel lleva la inscripción en español Esta casa es de bal de Erro - 1753.

Estatus particular[editar]

El tratado de 1856 otorgaba a España la propiedad del territorio, y a Francia el aprovechamiento indiviso de la parte norte del territorio así como el aprovechamiento de la parte sur en la vertiente del valle de Baigorri para el pastoreo de los rebaños a cambio de una renta anual.

Hoy en día, el estatuto híbrido perdura: el servicio postal francés asegura la distribución del correo, ERDF la electricidad, y la Guardia Civil española la seguridad.

A inicios del siglo XXI, ocho familias francesas vivían en el territorio español, a donde la electricidad llegó en 1979 y el teléfono en 1983, pagan sus impuestos de bienes inmuebles en España, pero los impuestos de inquilinato (taxe d'habitation en francés) en Francia. Envían sus hijos a la escuela francesa y de benefician de las prestaciones sociales francesas. Las vacas que atraviesas y pastan por su trashumancia en el Quinto Real, procedentes de Francia, son marcadas con un hierro al rojo vivo con las siglas V.E. (Valle de Erro).

Referencias[editar]

  1. Raymond, Paul. Dictionnaire topographique Béarn-Pays Basque. 
  2. Collection Duchesne, volumen CXV. Bibliothèque Nationale de France. 1614. pp. 115 y siguientes. 
  3. Veyrin, Philippe (1975). Les Basques (en francés). Arthaud. p. 16. ISBN 978-2-7003-0038-3. 
  4. Moutche, Gérard (2010). Que disent les maisons basques? (en francés). Biarritz: Atlantica. p. 149. ISBN 978-2-7588-0177-1.