Quema de Washington

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El incendio de Washington en 1814 fue un ataque durante la guerra anglo-estadounidense de 1812 entre el Reino Unido y las de los Estados Unidos de América.

El 24 de agosto de 1814 después de la derrota de los estadounidenses en la batalla de Bladensburg, una fuerza británica encabezada por el mayor general Robert Ross ocupó la ciudad de Washington y prendió fuego a varios edificios públicos, incluyendo la Casa Blanca y el Capitolio, así como otras instalaciones del gobierno de Estados Unidos.[1]​ El ataque fue en parte una represalia a las acciones estadounidenses en el ataque a Port Dover.

A lo largo de la historia de los Estados Unidos, el Reino Unido ha sido el único país que ha quemado la Casa Blanca en Washington D. C., y esta fue la única vez desde la guerra de Independencia de los Estados Unidos que una potencia extranjera capturó y ocupó la capital de Estados Unidos.

Razones para el ataque[editar]

Después de la derrota y el exilio de Napoleón Bonaparte en abril de 1814, Gran Bretaña fue capaz de utilizar sus tropas y barcos disponibles para proseguir la guerra con Estados Unidos. Henry Bathurst, secretario de Estado para la Guerra y las Colonias, envió tropas a las Bermudas, donde un bloqueo de la costa de América y hasta la ocupación de algunas islas costeras había sido supervisada de toda la guerra. Se decidió utilizar estas fuerzas para evitar nuevas campañas de Estados Unidos contra Canadá.[2]​ A principios de 1814, el vicealmirante Sir Alexander Cochrane había sido nombrado comandante en jefe de la estación de América del Norte e Indias Occidentales de la Marina Real de Gran Bretaña. Planeaba llevar la guerra a los Estados Unidos mediante ataques en Virginia y en contra de Nueva Orleans.[3]

El contralmirante George Cockburn había mandado un escuadrón a la bahía de Chesapeake desde el año anterior. El 25 de junio le escribió a Alexander Cochrane, subrayando que las defensas eran débiles, y que para él varias ciudades importantes eran vulnerables a los ataques. Cochrane sugirió atacar Baltimore, Washington y Filadelfia. El 17 de julio, Cockburn recomienda atacar Washington como su objetivo, debido a la relativa facilidad de atacar la capital del país y «el mayor efecto político que podría resultar».

Un motivo añadido fue una represalia, por lo que Gran Bretaña vio como la «destrucción sin sentido de la propiedad privada a lo largo de la costa norte del lago Erie» de las fuerzas estadounidenses bajo el coronel John Campbell en mayo 1814, siendo el más notable el ataque a Port Dover. El 2 de junio de 1814, Sir George Prévost, Gobernador General de las Canadás le escribió a Cochrane en la Casa del Almirantazgo de Bailey Bay en Bermudas, pidiendo una represalia en contra de la destrucción estadounidense de propiedad privada, en violación de las leyes de la guerra. Prévost argumentó que:

«... Como consecuencia de reciente conducta vergonzosa de las tropas estadounidenses en la destrucción sin sentido de la propiedad privada en la costa norte del lago Erie, en orden de que si la guerra con los Estados Unidos continuara, en caso de que juzgue conveniente, asistiría en infligir esa medida de represalia que deberiá disuadir al enemigo (Estados Unidos) de una repetición de atrocidades similares».

El 18 de julio, Cochrane le ordenó Cockburn «disuadir al enemigo de una repetición de los atentados similares... Por la presente eres requerido a dirigir, destruir y desolar tantas ciudades como distritos que encuentres atacables». Cochrane instruyó: «Vas a perdonar únicamente las vidas de los habitantes desarmados de los Estados Unidos».

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]