Salvador Mazza (Salta)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Profesor Salvador Mazza»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Salvador Mazza
Ciudad y municipio de Argentina
Otros nombres: Pocitos
Salvador Mazza
Salvador Mazza
Localización de Salvador Mazza en Provincia de Salta
Coordenadas: 22°03′S 63°42′O / -22.05, -63.7


Coordenadas: 22°03′S 63°42′O / -22.05, -63.7
Entidad Ciudad y municipio
 • País Bandera de Argentina Argentina
 • Provincia Bandera de Provincia de Salta Salta
 • Departamento General José de San Martín
Intendente Rubén Méndez, Frente para la Victoria
Eventos históricos  
 • Fundación 1951 (Ley Provincial)
Altitud  
 • Media 804 msnm
Población (2001)  
 • Total 16 068 hab.
Código postal A4568

Salvador Mazza o Profesor Salvador Mazza (popularmente conocida como Pocitos) es una localidad del extremo norte de Argentina, en la provincia de Salta, aproximadamente localizada a 400 km al norte de la Ciudad de Salta, capital de la provincia, a 55 km de la ciudad de Tartagal sobre la Ruta Nacional 34. Está en la jurisdicción del departamento General José de San Martín, inmediata a la frontera con Bolivia.

La Ruta Nacional 34 y un importante ramal del Ferrocarril General Belgrano unen a la ciudad de Salvador Mazza con el resto de Argentina y con Tarija (Bolivia).

Es la ciudad más septentrional de la Argentina, al contrario de lo que muchos argentinos creen, pues está muy popularizada la idea de que la ciudad más norteña del país es La Quiaca, por la frase «de Ushuaia a La Quiaca».

Toponimia[editar]

Epónimo de Salvador Mazza, médico argentino destacado por haber dedicado casi toda su vida al estudio y combate de la tripanosomiasis americana (enfermedad de Chagas-Mazza) y otras enfermedades endémicas.[1]

Historia[editar]

Mientras se discutía el tratado limítrofe con la vecina República de Bolivia; cuando aún no se conocía la definición de los límites; Aguaray, como punta de rieles y asiento de la oficina de Aduanas, era considerado zona fronteriza hasta que se fijó la frontera de la jurisdicción nacional a la altura del paralelo de 22°, y como resultado de la cesión a Bolivia de la población de Yacuiba en 1925, con una superficie de 15 km en ángulo hacia el territorio Argentino, resultando ser lindera la quebrada de Yacuiba hasta su confluencia con el arroyo Pocitos, por lo cual, se establece la delegación de aduanas argentina en el paraje Pocitos.

  • El 20 de septiembre de 1951, el Gobierno de la provincia, por Ley 1359, creó la municipalidad de Profesor Salvador Mazza, en homenaje al prestigioso médico científico codescubridor del Mal de Chagas-Mazza. Su nombre conmemora al médico argentino Salvador Mazza destacado por sus arduas investigaciones relativas al tripanosomiasis, falleciendo de un paro cardíaco por haberse transmitido esa enfermedad endémica. Su estación ferroviaria es Pocitos.
  • En 1938 se construyó el puente sobre el río Caraparí, y el camino carretero hacia Yacuiba, el tránsito internacional fue cambiando de recorrido, pasando por Pocitos, al tiempo que la obra del ferrocarril General Belgrano continuaba de Aguaray al norte. Comenzó entonces la etapa de crecimiento y desarrollo del lugar, fueron apareciendo los locales de comercio, especialmente en las cercanías de los controles fronterizos, llegando a tener el paraje una apreciable cantidad de pobladores, lo cual, justificó la creación de la Administración Municipal en 1951, la que dependía de Aguaray hasta entonces. El fluido comercio internacional, provocó un vertiginoso crecimiento de la localidad a la que llegaron comerciantes de distintas regiones, convirtiéndose Salvador Mazza en una plaza mercantil. El comercio internacional tuvo su auge en los años 1950, y luego tuvo significativas variaciones
  • En 1979, se construye el puente internacional a Yacuiba. Al ser Salvador Mazza población fronteriza, es sede de una delegación de la Administración de Aduanas y también de una sección de Gendarmería Nacional. Al otro lado de la frontera, en Bolivia, se encuentra la ciudad de Yacuiba, con la que mantiene un activo intercambio comercial y se encuentra conurbada.

Salvador Mazza contaba con 16.068 habitantes (INDEC, 2001), lo que representa un incremento del 71,2 % frente a los 9.387 habitantes (INDEC, 1991) del censo anterior.

Geografía[editar]

Ubicación[editar]

Prof. Salvador Mazza está ubicado en un valle pequeño entre las sierras de Ipaguazú al este, y la sierra de Aguaragüe o sierra de Tartagal al oeste, dentro de la formación geológica perteneciente al cordón montañoso de la Sierras Subandinas. Es la ciudad nás al norte de la región del Bermejo y desde 1925 su principal punto fronterizo.

Se halla a una altitud de 550 msnm en una franja denominada de “piedemonte o pedemontana”, “selva de transición” o “selva basal” que se extiende desde los 400 hasta los 800 msnm.

Esta zona larga y angosta, tiene una unidad morfológica caracterizada por estar apoyada hacia el oeste en el bloque elevado de la Prepuna o Precordillera salteño-jujeña y sumergida hacia el E en los sedimentos aluviales que forman la llanura chaco-santiagueña.

Adoptó esta fisonomía por los plegamientos y fracturas generadas por los movimientos que dieron origen a la cordillera de los Andes, durante el periodo Terciario.

Clima[editar]

La región pertenece al tipo de clima tropical con estación seca. Tiene la particularidad de poseer un microclima denominado “tropical serrano” cuyas características son abundantes precipitaciones entre noviembre y marzo (entre 700 y 2000 mm) y una estación seca en el resto del año. Otra característica es la amplitud térmica registrada durante el día. Así tenemos en el verano, temperaturas de hasta 50 °C durante el día y de 25 °C durante la noche. Esta diferencia genera brisas suaves que bajan de los cerros (brisa de montaña) haciendo agradable la noche a diferencia de otras localidades del departamento. Durante el invierno se soportan temperaturas de hasta 0 °C generando heladas que, en un número de 3 a 5, se manifiestan en esta estación. El resto del periodo es benigno y muy seco. Tiene una temperatura promedio de 16 °C en invierno y de 26 °C en verano.

Es esta una zona poco erosionada ya que la espesa vegetación que la cubre (selva tropical o selva tucumano-oranense) funciona como eficaz protección aunque últimamente, la presencia de empresas petroleras han ido abriendo caminos en la laderas de los cerros lo que provoca grandes deslizamientos de tierra en los períodos estivales con el consiguiente degradamiento del suelo.

Precipitaciones[editar]

Las precipitaciones pueden alcanzar más de 2000 mm anuales; se trata de lluvias de tipo orográfico provocadas por los vientos que soplan en verano en dirección perpendicular a las cadenas montañosas y que descargan su humedad tanto mas copiosamente cuanto más alta y compacta es la sierra.

La baja llanura chaqueña juega un papel fundamental en la circulación atmosférica y en la distribución anual de las precipitaciones. Durante el verano es un área de recalentamiento que genera un centro ciclónico estacional. Este atrae los húmedos vientos alisios de procedencia atlántica que penetran como los vientos del NE hasta los relieves montañosos sobre los faldeos orientales donde se producen precipitaciones ortográficas concentradas en dos niveles de condensación. El primero hacia los 1500-1800 mm y el segundo entre 3000-3500 mm, con montos que oscilan entre los 1000 y 2000 mm disminuyendo hacia el oeste hasta alcanzar valores inferiores a 200 mm en el ámbito puneño. Por el contrario, la ladera occidental y algunos valles intermedios poseen un ambiente cada vez más seco en dirección al oeste. Las temperaturas también disminuyen hacia el oeste por efecto de la altitud creciente; en las áreas más bajas la media oscila entre 22 °C y 25 °C; en algunos valles intermontamos desciende a 19 °C.

Hidrografía[editar]

Numerosos ríos bajan a la planicie a través de estas sierras originándose en las vertientes orientales del borde de la Puna, y al avanzar por las quebradas y valles interserranos, se va produciendo una paulatina concentración por confluencias sucesivas de tal manera que al llegar a la planicie solo quedan cuatro corrientes con un caudal notablemente crecido: el Pilcomayo, el Bermejo, el Pasaje o Juramento y el Salí.

En los departamentos San Martín y Rivadavia se desarrolla la cuenca del río Itiyuro - Caraparí, que en su tramo superior corre encajonado por formaciones montañosas y en su tramo inferior se diluye en pequeños esteros perdiéndose finalmente por infiltración. Dentro de esta cuenca encontramos el Dique Itiyuro, el cual presenta un gravísimo problema: la considerable reducción de su espejo de agua debido a la gran cantidad de sedimentos depositados en su fondo. Ante esta situación el gobierno provincial ha encarado la construcción de otro dique, el Itiyuro II, muchos más abajo del actual. Esto provoca la falta de agua para el consumo durante el invierno y la primavera dentro del departamento.

Sismicidad[editar]

La sismicidad del área de Salta es frecuente y de intensidad baja, y un silencio sísmico de terremotos medios a graves cada 40 años[2] .

  • Sismo de 1930: aunque dicha actividad geológica catastrófica, ocurre desde épocas prehistóricas, el terremoto del 24 de diciembre de 1930 (83 años)[3] , señaló un hito importante dentro de la historia de eventos sísmicos jujeños, con 6,4 Richter. Pero nada cambió extremando cuidados y/o restringiendo códigos de construcción[2] .
  • Sismo de 1948: el 25 de agosto de 1948 (65 años) con 7,0 Richter, el cual destruyó edificaciones y abrió numerosas grietas en inmensas zonas[3] [2]
  • Sismo de 2010: el 27 de febrero de 2010 (4 años) con 6,1 Richter

Ecología[editar]

Fauna[editar]

La fauna incluye las siguientes especies: caraguay, comadreja, corzuela, jabalí o chancho del monte, lagartija, liebre, murciélago, oso hormiguero, puma, quirquincho, tortuga, vizcacha, zorrino, zorro

Entre las aves se pueden nombrar chalchalero, cardenal, charata, chufa, garza, hornero, pava del monte.

En los ríos, la fauna ictícola es apreciable. Entre las piezas que se pueden obtener se hallan boga, dorado, pacú, pejerrey, sábalo, surubí, trucha.

Hay ofidios muy peligrosos como yarará, cascabel, coral, grandes boas como lampalagua (Boa constrictor).

Flora[editar]

La flora en la parte occidental presenta una configuración selvática, con presencia de algarrobos (blancos y negros), cedro, palos amarillos, palos blancos, quinas, sauces, talas, yuchanes.

Zonas protegidas[editar]

Es un corredor de intenso tránsito comercial, denominado ramal salteño cuyo principal atractivo lo ofrecen sus paisajes “encerrados” donde se conservan importantes reservas de vegetación selvática constituidos en Parques Nacionales tales los casos de El Rey y el Baritú y la Reserva Provincial de Acambuco.

Economía[editar]

Indagar desde las Ciencias Sociales nuestro entorno y la red de relaciones que se establecieron y se establecen a través del tiempo es todo un desafío, porque una rama de vínculos se fueron entretejiendo entre el pociteño y su medio natural, y a partir de allí, construyendo una memoria colectiva. Nuestro propósito es analizar desde el punto de vista socio –económico, como se fue elaborando el sentido de pertenencia, la vida cotidiana, las estructuras de poder, las instituciones y otros aspectos relevantes que hacen a la identidad de quienes vivieron y viven en este espacio fronterizo. Este espacio geográfico constituye un enclave económico fruto de un pasado dinámico y de un presente desafiante que nos convoca a reflexionar y a elaborar un análisis más crítico para desempolvar los procesos económicos y sociales que dieron lugar a la formación de una sociedad, compleja, dinámica y en permanente evolución. Con el desarrollo actual, las explotaciones industriales del petróleo condujeron a hacer depender toda la economía y buena parte del resto de la actividad social y cultural de las llamadas “industrias madres”, basadas en el monocultivo o la producción de hidrocarburos. Los cultivos no tradicionales están tomando una importancia creciente: el cultivo del algodón y la soja en el departamento San Martín, como también cultivos alternativos como el cáñamo y el cártamo.

Dentro de la explotación forestal, que siempre tuvo una importancia privilegiada, se desatacan las especies de la selva de transición y tropical tales como el quebracho blanco, el algarrobo, la quina colorada, el cedro, la tipa, el palo santo (usado en la fabricación de artesanías por los aborígenes de la zona), etc. Esta actividad intensiva no tuvo en cuenta la necesaria reforestación lo que produjo una merma considerable en la producción maderera y en las fuentes laborales derivadas de esta actividad.

La explotación maderera intensiva, que no tuvo en cuenta la necesaria reforestación, produjo una sensible merma de la riqueza maderera, con el consiguiente detrimento de la importante fuente de trabajo que dicha actividad económica implica.

Su integración al territorio nacional fue tardía y su incorporación definitiva comenzó en 1895 cuando las vías férreas llegan hasta Perico (Jujuy) y en 1908 llegan a Embarcación (Salta). Desde allí toman dos direcciones: hacia el Este hasta Formosa y hacia el Norte hasta Prof. Salvador Mazza – Est. Pocitos. El cordón más oriental está jalonado por afloramientos de aguas termales y depósitos de petróleo y están dedicados a la explotación agrícola-ganadera.

Educación[editar]

Salvador Mazza cuenta con varias escuelas de enseñanza pública y privadas tanto en nivel primario como secundario. El C. E. "La Huerta" y el colegio Ntra. Sra. del Lujan son los dos colegios de nivel inicial, primario y secundario de ámbito privado de la localidad, contando el primero con orientación en Humanidades y Ciencias Sociales, y destacándose a nivel nacional en teatro, y en nivel provincial en deportes. El segundo cuenta con orientación en Ciencias Naturales, y es destacado en nivel provincial en deportes.

Otros colegios secundarios son Escuela de Comercio A.A. y Escuela Técnica Gral. Enrique Mosconi.

Medios de comunicación[editar]

El cine: de la vieja 16 mm al VHS[editar]

Respecto del cine, se tienen noticias que allá por los años 50 existían "cines rodantes" que consistía en proyectar películas en cualquier lugar adecuado para tal fin. La infraestructura la instalaba el usuario, es decir, llevaba la pantalla que era un gran paño de lienzo blanco, la banqueta donde apoyar el proyector, el motor de electricidad (si era necesario) y por supuesto, las sillas. Existe una versión acerca del primer cine. Este funcionaba en la calle Salta allá por los años 49 o 50 pero la mayoría de las versiones coinciden en que fue don Aquilino Altamirano quien, en 1954, instaló uno en la localidad por primera vez. Contaba con una máquina semisonora de 16 mm la que funcionaba con la electricidad producida por el generador de Don Ernesto Aparicio, hasta que pudo comprarse el propio, instalándose definitivamente en el local del Centro Argentino, ya que hasta entonces lo hacía al aire libre en lo que hoy es el local comercial de don Amado Nazer en Balcarce y Belgrano. Recuerda sonriendo:..." y a veces, no alcanzaban las sillas y era gracioso ver a la gente llegar al cine con las sillas al hombro..." Entre las primeras películas recuerda "La araña", "El tren fantasma", "La venganza del Zorro". Otros recuerdan que iban al cine a Bolivia, donde es hoy el Departamento de Migraciones y que también había que ir con las sillas... De una sociedad con don Humberto Coronel, nace el cine "Avenida" que funcionaba en un salón de madera y con máquinas más grandes sito sobre Güemes y Belgrano. Tiempo después, se deshace esa sociedad quedando como único propietario don Coronel quien reemplaza las maderas por ladrillos pero su piso seguía siendo de tierra y las sillas de cuero. Cuando hacía mucho calor, en el intervalo, se regaba el piso para refrescar el ambiente, y cuando el frío, la gente llegaba con sus braseritos...

Recuerda Sergio Herrero: " Con los changos comprábamos en Bolivia, bombitas de mal olor y disimuladamente nos acercábamos al brasero y las tirábamos al fuego. Cuando estas reventaban, el olor a huevo podrido, era insoportable..." ..."Las sillas eran el elemento de protesta cuando se cortaba la película, ya que las golpeábamos con las manos levantando la tierra que contenían...y acompañábamos el ruido, con estruendosos silbidos." ..."Con el correr del tiempo incorporaron algunas filas de butacas de madera que al principio no estaban fijas al suelo por lo que muchas veces, algún malintencionado las empujaba y nunca faltaba un espectador desprevenido que quedaba atrapado en las mismas." Generalmente las películas estaban en buen estado pero nunca faltaba el corte que era producido porque el maquinista se descuidaba cuando terminaba un rollo, o porque a veces estos no eran revisados y venían con cortes producidos en otros cines, o porque los dientes de la película no enganchaban bien acercándose demasiado tiempo a la lámpara de la máquina lo que provocaba la quemadura del film. "...Todos los retazos de las películas que después eran tirados a la basura, eran revueltos por los muchachos del pueblo y los más codiciados eran los de Isabel Sarli, que luego mirábamos con mucho esmero y cuidado..."recuerda Sergio Herrero. Las películas eran anunciadas por don Humberto "El Jefe" Coronel desde un altoparlante instalado en la terraza del cine que lo hacía girar en todas las direcciones. "Las balas que rebotan en la pantalla" era uno de sus enganches publicitarios más usados cuando anunciaba algún "western" o "No aconsejable para gente impresionable" cuando invitaba a ver algunos de los tantos film de "Drácula", "Frankestein" o las de Boris Karloff.

La programación se cambiaba cada dos días y en muy buenas épocas todos los días. Durante los años 70 la sala se moderniza: pantalla nueva, máquinas más modernas, mullidas butacas color ocre, piso con declive, escenario, alfombras, cortinados rojos de muchos pliegues, ventiladores y calefaccción, además de un buen buffet en la entrada, todo en vidrio grueso y también hermosos baños tapizados de cerámicos de sobrios colores. Esto fue el producto de la competencia: el "Rex" de don Juan Moises ubicado en Mariscal Santa Cruz y Sarmiento y el "Brodway" de don Szavó Veinovich que se hallaba en la calle Salta entre Güemes y Balcarce. Este último se inauguró con la película "El Golfo" con Rafael.

Durante los años 80 comienza la declinación de esta diversión debido a la TV y a los precios de las entradas en los cines de Bolivia. Luego el VHS y finalmente la TV por cable contribuyeron a su cierre definitivo. En aquel entonces, era muy barato ir a Bolivia ya que con el valor de una entrada acá, allí eran dos, el taxi a Yacuiba, el sandwich y la gaseosa. Hoy miramos con tristeza como se han quedado solos... Si nuestra ciudad fuera mucho más grande, estarían convertidos en un Shopping o en centros de reuniones de cruzadas religiosas, como ocurrió en la ciudad de Tartagal.

Dentro de la historia del cine local, es importante destacar la figura de don Humberto Coronel, "El Jefe" (llamado así por su antiguo cargo en el Correo). Siempre sonriente, con su corbata de nudo pequeño, esperaba la llegada de los ansiosos espectadores. Hacía bromas permanentemente y creaba enormes expectativas acerca de la película que estaba en cartel. Cuando exhibía alguna película de la "Coca" Sarli, los changos merodeábamos la puerta del cine en algún intento de pasar siquiera un ratito a ver los enormes pechos de la famosa actriz. Entonces, cuando doña Sara Camú, su esposa, subía por algún motivo a la casa, escuchábamos su voz entre presurosa y picaresca: "...pasen changos, pasen..." También se recuerdan sus celos con aquellos changos que él solía hacer pasar gratis a su sala, cuando iban a otro cine... y tal vez tenía razón... íbamos a pagar a los otros y aquí queríamos gratis... El "Jefe" fue un poco el hombre dueño de nuestros sueños en una niñez plena de naturaleza donde la "contaminación" televisiva no existía..., era capaz de entregarnos un "Hércules" junto a "Django" o bien convertir un desolado campo de batalla de la Segunda Guerra en un campamento indio o prolongar nuestra imaginación con los personajes de Walt Disney que gracias a su "magia" los pudimos ver con vida por primera vez en su sala.

Existe una anécdota que ilustra el grado de familiaridad y de confianza que existía entonces. En una oportunidad se exhibía "El Cid Campeador" con Charlton Heston: la película era demasiado larga pero tenía su encanto. De modo tal que su proyección fue en simultáneo con Aguaray y para lograrlo en esta la pasaban primero y un corredor llevaba y traía los rollos correspondientes y fue ahí donde ocurrió el accidente: se extravió el último. En la sala de Pocitos, eran casi las dos de la mañana, la paciencia se agotaba y el rollo no aparecía. Finalmente, doña Sara tuvo que dar la cara pero de algún modo solucionó el problema: contó como terminaba la película.

Publicidad[editar]

Antes que hubiera luz eléctrica en Pocitos, la poca publicidad existente se hacía por medio de un altoparlante alimentado a batería. Lógicamente, esto ocurría cada tanto: cuando llegaba un circo, un parque o un anuncio especial.

A partir del tendido eléctrico, se instalaron las primeras propaladoras de música y propagandas. La de don "Lolo" Villagran fue una de las primeras. Su difusora funcionaba en la ex-enfermería de Y.P.F. y desde allí música, mensajes y propagandas invadían las calles del pequeño pueblo de entonces. Eran muy comunes las salutaciones dedicando tal o cual tema musical y en cuanto a la publicidad, los comercios bien establecidos la usaban para anunciar los nuevos productos recibidos, aunque casi no era necesario ya que los principales compradores eran ciudadanos bolivianos: una vez que se habituaban a una marca, era muy difícil sacarlos de ella. Otro precursor en esta actividad fue "Antuco" Sare cuya difusora funcionaba en San Martín y Bolívar. Con el correr del tiempo fueron aparecieron las rodantes provocando su declinación. De todos modos la convivencia de ambas duro largo tiempo hasta que desapareció la primera de ellas. Fue entonces, en 1988, cuando se instaló "Guapel Publicidad" bajo la dirección del Sr. Oscar Gutiérrez. Este contaba con parlantes en forma de farolas en diferentes puntos de la ciudad. Funcionó así hasta que se convirtió en F.M."Guapel" sintonía 97.1.

Esta fue la primera radio que se instaló en la localidad pero no la primera experiencia radiofónica. Al respecto citamos el programa "De los dos lados" conducido por Roberto Belmont (h) y carlos langa que emitía los días domingo durante 3 h y consistía en tratar temas de interés común a las dos fronteras. Salía al aire desde Radio "Frontera" desde la ciudad de Yacuiba. "Esta experiencia solo duró un año ya que faltaba apoyo económico, pero fundamentalmente por las presiones que ejercía personal de Gendarmería sobre nosotros para aplacar los comentarios vertidos acerca del incidente donde un gendarme hirió de muerte a un niño boliviano que subía por la Quebrada internacional a la altura de la ex-plazoleta "Intendente Santiago Madeo" (Belgrano y O'Higgins). También existía presión por parte del intendente municipal, Sr. Nestor Peyret por las críticas que realizábamos acerca de su gestión. Por supuesto, eran tiempos de facto: año 1982.", comentan carlos langa y Roberto Belmont.

Dentro este tipo de programas, es importante destacar la continuidad del programa "Radio Verdad" conducido por el Sr. Hector Aballay que durante 5 años ininterrumpidos y por espacio de 4 horas salía al aire por FM "Guapel". El mismo consistía en debatir temas de interés local y al mismo concurrían las personas interesadas en la problemática planteada. Esto le permitió obtener una mención de honor de A.P.T.R.A.

Otros programas que hicieron historia dentro de esta radio fueron el conducía Aida Rosa y que salía al aire todas las mañanas de 9 a 12. Se caracterizaba por su jocosidad y agilidad. Aida Rosa se "metía" en el hogar y era una más de la familia, pero lo más hermoso era el contrapunto que establecía con todos los hinchas de River Plate, en especial con Carlitos Martínez: fanática de Boca, los lunes arreciaban las cargadas durante su desarrollo. El otro, "Folcloreando" de Antonio Godoy, que era el único que se acordaba de nuestras raíces. Era bueno oírlo al "Flaco", de 18 a 19, incentivar a población a escuchar y difundir la música folclórica nacional.

Posteriormente nació otra emisora: radio fm pocitos en el 104.1, la radio del pueblo, Radio Soberanía" que tenía su planta en España y San Lorenzo y luego en Paseo Güemes y Salta. Salió al aire con un solo fin: el político y como tal, solo funcionó durante el proceso que dura una campaña electoral. Acerca de esta radio, hay un triste recuerdo. En una oportunidad había que desmontar la antena para trasladarla a otro lugar, entonces se utilizó un empleado municipal para el trabajo, con tanta mala suerte, que el mismo cayó de la altura falleciendo como consecuencia de los golpes recibidos.

La última radio en crearse fue la municipal "F.M. Argentina" en 1994 pero desde entonces adolece de lo principal: una buena dirección. En consecuencia, la mala programación y la baja calidad musical, no genera una buena audiencia.

Dada su situación geográfica, Prof. Salvador Mazza, recibe sin dificultad todas las radios bolivianas del llano ya que no existen barreras montañosas que lo impidan. No ocurre lo mismo con las radios argentinas que se escuchan con dificultad o directamente no se captan. Este problema se agudiza durante el día donde es prácticamente imposible tomar una emisora más allá de Tartagal. Durante la noche, el problema desaparece y se captan todas las emisoras. Hoy, gracias al coaxial o a la transmisión satelital por medio de codificadores, se pueden oír con la claridad suficiente radios de cualquier parte del país, siempre que se pague el servicio de codificación.

Dentro de la actividad, también existen en la localidad radioaficionados como don Rubén de la Fuente, don Dardo Berchan y don Edmundo Ávalos. Los mismos, en algún momento de la vida de esa comunidad, supieron prestar un servicio importante, sobre todo en la época en que la telefonía no existía en Prof. Salvador Mazza.

Televisión[editar]

La televisión fue un elemento de divertimento no conocido en Prof. Salvador Mazza durante casi toda su existencia. Recién en 1978 se pudo contar de la "caja boba". Lo hizo de manera silenciosa y con pocos aparatos. En realidad, a partir de 1977, se empezaron a recibir señales de T.V. Canal 7 de Jujuy que llegaban a través de una repetidora en Campamento Vespucio." Las mismas se captaban con cierta claridad cuando el cielo estaba nublado, pero cuando se despejaba, había que adivinar lo que se estaba emitiendo"... comentan los vecinos de entonces.

Después llegó Canal 11 de Salta con dificultades aún mayores, en fin, era una odisea tratar de ver algo, sólo se oía: "era como tener una radio luminosa y grande" comenta Sergio Herrero. Con el inicio del Mundial de Fútbol de 1978 desarrollado en el país, la televisión estatal se preparó con todo y se emitieron las primeras imágenes en color a través de Canal 7 A.T.C. y la misión fundamental era que en todos los rincones del país se vieran las imágenes de dicho juego y de esa manera tapar toda aquella información "molesta " para la Junta Militar acerca de desaparecidos, campos de concentración, secuestros de personas, censura y todo aquello que estuviera en contra de sus intereses.

En nuestra localidad, se pudieron disfrutar de las imágenes de todos los partidos jugados pero no así de la final debido a un corte de transmisión (algunas personas hablan de sabotaje), entonces se escucharon los relatos a través de la radio que conectaron a la publicidad. La euforia por el triunfo llevó una enorme caravana de vehículos hasta Yacuiba.

Lo mismo ocurrió en 1986. En esa oportunidad, se cortó la energía eléctrica y luego la transmisión pero se pudo verla por los canales de Yacuiba.

Durante 1984 se podía ver A.T.C. gracias a la antena de Entel ubicada en Gral. Mosconi y también televisión venezolana, peruana y boliviana gracias a las repetidoras instaladas en Yacuiba.

En 1988, durante la gestión del intendente Marcelo Torres, se instaló una repetidora en el Cerro Ipaguazú que captaba A.T.C., Canal 11 de Salta y Canal 7 de Jujuy. Lamentablemente, malos manejos técnicos y otros no tanto, contribuyeron a que la misma dejara de funcionar al poco tiempo de instalada.

Durante la década del 90 y gracias a la T.V. satelital se instaló una antena parabólica de carácter comunitario que fue adquirida por la Municipalidad y el esfuerzo de todos los vecinos. A los fines se formó una comisión presidida por don Walter Wayar. Esta sociedad sin fines de lucro se denominó "Pauro Visión Color" y dejó de existir una vez saldada la antena. Actualmente es mantenida por la Municipalidad y solo emite T.P.

En un primer momento el entusiasmo era enorme ya que se veían todos los canales del Estado y algunos extranjeros pero debido a la privatización de los mismos y su posterior codificación, solo quedó en el aire de manera gratuita Canal 7; los otros requieren de decodificador y la compra del mismo era algo imposible. "Todos quieren ver y nadie paga " se lamentaba don Wayar. De esta manera, se abrió camino la T.V. por cable.

La primera empresa en este rubro fue Cable Visión Pocitos de Subelza y Tercero y en 1992 se instala Cable Mundo funcionando en forma irregular hasta 1994, año que la adquiere su actual propietario, Sr. Sequeira. Tanto la antena comunitaria como los canales por cable emitían programas locales. El primero de ellos fue "Pauro Visión" conducido por Roberto Belmónt y Patricia Blasco durante 1991- 1992. Luego Juan Ramón Acosta aportó lo suyo también por un año aproximadamente. En la actualidad, el único programa local es "Pocitología" conducido por R.Belmont y P.Blasco y emitido por Cable Mundo desde marzo de 1995.

Prensa escrita[editar]

Como todo pueblo que se precie, siempre debe tener un órgano de prensa escrita, y Pocitos lo tuvo. El primer periódico fue la "La Comuna", editado por don Elías Sare durante el año 1970. Era una especie de tabloide de dos hojas donde se volcaban notas de interés local, poesías, sociales, deportivas y opiniones. Cumplió un ciclo interesante pero los costos y el hecho de trabajar solo, obligó a don Sare a sacarlo de circulación.

En 1992, con motivo de las Bodas de Perla de la Escuela de Comercio Nª4 "Antártida Argentina", se editó un primer número de "Nuestra Voz", revista elaborada totalmente por los alumnos del establecimiento y dirigida por la Prof. Sonia Solís. La misma fue financiada con publicidad del comercio local. La dirección del establecimiento entonces estaba a cargo de los profesores Carlos Páez y Sergio Herrero.

Un segundo número se realizó en 1996 con el mismo carácter y dirección. La conducción del Establecimiento estaba a cargo de las profesoras Patricia de Castañares y Mariela Hinojosa -Pozzi. ¿A qué se debió su discontinuidad? Según nos manifiesta su directora, "es muy difícil trabajar en este tipo de emprendimientos sin el tiempo y los recursos necesarios; el esfuerzo es muy grande ya que se lo realiza en horarios extraaúlicos y casi siempre no coinciden los tiempos; habría que disponer de un horario curricular donde se practique el taller periodístico pero es algo casi imposible debido a las restricciones que hay en estos momentos en Educación." También en el Instituto privado "Nuestra Sra. de Lujan" tuvo su publicación dirigida por esta docente. Durante el año 1994 salió a la calle un semanario llamado "El Fronterizo" dirigido por don Luis Pacari Lizarazu y redactado por don Rafael Méndez Luchessi. El mismo salió a la calle con noticias de ambas fronteras durante casi todo ese año pero el esfuerzo económico no redituaba por lo tanto debió cerrar. Ocurre que la pretendida regionalidad del mismo no interesaba del mismo modo a ambas fronteras.

Con respecto a los medios escritos, Pocitos siempre estuvo informada, ya que llegaban diarios de Salta como "El Tribuno" y "El Intransigente" y de Bs. As. el "Clarín" y "La Prensa". Asimismo, llegaban grandes cantidades de revistas de actualidad (algunas con una semana de retraso).Hoy, con la frecuencia de ómnibus y aviones de Capital Federal a Salta, las revistas y diarios llegan en el día. Cuenta Raúl Álvarez, que durante los años 50 las cosas no eran así:..."había un señor de Aguaray, Don Carlitos, que cuando venía el cochemotor, se subía en aquella localidad con su carga de revistas y las venía a vender a Pocitos durante el tiempo que el tren permanecía en la estación...¡se lo esperaba con muchas ansias!..." Después será don Walter del Carpio quien durante muchos años nos proveyó de historietas y demás revistas.¡ Era una alegría enorme ver llegar el tren! ¡LLEGABAN LAS REVISTAS! Sergio Herrero comenta:..."El carro del correo, con su ruido pesado, subía la explanada de la estación empujado por un empleado y por todos los changos de entonces. La bajada era la diversión: nos subíamos al mismo junto a las sucias bolsas de lona que traían la correspondencia y las revistas. Después de su vaciado, era la disputa por los plomitos que servían de precinto a los sacos..." Es importante rescatar en este ámbito la figura de don Walter del Carpio. "Lo recuerdo siempre con su rostro sonriente enmarcado siempre en gruesos anteojos sentado en su taburete detrás del mesón que exhibía las revistas. Abajo del mismo había una larga banqueta que contenía las historietas como Súperman, Pato Donald, Afanancio, Capicúa...y que a la salida de la escuela recorríamos con nuestra mirada como queriendo leer lo que había dentro...y una pregunta obligada... ¿nos deja leer un poquito don Walter? y él, con una sonrisa casi cómplice y de rezongo, asentía: ¡sólo una!. Entonces, cada uno de los changos, elegíamos una y la leíamos entre todos... La librería era el centro donde nuestras ilusiones se transformaban en juegos y diversión. Allí dábamos rienda suelta a nuestra imaginación: éramos cawboys o superhéroes, Tío Rico o Girosintornillos, o bien navegábamos el espacio en la nave de Flash Gorgon..." Hoy, el pueblo se convirtió en ciudad y las necesidades de lectura fueron creciendo y con ella, también sus vendedores, pero como don Walter, "Quirco" Ortiz fue otro de los que nos nutrieron de información y de ilusiones, luego llegó "Condorito" y finalmente, el reparto a domicilio del "Mellizo" Degoy.

Deportes[editar]

La comunidad no cuenta con la infraestructura adecuada ni con el suficiente apoyo oficial y, cuando este último existe, es efímero. Tampoco nunca hubo un proyecto serio que encare la preparación de la juventud en diferentes actividades deportivas y cuando hubo algún tibio intento se abortaron por los costos del mismo.

La práctica de deportes también tuvo cierta relevancia entre los jóvenes pociteños. El fútbol y el básquet fueron las actividades con que más adherentes contaban. Este último también era practicado por las mujeres. Con respecto a los hombres, el basquet siempre fue practicado en forma amateur e informal no llegando a conformar ningún equipo que tuviera continuidad. A pesar de ello, hubo en un momento dado hasta 4 equipos que competían con sus similares de Tartagal, Aguaray y Yacuiba. El más importante de ellos fue el Club Madrejones cuya cancha estaba en el predio del club social Y.P.F. Era el único que contaba con iluminación y piso de cemento, además de los tableros de madera. Existían otras canchas: una de piso de ladrillo molido que se encontraba donde hoy se levanta el edificio del Banco provincial y la otra en los fondos de la hoy Escuela Provincial n.º 152.

El fútbol es el deporte por excelencia. Se pertenece a un determinado equipo pero no hay entrenamientos formales ni una dirección adecuada. Todo gira en función de las individualidades y no del equipo. Es por esta razón que nunca se alcanzó un nivel de competencia dentro del departamento o la provincia. Por otro lado, las falencias administrativas de la dirigencia, no permitieron siquiera cercar un predio donde se pueda practicar y disfrutar del deporte más convocante del mundo.

A pesar de ello, hubo intentos de integrar la liga departamental pero las exigencias de un estadio cerrado con alambrado olímpico no permitieron su participación. De todos modos, la importancia que tenía el fútbol local y el nivel futbolístico de sus jugadores fue una razón valedera para concretar este anhelo. Hubo importantes clubes durante los años 50 como el Comercio y Central Norte. Este último, recuerda don Luis Martínez se integraba con empleados del F.F.C.C. que alternaban jugando en Aguaray y Pocitos y poseía un estadio cerrado y con graderías.

Se destaca en este intento Club Sportivo Pocitos, que, con una dirigencia seria y pujante logró conformar un muy importante equipo y con excelentes valores; incluso, hubo jugadores, que por su trascendencia, llegaron a ser pagados. Este club obtuvo la personería jurídica permitiéndose de ese modo realizar actividades deportivas sin mucha erogación.

Durante los años 80 nacieron los clubes Matadero y 20 de Febrero. Aun continúa el primero pero su actividad es oscilante. Su cancha ubicada en el barrio homónimo es abierta y allí se realizan los pocos campeonatos organizados en la comunidad. Su comisión directiva, presidida por Víctor Hugo Vaca, trabaja permanentemente pero no se ven los adelantos que se supone tendrían que existir; además el predio donde se emplaza la cancha se encuentra en litigio en cuanto a su posesión.

Respecto al club 20 de Febrero como nació prácticamente murió. Obtuvieron un predio cerca de la antigua cancha de Sportivo Pocitos, se jugaron algunos partidos y nunca más se supo... a pesar de poseer personería jurídica. Otros clubes como Villa Tranquila, Los Hurones, Pueblo Nuevo se formaron en el afán de competir pero su presencia fue efímera. Dada esta realidad, muchos jugadores debieron emigrar (generalmente a Bolivia) o bien viajar por el departamento para integrar equipos que participaban en los torneos regionales organizados por la A.F.A.

De todos los que intentaron salir del anonimato en una de las profesiones más difíciles por su corta duración, sólo uno que se recuerde llegó a integrar un equipo que participaba en el torneo del Interior como el de Estudiantes de Río Cuarto (Cba.).

El 16 de marzo de 1969 se realizaba entre las selecciones de Aguaray y Pocitos. Partieron hacia esa en un camión. Al llegar al cruce de rutas en la entrada de Aguaray dobló para ingresar al pueblo, tuvo la desgracia de volcar sobre un charco en la cuneta. Muchos de los que iban atrás pudieron salvarse porqué fueron despedidos por el envión. Otros quedaron aprisionados en la charca por el peso de las barandas del camión. Fue esta la mayor desgracia colectiva en la comunidad: 8 futbolistas murieron. La municipalidad declaró jornada de duelo.

El boxeo también era una actividad que reunía mucha gente durante los años 50 y 60.Don Alberto Bonduri fue uno de sus más entusiastas promotores, organizaba peleas con pupilos de Tartagal, Aguaray y Bolivia. También se realizaban encuentros en el parque del "Dr. Chalita". Este entretenimiento permanecía en el pueblo entre 2 y 3 meses y lo mismo ocurría con los circos donde también se organizaban encuentros de box. Esta actividad prácticamente desaparece entre mediados de los 70 y los 80.

Durante los años 90 se inicia una nueva actividad deportiva: el volley. Así nació el Club Tigre que alternaba este deporte con el fútbol. Será también en estos años que se inicia el motociclismo. A los efectos se funda un motoclub que organiza algunos eventos de motocross en un predio acondicionado en el Complejo deportivo municipal.

El hockey también es un deporte que se ha desarrollado en esta localidad, con el primer equipo de la localidad, a cargo de la profesora Teresa Almaraz, Salvador Mazza ha logrado resaltar en campeonatos departamentales y provinciales, el equipo "La Huerta Hockey Club" tenía su sede en instalaciones del colegio "La Huerta", contando con el apoyo de su directora Elizabeth Grotto. Este equipo ha dejado marcas y enseñanzas para la fundación de nuevos clubes de hockey en la localidad.

El rugby: "Lapacho Rugby Club" el único club de la especialidad, se crea en 2011 y fue protagonista de varios amistosos ,se destacó también la organización de un torneo internacional, que tuvo la participación del "Jenecheru" de Santa Cruz, Bolivia , "Yacuiba Rugby Club" de Yacuiba, Bolivia , "Tartagal Rugby Club" - Tartagal. Entre otros es un club que siempre juega partidos amistosos con distintos equipos. Cada año el club tiene una cena y organiza festivales de rock.

Urbanismo[editar]

Tanto el crecimiento de las funciones urbanas como la situación de las áreas de economía marginal o inestable, provocan migraciones definitivas como por ej. hacia el valle de Lerma con su secuela de marginalidad urbana y despoblamiento rural. En general puede decirse que a mayor densidad y mayor urbanización corresponde un mejor nivel de servicios y desarrollo social; y a la inversa, la baja densidad y la dispersión de la población de un área conllevan a un bajo nivel de servicios y una defectuosa utilización de la infraestructura existente.

Cultura[editar]

Lugares de interés[editar]

Capilla del río Carapari.

Durante mucho tiempo, la actividad religiosa católica alternaba su celebración ritual entre Pocitos y el Río Caraparí. Allí se lo practicaba en la Capilla "San Francisco de Asis" que se ubica sobre la ruta nacional RN 34 a la vera del río sobre una altura de 25 m aproximadamente. "La misa se realizaba los días domingos por la mañana. Era emocionante asistir al ritual que se combinaban diversos factores: la frescura del viento que corría por los portales, la rústica sencillez de sus formas y los niños aborígenes entonando canciones sacras. Por otra parte, la familiaridad del ambiente, siempre invitaba, después del oficio, a la plática con otros feligreses o bien con los sacerdotes Amilcar o Silvio. La misma se desarrollaba durante una breve caminata por los jardines y huertos de la misión y, según la estación, eran los frutos recibidos: mangos, paltas, papayas, pomelos, mandarinas, mandiocas, porotos, etc. Muchos matrimonios se concretaron en esa bella capilla rodeada de rosales, frescas sombras de pacaraes, jacarandaes, mangos y lapachos y un paisaje majestuoso que se domina desde la altura. Bajo su losa y dentro de la capilla, descansan los restos del padre Silvio Mastroantonio, quien fuera el motor de la misión. Hoy son las hermanas franciscanas y el padre Domingo Torres, quienes continúan al frente de la misma.

Festividades[editar]

  • Fiesta patronal en honor del "Señor del Milagro", 15 de septiembre
  • Fiesta patronal por la Virgen de Luján, 8 de mayo

Referencias[editar]

  1. ALCHA - Asociación de Lucha contra el Mal de Chagas. «Biografía de Salvador Mazza». Enfermedad - Chagas pág. 11. Consultado el 24 de octubre de 2011.
  2. a b c http://www.inpres.gov.ar/seismology/historicos.php
  3. a b «Fenómenos de licuefacción asociados a terremotos históricos. Su análisis en la evaluación del peligro sísmico en la Argentina». Consultado el 24 de septiembre de 2012.


Predecesor:
Mosconi
Municipios del Departamento San Martín
IV
Sucesor:
Tartagal