Proceso de paz en Irlanda del Norte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Proceso de paz en Irlanda del Norte es como se conoce, dentro de la historia de este país al proceso de paz que abarca desde el alto el fuego del IRA de 1994 hasta el Acuerdo de Viernes Santo de 1998, que puso fin al conflicto de Irlanda del Norte.

El 28 de julio del 2005, el IRA anuncio el cese de actividades violentas en un comunicado oficial: Este es el texto:

La dirección de Óglaigh na hÉireann ha ordenado formalmente el fin de la campaña armada. Esta decisión se hará efectiva a partir de las 16:00 de la tarde de hoy. Todas las unidades del IRA han recibido órdenes de deshacerse de sus armas. Todos los Voluntarios del IRA han recibido instrucciones para que ayuden al desarrollo de programas puramente políticos y democráticos a través de medios exclusivamente pacíficos. Los Voluntarios no deben involucrarse en otro tipo de actividades, cualesquiera que éstas sean. La dirección de IRA también ha autorizado a nuestro representante a colaborar con el IICD [Comisión Internacional Independiente para el Decomiso] para completar el proceso verificable de decomiso, de manera que reforzará la confianza pública para concluir con el mismo lo más rápidamente posible. Hemos invitado a dos testigos independientes, de las iglesias protestante y católica,para que atestigüen este hecho. El Consejo del Ejército ha tomado estas decisiones después de un proceso interno de discusión y consulta sin precedentes con las unidades del IRA y los Voluntarios. Apreciamos la manera honesta y directa en la que fue llevado a cabo el proceso de consulta, así como la profundidad y el contenido de las propuestas. Estamos orgullosos de la camaradería con la que ha sido conducido este debate verdaderamente histórico. El resultado de nuestras consultas constata un apoyo muy firme entre los Voluntarios del IRA a la estrategia de paz de Sinn Féin. Existe también una preocupación generalizada por el hecho de que los dos gobiernos y los unionistas no se hayan comprometido plenamente en el proceso de paz, lo que ha creado verdaderas dificultades. La abrumadora mayoría de los irlandeses apoyan plenamente ese proceso. Ellos y los amigos de la unidad de Irlanda en todo el mundo quieren ver plenamente aplicado el Acuerdo de Viernes Santo. A pesar de esas dificultades, hemos adoptado nuestras decisiones como forma de hacer avanzar nuestros objetivos republicanos, incluido el de una Irlanda unificada. Creemos que existe una alternativa para conseguirlo y poner fin al dominio británico en nuestro país. Es responsabilidad de todos los Voluntarios mostrar liderazgo, determinación y valor. Tenemos muy en cuenta los sacrificios de nuestros patriotas muertos, de quienes fueron a la cárcel, los voluntarios, sus familias y la más amplia base republicana. Reiteramos nuestra opinión de que la lucha armada era totalmente legítima. Somos conscientes de que muchos sufrieron por culpa del conflicto. Edificar una paz justa y duradera es imperativo apremiante para todas las partes. Se nos ha planteado el asunto de la defensa de las comunidades nacionalistas y republicanas. La sociedad tiene la responsabilidad de garantizar que no vuelvan a producirse los pogromos de 1969 y de comienzos de los años setenta. También existe la responsabilidad universal de hacer frente al sectarismo en todas sus manifestaciones. El IRA está plenamente comprometido con los objetivos de la unidad y la independencia irlandesas así como con la construcción de la República tal y como ésta quedó delineada en la Proclamación de 1916. Hacemos un llamamiento a la unidad y el esfuerzo máximos por parte de los republicanos irlandeses dondequiera que se encuentren. Tenemos confianza en que, trabajando juntos, los republicanos irlandeses lograremos nuestros objetivos. Cada voluntario es consciente del alcance de las decisiones que hemos adoptado y todos los Óglaigh están obligados a cumplir plenamente estas órdenes. Tenemos ahora la oportunidad sin precedentes de aprovechar el considerable caudal de energía y buena voluntad a favor del proceso de paz. Esta amplia serie de iniciativas, sin parangón, representa nuestra contribución al mismo y a los esfuerzos continuados para lograr la independencia y la unidad del pueblo de Irlanda. Traducción del inglés al español por el blog: El Norte de Irlanda