Escrutinio proporcional plurinominal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El sistema de representación proporcional o escrutinio proporcional plurinominal es un sistema electoral en el que el porcentaje de votos que reciben las candidaturas determina de manera proporcional el número de escaños que les son asignados en el órgano elegido. Este sistema de representación se distingue del sistema de representación directa porque las candidaturas no necesitan obtener mayoría relativa en ningún distrito electoral para poder ser representadas en el órgano elegido.

Existen diversas formas de representación proporcional, como la representación proporcional con listas de candidatos, en que los votantes votan por partidos políticos; los partidos presentan una lista de candidatos a los cuales se les asignan escaños de acuerdo al porcentaje de votos que obtengan. En algunos países a este sistema de elección se le ha denominado como Sistema de Cocientes y Subcocientes y es muy utilizado para la elección de miembros de cámaras legislativas en muchos países. Otro sistema es el cociente Hare o voto único transferible, el cual no depende de la existencia de partidos políticos. Algunos estados, como los Países Bajos, combinan los dos aspectos. La mayoría de los países con democracias parlamentarias utilizan sistemas de representación proporcional, aunque la mayoría de los países angloparlantes utilicen sistemas de representación directa (salvo Sudáfrica, Nueva Zelanda, Irlanda, Escocia, Gales, Sierra Leona, Guyana y Sri Lanka). La mayoría de los sistemas presidencialistas utilizan la representación directa, aunque algunos países latinoamericanos, como Argentina y México, han implementado una combinación de los dos sistemas.

Definición[editar]

Si se opta por definir la proporcionalidad como una característica que se tiene o no se tiene, hablaremos de sistema proporcional cuando, en caso de que una parte de los electores vote en bloque del mismo modo, obtienen como mínimo un número de representantes que difieren en menos de la unidad de la parte proporcional exacta que les correspondería.[1]

Si se opta por definir la proporcionalidad como un grado, hablaremos de sistemas electorales más o menos proporcionales. Para clasificarlos, existen diferentes índices de proporcionalidad.[2]

Ventajas y desventajas[editar]

Las ventajas y desventajas de los distritos plurinominales son el reflejo de los distritos uninominales y coinciden en parte con el debate sobre los sistemas pluralistas o mayoritarios y los sistemas de representación proporcional. El enfoque en esta sección estará solamente en las ventajas y desventajas de los distritos plurinominales.

Ventajas[editar]

Las ventajas más a menudo citadas de los distritos plurinominales son:

  • Los distritos son más equitativos y democráticos a la vez que ayudan a que distintos equipos de partidos entren en la nominación.
  • Son distintos los tamaños de territorios y el número de personas, por lo tanto se puede cambiar el número de representantes.

En el último punto, hay un buen convenio o arreglo para sugerir que las mujeres son probablemente más elegidas en los distritos plurinominales. Los grupos étnicos, religiosos y lingüísticos tienden también a ser mejor representados en los distritos plurinominales porque los partidos políticos se esfuerzan para que en general, exista un equilibrio cuando se seleccionan los candidatos. Las consecuencias de los distritos plurinominales son menos ciertas, de todas formas, para un grupo que está concentrado dentro de un territorio dado. En los Estados Unidos, en particular, las personas de color y los hispanos son probablemente elegidos desde un distrito uninominal, en gran parte porque la Ley de los Derechos del Ciudadano, promueve la creación de los distritos donde predominen esas minorías raciales o étnicas. Para una discusión más detallada del empleo de los distritos uninominales y la representación de las minorías en los Estados Unidos, ver Estados Unidos: Minorías Étnicas y Distritos Uninominales.

Desventajas[editar]

Las primeras desventajas de los distritos plurinominales son:

  • Se quita la responsabilidad otorgada por el elector
  • Se quita la relación entre representante y elector

La fortaleza de los distritos plurinominales se encuentra en su habilidad para generar una representación mucho más equilibrada, tanto para los grupos tradicionalmente sub - representados tales como mujeres y minorías étnicas y para los partidos políticos. El grado hasta el cual los distritos plurinominales son capaces de hacer esto, a menudo, depende en ambos casos de la magnitud de los distritos y de las reglas de votación empleadas. La gran magnitud de un distrito, es el resultado más proporcional de la elección para los partidos políticos. También son materia las reglas de votación, de cualquier modo - que la votación en bloque dentro de los distritos plurinominales, producirán actualmente una mayor distorsión electoral que el pluralista sistema de el primero gana el puesto en los distritos uninominales. Solamente los distritos plurinominales con grandes magnitudes y alguna forma de voto proporcional producirán consistentemente resultados electorales proporcionales.

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Otros sistemas electorales[editar]

Enlaces externos[editar]