Peumus boldus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Boldo
Peumus boldus - Köhler–s Medizinal-Pflanzen-104.jpg
Ilustración de 1887 de P. boldus
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN)[1]
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Laurales
Familia: Monimiaceae
Género: Peumus
Especie: P. boldus
Molina

El boldo (Peumus boldus) es la única especie del género monotípico Peumus, de la familia de las monimiáceas. Este árbol se distribuye por el centro de Chile, las sierras Pampeanas del centro de la Argentina, y sierras del sur del Perú. Sus hojas, de fuerte aroma, se utilizan con propósitos culinarios y medicinales, sobre todo en América Latina.

Características[editar]

El boldo es un árbol de mediano tamaño, perteneciente a la familia Monimiaceae. Puede superar los 15 metros de altura; de muy lento crecimiento, tardando varias decenas de años para alcanzar un tamaño adulto, generalmente se le encuentra como un arbusto o árbol pequeño, en parte porque la mayoría de los individuos hoy existentes son producto de rebrote desde tocón. Es de follaje perenne, con hojas opuestas, ovoides, de 3 a 7 cm de longitud al cabo de un corto pecíolo, de color verde brillante; el envés es más pálido y muestra pubescencias.

Florece entre agosto y septiembre en su hábitat nativo. Las inflorescencias se presentan en pequeños racimos de unas 12 flores pequeñas de color blanquecino. Las flores muestran por lo general siete pétalos, de alrededor de 1 cm de largo; las masculinas se distinguen por los numerosos estambres curvados. El boldo es dioico, es decir, las flores son unisexuadas y cada espécimen las presenta de sólo un sexo; es necesaria la proximidad de ejemplares masculinos y femeninos para que la polinización —llevada a cabo habitualmente por insectos— se produzca. Los frutos son drupas de pequeño tamaño (alrededor de 2 cm de diámetro), color verde y sabor dulce.

Distribución[editar]

Es un árbol endémico de los Andes en Chile y Argentina, de la sierra sur de Perú, creciendo en las zonas silvestres y de climas templados de los departamentos de Tacna (Tarata), Moquegua (Omate) y en la sierra sur del departamento de Puno; y en Chile, crece en la zona central desde el sur de la Región de Coquimbo (IV Región) a los alrededores de La Unión (X Región) desde los 33 a 40° latitud sur.

Hábitat[editar]

Es un componente muy importante en el bosque esclerófilo, especialmente en la zona costera, donde se asocia principalmente a peumo y litre.

Prefiere suelos poco húmedos, y es ligeramente acidófilo. Es sólo moderadamente resistente al frío, y requiere de luz solar constante. Se multiplica por semillas, pero las plantaciones se realizan normalmente mediante esquejes de madera nueva.

Principios activos[editar]

El principio activo de las mismas es un alcaloide, la boldina, que tiene efectos coleréticos, colagogos y diuréticos; presenta también concentraciones menores de otros alcaloides, especialmente isoboldina y laurotenina. De las hojas se extrae también un 2 % de aceite esencial, fuertemente aromático, rico en eucaliptol y ascaridol. Se recomienda su moderación. Estas mismas propiedades hacían que se lo recomendara a comienzos del siglo XX como antihelmíntico.

Propiedades[editar]

El fruto del boldo es comestible, y ha sido consumido crudo y cocido desde la época precolombina. La corteza, rica en taninos, se emplea también en la curtiembre. Sin embargo, el más apreciado de sus productos son las hojas, utilizadas para la preparación de infusiones digestivas, para el tratamiento de la vesícula biliar y de las afecciones hepáticas.

Medicinales[editar]

Del boldo se utilizan: las hojas frescas o secas y los frutos.[2] Se le conoce popularmente en Guatemala también por limoncillo.[3]

  • Estimula las funciones digestivas al aumentar la secreción biliar.[4] Contiene boldina que es hepatoprotector.[5] Se utiliza una infusión con media cucharadita de hojas de boldo en una taza de agua.
  • Actúa también sobre el sistema nervioso ocasionando sueño y leve anestesia.
  • Es diurético. La infusión de boldo, pero también el aceite de boldo a razón de 5 gotas, ha sido encontrado beneficioso en las infecciones génitourinarias.
  • La infusión de hojas se usa para tratar afecciones gastrointestinales (dispepsia, flatulencia, gastritis, indigestión, úlcera),[6] hepáticas (cálculos, ictericia, cólico, insuficiencia y litiasis biliar, inflamación)[7] y genitourinarias (gonorrea, nefritis, sífilis, uretritis), jaqueca, gota y reumatismo.
  • Las hojas machacadas se aplican tópicamente para curar raspones y llagas. Los baños calientes fomentos y cataplasmas se usan para tratar reumatismo, hidropesía, sífilis, migraña y cefalea.[8]
  • El jugo de la hoja fresca se usa para dolor de oídos.[9] El vino, jarabe, tintura y elixir de las hojas frescas se usan para tratar afeccionnes hepáticas y reumáticas).[10] El cocimiento de la corteza se usa para dolor de estómago, tos y debilidades nerviosas.[11]
  • Principios activos: Un alcaloide, la boldina, aunque en muy poca cantidad, es suficiente para que sirva como remedio.[4]
  • Contraindicaciones: En casos de obstrucción de las vias biliares. En el embarazo, por su contenido de alcaloides. La boldrina en exceso puede resultar tóxica. Como síntomas de intoxicación se muestra gran excitación, reflejos y respiración exagerada, que incluso puede causar la muerte.

Usos[editar]

Se han encontrado restos de hojas de boldo usadas por los seres humanos hace unos 14 500 años en el sitio arqueológicoo de Monte Verde, lugar que se encuentra algo más al sur de su área de distribución actual y se cree que en esa época, el final de la última glaciación, su límite sur se encontraba todavía más alejado, por lo que las hojas habrían llegado al lugar a través de intercambio con otros grupos.

Por su uso comercial, (extracción de la boldina), el cultivo del boldo se ha introducido a Europa y África del norte.

Toxicidad[editar]

En 2007, se reveló que el boldo poseía toxinas que hacían desaconsejable su consumo. En un programa de radio, Irene Litvan, una neuróloga uruguaya, citó estudios realizados en Alemania y Francia donde se habría demostrado su toxicidad.[12] [13]

En 2009, la Agencia Europea de Medicamentos evaluó el boldo de la siguiente manera:

La hoja de boldo contiene el alcaloide boldina. La hoja de boldo también contiene 2-4% de aceite volátil. Los componentes principales reportados son: ascaridol (16-38%), 1,8-cineol (11-39%) y p-cimeno (9-29%) (Bradley, 2006). Ascaridol es altamente tóxico, y esto plantea dudas sobre la idoneidad de la hoja de boldo en los medicamentos herbarios tradicionales[cita requerida].

Se observaron efectos abortivos y teratogénico en ratas con altas dosis de un extracto etanólico seco y boldina.

La mayoría de las investigaciones se han llevado a cabo utilizando solo boldina. Hay poca información utilizando preparaciones a base de hoja entera de boldo y, donde se han reportado estudios, los detalles de las preparaciones suelen ser escasos. No hay estudios de carcinogenicidad o genotoxicidad reportados con preparados herbales a base de hoja de boldo.

El aceite de boldo no debe ser utilizado internamente o externamente. Cuando se utiliza la hoja de boldo, la exposición total al ascaridol debe evaluarse desde el punto de vista de la seguridad. Los niveles de ascaridol en medicamentos a base de hierbas deben ser cuantificados. En vista de la baja solubilidad en agua del ascaridol, podría aceptarse el uso de extractos acuosos incluyendo tisanas. Sin embargo, el uso de extractos etanólicos de hojas de boldo no se considera aceptable en medicamentos a base de plantas tradicionales, en vista de los niveles potencialmente altos del constituyente ascaridol tóxico.[14]

Taxonomía[editar]

Peumus boldus fue descrita por Juan Ignacio Molina y publicado en Saggio sulla Storia Naturale cel Chili... 185, 350, en el año 1782.[15]

Sinonimia

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. García, N., y C. Ormazábal (2008). Árboles Nativos de Chile. Santiago: Enersis S.A. pp. 196. http://www.chilebosque.cl/libroarbolesnativos.html. Consultado el 2011. 
  2. (PASSE), 2008. Pag. 95 a 98
  3. (Cáceres), 1996. Pag. 94 a 96
  4. a b (FORÉS), 1997
  5. (PASSE), 2008. Pag. 95.
  6. (Farga C. Lastra J.), 1988. Pág. 20
  7. (Zin J. Weiss C.), 1980. Pág. 73.
  8. (De FEO V,) 1992, Fitoterapia 63:417.
  9. García H. 1991. Pág. 44.
  10. (Zin J. Weiss C.), 1980. Pág. 73.
  11. (Farga C. Lastra J.), 1988. Pág. 20
  12. Leonardo Haberkorn (4 de noviembre de 2009). «Boldo: la hierba buena que hace mal».
  13. Committee on Herbal Medicinal Products (HMPC) (2009). «Assessment Report on Peumus boldus Molina , Folium - Doc. Ref.: EMEA/HMPC/591131/2007».
  14. Committee on Herbal Medicinal Products (HMPC) (2009). «Assessment Report on Peumus boldus Molina, Folium - Doc. Ref.: EMEA/HMPC/591131/2007». European Medicines Agency.
  15. Peumus boldus en Trópicos
  16. Peumus boldus en PlantList

Bibliografía[editar]

  • OTC News.- 2 (4): diciembre de 1999.- pp. 33-35
  • «Plantas chilenas cultivadas en España». Plantas de la flora de Chile cultivadas en España. Consultado el 27 de junio de 2009.
  • Marticorena, C. & M. Quezada. 1985. Catálogo de la Flora Vascular de Chile. Gayana, Bot. 42: 1–157.
  • Zuloaga, F. O., O. Morrone, M. J. Belgrano, C. Marticorena & E. Marchesi. (eds.) 2008. Catálogo de las Plantas Vasculares del Cono Sur (Argentina, Sur de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay). Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 107(1): i–xcvi, 1–983; 107(2): i–xx, 985–2286; 107(3): i–xxi, 2287–3348.

Enlaces externos[editar]