Parricidio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tulia la Menor pasa su carro sobre el cuerpo de su padre.

Parricidio (del latín, parricīdium, prob. de parus, «pariente»,[1]​ o de par, «igual», y -cida, de caedere, «matar, cortar») es el homicidio de parientes consanguíneos en línea recta u otros familiares cercanos.

Historia legal[editar]

El parricidio, en el Derecho Romano primitivo, “parricidium”, era equivalente al homicidio voluntario. Ya con la ley de las XII Tablas, el parricidio se entiende como la muerte de los padres ocasionada por los hijos.

Con las leyes de Sila, el parricidio se extendió para otros parientes. En la Lex Pompeia de Parricidi, se estatuye que las víctimas en este delito podían ser los ascendientes, hermanos, primos, suegros, nueras, yernos, marido y mujer, padrastro, patrón y patrona; y manifestaba que se excluía de pena al que ejerciendo la patria potestad matara a sus pupilos. Un importante aspecto de esta ley consistía en reconocer el derecho que tenía el padre de matar a sus descendientes, ya fueran hijos o nietos.

También con la Lex Pompeia de Parricidi, se suprimió la pena que había sido establecida para el parricida, por Augusto y Adriano; esta consistía en introducir al agente del delito en una bolsa de cuero y arrojarlo al río Tíber.

Posteriormente, con Constantino, se circunscribió el parricidio a la muerte entre parientes ascendientes y descendientes en línea recta.[2]

Definición romana[editar]

En el Digesto, obra del siglo VI d. C. que recopila sentencias jurídicas anteriores, el jurista del siglo III Modestino ofrece una enumeración precisa de las posibles relaciones de las víctimas con el parricida:

Por la lex Pompeia el parricidio establece que si alguien mata a su padre, a su madre, a su abuelo, a su abuela, a su hermano, a su hermana, a un primo hermano por parte de padre, a un primo hermano por parte de madre, a un tío paterno o materno, a una tía paterna (o materna), primo hermano (masculino o femenino) por parte de la hermana de la madre, a la esposa, marido, suegro, yerno, suegra, nuera, padrastro, hijastro, hijastra, patrón o patrona, o con intención maliciosa lo provoque, será castigado con la misma pena que la de la lex Cornelia sobre los asesinos. Y la madre que mata a su hijo o su hija sufra pena del mismo estatuto, igual que el abuelo que mata a su nieto; y además, la persona que compra veneno para dárselo a su padre, aunque sea incapaz de administrarlo.
Digesto[3]

Legislaciones[editar]

  • Argentina: tratado por el artículo 80 del Código Penal.[4]
  • Colombia: Tipificado como agravante punitivo del homicidio en el artículo 104 de la ley 599 del 2000, en su numeral 1, modificado por la ley 1257 de 2008, artículo 26.
  • Ecuador: tratado por el artículo 452 del Código Penal.[5]
  • Perú: tratado por el artículo 107 del Código Penal.[6]
  • Paraguay: tratado por el artículo 347 del código penal.
  • República Dominicana: tratado por el artículo 299 y 323 del Código Penal.[7]
  • Venezuela: tratado por el artículo 406 del Código Penal, en su ordinal 3°, literal "a".[8]
  • Brasil: tratado por el artículo 989 del código penal.

Parricidas y parricidios ficticios[editar]

Parricidio: encontrado en un versículo de la biblia en el libro escrito a Timoteo por Pablo dándole cartas de exhortación a él y al pueblo de Dios en esos tiempos. Ha sido especialmente perseguido y considerado uno de los más execrables crímenes, si bien en la Roma Antigua, la potestad del padre sobre la familia alcanzaba tal grado que durante ciertos periodos de tiempo el castigo que se infligía al padre parricida era menor que el de otros delitos menos graves.

Sin embargo, a lo largo de la historia han sido frecuentes los casos de príncipes que mataban a sus padres para heredar sus reinos.

La tradición judeo-cristiana se ha basado en la historia del sacrificio de Isaac (la prueba de la fe de Abraham) para afirmar que su Dios desaprueba expresamente el parricidio.

  • Mitología griega
    • Edipo estaba destinado a matar a su padre y a casarse con su madre. Sus padres trataron de prevenir este evento enviándolo lejos cuando era un niño, aunque una vez adulto Edipo conoció a un hombre al que dio muerte en una pelea, sin saber que era su padre, cumpliendo así la profecía.
    • El rey Pelias fue asesinado por sus hijas.
  • La novela Los hermanos Karamázov, de Fiódor Dostoievski, se centra en un parricidio.
  • El relato del escritor Ambrose Bierce El Club de los Parricidas simula confesiones ficticias de parricidas.
  • Se dice que la raza de los Sinhala, en Sri Lanka desciende de Sinhabahu, que asesinó a su padre, el cual se dice que era un león. Entonces se casó con su hermana, Sinhasivali. Fue su hijo Wijeya el que originó la raza de los Sinhala. Esto se dice en el Mahavamsa, las crónicas históricas de Sri Lanka.
  • Chile

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. parricide (n.), Online Etymology Dictionary
  2. López Bentacourt, Eduardo (2010). «3». Delitos en particular. porrúa. p. 95. 
  3. Watson, Alan (ed.); Robinson, Olivia (tr.) (1998). The Digest of Justinian, Volume 4, Book 48. Philadelphia: University of Pennsylvania Press. p. 335. ISBN 978-0-8122-2036-0. 
  4. Código Penal de la Nación Argentina
  5. «Código Penal ecuatoriano». Archivado desde el original el 17 de mayo de 2004. Consultado el 26 de diciembre de 2012. 
  6. «Código Penal del Perú». Archivado desde el original el 31 de mayo de 2011. Consultado el 3 de noviembre de 2010. 
  7. Código Penal de la República Dominicana
  8. Código Penal de la República Bolivariana de Venezuela (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).