Pablo Emilio Salazar Paíz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Comandante Bravo es el del medio aquí con dos militares Americanos.

Pablo Emilio Salazar Paíz.(nació el 19 de abril de 1942, Zelaya (Nicaragua), - murió asesinado en 1979, Tegucigalpa, Honduras). Alias Comandante Bravo. Destacado Coronel de la Guardia Nacional (Nicaragua)

Biografía[editar]

Fue hijo de Lisandro Salazar e Bragança P. y Aurora Paíz. Su familia paterna era de origen aristocrático portugués.

Inició sus estudios en el Instituto Nacional Central Ramírez Goyena. En 1959 ingresó a la Academia Militar Nicaragüense donde se graduó en la 18ava. Promoción en 1963, ostentando el número de cadete 764. Realizó cursos militares especializados en Europa, principalmente en Italia.

Al regresar a Nicaragua se incorporó al servicio activo y alcanza el rango de Mayor G.N. donde estuvo al mando de la Guardia Presidencial, una unidad especial de seguridad militar para el Presidente Anastasio Somoza Debayle, que en forma discreta creaba un círculo alrededor del jefe de estado, previniendo ataques de grupos armados o atentados. Esta unidad era la barrera exterior, no visible, que vigilaba las rutas de acceso al lugar urbano o rural donde el Presidente se encontraba cumpliendo sus visitas protocolarias, oficiales y personales.

Contrajo matrimonio con Martha Ligia Rivas de Salazar. De ésta unión nacen tres hijas: Erika Alessandra, Martha Paola y Geraldine marie. Posteriormente se convertiría en Coronel.

Con el inicio de la guerra de 1978, Salazar apodado "Comandante Bravo", fue asignado a la jefatura del Frente Sur, por donde llegaba la mayor ofensiva internacional, que tenía bases en Costa Rica. Salazar creó un frente impenetrable, derrotando todas y cada unas de las arremetidas del FSLN y de sus aliados internacionalistas procedentes de Panamá, Venezuela, Cuba, México, Libia, Argentina, Palestinos de la OLP.

Salazar Páiz tomó la decisión de retirarse de todo el Frente Sur, cuando ya no podía recibir abastecimiento de pertrechos militares de Managua, incluso cuando ya el General Somoza Debayle había salido de Nicaragua hacia Miami. Bravo ordenó y organizó una retirada por mar hacia El Salvador y él mismo se dirigió hacia el Puerto de La Unión a preparar el terreno con las autoridades salvadoreñas, a fin de que recibieran a todo el ejército del Frente Sur de la Guardia Nacional de Nicaragua, como en efecto ocurrió.

El Coronel Pablo Emilio Salazar arribó a Miami el 27 de julio de 1979 a bordo de un avión con otros 142 militares y civiles que buscaban refugio en Estados Unidos. El Comandante Bravo llegaba después de haber obtenido refugio para sus tropas en el Puerto La Unión en El Salvador y establecer las primeras conexiones en Centroamérica para organizar operaciones militares contra el régimen sandinista.

El 1 de agosto de 1979 un grupo de oficiales de Guardia Nacional de Nicaragua, encabezados por Salazar, testificó en una Conferencia de Prensa en Washington, organizada por el congresista John Murphy de Nueva York, dando a conocer las "atrocidades" que el régimen sandinista estaba cometiendo con la aprobación civil de Nicaragua, para instaurar un régimen comunista. Obviando las atrocidades y los crímenes de lesa humanidad cometidos por la Guardia Nacional y la Dictadura somocista a la cual él mismo pertenecía.

Ajusticiamiento[editar]

Frente Sandinista hace saber que necesitaba a algunos que hubieran pasado cursos con cierta capacidad organizativa en lo militar, y así seis argentinos del ERP a Nicaragua: Enrique Gorriarán Merlo, Hugo Alfredo Irurzún, alias “Capitán Santiago”, “El Vasco Manuel”, cuyo verdadero nombre es Eduardo Berestein; “El Gato”, “El Gordo” Sánchez y Jorge Massetti. Había dos argentinos más que habían llegado por su lado pero no eran del ERP.Llegado a fines de mayo de 1979, poco antes del triunfo de la revolución. El “Capitán Santiago” y “El Gato” trabajaron en artillería; Gorriarán se quedó en la retaguardia con el Estado Mayor, y “El Vasco Manuel” trabajaba en armamento y almacenamiento. “El Gordo” Sánchez estaba en transporte y Massetti estaba en escuadras de asalto, bajo el mando de Javier Pichardo.

El 19 de julio abordaron camiones en Sapoá para llegar a Managua el 20 de julio. Se enfrentaron a las fuerzas del “Comandante Bravo” quienes los bombardearon los push and pull, y desde helicópteros tiraban tanques de fósforo vivo. Para la experiencia que habían tenido anteriormente, fue para bastante duro el bombardeo, y les hicieron mucho daño la artillería también.

El primero de los argentinos que se va a la inteligencia de la Seguridad del Estado, fue Massetti. Gorriarán se va a operaciones de la Seguridad del Estado, como interrogador. Entonces, durante una visita que Massetti hace a Gorriarán, comentan que la ex amante del “Comandante Bravo” cayó presa, pero está dispuesta a colaborar, que le avisen a Renán porque nos puede dar la ubicación del “Comandante Bravo” en el exterior. Massetti fue a ver a Renán.

Entonces, ella pone como condición que se olviden las delaciones que ha cometido en la época de la Guardia, por lo cual ella había caído presa, porque a ella la denuncian como “sapa” (informadora) y por eso había caído presa al triunfo de la revolución. También pide una casa en León para que viva su madre y una suma de dinero. Y entonces a partir de allí es que se monta la trampa para matar al “Comandante Bravo” en Tegucigalpa.

La organiza Renán Montero, a cargo de la inteligencia y de lo que sería después la Dirección Quinta de la Seguridad del Estado. Ella tenía el contacto telefónico con “Bravo”, y en uno de estos contactos ya controlados por la Seguridad Sandinista, por Renán y “El Pelao” Gorriarán, él le plantea que salga para El Salvador u Honduras, que alquile una casa y que una vez lo haya hecho él llegará a verla.

Salen Gorriarán y ella en vehículo hasta Panamá, ahí cambian de documentación para portar documentación falsa, y se van para Honduras. Los acompaña “El Gato”, uno de los seis argentinos.

Además, cuando surge lo de “Bravo” se les llama a los seis argentinos para integrar la inteligencia. Se deja de estar en operaciones de seguridad del Estado o artillería y se concentran en una casa que estaba en la primera entrada a Las Colinas.

Ahí se concentraron, se prepara documentación falsa para todos, y a la hora de salir se dice que es innecesario que viajaran todos, porque “Bravo” tenía dos posibilidades: llegaba solo o llegaba con escoltas. Tenían a su favor el factor sorpresa, iban a llegar a un lugar a donde pensaban que no habría nadie de peligro, por lo que sería muy fácil neutralizarlos.

La operación fue muy improvisada, era octubre de 1979, todavía no hay muchos recursos para operar. De modo que “El Gato” viaja por su parte, alquilan una casa en Tegucigalpa, va armado con una subametralladora, y Gorriarán con una pistola 22 con silenciador que previamente les ha entregado Lenín Cerna, que en ese momento trabajaba en el Consulado de Nicaragua en Honduras. A raíz de esto es que él es expulsado. Lenín Cerna les entrega la subametralladora, la pistola con silenciador y cuatro granadas.

La operación es muy sencilla porque “Bravo” llega solo a la casa. “El Gato” está parapetado en la parte de afuera de la casa, en un patiecito, y Gorriarán está oculto en una segunda pared. Cuando el hombre toca la puerta la mujer lo recibe como si fuera la amante, lo hace pasar, y “El Pelao” le pone la pistola en la cabeza y le da el tiro. Luego, lo arrastran, lo meten debajo de la cama y se van tranquilos. Pasaron varios días para que encontraran el cadáver de “Bravo” en Tegucigalpa.

Véase también[editar]

Referencias[editar]