Obsesión (película de 1943)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Obsesión (Ossessione) es un largometraje italiano de 1943, dirigido por Luchino Visconti. Es considerado como el primer film del movimiento cinematográfico “neorrealismo italiano”. Está basado en el célebre libro El cartero siempre llama dos veces, de James M. Cain. El famoso crítico cinematográfico de The New York Times, Vincent Canby, dijo lo siguiente respecto a esta película: "Comparar la Ossessione de Visconti con la de Tay Garnett es como comparar una producción de La Traviata con un anuncio televisivo de Mc Donald's".[cita requerida]

Argumento[editar]

Girotti y Calamai son los actores principales del filme.

Giovanna (Clara Calamai) es una bella mujer casada con el dueño de un restaurante, Giuseppe (Juan de Landa). Su vida cambiará cuando conozca a Gino (Massimo Girotti), un vagabundo que irrumpe en el matrimonio para convertirse en su amante. En el remolino de la lujuria, ambos se ponen de acuerdo para asesinar al esposo de Giovanna y encontrar así, finalmente, la felicidad. No obstante, el remordimiento -entre otras cosas- ha de terminar con el futuro de la pareja. El vagabundo se encontrará con el rigor de la ley al ser condenado por un homicidio accidental tras haber sido declarado inocente en un caso de asesinato real.

Reparto[editar]

Clara Calamai y Massimo Girotti representaron a Giovanna Bragana y Gino Costa, amantes que se encargan de acabar con la vida de Giuseppe Bragana, interpretado por Juan de Landa.

Otros actores del reparto son Dhia Cristiani como Anita; Elio Marcuzzo como el español; Vittorio Duse como el policía y Michele Riccardini como Don Remigio.

Director[editar]

Luchino Visconti en 1972.

Emblemático del cine neorrealista, Visconti (duque de Modrone) es el fruto de dos familias aristocráticas italianas. Sus orígenes y su formación se corresponden con el espacio de su procedencia. Conocedor de las artes (ya sea teatro, música, literatura o artes plásticas) Luchino es un hombre refinado y homosexual (vulnerable a los prejuicios de su clase durante su juventud). Visconti era dueño de una gran inteligencia y un ego superior que lo hacía separarse no solo de las altas esferas sociales sino también sentirse repelido por la versión populista del régimen fascista. Por ello tras su estadía en París en la década del 30’ donde conoce a poetas como Jean Cocteau y Kun Weill decide realizar un primer acercamiento al Partido Popular, lugar donde se produciría su primer acercamiento al movimiento comunista. Durante ese tiempo también comienza a trabajar como asistente de dirección de Jean Renoir en “Une Partie de champagne”. De regreso en Italia y con una clara decisión clara tanto a nivel político

La utilización de planos largos, la angulación en las tomas y el trabajo en las secuencias imponían una sensación completamente diferente con una aproximación más psicológica y fatal respecto del estilo más seco y rápido que proponía Cain.

Contexto[editar]

Durante esa época Italia se encontraba regida por el régimen fascista que tenía a Benito Mussolini como la cabeza de este gobierno. El régimen llevaba una ideología clara acerca de cómo debía ser el pueblo italiano por lo que muchas decisiones son en concepto de esta clara ideología. Visconti se decide a hacer esta versión de cine que denomina antropomórfico porque es un cine de hombres vivos, no de monigotes. Durante el gobierno fascista se encontró con problemas a la hora de pre-producir el film. Su plan original consistía en adaptar una historia de Giovanni Verga, un renombrado escritor realista italiano, pero automáticamente fue rechazada por las autoridades. La razón radicaba en el hecho de que el tema giraba en torno a un grupo de bandidos. Fue allí cuando descubre una traducción francesa de la obra de Cain la cual le había sido dada por el director Jean Renoir durante su colaboración en Francia. Cuando Ossessione fue completada y liberada en 1943, estaba lejos del inocente misterio de asesinato que las autoridades esperaban, lo que provocó reacciones negativas por parte de las autoridades fascistas y eclesiásticas.

Controversia[editar]

Tras el estreno, la película generó mucha controversia, sobre todo en la derecha italiana. Vittorio Mussolini la calificó como antiitaliana, por lo que la película fue secuestrada, censurada en diversas salas del país e incluso exhibida parcial o pasajeramente. La controversia sobre el tema llegó a los estratos más altos del gobierno fascista, hasta el punto de que atrajo la atención de Benito Mussolini, que se interesó por la película (probablemente debido a lo escandalizado que se encontraba su hijo) y pidió que se la proyectaran. Finalmente, tomó la decisión de permitir su exhibición, aunque ésta, posteriormente, fue muy restringida.

Bibliografía[editar]

  • Gubern, Román (1989). Historia del Cine, 1998, Barcelona, España. Editorial Lumen. ISBN 84-264-1179-7
  • Lacolla, Enrique (2003). El cine en su época: Aporte sobre una historia política del filme, Argentina. Ediciones del Corredor Austral, Ferreyra Editor. ISBN 987-1110-08-1

Enlaces Externos[editar]