Natahoyo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Natahoyo es uno de los barrios que se integran en el distrito Oeste del municipio de Gijón (Asturias), junto con La Calzada, Jove, Tremañes, Moreda y Veriña. Cuenta con más de 20.000 habitantes.

Historia[editar]

Su nombre puede tener origen en el topónimo Villa Ataulio, de época romana. Era un coto de 632 días de bueyes del Marquesado de San Esteban del Mar de Natahoyo[1]​. En el siglo XIX comienzan a instalarse pequeñas fábricas en el barrio junto con la Estación del Noroeste (1874), hoy Museo del Ferrocarril de Asturias. Se convirtió entonces en el barrio industrial más importante de la villa junto con La Calzada, destacando también los astilleros que se conservan parcialmente donde se celebra en los últimos años La Semana Negra[2][3]​. También proliferaron las ciudadelas, de las cuales se conserva algún ejemplo[4]

Equipamientos[editar]

En el barrio se encuentran el Museo del Ferrocarril de Asturias, el Acuario de Gijón, y parte de las playas del Arbeyal y Poniente.

Tiene tres Colegios Públicos (El Lloréu, Santa Olaya y Atalía -bilingüe-), una Escuela de Educación Infantil de Segundo Ciclo (Escuela de Educación Infantil Miguel Hernández) y una Escuela de Educación Infantil de Primer Ciclo (Escuela de Educación Infantil Atalía).

La Compañía de Jesús tiene encomendada la parroquia de San Esteban del Mar, y además dirige el Hogar de San José, una institución sin ánimo de lucro que alberga niños y jóvenes en indefensión familiar y social, y el Centro de Formación Profesional Revilla-Gigedo.[5]​ A nivel deportivo, destaca su emblemático Club Natación Santa Olaya.

Referencias[editar]

  1. Orígenes
  2. «El Natahoyo. El último vestigio industrial». El Comercio. 23/06/2010. Consultado el 4 de junio de 2018. 
  3. «El Natahoyo se queda con la "Semana negra"». La Nueva España. 24/03/2014. Consultado el 4 de junio de 2018. 
  4. «Las ciudadelas de Natahoyo». Paraíso Industrial. 27/10/2016. Consultado el 4 de junio de 2018. 
  5. El Comercio 6-8-2014