Nader Shah

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Nadir Shah»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nader Shah
Nader Shah Afshar.jpg
Información personal
Nacimiento 22 de noviembre de 1688 Ver y modificar los datos en Wikidata
Dargaz, Irán Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 19 de junio de 1747 Ver y modificar los datos en Wikidata (58 años)
Quchan, Irán Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Mashhad Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Iraní Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Sunismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Familia nobiliaria Dinastía afsárida Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Político Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
Firma Nadir Shah-seal-lion and sun.png
Tumba de Nader Shah en Machad Irán.

Nader Sah (en persa: نادر شاه ) (su verdadero nombre era Nader Qoli Beig) (22 de octubre de 1688 - junio de 1747) fue un sah de Persia, fundador de la dinastía afsárida que reinó desde 1736 hasta su muerte. Ha sido descrito, en muchas ocasiones, como el Napoleón persa.

Primeros años[editar]

Nader Shah nació en Dastgerd en el clan Qereqlu de la tribu afsar, una tribu semi-nómada Qizilbash que se estableció en los valles del norte de Jorasán, entonces una provincia en el noreste del Imperio persa. Su padre, Emam Qoli, era un pastor.

A la edad de 13 años, su padre murió y Nader tuvo que encontrar una manera de mantenerse a sí mismo y a su madre. No tenía otra fuente de ingresos que los palos que recogía para leña, que transportaba al mercado. Muchos años después, cuando regresaba triunfante de su conquista de Delhi, llevó al ejército a su lugar de nacimiento y pronunció un discurso ante sus generales sobre sus primeros años de privación. Les dijo: «Ahora ven a qué altura ha complacido que el Todopoderoso me exalte, por lo tanto, aprenda a no despreciar a los hombres de bajo rango». Las primeras experiencias de Nader, sin embargo, no le hicieron particularmente compasivo con los pobres. A lo largo de su carrera, solo estuvo interesado en su propio avance. Cuenta la leyenda que en 1704, cuando tenía alrededor de 17 años, una banda de merodeadores tártaros invadió la provincia de Jorasán, donde Nader vivía con su madre. Mataron a muchos campesinos y Nader y su madre fueron llevados como esclavos. Su madre murió en cautiverio. De alguna manera, Nader logró escapar y regresó a la provincia de Jorasán en 1708.

Caída de la dinastía safávida[editar]

Nader creció durante los últimos años de la dinastía safávida que gobernaba Persia desde 1502. En su apogeo, bajo figuras como Abbás el Grande, Persia había sido un poderoso imperio, pero a principios del siglo XVIII el estado estaba en serio declive y el shah reinante, el sultán Husséin, era un gobernante débil. Cuando el sultán Husséin intentó sofocar una rebelión de los afganos Ghilzai en Kandahar, el gobernador que envió (Gurgin Khan) fue asesinado. Bajo su líder Mahmud Hotaki, los rebeldes afganos se movieron hacia el oeste contra el mismo shah y en 1722 derrotaron a su ejercito en la batalla de Gulnabad sitiando luego la capital, Isfahan. Después de que el shah no pudiera escapar o reunir una fuerza de socorro en otro lugar, la ciudad comenzó a sufrir una hambruna y el sultán Husséin abdicó, entregando el poder a Mahmud. En Jorasán, Nader al principio se sometió al gobernador afgano local de Mashhad, Malek Mahmud, pero luego se rebeló y formó su propio pequeño ejército. El hijo del sultán Husséin se había declarado shah con el nombre de Tahmasp II, pero encontró poco apoyo y huyó a la tribu Qajar, que se ofreció a respaldarlo. Mientras tanto, los rivales vecinos imperiales de Persia, los otomanos y los rusos, aprovecharon el caos en el país para apoderarse y dividirse el territorio. En 1722, Rusia, dirigida por Pedro el Grande ayudada por algunos de los regentes caucásicos más notables del Imperio safávida en desintegración, como Vakhtang VI, lanzó la Guerra ruso-persa (1722-1723) en la que capturó franjas del territorio de Persia en el Cáucaso septentrional, el Cáucaso Meridional, así como en el norte de Persia continental. Esto incluía principalmente, las regiones de Daguestán (incluida su ciudad principal de Derbent), Bakú, Gilan, Mazandaran y Astrabad. Las regiones al oeste, principalmente los territorios iraníes en Georgia, Azerbaiyán iraní y Armenia fueron tomadas por los otomanos. Las posesiones rusas y turcas recientemente anexionadas fueron confirmadas y divididas entre sí en el Tratado de Constantinopla (1724) .

Caída de la dinastía Hotaki[editar]

Estatua de Nader Shah en el Museo Naderi

Tahmasp y el líder de los Qajar Fath Ali Khan (antepasado de Aga Muhammad Khan) contactaron a Nader y le pidieron que se uniera a su causa y expulsara a los afganos Ghilzai de Jorasán. Él estuvo de acuerdo y así se convirtió en una figura de importancia nacional. Cuando Nader descubrió que Fath Ali Khan mantenía comunicación epistolar con Malek Mahmud y se lo reveló al shah, Tahmasp lo ejecutó e hizo de Nader el jefe de su ejército. Posteriormente asumió el título de Tahmasp Qoli (Sirviente de Tahmasp). A finales de 1726, recapturó Mashhad.

Nader eligió no marchar directamente sobre Isfahan. En primer lugar en mayo de 1729, derrotó a los afganos Abdali cerca de Herat. Muchos de ellos se unieron posteriormente a su ejército. El nuevo shah de los afganos Ghilzai, Ashraf, decidió moverse contra Nader, pero en septiembre de 1729, este lo derrotó en la Batalla de Damghan y nuevamente decisivamente en noviembre en Murchakhort, expulsando a los afganos del territorio persa. Ashraf huyó y Nader finalmente entró en Isfahan y se la entrego a Tahmasp en diciembre. El regocijo de los ciudadanos se truncó cuando Nader los saqueó para pagarle a su ejército. Tahmasp convirtió entonces a Nader en gobernador de su nativa Jorasán, y lo casó con su hermana. Nader persiguió y derrotó a Ashraf, quien fue asesinado por sus propios seguidores.

Primera campaña otomana y la recuperación del Cáucaso[editar]

Pintura de Nader Shah
La batalla de Yeghevārd fue uno de los triunfos tácticamente más impresionantes de Nader en su carrera militar.

En la primavera de 1730, Nader atacó a los otomanos y recuperó la mayor parte del territorio perdido durante el colapso del Imperio safávida en los últimos años de la anterior década. Al mismo tiempo los afganos abdali, que habían sido sometidos en una campaña anterior se rebelaron y asediaron Mashhad, forzando a Nader a suspender su campaña y acudir a salvar a su hermano Ebrahim, atrapado en la ciudad. Le supuso catorce meses el vencer a los abdali, que opusieron una fiera resistencia.

Las relaciones entre Nader y el shah Tahmasp habían empeorado a causa de la envidia del último por los éxitos militares de su general. Mientras Nader estaba ausente en el este, Tahmasp trató de reafirmarse lanzando una irreflexiva campaña para recapturar Yereván. Sería derrotado por los otomanos, perdiendo todo lo que Nader había recuperado el año anterior, firmando un tratado por el que cedía Georgia y Armenia a cambio de Tabriz. Nader vio que el momento de derrocar a Tahmasp había llegado. Denunció el tratado, buscando el apoyo popular para una guerra contra los otomanos. En Isfahán, Nader emborrachó a Tahmasp y lo exhibió a los cortesanos preguntándoles si un hombre en ese estado era adecuado para gobernar. En 1732 forzó la abdicación de Tahmasp en su hijo Abbas III, apenas un bebé, del cual Nader sería regente.

Nader decidió que podría recuperar el territorio de Armenia y Georgia si capturaba la Bagdad otomana y la ofrecía a cambio de las provincias perdidas, pero su plan se iría al traste al ser derrotado su ejército por el del general otomano Topal Osmán Paşa cerca de la ciudad en 1733. Nader decidió recuperar la iniciativa tan pronto como fue posible para garantizar su posición, al haber ya estallado alguna revuelta en Persia. Se enfrentó de nuevo a Topal, derrotándole y matándole. Asedió Ganyá en las provincias del norte, aliándose con el Imperio ruso con el tratado de Ganyá, firmado en marzo de 1735, por el que los rusos se comprometían a retirar sus tropas del territorio persa, tal como habían convenido en el anterior tratado de Resht. Poco después comenzaría la guerra ruso-turca de 1735-1739. Nader obtendría una victoria sobre las tropas otomanas, superiores en número, en Yeghvard, recuperando Armenia y Georgia para verano de 1735.

Nader se convierte en rey[editar]

En enero de 1736, Nader celebró un Kurultai (una gran reunión en la tradición de Genghis Khan y Timur) en las llanuras de Mugán. La llanura fue elegida específicamente por su tamaño y "abundancia de forraje ". Todos estuvieron de acuerdo con la propuesta de Nader de convertirse en el nuevo rey, muchos -si no la mayoría- entusiastas, el resto temiendo la ira de Nader no mostraban su apoyo para los depuestos Safavidas. Nader fue coronado Shah de Irán el 8 de marzo de 1736, una fecha que sus astrólogos habían elegido como especialmente propicia, asistiendo a una "asamblea excepcionalmente grande" compuesta por militares, religiosos y nobles de la nación, así como también el embajador otomano Ali Pasha.

Política religiosa[editar]

Nader Shah y dos de sus hijos

Los safávidas habían introducido el Islam chiita como religión estatal de Irán. Probablemente, Nader fue criado como chií, pero más tarde se adhirió a la fe sunita cuando ganó poder y comenzó a presionar al Imperio otomano. Creía que el chiísmo safávida había intensificado el conflicto con el Imperio otomano suní. Su ejército era una mezcla de chiíes y suníes (con una minoría notable de cristianos) e incluía a sus propios Qizilbash, así como a uzbekos, afganos, georgianos y armenios, entre otros. Quería que Persia adoptara una forma de religión que fuera más aceptable para los sunitas y sugirió que adoptara una forma de chiismo que él llamó "Ja'fari", en honor al sexto imán chiíta, Ja'far al-Sadiq. Él prohibió ciertas prácticas Shi'a que eran particularmente ofensivas para los sunitas, como la maldición de los primeros tres califas. Personalmente, se dice que Nader fue indiferente hacia la religión y el jesuita francés que se desempeñó como su médico personal informó que era difícil saber qué religión seguía y que muchos de los que lo conocieron mejor dijeron que no tenía ninguna. Nader esperaba que el "Ja'farismo" fuera aceptado como una quinta escuela (mazhab) del Islam sunnita y que los otomanos permitirían a sus adherentes ir al Hach, o peregrinación, a La Meca, que estaba dentro de su territorio. En las negociaciones de paz subsiguientes, los otomanos se negaron a reconocer al Jafarismo como un quinto mazhab, pero sí permitieron que los peregrinos persas fueran al Hach. Nader estaba interesado en obtener los derechos de los persas para ir al Hajj en parte debido a los ingresos del comercio de peregrinación. El otro objetivo principal de Nader en sus reformas religiosas fue debilitar aún más a los safávidas ya que el Islam chiita siempre había sido un elemento importante en apoyo de la dinastía. Hizo estrangular al principal mulá de Persia después de que se lo escuchara expresando su apoyo a los safávidas. Entre sus reformas estaba la introducción de lo que se conoció como el kolah-e Naderi. Este era un sombrero con cuatro picos que simbolizaban los primeros cuatro califas.

En 1741, ocho mulás musulmanes, tres sacerdotes europeos y cinco armenios tradujeron el Corán y los Evangelios. La comisión fue supervisada por Mīrzā Moḥammad Mahdī Khan Monšī, el historiógrafo de la corte y autor de Tarikh-e-Jahangoshay-e-Naderi (Historia de las guerras de Nadir Shah). Las traducciones finales se presentaron a Nāder Shah en Qazvīn en junio de 1741, quien, sin embargo, no quedó impresionado.

Invasión del Imperio mogol[editar]

Las fuerzas afsáridas negocian con un Nawab Mogol.
La marcha de flanco del ejército de Nader en la Batalla del paso Khyber ha sido considerada una "obra maestra militar" por el general e historiador ruso Kishmishev

En 1738, Nader Shah conquista y destruye Kandahar, último puesto avanzado de la dinastía Hotaki construyendo una nueva ciudad cerca de esta, a la que llamó "Naderabad". Con el fin de la amenaza afgana sus vistas ahora se volcaron al rico Imperio mogol con capital en Delhi. Este otrora poderoso estado musulmán del este se derrumbaba a medida que los nobles se volvían cada vez más desobedientes y los opositores locales como los sikhs y los marathas hindúes se expandían sobre su territorio. Su gobernante Muhammad Shah era impotente para revertir esta desintegración. Usando el pretexto de que sus enemigos afganos se refugiaron en la India cruzo la frontera e invadió el imperio oriental militarmente débil pero todavía extremadamente rico, y en una brillante campaña contra el gobernador de Peshawar tomó un pequeño contingente de sus fuerzas realizo una desalentadora marcha de flanqueo a través de pasos de montaña casi intransitables y toma por sorpresa a las fuerzas enemigas ubicadas en la desembocadura del paso de Khyber, golpeándolas por completo a pesar de ser superadas en número dos a uno. Esto condujo a la captura de Ghazni, Kabul, Peshawar, Sindh y Lahore. Cuando se traslado a los territorios mogoles, fue acompañado lealmente por su súbdito georgiano y futuro rey del este de Georgia, Erekle II, quien dirigió un contingente georgiano como comandante militar como parte de la fuerza de Nader. Después de la derrota de las fuerzas mogolas, avanzó más hacia el interior de la India, cruzando el río Indo antes de fin de año. La noticia de los rápidos y decisivos éxitos del ejército persa contra los estados vasallos del norte del Imperio mogol causó mucha consternación en Delhi, lo que provocó que el gobernante mogol, Muhammad Shah, reclutara un ejército de unos 300,000 hombres y marchara para enfrentarse a Nader Shah.

En la batalla de Karnal, Nader aplastó a un enorme ejército mogol seis veces mayor que el suyo

A pesar de ser superados en número por seis a uno, Nader aplasta al ejército mogol en menos de tres horas en la gran batalla de Karnal el 13 de febrero de 1739. Después de esta espectacular victoria, Nader capturó a Mohammad Shah y entró en Delhi. Cuando surgió el rumor de que Nader había sido asesinado, algunos de los indios atacaron y mataron a las tropas persas. Nader, furioso, reaccionó ordenando a sus soldados saquear la ciudad. Durante el transcurso de un día (22 de marzo) 20,000 a 30,000 indios fueron asesinados por las tropas persas, lo que obligó a Mohammad Shah a pedirle misericordia a Nader.

En respuesta, Nader Shah aceptó retirarse, pero Mohammad Shah pagó la consecuencia al entregar las llaves de su tesoro real, y perdió incluso el legendario trono del pavo real ante el emperador persa. El trono del pavo real, a partir de entonces, sirvió como un símbolo del poder imperial persa. Se estima que Nader se llevó consigo tesoros que valían cerca de setecientos millones de rupias. Entre un tesoro de otras joyas fabulosas, Nader se llevo los diamantes Koh-i-Noor (que significa "Montaña de Luz" en persa) y Darya-ye Noor (que significa "mar de luz"). Las tropas persas salieron de Delhi a principios de mayo de 1739, pero antes de irse cedieron a Muhammad Shah todos los territorios al este del Indo que habían invadido. Los soldados de Nader también se llevaron consigo miles de elefantes, caballos y camellos, cargados con el botín que habían recogido. El saqueo tomado de la India fue tanto que Nader no cobro impuestos en Irán por un período de tres años después de su regreso. Muchos historiadores creen que atacó al Imperio mogol para, tal vez, darle un respiro a su país después de las turbulencias anteriores. Su exitosa campaña y la reposición de fondos significaron que podía continuar sus guerras contra el archirrival vecino de Irán, el Imperio otomano, así como las campañas en el Cáucaso Norte. Nader también aseguró a una de las hijas del emperador mogol, Jahan Afruz Banu Begum, como novia para su hijo más joven.

Norte del Cáucaso, Asia Central, Arabia y la segunda guerra otomana[editar]

La campaña india fue el cenit de la carrera de Nader. Luego se volvió cada vez más despótico ya que su salud disminuyó notablemente. Nader había dejado a su hijo Reza Qoli Mirza como regente de Persia en su ausencia. Reza se había comportado de manera altanera y algo cruel, pero había mantenido la paz. Habiendo escuchado rumores de que su padre había muerto, se había preparado para asumir la corona. A esto se incluye el asesinato del antiguo shah Tahmasp y de su familia, incluido Abbas III, de nueve años. Al escuchar las noticias, la esposa de Reza, que era la hermana de Tahmasp, se suicidó. Nader no estaba impresionado con el descarrío de su hijo y lo reprendió, pero lo llevó a su expedición para conquistar territorio en Transoxiana. En 1740 conquistó el Kanato de Jiva. Después de someter el Kanato de Bujará, Nader quiso que Reza se casara con la hija mayor del kan porque ella era descendiente de su héroe Genghis Khan, pero se negó rotundamente y Nader se casó con la joven.

La Batalla de Kars (1745) fue la última gran batalla de campo en la que Nader luchó en su espectacular carrera militar.

Nader decidió entonces castigar a Dagestan por la muerte de su hermano Ebrahim Qoli en una campaña unos años antes. En 1741, mientras Nader cruzaba el bosque de Mazandaran en su camino para luchar contra los dagestanies, un asesino le disparó, pero Nader solo resultó levemente herido. Comenzó a sospechar que su hijo estaba detrás del intento y lo confinó en Teherán. El cada vez peor estado de salud de Nader empeoró su temperamento. Tal vez fue su enfermedad la que hizo que Nader perdiera la iniciativa en su guerra contra las tribus lezguinas de Daguestán. Estas recurrieron a la guerra de guerrillas y los persas pudieron hacer pocos progresos lo cual resulto terriblemente frustante para el sha. Aunque Nader logró apoderarse de la mayor parte de Daguestán durante su campaña, la guerra de guerrillas efectiva desplegada por los lezguinos, pero también por ávaros y laks, hizo que la reconquista iraní de la región del Cáucaso Norte fuera de corta duración; varios años después, Nader se vio obligado a retirarse. Durante el mismo período, Nader acusó a su hijo de estar detrás del intento de asesinato en Mazandaran. Reza Qoli protestó enojado por su inocencia, pero Nader lo cegó como castigo, aunque inmediatamente lo lamentó. Poco después, Nader comenzó a ejecutar a los nobles que habían presenciado el cegamiento de su hijo. En sus últimos años, Nader se volvió cada vez más paranoico y ordenó el asesinato de un gran número de presuntos enemigos.

Con la riqueza que ganó, Nader comenzó a construir una armada. Con madera de Mazandaran, construyó barcos en Bushehr. También compró treinta barcos en India. Con esta flota recuperó la isla de Bahrein en poder de los árabes. En 1743, conquistó Omán y su capital Mascate. Ese mismo año, comenzó otra guerra contra el Imperio otomano. A pesar de tener un gran ejército a su disposición, en esta campaña, Nader mostró poco de su antigua brillantez militar. Terminó en 1746 con la firma de un tratado de paz, el tratado de Kerden, en el que los otomanos acordaron dejar a Nader ocupar Najaf.

Política interior[editar]

Nader cambió el sistema de acuñación iraní. Él acuñó monedas de plata, llamadas Naderi, que eran iguales a la rupia de la india. Nader suspendió la política de pagar a los soldados en función de la tenencia de la tierra. Al igual que los difuntos safávidas reasentó tribus. Nader Shah transformó a los Shahsevan, un grupo nómada que vive en Azerbaiyán, en una confederación tribal que defendía a Irán contra los vecinos otomanos y rusos. Además, aumentó el número de soldados bajo su mando y redujo el número de soldados bajo control tribal y provincial. Sus reformas pueden haber fortalecido al país, pero hicieron poco para mejorar la economía en sufrimiento de Irán.

Muerte y herencia[editar]

Una visión occidental de Nader en sus últimos años a partir de un libro de Jonas Hanway (1753). El fondo muestra una torre de calaveras.[1]
La daga de Nader Shah con una pequeña porción de sus joyas. Ahora parte de las joyas de la corona iraní.

Nader se volvió cada vez más cruel como resultado de su enfermedad y su deseo de recaudar más y más dinero de impuestos para pagar sus campañas militares. Nuevas revueltas estallaron y Nader las aplastó sin piedad, construyendo torres con los cráneos de sus víctimas a imitación de su héroe Timur. En 1747, Nader partió hacia Jorasán, donde tenía la intención de castigar a los rebeldes kurdos. Algunos de sus oficiales temieron que estaba a punto de ejecutarlos y conspiraron contra él. Nader Shah fue asesinado el 20 de junio de 1747, en Quchan. Fue sorprendido en su sueño por Salah Bey, capitán de los guardias, que le apuñaló con una espada. Nader pudo matar a dos de los asesinos antes de morir.

Después de su muerte, fue sucedido por su sobrino Ali Qoli, que se rebautizó como Adil Shah ("rey justo"). Probablemente estuvo involucrado en el plan de asesinato. Adil Shah fue depuesto después de un año. Durante la lucha entre Adil Shah, su hermano Ibrahim Khan y el nieto de Nader Shahroj casi todos los gobernadores provinciales declararon la independencia, establecieron sus propios estados, y todo el Imperio de Nader Shah cayó en la anarquía. Omán y los kanatos uzbekos de Bujará y Jiva recuperaron la independencia, mientras que el Imperio otomano recuperó los territorios perdidos en el oeste de Armenia y Mesopotamia. Finalmente, Karim Khan fundó la dinastía Zand y se convirtió en gobernante de Irán en 1760. Erekle II y Teimuraz II, quienes en 1744 habían sido nombrados reyes de Kajetia y Kartli respectivamente por el propio Nader por su leal servicio, capitalizaron la erupción de la inestabilidad, y declararon la independencia de facto. Erekle II asumió el control de Kartli después de la muerte de Teimuraz II, unificando ambos como reino de Kartli-Kajetia, convirtiéndose en el primer gobernante georgiano en tres siglos en regir una Georgia oriental políticamente unificada, y debido al giro frenético de los acontecimientos en Irán continental, logrará mantener su autonomía hasta el advenimiento de la dinastía Qajar. El resto de los territorios iraníes en el Cáucaso, que comprenden Azerbaiyán, Armenia y Daguestán, se separaron en varios kanatos. Hasta el advenimiento de los Zands y Qajars, sus gobernantes fueron autónomos, pero se quedaron vasallos y súbditos del rey iraní. En el lejano oriente, Ahmad Shah Durrani ya había proclamado la independencia, marcando los cimientos del Afganistán moderno. Irán finalmente perdió Bahréin en la casa de Al Jalifa durante la invasión de Bani Utbah en 1783.

Nader Shah era bien conocido por el público europeo de la época. En 1768, Cristián VII de Dinamarca encargó a sir William Jones que tradujera al francés una biografía en lengua persa de Nader Shah escrita por su ministro Mirza Mehdi Khan Astarabadi. Fue publicada en 1770 como Histoire de Nadir Chah. La campaña india de Nader alertó a la Compañía Británica de las Indias Orientales de la extrema debilidad del Imperio mogol y de la posibilidad de expandirse para llenar el vacío de poder. Sin Nader, «finalmente los británicos [en la India] habrían llegado después y en una forma diferente, tal vez como nunca, en absoluto, con importantes efectos globales».


Predecesor:
Abbas III
Shah
1736-1747
Sucesor:
Adel Shah

Enlaces externos[editar]

  • Axworthy p. 273.