Mengíbar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mengíbar
Municipio de España
Bandera de Mengíbar (Jaén).svg
Bandera
Escudo de Mengíbar (Jaén).svg

Mengíbar02.jpg
Mengíbar ubicada en España
Mengíbar
Mengíbar
Ubicación de Mengíbar en España.
Mengíbar ubicada en Provincia de Jaén (España)
Mengíbar
Mengíbar
Ubicación de Mengíbar en la provincia de Jaén.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Andalucía.svg Andalucía
• Provincia Bandera de la provincia de Jaén.svg Jaén
• Comarca Metropolitana
• Partido judicial Jaén
Ubicación 37°58′06″N 3°48′32″O / 37.968333333333, -3.8088888888889Coordenadas: 37°58′06″N 3°48′32″O / 37.968333333333, -3.8088888888889
• Altitud 323 msnm
• Distancia 21 km a Jaén
Superficie 62,34 km²
Población 9935 hab. (2015)
• Densidad 159,5 hab./km²
Gentilicio mengibareño, ña
Código postal 23620
Pref. telefónico (+34) 953 37 XX XX
Alcalde (2015) Juan Bravo Sosa (PSOE-A, mayoría absoluta)
Sitio web www.aytomengibar.net
[editar datos en Wikidata]

Mengíbar ( del adjetivo hebreo medieval MGBR * : Fortificado (a) ), es un municipio español de la provincia de Jaén (Andalucía), situado a 21 km de la capital provincial, Jaén, y a 323 km de la ciudad de Madrid. Cuenta con 9908 habitantes (2012, INE) y tiene una extensión de 62,34 km². Pertenece al Área metropolitana de Jaén.

* La pronunciación de este vocablo, según establece la vocalización Masorética sería : " MuGeBaR ". En hebreo medieval, MGDL MGBR ( MiGDaL MuGeBaR ) significaría : " Torre Fortificada ".


Situación geográfica[editar]

Mengíbar es un municipio con una situación geográfica en el enclave entre Jaén, Linares y Bailén, la ciudad ha experimentado un crecimiento importante a finales del siglo XX y principios del XXI, tanto demográfica como económicamente. Algunas empresas pequeñas y tiendas han estado afincadas en su término, como ya hicieron civilizaciones anteriores ─iberas y romanas─ ocupando también estas tierras.

Patrimonio[editar]

Hotel Palacio de Mengíbar (antigua Casa Palacio)[editar]

La Casa Palacio de los Señores De la Chica es uno de los inmuebles más destacados dentro de la población de Mengíbar por la importante presencia que ha tenido en el municipio a lo largo de su historia. Mostrando fachada a la plaza principal de la ciudad, ha sido escenario de esenciales actividades colectivas de la misma como casamientos, banquetes, velaciones, entierros, bautizos, oficios militares, hospital de sangre durante la Guerra Civil, teatro, archivo, almacén de piezas arqueológicas procedentes del asentamiento de Cerro Maquiz... ejerciendo sus propietarios, de manera notable, una gran influencia en la sociedad de Mengíbar.

La Casa ocupa buena parte del solar de la antigua fortaleza de los siglos XII - XIII, de la que sólo quedan los restos de un aljibe en el patio posterior y la Torre del Homenaje en una parcela anexa. Sin embargo, la factura arquitectónica puede enmarcarse en dos momentos constructivos clave: 1663 y 1940, fechas que aparecen inscritas en sendas inscripciones y enmarcadas bajo la titularidad del sus dos principales familias propietarias: los Ponce de León y De la Chica. La reforma del siglo XVII confirió a la Casa de presencia palaciega, organizándola entorno a una patio principal y presentando doble fachada: a la Plaza, y al patio de acceso de caballerizas por la parte posterior. Aunque fue la reforma de los años 40 del siglo pasado la que otorgó al inmueble del aspecto almenado actual y levantó una tercera fachada Oeste con la fuerte presencia de un torreón vigía y de unos balcones a la calle. La familia De la Chica Cassinello fue la que procedió a esta importante reforma con una clara intención de hacer mostrar su presencia tras el fin de la Guerra Civil Española. Así, como testimonio de la historia de Mengíbar, por su importante presencia territorial y urbana, por su evidente interés arquitectónico, socioeconómico y etnológico, el inmueble reúne suficientes valores para acordar la tramitación del procedimiento de declaración de Bien de Interés Cultural, categoría Monumento.

El palacio se articula en torno a un patio en tres cuerpos principales correspondientes a las tres alas que lo conforman, a su vez organizadas en dos crujías. El ala Este presenta acceso directo a planta primera a través del patio, así como comunicación interior con el ala Norte a través de un holgado vestíbulo desde el cual se accede a la vivienda de los caseros, así como a la terraza que da acceso a la bodega. En planta baja presenta estructura de vigas de madera y rasillones cerámicos enlucidos y encalados, con grandes huecos protegidos mediante rejas de tipo cajón. La solería es de baldosa hidráulica en su mayor parte. La altura libre aproximada podría ser de 4 metros.

En planta primera, se aprecia factura diferente y así se ha constatado mediante conversaciones con los anteriores propietarios, la familia De la Chica. Esta reforma podría datarse en 1940 y cuya ampliación en altura del cuerpo original consistió en dotar en esta planta de una nueva vivienda. La estructura portante de muros de mampostería queda vista en ciertas zonas y la cubierta se ejecuta en par y nudillo. Desde el vestíbulo de planta baja que comunica con el ala Norte, como se indicó anteriormente, se accede a una pequeña terraza de reciente construcción, y desde aquí se accede a la bodega. En dicha terraza se aprecian signos mal integrados con el resto del Palacio, como son los pilares de ladrillo visto que sustentan el tejadillo de cubrición al acceso a la bodega, o los arcos de medio punto, de igual material en lado norte de la terraza, hacia el patio norte. La bodega presenta estructura abovedada con lunetos, alcanzando una altura libre aproximada de 2,50 m.

Con respecto al cuerpo Norte, cabe destacar su configuración en torno a las dos crujías que lo vuelven a articular, pero organizadas a través de un pasillo que dará acceso a las diferentes estancias. En ambas crujías se encuentran elementos de interés como la cúpula central, la chimenea empotrada o los baños, compartidos a modo de armario que se abre a dos dormitorios, con bañeras de una pieza de mármol y griferías de latón. Esta ala presenta una organización axial con respecto a ambos patios, el Norte y el Sur, así como las dependencias de la misma. La altura aproximada puede ser de 4 metros.

Hacia el patio Norte esta ala presenta una planta inferior, que no tiene carácter de sótano o bodega, dad la topografía existente sino de planta Baja, como se puede apreciar en la fachada hacia este patio. En esta planta encontramos las dependencias que albergaban las cuadras originales, con presencia de algunos pesebres y estructura de rollizos de madera, si bien consta de refuerzo mediante pares de rollizos, según la tradición, para soportar el sobrepeso que causó el ser usada la planta superior como almacén de artillería en la Batalla de Mengíbar durante el acantonamiento del General Réding. Además, se precian en esta planta los restos de lo que fue el antiguo Teatro. El cuerpo Oeste presenta fachada a la calle Real, siendo su estado el más deteriorado de todos, apreciándose diferentes patologías que ponen en peligro la estabilidad del mismo. Hacia el patio Sur presenta acceso independiente y se articula como una vivienda. Hacia la Calle Real presenta Cantina.

La Casa Palacio se levanta sobre parte del solar de la antigua fortaleza construida entre los siglos XII y XIII, de la que actualmente sólo se conserva su torre del homenaje, erigida tras la conquista cristina, en una parcela exterior. Marín Jimena Jurado (1616 - 1664) dibuja el recinto en un croquis, adaptándolo a una planta rectangular que probablemente daría entrada al recinto. La torre del homenaje la sitúa en el centro del patio de armas. El hecho de ocupar el Palacio parte del antiguo recinto militar parece constatarse por la presencia de un aljibe en la esquina Sureste del patio posterior, de similar factura al conservado en la torre. Además, podríamos interpretar las actuales Plaza de la Constitución y del Sol como parte del patio de armas, circunstancia que podría confirmar la elevación de ambas respecto al resto del parcelano urbano, situándose la fortaleza pues en la parte más elevada de una loma.

Según D. Sebastián Barahona Vadecillo, Cronista Oficial de Mengíbar, los datos más antiguos que se conocen para la Casa Palacio datan del siglo XV, registrándose una venta fechada el 2 de diciembre de 1489 efectuada por Pedro de Barrionuevo. Caballero Veinticuatro de Jaén, a María Ponce de León, y en concepto de tierras y unas casas en Mengíbar por valor de más de un millón de maravedís. El conjunto de bienes adquiridos en la ciudad por esta familia a finales del siglo XV fue conservado por sus descendientes hasta prácticamente finales del XIX, y parece registrarse en las fuentes que la construcción de la Casa Palacio objeto del presente expediente sería iniciada por ellos.

Los Ponce de León ejercerán una gran influencia en el municipio. Es esta familia la que funda en 1550 la Cofradía de la Santa Vera Cruz en la Iglesia de San Pedro Apóstol de Mengíbar y aportarán una gran cantidad de dinero para la ampliación y reforma de la misma Iglesia, contribuyendo a la construcción del Altar Mayor, donde unos bustos policromados se asocian a retratos de sus miembros.

Un hecho de gran trascendencia se produce en 1573, cuando Rodrigo Ponce de León intenta comprar a Felipe II la jurisdicción de Mengíbar por valor de 22.500 ducados. La oposición de los vecinos, que no deseaban estar bajo el dominio de un señorío, motiva que soliciten y consigan del Rey al año siguiente la compra y la Carta de Libertad y Título de Villa, enajenándola de Jaén, a cambio de hipotecar todas las tierras del término municipal en un censo de perpetuidad que fue abonado hasta 1931, momento en el que fueron abolidas oficialmente estas cargas.

El 16 de agosto de 1627, Felipe V concede el título de Conde de Garcíez a Fernando de Quesada Hurtado de Mendoza y Toledo, cuyo heredero, Miguel Jerónimo Ponce de León Quesada Mesía Baeza y Toledo se convierte en IV Conde de Garcíez y señor de Mengíbar. El matrimonio de éste último con la III Condesa de Montemar, constituye la unión de ambos títulos, que se completaría posteriormente con el Ducado de Sessa y el Marquesado de Castromonte gracias a las diversas uniones de la familia.

En 1808 un heredero, Joaquín Osorio de Moscoso, Duque de Montemar y Conde de Garcíez, preside la Junta Suprema del Santo Reino, constituida ante la amenaza del ejército francés en la Guerra de la Independencia. Es sin duda esta presidencia la que motiva que el 16 de julio de 1808, el general del ejército español, Teodoro Réding, se acantonara en la Casa Palacio tras su victoria en la Batalla de Mengíbar, prolegómeno de la decisiva Batalla de Bailén. Tal y como narran las fuentes, Réding ordenó que las corazas de los soldados franceses vencidos en el combate fueran expuestas en los bajos de la Casa Palacio para demostrar que los Coraceros temidos por su invencibilidad, eran derrotables.

La larga trayectoria de esta familia en relación con la Casa Palacio da un giro el 28 de agosto de 1880, cuando debido a unos préstamos a los que no puede hacer frente, decide sacar a pública subasta sus propiedades. Juan Ramón De la Chica Saeta, vecino de Granada y natural de Mengíbar, casado con Francisca Martínez Guerrero, adquiere de este modo el inmueble por valor de 21.250 pesetas, además de los bienes de Mengíbar y otras localidades. Esta familia será la propietaria de la Casa Palacio hasta el año 2003. Nuevamente, la notable influencia de sus propietarios será evidente en el municipio. En 1924, el Ayuntamiento hace entrega al Puesto de la Guardia Civil de una bandera nacional, concentrándose gran cantidad de autoridades en un entorno tan atípico como la Casa Palacio, un espacio privado. Años después, durante la Guerra Civil Española, será convertida en hospital de sangre, uso que la despojaría de la mayor parte de sus pertenencias. Una vez finalizada la contienda, los Señores De la Chica almenan al conjunto y reforman la fachada Oeste para conferirle un aspecto de fortaleza. En su vivienda acogerán innumerables testimonios públicos, ejerciendo una gran influencia en la sociedad del municipio. Actos religiosos, lúdicos y civiles se concentran bajo su escenario, destacando la celebración de bodas y entierros, y la adaptación de parte de la planta baja para teatro público.

A lo largo de los patios, galerías, distribuidores y jardines almacenan una ingente cantidad de piezas arqueológicas procedentes en su gran mayoría del asentamiento de Cerro Maquiz, apropiándose del pasado histórico del municipio como lo harán al recibir en la Casa Palacio el archivo parroquial de la Iglesia de San Pedro Apóstol, la misma que fuera construida bajo el mecenazgo de los Ponce de León. La misma toponimia de las calles de la ciudad deja constancia: C/ Juana Cassinello Núñez, C/ Antonio José De la Chica... y la C/ Real, que según plano de 1888, se denomina C/ Bajada de la Cochera, en una clara referencia a la entrada que la Casa Palacio tenía hacia ésta. Esta gran influencia sobre el pueblo mengibeño confiere a la Casa Palacio un destacado valor social para el municipio, valor que se une a los históricos, artísticos y arquitectónicos y que la convierten en evidente exponente patrimonial.

Central eléctrica[editar]

Obra de Antonio Palacios, representa, junto a las numerosas construcciones realizadas para el Metro de Madrid, una de las escasas y más logradas muestras de arquitectura industrial del creador gallego. La instalación, inaugurada por Alfonso XIII, se suma al amplio catálogo de obras de Palacios, en el que destacan el Casino de Madrid, el Círculo de Bellas Artes, el Palacio de Comunicaciones (actual sede del Ayuntamiento madrileño), el Hospital de Jornaleros de Maudes, el Banco Español del Río de la Plata (sede actual del Instituto Cervantes) o la casa consistorial de Porriño.

Personajes ilustres[editar]

Proyectos medioambientales[editar]

Proyecto Naumanni[editar]

Llevado a cabo por unos jóvenes emprendedores del municipio pertenecientes a la Asociación Audax Meles, este proyecto activo desde el verano de 2009 ha conseguido que el cernícalo primilla, una especie amenazada que antaño poblaba la Torre del Homenaje del pueblo, vuelva a asentarse y reproducirse en lo que antiguamente fue su hogar. Con este proyecto se pretende también disminuir la superpoblación de palomas que desde hace muchos años atormenta a los vecinos de Mengíbar.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Jaenpedia, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.