Mencía de Mendoza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mencía de Mendoza por Simon Bening, 1531. Berlín, Staatliche Museen.

Mencía de Mendoza (Jadraque, España; 30 de noviembre de 1508 - Valencia, 4 de enero de 1554) fue una noble y política española, discípula del humanista Juan Luis Vives. Fue Marquesa del Cenete. Conocida como la tercera esposa de Enrique III de Nassau-Breda, con quien se casó el 27 de junio de 1524.

Biografía[editar]

Era hija de Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, I Conde del Cid y I Marqués del Cenete, y de su segunda esposa María de Fonseca y Toledo. Nació en Jadraque (Guadalajara) pero pronto marchó a La Calahorra (Granada) y, más tarde, a Ayora (Valencia).

Acta de posesión y juramento de la villa de Ayora a Mencía de Mendoza, en el año 1522.

Sucedió a su padre a la edad de catorce años como Marquesa del Cenete y heredó la fortuna de la familia de Mendoza.

Esto la hizo uno de los partidos más codiciados de su tiempo. Inicialmente, el II duque de Alba de Tormes, Fadrique Álvarez de Toledo y Enríquez, empujó a su nieto, Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, quien más tarde se convirtió en gobernador de los Países Bajos de los Habsburgo, a surgir como un pretendiente. Sin embargo, el rey Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico estaba preocupado de que la Casa de Alba fuera demasiado poderosa de esa manera y la dio en matrimonio a Enrique III de Nassau-Breda, tío de Guillermo el Taciturno, quien en ese momento trabajaba como consejero y chambelán en la corte del Carlos I. El 27 de junio de 1524 Mencía se casó con Enrique; inicialmente siguieron viviendo en España. Mientras tanto, el arquitecto de Brabante, Rombout II Keldermans, fue encargado de renovar el castillo de Breda de acuerdo a las ideas de Enrique y Mencía, transformándolo de medieval a renacentista, haciéndolo coincidir con el opulento estilo de vida de la nobleza española.

En 1530, Enrique y Mencía se mudaron a Breda, y allí fue inaugurado. Mencía, que creció en la atmósfera amante del arte de la corte española, hizo que el castillo fuera un lugar de encuentro para artistas y humanistas. Por ejemplo, invitaron al educador español Juan Luis Vives y los pintores Jan van Scorel y Bernard van Orley para una estancia en Breda y los trajeron junto a una colección de pinturas de pintores destacados como el Bosco. Así mismo amaba la literatura, incluyendo griego, latín y holandés. Gran trabajo llegó al momento de establecerse, como la expansión del castillo bajo la dirección del arquitecto de Bolonia, el diseño y la decoración de la Capilla Príncipe, el coro y la decoración de la Iglesia de Notre Dame de Breda.

Cuando Enrique murió en 1538 y su hijo Renato de Châlon le sucedió como señor de Breda, Mencía finalmente abandonó los Países Bajos. En su primer matrimonio, Mencía tuvo varios embarazos malogrados y un hijo, Rodrigo, muy pronto fallecido.

De vuelta a España se casó por segunda vez en 1541 con Fernando de Aragón, duque de Calabria y virrey de Valencia (Andria, 15 de diciembre de 1488 - Valencia, 26 de octubre de 1550) —hijo del rey Federico I de Nápoles y viudo a su vez de Germana de Foix, que fue la segunda mujer del rey Fernando el Católico— con el que se instaló en Valencia. Aquí continuó su colección de arte. Algunas cartas indican que una parte de esta colección se perdió, posiblemente durante un naufragio en el camino a España. Para llenar el agujero en su colección, en 1539 le pidió a su agente en Amberes, Arnoa del Plano, que buscara nuevas obras de Hieronymus Bosch.[1]​ Una de estas obras fue, probablemente, el Tríptico de la pasión de un seguidor del Bosco, que sirvió como retablo en su tumba en la capilla del convento de los dominicos de Valencia. Mencía murió sin hijos. Sus herederos fueron el posterior gobernador Luis de Requesens y su hija Mencía.

Mencía de Mendoza trabajó toda su vida por la dignidad de la mujer y la transformación de la sociedad a través de la educación. Todo ello a pesar de sus dos matrimonios "obligados" con personajes de la corte del emperador Carlos V.

En sus últimos años sufrió de una obesidad mórbida que le impedía respirar y calvicie, triste fin de quien había deslumbrado a sus contemporáneos por su riqueza y saber. Fue enterrada junto a sus padres en el convento de Santo Domingo de Valencia. Su hermana María de Mendoza acabó heredando el marquesado del Cenete, ella estaba casada con el Conde de Saldaña.[2]

Aunque contó con el apoyo de algunos sectores liberales de la corte y del propio emperador, sus ideas humanistas fueron una controversia continua para aquellos círculos de poder atados al feudalismo más absoluto. En cuanto a su función política, Mencía de Mendoza fue un contacto muy importante en las relaciones culturales de los Países Bajos con España.

Referencias[editar]

  1. Dijck, G.C.M. van (2001) Op zoek naar Jheronimus van Aken alias Bosch. De feiten. Familie, vrienden en opdrachtgevers, Zaltbommel: Europese Bibliotheek. ISBN 90-288-2687-4
  2. Biografía de Mencía de Mendoza

Bibliografía adicional[editar]

  • Hidalgo Ogáyar, Juana (2014). «Mencía de Mendoza, marquesa del Zenete, condesa de Nassau y duquesa de Calabria (Jadraque, 1 de diciembre de 1508 - Valencia, 15». En Alegre Carvajal, Esther (Dir.). Damas de la Casa de Mendoza: Historias, leyendas y olvidos. Madrid: Polifemo. pp. 461-482. ISBN 978-84-16335-00-8. 

Enlaces externos[editar]