Mahou

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Típica botella de vidrio marrón, antes de que se estamparan las marcas en papel.
Antigua fábrica Mahou en Madrid, paseo Imperial. Construcción 1961, demolición 2011.
Distribución de cervezas.

Mahou (/mau/) es una empresa cervecera de origen español, fundada en Madrid en el año 1890 como Hijos de Casimiro Mahou, fábrica de hielo y cerveza.[1] La empresa destaca pronto por la calidad de su producción en un país de tradición vitivinícola que acepta tardíamente la cerveza, y durante el siglo XX se encuentra entre las más importantes dentro del mercado cervecero español.[2] La denominación procede del apellido de la familia que estuvo al frente de la compañía durante casi más de un siglo. Tras la compra de San Miguel a finales de 2000, se transformó en el grupo empresarial Mahou-San Miguel, la mayor compañía cervecera española a comienzos del siglo XXI.[3]

Historia[editar]

El iniciador de las actividades empresariales en Madrid fue Casimiro Mahou Bierhans, procedente de Lorena (entonces Alemania, ahora Francia), que contrae matrimonio con la madrileña Brígida Solana Fernández. Con Brígida tiene tres hijos y una hija. Mahou funda la empresa familiar El Arco Iris (denominada Gran Fábrica de Colores al Temple y al Olio) que dirige hasta que en el año 1875 fallece, dejando el gobierno de la misma a su mujer y cuatro hijos. Son sus hijos los que fundan una de las empresas pioneras en España de la producción cervecera.[1] Al principio una de sus primeras empresas rivales en el sector madrileño era "El Águila". La empresa va evolucionando en una ciudad que progresa desde una capital hasta una metrópoli duplicando su población desde 1900 hasta 1930. Justo el intervalo en el que Casimiro Mahou García dirige la compañía durante el período más próspero. No obstante sufre un tiempo crítico en los años cuarenta y posteriormente experimenta un crecimiento hasta finales del sigo XX.

Fábrica de Hielo y Cervezas[editar]

La primera sociedad mercantil constituida se formaba por los hermanos Alfredo, Enrique, Luis y Carolina, hijos de Casimiro Mahou. Todos ellos de apellidos Mahou Solana. La empresa creada por los hijos de Mahou se denominaba Fábrica al Vapor de Colores, Barnices y Hielo Fábrica de Cerveza, mostrando una gran diversidad de factoría de productos. En mayo de 1890 Mahou ya servía hielo en barras procedente de su fábrica de hielo a diversos clientes ubicados en Madrid y alrededores. El éxito de la venta de cerveza hace que el resto de los productos quede en un segundo plano. El proceso de fabricación de cerveza era novedoso ya que empleaba compresores frigoríficos en sus distintos procesos de obtención, siendo una de las primeras en emplear esta tecnología en toda la cadena de producción.[4] La compañía deja de producir colores y barnices en las primeras décadas del siglo XX, y continúa produciendo barras de hielo hasta los años setenta.

La empresa se constituye el 30 de octubre de 1889 por los hermanos como una Sociedad Regular Colectiva (SRC). La primera fábrica se construyó en la calle de Amaniel nº 29 de Madrid (cercana al Cuartel del Conde-Duque) en la zona del ensanche de Madrid. Esta factoría comenzó a funcionar el 1 de febrero de 1891 y actualmente es la sede del Museo ABC de Dibujo e Ilustración. Por su parte, la sucursal principal se ubicaba en la calle Jacometrezo. La nueva fábrica se equipa con material industrial procedente de Alemania que entra en España inicialmente por los puertos de Valencia. Desde los inicios se decide elaborar cerveza de Pilsen. El agua empleada en la fábrica de Amaniel procede de la distribución canalizada que ofrece desde hace poco el recién inaugurado Canal de Isabel II. El lúpulo, que era difícil de cultivar en los campos agrícolas de España, se importaba desde las cercanías de la ciudad de Núremberg del tipo Lagerbierhöpfen. La malta era de origen nacional y procedía de los campos de Aranjuez. De esta forma en marzo de 1891 comienza la comercialización de la cerveza. Mahou ofrecía dos tarifas diferenciadas, dependiendo de si las botellas estaban pasteurizadas o no.[3] El cliente decidía este proceso, las botellas poseían una vida de almacenaje mayor pero aumentaban un 20% del coste. Hay que pensar que mientras el vino se mantiene sabroso durante meses almacenado en botellas, la cerveza por el contrario se estropea si no se consume recién fabricada. La empresa se hace con el servicio de un maestro cervecero alemán, Konrad Stauffer Ruckert.

Botella de San Miguel

De la poca popularidad que tiene la cerveza en la sociedad española de la época, puede hacerse ver por la lista de clientes que poseía en aquellos instantes. Siendo época de gran asistencia a cafés de tertulia, en ningún caso se encuentra como cliente asiduo uno de los cafés de la Puerta del Sol. La fama de calidad se acrecentó cuando la producción de Mahou obtiene diversos premios internacionales que pronto decide incluir en las etiquetas de las botellas. En el período de asentamiento la familia decide crear en 1904 una segunda fábrica en Gibraleón (provincia de Huelva), esta iniciativa acaba concluyendo en 1912. Al cargo de esta factoría estuvo Luis Mahou Solana, su idea era la de ofrecer su producto a las poblaciones mineras de la provincia. La demanda fue decayendo debido al precio por litro de cerveza. A partir de esta aventura se intentaron, tímidamente, la edificación de otras factorías como la de Novelda a finales de los veinte y la de Orense (conocida como cervezas San Martín).

Auge a comienzos del siglo XX[editar]

La popular 'caña' de cerveza Mahou que se sirve en los bares madrileños, suele acompañar algunas de las tapas.

Durante el período de comienzos del siglo XX la compañía sufrirá una progresiva mejora de equipamiento industrial que mejora su producción. La demanda de cerveza crece durante el primer tercio de siglo, en parte debido a la mejora del poder adquisitivo. España tiene una posición neutral durante la Primera Guerra Mundial, a Mahou este tiempo de bonanza económica le alcanzó en período expansivo. A cargo de la compañía durante esa época se encontraba Casimiro Mahou García, amigo de Salvador Echeandía (fundador de la perfumería Gal). Durante este etapa fue además presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, lugar desde el que impulsó una Asociación de Fabricantes de Cerveza.[5] Mahou se dota durante este período con nuevas botellas, mejorando el vidrio de las mismas. Debido a la gran proporción de ellas que son dañadas durante los procesos de llenado (re-llenado) y pasteurización, se mejora su calidad con el objeto de aumentar su resistencia. Se equipa con camiones que mejoran la distribución. Se construye una nueva maltería que permita controlar la calidad de la bebida. En 1922 se abandona el tapón de corcho por tapones corona. Se distribuían en dos colores: azul para indicar que la cerveza de su interior es Múnich, y rojo para Pilsen.

La comercialización de la cerveza durante este periodo fue un tema problemático debido al transporte de la cerveza. Se realizaba inicialmente por vías ferroviarias para llegar a provincias, y las quejas eran de los responsables de la factoría de Amaniel eran frecuentes. Esta situación se agravó durante el desarrollo de la Gran Guerra. Los retrasos de entregas a clientes eran frecuentes y las reclamaciones a la empresa MZA. Esta situación hace que Mahou vaya sustituyendo progresivamente el transporte ferroviario por el de carretera. A pesar de todo Mahou vendía tanta cerveza en Madrid como fuera de la ciudad. La fábrica de Amaniel poseía además una especie de local de degustación de cerveza. Las botellas de esta época poseían un barril de cerveza y se muestra como leyenda "Fábrica de Cerveza Hijos de C. Mahou".

El período de autarquía[editar]

Copa de cerveza Mahou.

Al comenzar la Guerra Civil Mahou ocupaba el cuarto lugar en la producción española, el segundo en la capital. El estallido del conflicto encuentra a la familia de vacaciones en un balneario de San Sebastián y pronto la fábrica es requisada.[6] A pesar de la virulencia de la defensa de Madrid (y de la cercanía de la factoría de Amaniel del frente) la producción se mantuvo bajo mínimos. Tras el conflicto, ya en período de posguerra la empresa tuvo algunas dificultades durante el principio de la Dictadura de Francisco Franco. La época más crítica de la producción corresponde a la década de los cuarenta que coincide con el período autárquico del franquismo. La escasez de materias básicas como la malta y el lúpulo, hacen peligrar la producción, que incluso llega a paralizarse. Durante este tiempo se encarga Alfredo Mahou de la Fuente, un hijo de Casimiro, del gobierno de la compañía durante el momento de intervencionismo, nacionalización y bajo consumo de cerveza.[7] A comienzos de los años cincuenta se descubre que los campos de la provincia de León son idóneos para el cultivo de lúpulo, este descubrimiento reduce la dependencia con el exterior.

El auge de las décadas de 1960 y 1970[editar]

Una cerveza Mahou

Con la llegada de la liberalización económica en 1957 la compañía se hizo Sociedad Anónima. Se crea una patronal cervecera, la Asociación Nacional de Fabricantes de Cerveza de España (ANFACE) y se pone en marcha la que será la primera Escuela Superior de Cerveza y Malta en España. El auge en el consumo de cerveza y su incorporación en las costumbres sociales españolas hizo que la demanda creciera hasta niveles no alcanzados anteriormente. El surgimiento del fenómeno del turismo en las costas. En la década de los sesenta la demanda de cerveza se cuadruplica en España, la cerveza se sirve en los bares como bebida habitual. Estos años permiten la construcción de la nueva fábrica en el Paseo Imperial de Madrid, cuya primera cocción se realizó el 15 de mayo de 1962 (durante la celebración de las fiestas de San Isidro Labrador). La nueva fábrica estaba diseñada para producir medio millón de hectolitros anuales, y en la década de los setenta era capaz de crear un millón. Durante este período ambas fábricas estuvieron funcionando: Amaniel y el paseo Imperial. Entre los clientes exclusivos de la empresa encontraba el Real Madrid Club de Fútbol que ofrecía su cerveza en las veladas más importantes del estadio Santiago Bernabéu.

En esta década, Mahou es la primera empresa española en introducir barriles de aluminio, sustituyendo a los tradicionales de madera. Las embotelladoras automáticas eran una de las principales mejoras tecnológicas. En los años sesenta las etiquetas eran vitrificadas y se realizaban en las botellas de 20, 33 cc así como en las de un litro. De la misma forma se renovó el parque de camiones con el objetivo de conseguir una amplia red de transporte a lo largo de todo el territorio nacional. En esta época Mahou investiga los envases, el 1 de mayo lanza una nueva botella de 'un tercio' (que denomina Porter 39), evita de esta forma polémicas judiciales con "El Águila" con su diseño de botella Steier. En 1966 se impulsa una nueva forma de expender cerveza de barril: los equipos Cornelius. En 1966 introduce su botella de litro (la popular litrona) intentando reducir los costes de envasado. En 1967 es nombrado director Antonio Nolasco Fernández (miembro fundador de la asociación española de cerveza y malta y fundador de la escuela superior de cerveza y malta).

Anuncio de Mahou en Madrid, obra de J.M. Ponce.

En 1969 lanza su cerveza más emblemática: "Mahou Cinco Estrellas" que se envasa en botellas de 1/3 (rubia y negra). El diseño de este nuevo producto fue idea del ingeniero cervecero español Antonio Nolasco Fernández (apoyado por su famoso método Nolasco para la fabricación de cerveza). El maestro cervecero alemán Otto Greil (discípulo de Konrad Stauffer Rucker) también participó[8] . Esta cerveza se ofrecía en un envase no-retornable. En 1971 Greil hizo examinar el nuevo producto en el Technische Hochschule Munchen que sería el primer examen internacional de calidad para esta nueva cerveza. Este tipo de cerveza es de los primeros en ofrecerse en latas. El lanzamiento de la "Mahou Cinco Estrellas" estuvo acompañado de diversas prácticas de mercadotécnia.

En los años ochenta se comienza a producir un declive marcado por la aparición de nuevas marcas internacionales en el mercado nacional. Para el año 1993, la empresa envasó la primera cerveza en su nueva fábrica de Alovera, Provincia de Guadalajara, que cuenta con una superficie de 430.000 m2.

Finales del siglo XX[editar]

La popularidad de la cerveza Mahou en los bares de Madrid, era tal, que en 1985 el 80% de los bares servía barriles de la empresa. En el año 1995 la empresa se posicionaba en el segundo puesto en la producción cervecera española, ocupando un 20% de la cuota de producción nacional.[9] Justo en ese periodo, un tercio de la compañía es adquirido por el grupo francés Danone. La empresa decide cerrar la factoría del Paseo Imperial y trasladar su producción a la recién creada factoría de la Alovera. El traslado se realizó progresivamente a lo largo de un lustro.

En el año 2000, con la unión de Mahou y cerveza San Miguel, se crea el primer grupo cervecero de capital español. El grupo Mahou-San Miguel ha adquirido Cervezas Anaga, fabricante en Tenerife de la popular cerveza Reina.

La compra en el año 2007 de Cervezas Alhambra (constituida en 1925 en Granada) por el grupo Mahou-San Miguel, no sólo tiene una repercusión directa en el futuro de la compañía granadina, sino que supone un paso más en la concentración del sector, que queda en ese momento en manos de tres grandes grupos: Heineken España, Mahou-San Miguel y Damm.

Amaniel, una fábrica cervecera adelantada a la época[editar]

Desde 1890, la cerveza Mahou ha sido y es un símbolo de modernidad, un punto de encuentro social que une a parejas, amigos, compañeros y familiares.  Uno de los hijos, Alfredo Mahou y Solana, eligió el número 29 de la calle Amaniel, para instalar la primera fábrica de cervezas Mahou: la fábrica de Hielo y Cervezas.

La fábrica Mahou situada en el popular barrio Chamberí comenzó a funcionar el 1 de febrero de 1891. Para el año 1928 ya contaba con un despliegue tecnológico de maquinaria puntera para la fabricación de cerveza: compresores frigoríficos para el malteado de la cebada, una sala de cocción Ziemman y un tostador de dos pisos. Se dotó a la fábrica de ingredientes y métodos de distribución muy innovadores hasta la fecha en el sector. Uno de los periodos más prósperos para la cerveza española y la compañía fue el intervalo de entre 1900 a 1930,  décadas en las que la ciudad de Madrid se expande y pasa a considerarse una metrópoli que duplica su población. Durante los años de la posguerra, Mahou y en general el sector de la cerveza sufrirá un tiempo crítico que remontará posteriormente hasta finales del siglo XX.

Amaniel se convirtió en uno de los lugares populares y más frecuentados por los ciudadanos entre los años 1952 y 1954. Como su director era uno de los precursores de la fotografía, se creó un estudio de fotografía en el que continuamente se innovaba en las técnicas de producción. El estudio llegó a considerarse uno de los puntos de encuentro principales en Madrid, pues se estima que varios negocios y actividades se celebraban en el mismo espacio.

Amaniel fue también el centro de reunión entre profesionales y aficionados del arte y de la cultura. La cerveza Mahou se convirtió en miembro de la primera Asociación Cinematográfica de Madrid, que culminaría posteriormente en la fundación de los estudios cinematográfico CEA. Se celebraron también ensayos de teatro y actuaciones en Amaniel con el fin de obtener fondos para la fundación Mahou Montepío. Estas veladas artísticas y el ambiente teatral que giraba en torno a Amaniel animaba a los ciudadanos y potenciaba puntos de encuentro culturales en la capital. Esta cerveza española no ha pasado solo a la historia por su apoyo a la cultura. No es menos importante la labor social que propulsó  la cervecera durante la Guerra Civil Española, repartiendo desde la Farmacia de Amaniel levadura de cerveza a la población.  La fábrica de Amaniel sigue siendo a día de hoy un lugar referente, un punto de encuentro social con el arte y la cultura, pues en la actualidad alberga el Museo ABC de Ilustración.

Crecimiento y expansión[editar]

En 1966 Mahou se adapta al crecimiento de la demanda cervecera y abre su nueva fábrica de Paseo Imperial, en Madrid, y junto a ella saldrá al mercado el ‘botijo’, que se convirtió en un emblema de la marca. Esta cerveza española es la primera empresa además en introducir barriles de aluminio y embotelladoras automáticas, principales mejoras tecnológicas de la época. También se modificó el parque de camiones para conseguir una amplia red de transporte que llegase a todo el territorio nacional.

En la década de los ochenta, el liderazgo de la cerveza Mahou en el país peligra por la aparición de nuevas marcas internacionales. Sin embargo, poca repercusión tendrá en el devenir de los acontecimientos y para 1995 la cervecera ocupa el segundo puesto en la producción cervecera nacional, ocupando un 20% de la cuota de producción nacional.  En el año 2000 Mahou se une con Cerveza San Miguel para formar el primer grupo cervecero de capital español: Mahou- San Miguel, que en el año 2004 siguió con su expansión y compró Cervezas Anaga y su marca canaria Reina. Más adelante, en 2007 adquirió también Cervezas Alhambra (constituida en 1925 en Granada) y supuso un paso más en la concentración cervecera nacional, quedando en ese momento solo en España la presencia de tres grandes grupos: Heineken España, Cervezas Damm y Mahou- San Miguel.

Mahou con el Fútbol[editar]

Mahou y sus cervezas forman parte de las costumbres españolas, de la cultura y el ocio más minúsculo que aguardan las calles y los bares de Madrid en los últimos 125 años. Para no pasar tampoco de puntillas por el recorrido del deporte en España, que empieza a ponerse de moda entre las clases populares en el S.XX,  la cerveza Mahou decidió compromete con el fútbol de un modo muy especial: formó el Club Sportif, fomentando el atletismo en España.  La compañía siempre estuvo al lado del deporte, y por eso creó en 1924 el Club Deportivo Mahou, para incentivar la práctica del deporte.  Más tarde, conscientes de que el fútbol gustaba a todas las clases, la cervecera española firma un contrato con el Real Madrid Club para dar servicio en el bar del estadio Santiago Bernabéu, acontecimiento  que sirvió de aliciente para que el fútbol en unos años pasase a ser consumo de masas. Desde esa fecha, la marca ha acompañado al Real Madrid en cada partido como cerveza oficial, y ha colaborado en numerosos encuentros y concursos deportivos.

Arte de tirar una caña[editar]

En el años 1966 la cerveza Mahou incorporó a su fábrica Cornelius un grifo con serpentín de acero inoxidable junto al lema ‘la caña mejor tirada es la de Mahou’, y el mensaje caló tan hondo que la marca se convirtió en un referente en maestría e incorporó estos grifos entre sus bares clientes. El éxito de Mahou se consolidó en la capital para el año 1981, fecha en la que el 80% de los bares de Madrid se convirtieron en clientes de la cerveza española. La cervecera ofrece talleres de tiraje en diferentes bares clientes en Madrid capital, para que los aficionados a la cerveza aprendan a tirar una caña maestra y se conviertan en expertos del grifo.

Gastronomía[editar]

Mahou siempre ha estado muy unida a la gastronomía de Madrid. La compañía participa en Madrid Fusión y ofrece rutas de tapas y cañas por los principales barrios de la capital para que los turistas y residentes no se pierdan los referentes gastronómicos de la ciudad.Conde Duque, Chamberí, La latina, Lavapiés, Malasaña,.. Son algunas de las paradas que sugiere la cerveza española y desde la página web corporativa  pueden consultarse los bares y restaurantes donde tapas y menús exclusivos esperan para degustar una cena de una forma única. Mahoudrid es una app de Mahou que permite a los usuarios estar al día en todas las novedades de Madrid. Además de proponer rutas, la compañía dispone de una tienda gastronómica abierta a todos los públicos. Es Manzana Mahou 330 y está situada en la Calle  Hortaleza, en ella el visitante podrá participar en diferentes talleres de cocina y aprender a combinar la cerveza Mahou con diferentes recetas, pensando en los foodies.

Producción cervecera[editar]

Vieja factoría de la calle Amaniel.
Una de las tiradas limitadas de Mahou, denominada Amaniel

Desde el comienzo de la actividad productiva, las cervezas de la gama Mahou del grupo han sido:

  • La Mahou Clásica: Conocida en sus orígenes como Mahou original, esta cerveza española de Mahou fue lanzada al mercado en el año 1890. De color dorado y aspecto brillante, esta cerveza se elaboró según la ley de pureza de 1516 y tiene 4,58 volumen de grado alcohólico. En 1993 pasó a denominarse con su nombre actual. La clásica de Mahou se caracteriza por tener una textura ligera, cierto sabor afrutado y un aroma de intensidad alta-media. Los principales ingredientes de su receta son levadura, lúpulo, agua y malta.
  • La Mahou Cinco Estrellas desde 1969 es el 'producto bandera de la compañía': Cerveza Mahou tipo Pilsen de baja fermentación con más de 40 años de historia elaborada con las mejores variedades de lúpulo y levadura, lo que le proporciona un intenso sabor inconfundible. Aunque sus orígenes se remontan a 1936, con la llegada de una cerveza especial,  no será hasta 1969 cuando culmina el proceso de evolución y se lanza Mahou Cinco Estrellas junto al formato lata. Su contenido alcohólico es de 5,5ºVol.
  • La Mahou Sin (antes Laiker) (sin alcohol): Es la cerveza española sin alcohol de Mahou. Lanzada en 1990, con solo 0,9 vol. de grado alcohólico, esta cerveza está elaborada con ingredientes 100% naturales: una mezcla de lúpulos y levadura única de Mahou.  Suave, refrescante y con un amargor suave, son algunos de los rasgos que caracterizan esta cerveza.
  • Mahou Negra: Es la segunda cerveza más antigua de Mahou. Durante la fase de elaboración se utilizan maltas que han sido tostadas en su justo punto, lo que le proporciona el color oscuro, negro café tan característico. Los orígenes se remontan al año 1908, como complemento a Mahou Clásica. Los aromas que la hacen inconfundible son la espuma densa, el amargor y los toques caramelizados a regaliz  Tiene 5,5º de contenido  alcohólico.
  • Mixta Shandy (cerveza con gas y sabor a limón).
  • Mahou Light (baja en calorías).
  • Mahou Mixta: Es la cerveza con limón de Mahou. De cuerpo ligero y con bajo contenido alcohólico (0,9º), esta cerveza destaca por ser refrescante y suave.  Su aroma es afrutado con fuertes notas cítricas y entre sus ingredientes estrella destaca la gaseosa.

Algunas de las cervezas desaparecidas, son:

El grupo Mahou fabrica además para diversas marcas blancas y marcas propias como por ejemplo para la marca Hipercor distribuida en los hipermercados Hipercor del Grupo El Corte Inglés.

Los envases[editar]

Tradicionalmente las cervezas Mahou se han distribuido en envases de cristal. En la actualidad lo hacen también en envases de metálicos de aluminio, las conocidas latas. Los dos volúmenes más frecuentes son el de 20cl de las botellas pequeñas de cristal, también llamados botellines o quintos, los 33 cl de los envases medianos de cristal, conocidos como tercios y de las latas y la botella de 100 cl, es decir de un litro, conocida comúnmente como litrona (botella de litro). Los envases de cristal tienen cierre metálico de tipo tapón corona, que exigen un abrebotellas para ser abiertas. Las latas metálicas tienen todas en la actualidad abrefácil con anilla fija.

Mahou en la cultura popular[editar]

La marca Mahou aparece ya en un cuadro de 1920 del pintor José Gutiérrez Solana, en una mesa de la Tertulia del Café Pombo se puede ver una botella grande (de la variedad tipo Pilsen) con su etiqueta roja. En aquella época era costumbre que la cerveza fuese mezclada con gaseosa o con limonada. La presencia de la cerveza en la sociedad española ha ido surgiendo desde los años sesenta, en algunos casos como la presencia de la litrona en el entorno urbano ha reunido a gente joven.

Mahou

Premios[editar]

1897. La cerveza Mahou reciben la Medalla de Oro een reconocimiento internacional por su calidad, en la convención de Industria de Bruselas.

1900. Reconocimiento internacional con otra Medalla de Oro a la Excelencia de las cervezas, en la convención de Industria de Paris.

2007. Las fábricas de Mahou obtienen la certificación ambiental EMAS.

Referencias[editar]

  1. a b García Ruiz, José Luis (2003). LID, ed. Cervezas Mahou 1890-1998, un siglo de tradición e innovación. Constanza Laguna Roldán (Primera edición). Madrid. 
  2. Núria Puig Raposo (1999). Revista de Historia Industrial (Barcelona) (16): 234-237. 
  3. a b Francisco Feo Parrondo (2005). «La industria cervecera en España». Anales de geografía de la Universidad Complutense 25: 163-198. ISSN 0211-9803. 
  4. Fernando Beltrán Cortés (1983). CSIC, ed. Apuntes para una Historia Del Frío en España (Primera edición). Madrid. ISBN 84-00-05288-9. 
  5. Mahou, Casimiro (1936). «Conferencias económicas por "Unión Radio" de Madrid "La voz de las Cámaras de Comercio"». Economía española (Unión Nacional Económica) (Madrid) 16: 91-94. ISSN 9946-3539. 
  6. Martín-Aceña, Pablo (2006). Marcial Pons Historia, ed. La Economía de la Guerra Civil. Elena Martínez Ruíz (Priemro edición). Madrid. p. 444. ISBN 84-96467-33-3. 
  7. Glicerio Sánchez Recio (2003). Crítica, ed. Los empresarios de Franco: política y economía en España, 1936-1957. Luis Julio Tascón Fernández (Primera edición). Madrid. ISBN 8484324583. 
  8. cervezas mahou 1890-1998: un siglo de tradición e innovación. LID. 1999. 
  9. Luis del Pulgar Rodríguez (1999). Comunicación de Empresa en Entornos Turbulentos (Primera edición). Madrid: ESIC. ISBN 84-7356-193-7. 

Enlaces externos[editar]