Turismo en España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El turismo en España es una actividad económica que suponía en 2019 un 12,4 % del PIB del país.[1]España es un país turístico con una desarrollada infraestructura en el sector servicios, situándose entre los tres más visitados del mundo, al que acuden anualmente millones de viajeros atraídos por sus playas y agradable clima, el abundante patrimonio artístico del país y la riqueza gastronómica, además de ser una de las naciones más ricas en patrimonio cultural del planeta debido al gran número de civilizaciones que dejaron su impronta y legado en la península ibérica.

Según el informe de 2017 de la Organización Mundial del Turismo (OMT), España es el segundo país del mundo en número de turistas extranjeros, con 81,9 millones de turistas anuales en 2017, sólo superado por Francia.[2]​ Según el informe de 2012 proporcionado por Eurostat, España fue el primer país de la Unión Europea en número de pernoctaciones logrando superar a Francia, debido a un aumento del 4,3 % respecto al año anterior.[3][4]

El impacto turístico representa alrededor del 11 % del producto interior bruto del país, sustentándose parte de su economía en el sector servicios, con un inigualable desarrollo y excelencia en hostelería y transporte desde el boom turístico acontecido en la década de 1960 que se afianzó finalmente con la celebración en el quinto centenario del Descubrimiento de América (1492) de los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla.[5]

Con respecto a los ingresos del sector turístico, España es la segunda nación del mundo, solo superada por Estados Unidos según la OMT.[6]​ El principal destino turístico es Cataluña —siendo también Barcelona la principal ciudad receptora de turistas— seguida por las Canarias y las Islas Baleares.[7]​ En el año 2015 el Foro Económico Mundial otorgó a España el primer puesto mundial en competitividad turística.[8]​ Según los datos aportados por el INE en febrero de 2017, España ingresó 77 625 millones de euros en 2016 en concepto de ingresos turísticos, un 9 % más que el año anterior.[9]

Durante varias décadas se hizo especial énfasis en la promoción del turismo de sol y playa, debido al clima bastante más cálido y soleado en comparación con otros países europeos. Las temperaturas en verano suelen variar entre los 20 y 40 °C, y muchas regiones tienen más de 300 días de sol al año, con veranos generalmente secos y calurosos. La capacidad turística en las localidades costeras proporciona un elevado número de hoteles, restaurantes y viviendas a pie de playa de las que la Costa del Sol y la costa valenciana son fiel exponente con Marbella, Torremolinos y Benidorm como promotores destacados.

El norte de España tiene un clima algo más fresco y húmedo. Muchos españoles y extranjeros se sienten atraídos por el milenario Camino de Santiago o fiestas de carácter lúdico como San Fermín. La zona norte combina turismo rural con grandes arenales que gozan de buen clima en verano y turismo de esquí en invierno. Dicha zona presenta una singular belleza por la cercanía de montañas con abundante vegetación y zonas como la costa cantábrica, las rías de Galicia o los Picos de Europa.

La gastronomía española es amplia y variada, con platos tan típicos como el gazpacho, la paella, el cocido madrileño, la fabada, el jamón ibérico, el marisco o el pescado típico de la zona. El aceite de oliva, del que España es el primer país productor del mundo, se emplea en una gran diversidad de platos, y es muy apreciado en otros países.

En los últimos años ha crecido el interés por el turismo cultural en España, incrementándose la afluencia de visitantes a destinos como la Mérida romana de Extremadura o históricos lugares de Castilla y León.[10]​ Marcos

Historia del turismo en España[editar]

La apertura al exterior (1957 a 1963)[editar]

Manuel Fraga, ministro de Información y Turismo (1962-1969).

Se enmarca en el contexto de despegue económico europeo. La economía española se abre al exterior con el Plan de Estabilización de 1959, dando fin a la autarquía. El turismo sufre una instrumentación política por parte del régimen franquista. En esta etapa se crea la Subsecretaría de Turismo y el Instituto de Estudios Turísticos. En el marco legal nace la legislación básica para estimular el desarrollo turístico y entran en vigor los convenios internacionales de incidencia turística. El turismo aparece en el Programa Nacional de Ordenación de las Inversiones y en los primeros informes de la OCDE sobre la economía española. Se liberalizan los precios del hospedaje, las inversiones extranjeras mientras que se apoyan a las entidades locales. La debilidad del capitalismo español junto a la falta de confianza que el sector financiero español tenía en el turismo, al que consideraban como un fenómeno coyuntural y al que minusvaloraban en su potencialidad hizo que los capitales que financiaron el crecimiento de la oferta hotelera de sol y playa fueran en su mayoría extranjeros, gestándose de esa forma la dependencia del turismo respecto de los operadores turísticos foráneos. De hecho, fue clamorosa la ausencia del capital financiero español en el desarrollo turístico de aquellos años. Lo único que preocupaba era la obtención del mayor volumen posible de divisas para poder acometer la modernización industrial de España. Los costes sociales y ambientales de un rapidísimo crecimiento turístico, así como la falta de planificación del mismo –y casi ausencia de control alguno- constituyen aspectos negativos que han lastrado pesadamente sobre las costas españolas. La falta de control económico de dicho crecimiento también se dejó sentir en el posterior desarrollo turístico que presentó todas las características de una explotación de materias primas –en este caso el sol y la playa- propias de una economía dependiente.

El desarrollo (1964 a 1973)[editar]

En esta época se produce el desarrollo de la legislación turística específica. El marco conceptual pasó del “todo vale” a una cierta ordenación turística. Lo ocurrido en esta década se ha denominado “planificación no planificada”. Como el objetivo era estimular el crecimiento de la oferta como medio de incentivar a llegada de más turistas y, por consiguiente, de más divisas. No se tuvieron en cuenta ningún otro tipo de consideraciones que no fuese las meramente cuantitativas del crecimiento. Y para lograrlo se eliminaron las trabas urbanísticas que frenaban o limitaban el crecimiento de la oferta turística. La Ley del Suelo vigente era un obstáculo, por lo que Fraga buscó una fórmula para obviarla en la Ley de Centros y Zonas de Interés Turístico. Esta norma, que sirvió para agilizar y estimular las inversiones tanto nacionales como extranjeras en bienes inmobiliarios turísticos fue a su vez la culpable de los numerosos desaguisados urbanísticos que se cometieron en esos años, y posteriores en el litoral español. En el ámbito económico supuso una explotación mayor del turismo de sol y playa, que no fue todo lo productiva que pudo ser debido a fuerte dependencia de la oferta hotelera española respecto a los turoperadores extranjeros. Las Leyes de Costas y Puertos Deportivos posibilitaron la privatización del dominio público litoral. Al final del período, ya en los años 70, aparecen los primeros síntomas de una tímida reorientación territorial de la política turística en lo relativo a la necesidad de proceder a una cierta planificación del espacio; son la constatación de que los excesos del pasado empezaban a dejarse sentir.

La Transición política (1974-1977)[editar]

Se produce una reorientación lastrada por los condicionantes políticos. Se disuelve el Ministerio de Información y Turismo (se disuelve en el de Comercio) y se crea la Secretaría de Estado para el Turismo. Esta nueva vinculación administrativa se tradujo en una nueva concepción del turismo, una vez desprovisto plenamente del lastre político-instrumental que había gravitado sobre él desde siempre. Se declaran los “Territorios de Preferente Uso Turístico”, se establece el Reglamento de las Agencias de Viaje. En el ámbito económico se produce la liberalización de las inversiones extranjeras y el apoyo financiero a la modernización de empresariado, se despenaliza el juego y se regula la inversión extranjera en el mismo, se crean concursos mixtos para la concesión de subvenciones y créditos para agrupaciones empresariales turísticas. Ante la constatación de la obsolescencia y descapitalización de la infraestructura hotelera se crean los Planes de Modernización Hotelera. La dependencia de los turoperadores extranjeros había desembocado en esa situación. En bastantes afamados lugares de vacaciones se detectaban problemas de saturación turística. A pesar de las dificultades en este periodo se sentaron las bases de la renovación turística española, luego seguida por sucesivos gobiernos y por algunas comunidades autónomas en años posteriores. Este nuevo enfoque del turismo dio prioridad a los problemas del sector: la necesidad de la renovación del equipamiento y el fortalecimiento empresarial a través de la mejora de sus estructuras organizativas y financieras.

La construcción del Estado de las Autonomías (1978-1985)[editar]

En este período se procede a la transferencia de competencias en materia turística a las comunidades autónomas, que se organizan adaptándose a sus características socioculturales, económicas y territoriales, con el inconveniente de la pérdida de homogeneidad de la legislación vigente hasta la fecha. Al mismo tiempo se organiza una nueva administración turística central que enfoca la gestión turística como la de un sector típicamente exportador, y por consiguiente, de apoyo a su comercialización exterior, al mismo tiempo que se eliminan las trabas burocráticas que habían venido encorsetando el funcionamiento del libre mercado en los distintos subsectores y actividades turísticas. Se crea el Instituto de Promoción del Turismo en España y se comienzan a recuperar el dominio público en la legislación del litoral. Los Pactos de la Moncloa incluyen medidas de apoyo al turismo. En esta época tiene lugar la transformación de la administración turística que, definitivamente, se separa de otras vinculaciones administrativas que habían lastrado, en cierta medida, el funcionamiento del sector turístico. Aparecen nuevos elementos de política turística como respuesta a los cambios socioculturales experimentados en el mundo occidental y en España. Se presta una mayor atención a la calidad que a la cantidad de nuestras infraestructuras turísticas, y también aparece una nueva preocupación por el “patrimonio ambiental colectivo” (litorales, montaña o viejos entornos urbanos), y una creciente atención a un aprovechamiento turístico “ordenado y juicioso” de la naturaleza. Con ello se entró en un período de madurez acorde con los nuevos rumbos que la economía de los diferentes sectores productivos presentaba en todo el mundo desarrollado.

La plena incorporación de España a la modernidad (1986-actualidad)[editar]

En este periodo se avanza hacia una colaboración estrecha entre las distintas administraciones públicas y el sector privado. Aparece una nueva estructura de la Secretaría General de Turismo y el Instituto Nacional de Promoción de Turismo en España. Se desregula la actividad de las agencias de viaje. Se produce la definitiva recuperación del dominio público litoral y una institucionalización de la cooperación internacional en materia turística. Se establece el Plan Marco de Competitividad del Turismo Español. El reparto de competencias entre las comunidades autónomas y el Gobierno central facilita el proceso de profesionalización de los propios responsables de los organismos administrativos centrales encargados del turismo, que pasan a convertirse en organismos autónomos. También se originan nuevos problemas derivados de ese proceso de traspaso de competencias a las comunidades autónomas que exigen la creación de un órgano de coordinación entre ellas, con las administraciones central y local, y con el empresariado, como es el Consejo Promotor del Turismo que, aun de carácter consultivo es de una gran importancia. Se busca la modernización de las infraestructuras turísticas para desembocar, después, en su conversión en un elemento clave de una estrategia permanente de mantenimiento de la competitividad del turismo español. El Plan Marco de Competitividad del Turismo Español (conocido como Plan Futures) significa la concreción de una estrategia permanente de adaptación a los nuevos gustos del mercado apoyando la diversificación, los nuevos productos y la mejora de la competitividad desde un enfoque integral e integrado. En esta época se generalizó la política de protección de la naturaleza, haciéndola compatible con su uso turístico, y se utilizó al turismo como sector promocional en la política de incentivos regionales tendente a la corrección de los desequilibrios inter-territoriales, prueba de la importancia y madurez que el sector ha alcanzado en la economía española. En este periodo se conciben y se abordan nuevas políticas de apoyo al turismo español, que cambia sustancialmente al diversificarse y mejorar en calidad, creando, asimismo, un nuevo modelo turístico más y mejor adaptado a las nuevas y cambiantes exigencias del mercado que, sin renegar del sol y playa, lo diversifica y complementa con nuevos atractivos de toda índole, a la búsqueda permanente de la máxima competitividad.

Turismo extranjero[editar]

España fue el cuarto país del mundo en número de turistas extranjeros en 2010, con 52,7 millones de turistas anuales, siendo superado por Francia, Estados Unidos de América y China.[2]

El turismo le reportó a España 52 525 millones de dólares durante el año 2010, lo que la situó en segunda posición en ingresos económicos, por detrás de Estados Unidos, que ingresó 103 500 millones de dólares en ese mismo periodo, y por delante de Francia (46 300), China (45 800) e Italia (38 800).

España recibió un total de 56,17 millones de turistas extranjeros durante el año 2011, un 6,6 % más de los registrados en el mismo período del año anterior, según datos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el 80 % de ellos llegó por vía aérea.[5]

De estos, el 84,3 % vinieron a España por razones de ocio o vacaciones, el 7,2% por motivos de trabajo o negocios, el 4,8 % por motivos personales, y el resto por otros motivos no especificados. La cantidad de turistas ha crecido notoriamente desde 1950, pero no varían sus nacionalidades. La mayor parte procedían (y proceden) de Europa occidental y septentrional, y suelen ser alemanes, británicos, franceses, italianos y portugueses.

Índice turístico
Entradas de turistas según comunidad autónoma de destino principal.
En porcentaje sobre el total nacional. Año 2019
Fuente: Ministerio de industria, energía y turismo.[11]

Evolución del número de turistas no residentes[editar]

Año Millones de turistas
1998 41,89
2000 50,33
2001 49,50[12]
2002 50,30[13]
2003 50,90[13]
2004 52,40[14]
2005 55,91
2007 58,67
2008 57,19
2009 52,18
2010 52,68
2011 56,70
2012 57,90[15]
2013 60,60[16]
2014 64,99[17]
2015 68,14[18]
2016 75,56[19]
2017 81,79[20]
2018 82,77[21]
2019 83,70[22]
2020 19,00[23]
2021 31,10[24]
Instituto de Estudios Turísticos. Ministerio de Industria, Energía y Turismo[5]
Playa en Palma de Mallorca. Las islas Baleares son el tercer destino turístico del país tras Cataluña y Canarias.[25]

El desarrollo del turismo español comenzó en los años 1960, en este momento España presentaba un atraso respecto a los demás países europeos, sin embargo, mantenía ciertas cualidades que hacían que fuese un país atractivo para los turistas extranjeros, como el sol y la playa además de ser un "país barato" , el gobierno de entonces (conformado en su mayoría por tecnócratas pertenecientes al Opus Dei) dio especial importancia al turismo a través de los Planes de Desarrollo Económico , así se produjo un impulso económico y además el turismo contribuyó a la mejora de las infraestructuras de transporte.

Puerto Banús, situado en Marbella, forma parte de la zona de la Costa del Sol, una de las regiones turísticas más importantes de España.

Pero en 1980 y 1990, con la subida de los precios en España, la aparición de nuevos competidores situados en el Mediterráneo como Turquía ( que presentaba cualidades similares a España en cuanto a su turismo de sol y playa) y el hecho de que los europeos con mayores rentas prefiriesen viajar a lugares más lejanos y exóticos, obligó a España a diferenciarse , para ser más competitiva. Así se comenzó a ofrecer un turismo de mayor calidad y una mayor cantidad de servicios.

En la actualidad el turismo en España , supone una de las actividades más importantes de la economía, de hecho se podría decir que es la principal actividad que sostiene a ciertas zonas como el litoral mediterráneo o los archipiélagos canario y balear, donde se ha producido una "turistización" (desplazándose así otras actividades económicas pertenecientes al sector primario o secundario por su poca rentabilidad frente al turismo)

Esto ha supuesto que España se viese muy afectada en 2020 (debido a la pandemia de COVID-19) que por consecuencia de una menor llegada de turistas, otras actividades económicas como la hostelería o las actividades de ocio se han visto perjudicadas.

Principales regiones receptoras[editar]

Turistas en Barcelona

Barcelona y Madrid son las principales ciudades turísticas de España. Tienen una gran oferta turística de diversos congresos y convenciones nacionales e internacionales, lo que acrecienta las cifras.

En el año 2014, la ciudad más visitada fue Barcelona, situándose en el puesto 25º en el ranking mundial.[26]​ Junto a Madrid son dos de las cinco ciudades europeas donde se produce mayor gasto por turista.[27]

Barcelona es la ciudad española donde más caro cuesta pernoctar —con 65 100 plazas repartidas en 352 hoteles—,[28]​ con un precio medio por habitación de 100 €, seguida por Madrid (68 €) y Valencia (60,50 €).[29]

Otras áreas turísticas[editar]

Canarias cuenta con una media de más de diez millones de turistas por año. En 2012 el archipiélago era la tercera comunidad autónoma en cuanto a número de llegadas, la segunda en cuanto a gasto medio por turista (1047 €), y la primera en ocupación hotelera. Las tendencias de 2014 también son muy positivas, las islas se convirtieron en el primer destino turístico en España en enero, febrero, marzo, octubre, noviembre y diciembre, con una media superior al millón de turistas en cada mes.[30]

Tenerife es el principal destino turístico en las islas,[31]​ con el 37 % del total, le sigue Gran Canaria con un 31 % y luego Lanzarote y Fuerteventura con un 16,28 % y un 13,30 % respectivamente. La Palma se mantiene en la proporción superando el 1,3 %.[32][33][34]

En el medio rural se está intentando cumplir las expectativas de crear en él un tipo de turismo. Mediante programas de apoyo al desarrollo rural, pretenden estimular aspectos complementarios a la actividad agraria y recuperar las viviendas, la artesanía y tradiciones locales, etc. incluyendo una oferta de actividades de ocio relacionadas con la naturaleza y el medio ambiente.

También es importante el turismo de esquí en diversos sistemas montañosos, como por ejemplo Sierra Nevada. El turismo cultural e histórico también está desarrollado en España, destacando ciudades de mediano tamaño como Toledo o Segovia y otras de mayor población como Granada.

Principales mercados emisores[editar]

El 48.7 % del turismo extranjero en España procedió en el 2016 de tan sólo tres países: Alemania, Francia y Reino Unido, siendo que, de este último ingresaron 17 840 292 turistas durante todo el año, un 12,4 % más que el año anterior.

Otros países o áreas de las que proceden un número importante de turistas son Italia, los Países Nórdicos, Benelux, Portugal, Irlanda y Suiza. Por continente, el 86,1 % de los turistas provino de Europa, el 7,1 % de América, y el 6,8 % restante del resto del mundo.[19]

Principales países de origen

(2019)[35]

Posición País Cantidad Porcentaje
1.ª Reino UnidoBandera de Reino Unido Reino Unido 18.078.076 21,6%
2.ª AlemaniaFlag of Germany.svg Alemania 11.176.545 13,4%
3.ª Bandera de Francia Francia 11.156.671 13,3%
4.ª Países nórdicos 5.548.745 6,6%
5.ª ItaliaFlag of Italy.svg Italia 4.542.709 5,4%
6.ª Países BajosFlag of the Netherlands.svg Países Bajos 3.701.944 4,4%
7.ª Bandera de Estados Unidos Estados Unidos 3.332.654 4%
8.ª BélgicaFlag of Belgium (civil).svg Bélgica 2.538.829 3%
9.ª Bandera de Portugal Portugal 2.440.746 2,9%
10.ª Bandera de Irlanda Irlanda 2.177.106 2,6%
11.ª SuizaFlag of Switzerland (Pantone).svg Suiza 1.824.839 2,2%
12.ª RusiaFlag of Russia.svg Rusia 1.311.746 1,6%
Resto de Europa 6.415.281 7,7%
Resto de América 3.784.482 4,5%
Resto del mundo 5.670.638 6,8%

Activos turísticos[editar]

Monumentos Patrimonio de la Humanidad[editar]

La Alhambra vista desde el mirador de San Nicolás. La Alhambra constituyó el monumento más visitado de España hasta 2011.[36]

España posee, junto con Italia, el mayor número de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco del mundo, sumando un total de 41. Además, trece ciudades españolas ostentan el título de Ciudades Patrimonio de la Humanidad también por la UNESCO, entre las que se incluyen: Santiago de Compostela, Salamanca, Ávila, Segovia, Alcalá de Henares, Toledo, Cáceres, Mérida, San Cristóbal de la Laguna, Córdoba, Ibiza, Cuenca, Úbeda, Baeza, y Tarragona, convirtiendo a España en el país con más ciudades galardonadas con esta distinción. Los monumentos más visitados son la Alhambra de Granada y el templo de la Sagrada Familia de Barcelona que disputan el liderazgo anualmente.

Espacios naturales[editar]

El parque nacional del Teide es el parque nacional más visitado turísticamente de España. Está ubicado en Canarias —isla de Tenerife—, segunda comunidad autónoma más visitada.[25][37][38]​ Además es el parque nacional más visitado de Europa y el segundo del mundo.[39][40]

España es el país más montañoso de la Unión Europea tras Grecia, y en altitud sólo lo aventajan Suiza, Austria y los pequeños estados de Andorra y Liechtenstein. Sin embargo, posee una diversidad paisajística notable. Muchos espacios naturales del país están sujetos a diferentes figuras de protección. España posee catorce parques nacionales (véase parques nacionales de España), que son aquellos poseedores de un alto valor natural y cultural, con escasa acción antrópica y que en razón de sus excepcionales valores naturales y su singularidad merecen una atención preferente al de interés general de la nación por ser representativos del patrimonio natural español.

Otras figuras de protección son los parques naturales, de los que España suma 126, y los parques regionales, con un total de 25, repartidos todos por toda la geografía española. Estas figuras de protección van encaminadas tanto a proteger estos recursos considerados bienes de interés para el estado español, como el fomento de su conocimiento y el uso lúdico (sostenible) de los mismos, potenciando las actividades que en ellos tienen lugar (espeleología, senderismo, avistamiento de aves, rafting, canoa y escalada).

Rutas turísticas[editar]

Fiestas de Interés Turístico Internacional[editar]

Las Fiestas de Interés Turístico Internacional constituyen uno de los activos turísticos de ámbito internacional más importantes de España. Entre las más destacadas con mayor número de visitantes se encuentran las Fallas de Valencia, la Feria de Albacete, el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, los Sanfermines de Pamplona, las Fiestas del Pilar de Zaragoza, la Semana Santa de Málaga o la Feria de Abril de Sevilla.[cita requerida]

Monumentos[editar]

Distinciones[editar]

Referencias[editar]

  1. «La aportación del turismo al PIB en 2021 será de 77.200 millones, la mitad que en 2019, en un escenario favorable». CEOE. Consultado el 13 de octubre de 2021. 
  2. a b «UNWTO Tourism Highlights. 2011 Edition». Archivado desde el original el 23 de marzo de 2012. Consultado el 12 de junio de 2012. 
  3. «What are Europe's top tourist destinations?». World Economic Forum. Consultado el 1 de abril de 2016. «Tourists spent more nights in Spain than any other European Union country in 2015, a total of 421 million nights. Next on the list is France, with 413 million tourism nights.» 
  4. «Tourism in the EU New peak of almost 2.8 bn tourism nights spent in the EU in 2015». Eurostat. News Release. 26 de enero de 2016. Consultado el 1 de abril de 2016. «Spain in top position». 
  5. a b c Instituto de Estudios Turísticos (Ministerio de Industria, Energía y Turismo de España), ed. (abril de 2012). Balance del Turismo. Resultados de la actividad turística en España año 2011. Consultado el 14 de abril de 2012. 
  6. China supera a España y se convierte en el tercer destino turístico del planeta.
  7. «España sigue batiendo récords de turistas internacionales». La Vanguardia. 2 de septiembre de 2015. Consultado el 28 de diciembre de 2015. «Gráficas con variaciones porcentuales y acumulados de CC.AA y viajeros internacionales. Año 2015». 
  8. «The top 10 most tourism-ready economies». World Economic Forum. Consultado el 1 de abril de 2016. 
  9. Encuesta de Gasto Turístico 2016
  10. Prieto Gutiérrez, J. J. (2015). Turismo cultural: el caso español Archivado el 10 de diciembre de 2015 en Wayback Machine.. International Journal of Scientific Management and Tourism 2, 95-114.
  11. https://www.ine.es/daco/daco42/frontur/frontur1219.pdf
  12. El número de turistas creció en España en 2001 hasta los 49,5 millones a pesar del 11-S
  13. a b «Los turistas extranjeros gastaron en España 63.000 millones de euros en 2014». Archivado desde el original el 31 de agosto de 2017. Consultado el 18 de julio de 2017. 
  14. España bate otro récord y roza los 65 millones de turistas extranjeros
  15. España recibe 57,9 millones de turistas en 2012 y cierra el tercer mejor año de la historia
  16. España recibió 60,6 millones de turistas en 2013, un 5,6 % más, y marcó un nuevo récord
  17. España recibe casi 65 millones de turistas en 2014, un 7,1% más y marca nuevo récord de visitantes
  18. Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (FRONTUR) 2015
  19. a b Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (FRONTUR) 2016
  20. Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (FRONTUR) 2017
  21. https://www.ine.es/daco/daco42/frontur/frontur1218.pdf
  22. https://www.ine.es/daco/daco42/frontur/frontur1219.pdf
  23. https://www.ine.es/daco/daco42/frontur/frontur1220.pdf
  24. https://www.ine.es/daco/daco42/frontur/frontur1221.pdf
  25. a b Coyuntura Turística de Canarias en la Página Web Oficial del Gobierno de Canarias
  26. «Y la ciudad más visitada del mundo es...». abc. Consultado el 3 de febrero de 2016. 
  27. «Madrid y Barcelona, entre las cinco ciudades europeas donde más dinero gastan los turistas». abc. Consultado el 3 de febrero de 2016. 
  28. Las plazas de hotel y el precio de las habitaciones crecieron un 2,7% en el 2012 en Barcelona Consultado: 3 de julio de 2013
  29. Barcelona es la ciudad española más cara para pernoctar [Consultado:04/10/2012] Noticia de El Periódico de Catalunya donde se muestran las ciudades españolas más caras para pernoctar.
  30. [1] [Consultado:22/02/2015]
  31. Número de turistas que visitaron Canarias en 2016, por isla de destino (en miles)
  32. «Coyuntura Turística de Canarias en la Página Web Oficial del Gobierno de Canarias». Archivado desde el original el 13 de abril de 2012. 
  33. «Entrada general de pasajeros a los aeropuertos canarios en 2009 (últimos de los que hay datos)». Archivado desde el original el 13 de noviembre de 2010. 
  34. «Instituto y Nacional de Estadística de España». Archivado desde el original el 2 de octubre de 2010. 
  35. https://www.ine.es/daco/daco42/frontur/frontur1219.pdf
  36. La Alhambra sigue siendo el monumento más visitado de España en 2011. La Vanguardia.com
  37. Página Web Oficial de Turismo de Tenerife; El Teide, el Parque Nacional más visitado de España Archivado el 16 de enero de 2010 en Wayback Machine.
  38. El Parque Nacional del Teide
  39. El Teide, el parque más visitado de Europa y el segundo del mundo
  40. El parque nacional del Teide es el primero más visitado de Europa y el segundo del mundo Archivado el 24 de septiembre de 2010 en Wayback Machine.

Enlaces externos[editar]