Llanura del Norte de China

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de la llanura

La llanura del Norte de China (chino tradicional: 華北平原, chino simplificado: 华北平原, pinyin: Huáběi Píngyuán), situada en el nordeste de China, es una amplia región geográfica formada por los sedimentos de los ríos Amarillo y Huai, que llegan a tener hasta 900 metros de profundidad. Es la mayor llanura aluvial del Asia oriental y una de las zonas más densamente pobladas del mundo.

Geografía[editar]

Está delimitada por las montañas Yan, al norte, y por las Taihang, al oeste. Hacia el sur se une con la llanura del río Yangzi. Desde el noreste hasta el sureste, llega hasta las costas de los mares de Bohai y Amarillo. El río Amarillo fluye por la llanura hasta su desembocadura en el mar de Bohai. En el límite noroeste de la llanura se encuentra Pekín y en su costa noreste Tianjín. La mayor parte de la llanura se encuentra a menos de 50 metros de altura sobre el nivel del mar.

Economía[editar]

Es la zona de mayor producción de sorgo, mijo, maíz y algodón de toda la República Popular China. También se cultiva trigo, sésamo, cacahuete y tabaco. Cuenta con importantes yacimientos petrolíferos en Dagang (Tianjín) y en Shengli (Shandong).

Importancia en la historia de China[editar]

Vista de la llanura

La geografía de la llanura ha tenido profundas implicaciones culturales y políticas desde hace miles de años. Al contrario que el sur de China, esta zona no está dividida por montañas o ríos, por lo que las comunicaciones a caballo eran rápidas. Como resultado, el habla de la zona es relativamente uniforme en contraste con la plétora de dialectos del sur del país. Ya antes de la dinastía Qin, la actual Luoyang y sus áreas cercanas fueron consideradas "el centro del mundo". La sede política de la dinastía Xia se localizaba en torno a Songshan y el valle del río Yiluo.

Debido a que el fértil suelo de la llanura se une gradualmente con las estepas y los desiertos del Asia Central, sin barreras naturales entre las distintas regiones, la zona ha sido propensa a las invasiones procedentes de esa zona y también de Manchuria, lo que llevó a la construcción de la Gran Muralla China.

Aunque su suelo es fértil, el tiempo es impredecible, pues se encuentra en un punto de intersección entre los vientos húmedos del Pacífico y los secos del interior, lo cual provoca alternativamente tanto sequías como inundaciones. Éstas llegan a tener desastrosas consecuencias cuando los diques de contención de los ríos sufren daños. En opinión de muchos historiadores, estos factores han fomentado el desarrollo de un estado chino centralizado con el fin de mantener abastecidos los almacenes de grano y de mantener las obras hidráulicas y las fortificaciones construidas como defensa contra los pueblos de la estepa.

Enlaces externos[editar]