Dinastía Qin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
秦朝
Imperio Qin

Imperio

Bandera

221 a. C.-206 a. C.

Bandera

Ubicación de Dinastía Qin o Chin
Imperio Qin hacia el 210 a. C.
Capital Xianyang
Idioma principal Chino clásico
Gobierno Monarquía
Emperador
 • 221-210 a. C. Qin Shi Huang
 • 210-207 a. C. Qin Er Shi
Ministro
 • 221-208 a. C. Li Si
 • 208-207 a. C. Zhao Gao
Historia
 • Unificación de China 221 a. C.
 • Muerte de Qin Shi Huang 210 a. C. de
 • Rendición a Liu Bang 206 a. C.

La dinastía Qin (chino pinyin: 秦朝 (Qín), Wade-Giles: Ch'in) gobernó China desde el 221 al 206 a. C.. El nombre Qín, que tiene una pronunciación similar en castellano a "chin", es uno de los posibles orígenes de la palabra China. La unificación de China en el 221 a. C. bajo el primer emperador Qin Shi Huang, nombre que podría traducirse como "El augusto emperador fundador de los Qin", marcó los comienzos de la China imperial, periodo que duró (con ciertas interrupciones) hasta la caída de la dinastía Qing en 1912 d. C.. La dinastía Qin dejó el legado de un centralizado y burocrático estado que sería continuado en dinastías sucesivas.

Busto de mármol del estadista Shang Yang (390 a 338 a. C.)

El rey de Qin, Zheng, se autoproclamó "Primer emperador", una fórmula de títulos reservada anteriormente para deidades y los mitológicos gobernantes de China. Es conocido por los historiadores como Qin Shi Huang, Primer emperador de Qin. Su deseo era que los sucesivos gobernantes de china la gobernaran con los títulos de "Segundo emperador", "Tercer emperador", etc.

Historia[editar]

Orígenes y desarrollo[editar]

En el siglo noveno antes de nuestra era, Feizi, descendiente del antiguo asesor político Gao Yao, se le fue concedido el dominio sobre la ciudad de Qin, actualmente la ciudad de Tianshui se encuentra donde una vez se erigió esta ciudad. Durante el reinado de Xiao Zhou, el octavo rey de la dinastía Zhou, esta zona se conocía como el estado de Qin. En 897 a.C, bajo la regencia de Gonghe, el área se convirtió en una dependencia encargada de la cría y reproducción de caballos [1] . Uno de los descendientes de Feizi, el duque Zhuang, llegó a ser favorecido por el rey Ping de Zhou, el decimotercero rey en esa línea. Como recompensa, el hijo de Zhuang, el duque Xiang, fue enviado hacia el este como el líder de una expedición de guerra, durante la cual se estableció formalmente el nombre de la familia Qin.

El estado de Qin en una primera instancia envió una expedición militar al centro de China en el año 672 a.C., aunque no participó en ningún incursión de gran repercusión debido a la amenaza de los miembros de la tribu vecina. En los albores del siglo IV aC, sin embargo, todas las tribus vecinas exterminadas o conquistadas, el escenario estaba listo para el surgimiento del expansionismo Qin.

Poderío[editar]

El señor Shang Yang, un burocrata del estado Qin en el periodo de los Reinos Combatientes, abogó por la filosofía del legalismo que favoreció la introducción de una serie de reformas militarmente ventajosas desde 361 a.C hasta su muerte en el año 338 a.C. Yang también ayudó a construir la capital de Qin, Xianyang, a mediados del siglo IV a.C. La ciudad resultante se parecía mucho a las capitales de otros Estados Combatientes.

El legalismo influyó notablemente en el método de hacer la guerra por parte de Qin que se tornó práctico y despiadado. Durante el Período de Primavera y Otoño, la filosofía prevaleciente dictaba que la guerra era la actividad de un caballero y por lo tanto debía realizarse como tal; los comandantes militares fueron instruidos para respetar lo que ellos percibían como las leyes del Cielo en la batalla. Por ejemplo, cuando el duque Xiang de la Song estaba en guerra con el estado de Chu durante el período de los Reinos Combatientes, declinó la oportunidad de atacar a la fuerza enemiga, mandada por Zhu, mientras cruzaban un río. Después de que los enemigos cruzaran el río y organizaran sus fuerza, el duque fue derrotado de manera decisiva en la batalla. Cuando sus asesores más tarde le amonestaron por tal cortesía excesiva hacia el enemigo, él replicó, "Es sabio no aplastar a los débiles, ni dar la orden de ataque hasta que el enemigo haya formado sus filas."

El estado de Qin hizo caso omiso a esta tradición militar, aprovechando las debilidades de sus enemigos. Un noble del estado de Wei acusó al Estado Qin de ser "avaros, perversos, ávidos de ganancias, y sin sinceridad. No sabe nada acerca de la etiqueta, las relaciones adecuadas, y la conducta virtuosa, y con tal de aprovechar oportunidad para la ganancia material es capaz de desatender a sus familiares como si fueran animales." Fue el pensamiento legalista sumado a un fuerte liderazgo por parte de los gobernantes, el empleo de hombres talentosos de otros estados, y la poca oposición interna dio a los Qin una fuerte base geopolítica.

Otra ventaja de la dinastía Qin era que poseían un ejército enorme, eficiente y liderado por generales capaces. Utilizaron los últimos desarrollos en armamento y transporte disponibles que hicieron frente a los armamentos desactualizados de sus enemigos. Estos últimos desarrollos permiten una mayor movilidad en varios tipos de terreno que sirvieron para contrarrestar la diversidad de relieve de las regiones de China. De este modo, tanto ideológicamente como en la práctica, los Qin eran militarmente superiores.

Por último, el reino de Qin tenía una ventaja geográfica debido a su fertilidad y su posición estratégica, protegida por varias cadenas montañosas que proporcionaban al estado una defensa natural. La expansión de la producción ayudaba a sostener al gran ejército de Qin; el canal del río Wei construido en 246 a.C. fue particularmente significativo a este propósito.

Conquista de los Reinos Combatientes[editar]

Durante el período de los Reinos Combatientes anterior a la dinastía Qin, los principales estados que compiten por la supremacía regional eran Yan, Zhao, Qi, Chu, Han, Wei y Qin. Los gobernantes de estos estados se autoproclamaban a sí mismos como reyes, en lugar de utilizar los títulos de baja nobleza que habían poseído con anterioridad. Sin embargo, ninguno reclamó el trono de los gobernantes Zhou como una entidad unificada ni el "Mandato del Cielo", y por lo tanto no poseían el derecho de ofrecer los sacrificios sagrados que los gobernantes Zhou realizaban.

Antes de su conquista en los siglos IV y III a.C., la dinastía Qin sufrió varios reveses. Shang Yang fue ejecutado en 338 a.C por el rey Huiwen debido a un rencor personal albergado desde su juventud. También hubo luchas internas por la sucesión de Qin en el 307 a.C, que descentralizó en cierta medida la autoridad Qin. Qin fue derrotado por una alianza de los otros estados en el año 295 a.C, y poco después sufrió otra derrota por el estado de Zhao, debido a que la mayor parte de su ejército se encontraba defendiendo contra Qi. El estadista agresivo Fan Sui (范雎), que asumió el cargo de primer ministro a penas se resolvió la crisis sucesoria, comenzó una política expansionista basada en los métodos aplicados por los estados de Jin y Qi, lo que llevó al reino de Qin a recuperarse y a comenzar la conquista definitiva de los reinos vecinos.

Los Qin no se hicieron esperar en su asalto a los otros estados. Primero atacaron a los Han, directamente en el este, y tomaron la ciudad de Xinzheng en 230 a.C. Luego arrasaron el norte; el estado de Zhao se rindió en el 228 a.C, y el estado más septentrional de Yan siguió a esta lista de conquistas, cayendo en el año 226 a.C. A continuación, los ejércitos Qin lanzaron ataques al este, y más tarde al sur, así; tomaron la ciudad de Wei en Daliang (actualmente conocida como Kaifeng) en 225 a.C. y obligaron al estado de Chu a rendirse en el año 223 a.C. Por último, depusieron al resto de la dinastía Zhou en Luoyang y conquistaron al estado de Qi, tomando la ciudad de Linzi en el año 221 a.C. Cuando las conquistas se completaron en el año 221 a.C., el rey Zheng - que tenía 9 años cuando asumió el trono del estado de Qin - se convirtió en el gobernante efectivo de China. Él consolidó su posición como único gobernante con la abdicación de su primer ministro, Lü Buwei. Luego combinó los títulos de los anteriores tres Soberanos y los Cinco Emperadores en su nuevo nombre: Shi Huangdi (始 皇帝) o "Primer Emperador"[2] [3] . El emperador recién declarado ordenó que todas las armas que no estuvieran en bajo posesión de la dinastía Qin fueran confiscadas y fundida. El metal resultante fue suficiente para construir doce grandes estatuas ornamentales en la recién declarada capital de la dinastía Qin, Xianyang. Con el objetivo de prever el resurgimiento de los señores feudales, también destruyó los muros y fortificaciones que habían separado previamente a los seis estados. Se ideó un servicio militar nacional: todo varón entre las edades de diecisiete y sesenta años era forzado a servir un año en el ejército. [4]

Expansión hacia el sur[editar]

En 214 a.C. Qin Shi Huang aseguró sus fronteras al norte con una fracción (100.000 hombres) de su gran ejército, y envió a la mayoría (500.000 hombres) de su ejército al sur para conquistar el territorio de las tribus del sur. Antes de los acontecimientos que condujeron al dominio Qin sobre China, ellos habían ganado la posesión de gran parte de Sichuan, al suroeste. El ejército Qin no estaba familiarizado con el terreno de la selva, y fue derrotado por tácticas de guerra de guerrillas de las tribus sureñas, resultando en la muerte de más de 100.000 hombres. A pesar de la derrota, Qin tuvo éxito en la construcción de un canal en el sur, que se utilizó en gran medida para el suministro y replegamiento de sus tropas durante su segundo ataque al sur. Sobre la base de estos logros, los ejércitos Qin conquistaron las tierras costeras que rodean Guangzhou,[5] y se conquistó las provincias de Fuzhou y Guilin. La influencia Qin llegó tan al sur como Hanoi. Después de estas victorias en el sur, Qin Shihuang movió más de 100.000 presos y exiliados a colonizar las zonas recién conquistada. En cuanto a la ampliación de las fronteras de su imperio, el Primer Emperador tuvo un gran éxito en la consolidación de sus conquistas en el sur. [6]

Las campañas contra los Xiongnu[editar]

A pesar de que el Imperio Qin logró expandirse hacia el norte rara vez lograba mantener los territorios conquistados por mucho tiempo. Las tribus de estos lugares, colectivamente llamadas Hu por Qin, estuvieron libres de la dominación china durante la mayor parte de la dinastía. Ante la negativa de negociar con los campesinos de la dinastía Qin, la tribu de los Xiongnu, que habitaba la región de Ordos en el noroeste de China, a menudo los asaltaban y producían grandes saqueos, lo que provocó las represalias de Qin. Después de una campaña militar dirigida por el general Meng Tian, ​​la región fue conquistada en 215 a.C. y la agricultura se estableció; los campesinos, sin embargo, estaban descontentos con los altos impuestos y más tarde se rebelaron.

La dinastía Han también tuvo éxito también en expandirse hacia la región de Ordos, debido a la sobrepoblación, pero terminó agotando sus recursos en el proceso. Owen Lattimore hablaba acerca de los intentos de ambas dinastías por conquistar y consolidar su dominio en la región de Ordos, "La conquista y expansión eran ilusorias. No había ningún tipo de éxito que no creará su propia reacción."[7] De hecho, este fue el caso de las fronteras de la dinastía en múltiples direcciones; el actual Xinjiang, Tibet, Manchuria, Mongolia Interior, y las regiones al sudeste eran ajenas a los Qin, e incluso las zonas sobre las que tenían control militar eran culturalmente distintas [8] .

Decadencia[editar]

El engrandecimiento de Qin fue apoyado por las frecuentes expediciones militares que avanzaban por las fronteras del norte y del sur. Para repeler la intrusión de los pueblos nómadas, las murallas de las fortificaciones construidas por los Reinos Combatientes se unieron para convertirlas en una sola; esto fue un primer precursor de la Gran Muralla China de 5000 km de largo construida posteriormente durante la dinastía Ming. Varios proyectos de obras públicas, incluyendo canales y puentes, también se emprendieron para consolidar y reforzar el mandato imperial. Una extravagante tumba para el emperador, completada con los guerreros de terracota, se construyó cerca de la capital Xiangyang, una ciudad a media hora de la moderna Xi'an. Esta actividades requerían de enormes desplazamientos de mano de obra y recursos, por no mencionar las necesarias medidas represivas.

El trabajo sin fin en los últimos años del reinado de Qin Shi Huang comenzó a provocar un descontento extendido. Sin embargo, el emperador fue capaz de mantener la estabilidad gracias a su firme control en cada aspecto de la vida de los chinos.

Qin Shi Huang.

Tres intentos fállidos de asesinato contra la vida de Qin Shihuang, lo llevaron a convertirse en un paranoico obsesionado con la inmortalidad. Murió en el año 210 a.C. Durante su reinado Qin Shi Huang hizo cinco viajes de inspección por el país en busca de la inmortalidad. Durante su último viaje con su segundo hijo Huhai (胡亥) en el 210 a. C., Qin Shi Huang murió repentinamente en la prefectura de Shaqiu durante un viaje a los confines orientales de su imperio en un intento de conseguir un elixir de la inmortalidad por parte magos taoístas, que afirmaban que el elixir estaba atrapado en una isla custodiada por un monstruo marino. Huhai, siguiendo el consejo de dos altos oficiales - el secretario imperial Li Si (李斯) y el jefe eunuco Zhao Ghao (趙高) - falsificó el testamento del emperador. El falso decreto ordenaba que el primer hijo de Qin Shi Huang, el heredero Fusu (扶蘇), se suicidara, nombrando en su lugar a Huhai como el próximo emperador. El decreto también arrebataba la dirección de las tropas del militar Meng Tian (蒙恬) - un fiel partidario de Fusu - y sentenciaba a la familia de Meng a muerte. Paso a paso, Zhao Ghao se apoderó del poder de Huhai, convirtiéndole, en efecto, en un emperador títere.

A los tres años de la muerte de Qin Shi Huang, las extendidas revueltas de los campesinos, presos, soldados y descendientes de los nobles de los siete Reinos Combatientes surgieron por toda China. Cheng Sheng (陳勝) y Wu Guang (吳廣), dos de un grupo de 900 soldados asignados para la defensa contra los Xiongnu, se convirtieron en los líderes de la primera revolución de plebeyos.

A comienzos de octubre del 207 a. C., Zhao Ghao obligó a Huhai a suicidarse y le reemplazó con el hijo de Fusu, Ziying (吳廣). Hay que hacer notar que el título de Ziying era "rey de Qin" para reflejar el hecho de que Qin ya no controlaba por más tiempo la totalidad de China. La contención Chu-Han fue el resultado. Ziying no tardó en matar a Zhao Ghao y se rindió a Liu Bang en los comienzos de diciembre del 207 a.C.. Pero Liu Bang fue forzado a ceder Xiangyang y Ziying a Xiang Yu. Xiang Yu mató entonces a Ziying e incendió el palacio a finales de enero del 206 a.C. De esta manera la dinastía Qin llegó a su final, tres años después de la muerte de Qin Shi Huang, y menos de veinte años después de ser fundada [9] [10] [11] . Liu Bang traicionaría y derrotaría Xiang Yu, declarándose emperador Gaozu [12] de la nueva dinastía Han el 28 de febrero 202 a.C..

Aunque la dinastía Qin fue de corta vida, su gobierno legalista tuvo un profundo impacto en las posteriores dinastías chinas. El sistema imperial que se inició durante la dinastía Qin creo un esquema que se desarrolló durante los siguientes dos milenios.

El ejército[editar]

Organización de las tropas y armamento[editar]

El ejército que permitió efectivamente la unificación de China utilizaba la tecnología más avanzada del momento. Las diferentes divisionws se encuentran notablemente representados en el mausoleo del primer emperador. La infantería constituía la gran mayoría de las tropas y probablemente la componían cientos de miles de personas. Su ascenso fue imparable bajo la era de los estados combatientes donde los carros de guerra ya no eran decisivos y la caballería se había desarrollado recientemente en las regiones del norte de China que estaban en contacto con los pueblos de los jinetes de la estepa, sin embargo esta no jugaba un papel todavía mayor[13] . El armamento era muy variado, fabricado en hierro o bronce. El arma de uso común era la lanza (pi) con una hoja de bronce de unos 35 cm, junto con la alabarda (ge) que era muy común en los tiempos antiguos junto con las lanzas de mayor mayores (Mao), también los soldados estaban equipados con dagas (bishou), cuchillos (dao) o una especie de espada corta (el "gancho Wu," Wu gu), pero la espada se empleaba cada vez más en el siglo III a.C. con la mejora de los procesos de fabricación que se utilizaban para alargar los metales (hasta 80 centímetros). El arma más devastadora era la ballesta (nu) cuyas flechas punzantes podían alcanzar objetivos a más de 300 metros. Para protegerse, los soldados habían fabricado corazas de plaquetas enredadas, que eran más robustas y sofisticadas para los oficiales de alto rango.[14]

Un estado militarizado[editar]

La eficacia del ejército Qin se explica probablemente por la organización militarizada del Estado, porque en términos de tecnología militar en realidad no se diferenciaba mucho con las tropas de los reinos que conquistó. El sistema legista basaba el poder económico y militar en el sector agrario, o sea los campesinos Qin, tanto a los productores de la riqueza como a los proveedores de los soldados. El legalismo incluso vio a la guerra como uno de los fines del Estado, según el libro del Príncipe Shang, que ayudaba a enfocar las fortalezas y talentos de todo el reino permitiendo que las riquezas y energías de la naturaleza se consumieran inmediatamente, lo que impedía que se acumularan en las manos de las personas interesadas que podían beneficiarse antes que el Estado. Hacía hincapié en el mantenimiento de un estado de permanente guerra.

Las personas que se organizaban en pequeñas unidades locales de solidaridad constituían la base de la conscripción militar. El mal comportamiento en combate de un miembro de la clase podía tener consecuencias para todos los miembros de la misma y, por el contrario, sus éxitos militares podían beneficiarlos a todos (los soldados eran recompensados en base al numero de cabezas enemigas). Esta solidaridad, añadido a los lazos de sangre que unen a menudo los soldados de la misma localidad, fortalece la cohesión de las tropas. Se movilizan Los hombres de 17 a 60 años; debían hacer un servicio militar regular y podían ser movilizados nuevamente con cada nueva campaña militar. Las estructuras militares de los Reinos Combatientes se pueden concebir en el famoso libro el arte de la guerra de Sun Zi, la planificación de campañas, la organización de las tropas y logística, elementos clave de la victoria; los soldados deben ser de calidad, así ejecutaran las órdenes para el éxito de su general viendo en el una figura paterna[15] .

La Gran Muralla[editar]

El sistema de murallas defensivas creado por el primer emperador, la "Gran Muralla", también ha contribuido en gran medida a su leyenda. Esto no es una innovación, ya que los anteriores Estados Combatientes ya habían construido esos muros para protegerse de los otros reinos y los pueblos nómadas del norte. Qin Shi Huang hizo desmantelar las murallas internas, pero conservó, aumentó y reforzó las que custodiaban la frontera norte de su imperio. La realización de este gran proyecto se confió al general Meng Tian después de las campañas contra los Xiongnu en 215 a.C. a 214 a.C. que demostraron la amenaza que se cernía sobre el imperio. La tradición ha conservado la magnitud de la obra que habría movilizado a más de 300.000 hombres que trabajan en condiciones a menudo deplorables. Durante la construcción del muro, se aprovechó la topografía a lo largo de su recorrido, sobre la base de los acantilados, con materiales disponibles localmente. Torres cuadradas y refugios se colocaban en intervalos regulares, en los puntos estratégicos se proporcionaban guarniciones más grandes. Parte de la muralla sigue estando en pie porque sus muros fueron afectados por las restauraciones de las dinastías posteriores[16] .

Cultura y sociedad[editar]

A través de sus aspectos sociales, económicos e intelectuales, la efímera dinastía Qin no presentó gran originalidad en relación con el ya finalizado período de los Reinos Combatientes. Era una sociedad cuya riqueza se basaba en la producción agrícola sostenida por un gran campesinado, sin embargo en el plano urbano, con la artesanía y el comercio, empezó a ocupar un rol cada vez más importante. El dinamismo de la vida intelectual y religiosa tiene su origen en las múltiples corrientes filosóficas que se desarrollaron en su momento. La especificidad de este período cae principalmente en la voluntad del Estado de Qin para controlar mejor la sociedad y el pensamiento. Sus éxitos fueron olvidados y tuvieron la desgracia de no perdurar en el tiempo como los respaldados por los Han.

Aspectos sociales[editar]

La aristocracia de los Qin eran muy similares en su cultura y vida cotidiana. Las variaciones regionales en la cultura se considera un símbolo de las clases bajas. Esto se deriva de los Zhou y fue aprovechado por los Qin, ya que tales variaciones se consideraban contrarias a la unificación que el gobierno se esforzó por lograr.[17]

En su enfoque legista y militarista, los Qin establecieron en la época de Shang Yang una sociedad jerárquica de veinte rangos de abajo hacia arriba. En ese sistema se podía ascender socialmente por medio de méritos en la guerra o en la administración pública; por el contrario, uno podía ser despojado de su rango por mal comportamiento. Esta organización estaba destinada a sustituir a la antigua estratificación social que se basaba completamente en jerarquías hereditarias, que garantizaba el acceso de linajes aristocráticos en la administración pública.

La autoridad imperial hizo hincapié en la consolidación de las familias nucleares (de 4 a 6 individuos en general), a expensas de las estructuras más complejas con el fin de fomentar el traslado de personas hacia las regiones más remotas del imperio. Dentro de la familia, la autoridad doméstica sobre los integrantes de la familia la tiene indiscutidamente el padre cuyas normas eran respetadas por sus hijos, los cuales le debían gran respeto, incluso en la edad adulta. La piedad filial es un principio cuyo cumplimiento no resultaba peligroso para el nuevo régimen. Según la concepción de la época, el linaje familiar se perpetuaba exclusivamente en los hombres, mientras que las mujeres se dedicaban a vivir la totalidad de su vida dentro núcleo familiar paterno o en el marital sin potestad alguna. La lealtad de las mujeres hacia la familia de su marido era un deber y si no se cumplía era socialmente condenable, como en una inscripción de Qin Shi Huang, que proclamaba que si una viuda se volvía a casar automáticamente cometía adulterio contra su difunto marido.[18]

Los plebeyos y los pobladores rurales, que constituían más del 90% de la población[19] , muy rara vez dejaban los pueblos o caseríos donde nacían. El período de la dinastía Qin se encuentra en una larga fase de crecimiento de la producción agrícola, en parte debido a los avances tecnológicos (como el aumento del uso de herramientas de hierro y los avances en las técnicas de fertilización). Esto captó el interés de los gobernantes que veían a la agricultura como una enorme fuente de riquezas para el estado. El campesinado representaba la mayor parte de los ingresos provenientes de los dos impuestos principales, que tomaban una parte de la cosecha (1/15 a principios de la era Han) y por la cantidad de hombres adultos hombres adultos (los niños pagaban solo la mitad del impuesto), que incluía también tareas en nombre del Estado (una vez por mes).

La otra razón del interés de los gobernantes por los campesinos radica en el hecho de que proporcionaban la mayor parte de las tropas, lo que explica la organización de las unidades del ejército en base a la solidaridad para el reclutamiento militar como un procedimiento bien visto. Varios documentos legales y administrativos desenterrados en las tumbas como las que se encontraban en Shuihudi resaltaron ciertos aspectos de la vida del pueblo y de su organización. El trabajo agrícola era supervisado por funcionarios locales, como el jefe de la aldea (likui), que en caso de buenas cosechas y un buen desarrollo ganadero, recibía premios (en bienes o en exenciones serviciales al Estado). En caso contrario era castigado con azotes o servicios extra.[20]

Las formas comunes de empleo difieren según la región, aunque la agricultura era casi universalmente común. Las profesiones eran de carácter hereditario; el empleo de un padre se pasaba su hijo mayor después de que este moría[21] . El Lushi Chunqiu[22] dio ejemplos de cómo los plebeyos en lugar de seguir el idealismo de un hombre que "hace que las cosas sirvan", fueron "reducidos al servicio de las cosas" al obsesionarse con la riqueza material.

Campesinos rara vez figuraban en la literatura durante la dinastía Qin y después; académicos y otros de estatus mayor preferían la emoción de las ciudades y el atractivo de la política. Una notable excepción a esto fue Shen Nong, el llamado "Padre Divino", que enseña que los hogares deben cultivar sus propios alimentos. "Si en un primer lugar el deja de arar, alguien en el mundo padecerá hambre. Si en un primer lugar ella deja de tejer, alguien en el mundo va a padecer el frío." Los Qin promocionaban esto; un ritual se llevó a cabo una vez cada pocos años que consistía en funcionarios importantes del gobierno, que por turnos utilizaba el arado en un campo especial, para demostrar el interés del gobierno por la actividad agrícola. [23]

La arquitectura de la época de los reinos combatientes tenía varios aspectos característicos. Las murallas alrededor de las crecientes ciudades, que se utilizaban principalmente para la defensa, se hicieron más largas, y se construyeron varias paredes secundarias para separar los diferentes distritos. Se enfatizó la versatilidad en estructuras federales, para crear un sentido de autoridad y poder absoluto. Los elementos arquitectónicos tales como torres defensivas imponentes, puertas de rejas, terrazas y edificios de gran envergadura ampliamente transmitieron esto. [24]

Gobierno y fuerza militar[editar]

En el proceso de consolidación de su poder, Qin Shi Huang impuso el sistema burocrático no hereditario y centralizado del estado de Qin sobre su nuevo imperio en lugar del sistema feudal de la anterior dinastía Zhou. El imperio de Qin se apoyaba en la filosofía del legalismo (con hábiles consejeros como Han Fei o Li Si). La centralización, obtenida a través de métodos despiadados, se enfocaba en estandarizar los códigos legales y los procedimientos burocráticos, la moneda, el sistema de escritura y los patrones de pensamiento y estudios. Los caracteres utilizados en el antiguo estado de Qin se convirtieron en el estándar para todo el imperio. La longitud del eje de las ruedas de los carros también se unificó y las vías para vehículos (馳道) se estandarizaron para facilitar el transporte a lo largo del país. Para silenciar las críticas contra el mandato imperial, el emperador expulsó o condenó a muerte a muchos estudiosos confucianos que disentían, y confiscó y quemó sus libros (焚書坑儒).

Bajo este sistema, tanto los militares y el gobierno prosperaron, como individuos talentosos podrían identificarse más fácilmente en la sociedad transformada. Las dinastías chinas posteriores emularon el gobierno Qin por su eficiencia, a pesar de ser condenados por la filosofía confuciana.[25] Hubo casos de abuso por parte de las fuerzas militares, algunos fueron inmortalizados en los "registros de los oficiales". Un comandante llamado Hu ordenó a sus hombres atacar a los campesinos en un intento de aumentar el número de "bandidos" que había matado; sus superiores, probablemente con ganas de inflar sus registros lo permitieron.[26]

Los letrados y filosofía[editar]

Formas de escritura[editar]

Durante el Período de los Estados Combatientes, la escritura china tenía muchas variaciones regionales, parecidas una de la otra, ya que todos los estados eran herederos de la Derrocada dinastía Zhou. Las categorías tradicionales de la caligrafía china se determinaron después de la época Han, pero pueden ser atribuidas desde la época del imperio Qin. Esto tiene dos variantes principales cuyos antecedentes ya aparecen en los textos anteriores a la unificación: una para los documentos de la vida cotidiana, dibujados con un pincel sobre materiales de madera o bambú y programados para escribir más rápidamente el cual se iba a llamar posteriormente "de escribas" (Lishu); el otro llamado "silabario" (zhuanshu), de los cuales hay dos formas, el gran y pequeño silabario (Dazhuan y Xiaozhuan), que tienen una función más formal y se utilizan para la escritura de las entradas oficiales, y a las más arcaicas. La tradición atribuye el desarrollo del primer tipo formal de escritura a Cheng Miao, un erudito que fue encarcelado por decisión del emperador.

Esto está en contraste con una iniciativa formal que el primer ministro Li Si puso en práctica que consistía en una política de normalización y unificación del sistema de escritura de carácter único que daría paso al pequeño silabario. Esta escritura cuyo propósito era incrementar la centralización imperial, eliminó diferentes variantes regionales, que se vio facilitada por el hecho de que no eran muy diferentes. Desaparecieron muchos caracteres considerados obsoletos o redundantes, algunos se simplificaron y regularizaron al uso corriente. Pero la reforma no pudo normalizar completamente los caracteres. Su uso se extendió rápidamente entre los funcionarios imperiales que se pusieron al corriente con los documentos oficiales, y probablemente se encargaron de la formación de todos los escribas. Por otra parte, el estilo caligráfico que se conoce actualmente como el más importante se considera un triunfo de la dinastía Han (el registro actual y oficial) y a partir de la continua evolución emergería siglos después el sistema de escritura actual (kaishu).

Religión[editar]

Es posible reconstruir la religión de los tiempos de la dinastía Qin gracias sobre todo a fuentes anteriores, que datan del periodo de los Reinos Combatientes. Los antiguos chinos veneraban una serie de "espíritus" (shen) a los cuales ofrecían sacrificios (animales, productos agrícolas, bebidas, etc.). Los ritos funerarios, particularmente importantes, tienen dos objetivos: garantizar el recorrido y permanencia del muerto en el otro mundo y que este recibieron la bendición del reino de los espíritus.[27] Los rituales religiosos se solían celebrar en los templos y lugares sagrados en los que se levantaban altares de sacrificio. Durante la celebración del Año Nuevo descrito por Han Feizi, la gente de Qin realizaba ritos de purificación (ofrecía agua fresca a amigos y vecinos), sacrificios a los antepasados, espíritus domésticos y otros espíritus durante tres días[28] .

El arte de la adivinación era otra práctica religiosa que se utilizaba para predecir el futuro. Una antigua tradición consiste en pasar huesos o caparazones de tortuga sobre fuego para causar la formación de grietas cuya interpretación podría predecir eventos futuros. Son múltiples las formas de adivinación utilizadas en la antigua China imperial, basada principalmente en la observación de los fenómenos naturales: los cometas, eclipses y sequías eran consideradas presagios del futuro porvenir. La religión "popular" del periodo Qin está documentada en los textos de adivinación exhumados de las tumbas, incluyendo colecciones de presagios y almanaques. Estos detalladamente muestran los días de suerte y mala suerte del año según las actividades de la vida diaria: viajes, rituales de sacrificio, un ensayo, matrimonio, e incluso el aseo de los caballos.[29]

La documentación relativa a la religión del imperio Qin también hace referencia a su primer gobernante. Sima Qian cuenta que Qin Shi Huang ordenó la presencia de especialistas en rituales para reunir los nombres de las cientos de deidades cuyos cultos se celebraban por todo el imperio, con el fin de consolidar su dominio sobre el territorio imperial. Las inscripciones dejadas por el emperador después de sus viajes por las provincias muestran su participación en los grandes sacrificios a los dioses locales, como en Feng donde se realizaron ofrendas rituales a los pies de una montaña sagrada para que posteriormente se enterrara un mensaje para los dioses que habitaban encima de ella. Qin Shi Huang mantuvo muchos lugares de culto y estelas erigidas en las montañas sagradas, continuando la tradición impuesta por el legendario rey Mu de Zhou. Su voluntad era legitimizarse por medio de las tradiciones antiguas ya arraigadas, incluso si esto conllevaba en la puesta marcha de nuevos cultos y rituales. En su capital, Qin Shi Huang realizó varios sacrificios, que a su vez reflejan sus ambiciones centralistas y universalistas; el ritual más grande, se celebraba cada tres años durante una noche temprana, estaba destinado a una deidad cuyo nombre es desconocido[30] [31] .

Etimología del nombre China[editar]

El nombre "Qin" (pronunciado como "Chin") se cree que es el antepasado etimológico del nombre europeo moderno del país, China. La palabra probablemente se abrió camino en las lenguas indo-arias por primera vez como 'Cina' o 'Sina' y luego en el griego y latín como "Sinaí" o "Thinai '. Entonces fue transcrito en Inglés y francés como "China" y "Chine '. Esta etimología es refutada por algunos estudiosos, quienes sugieren que 'Sina' en sánscrito evolucionó mucho antes del establecimiento de la dinastía Qin. Jin (pronunciado como "Zhin"), un estado controlado por la dinastía Zhou en el siglo VII a.C., es otro posible origen [32]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Alejandro Urrutia

  1. Lewis 2007, p. 17
  2. World and Its Peoples: Eastern and Southern Asia, p. 36
  3. Dado el hábito chino moderno de incluir los nombres de la dinastía como parte del apellido, convirtió el nombre del emperador en Qin Shihuangdi. Más tarde, esto fue abreviado a Qin Shihuang, porque es raro que los nombres chinos tengan cuatro caracteres.
  4. Morton 1995, p. 47
  5. Antiguamente conocida como Cantón.
  6. Morton 1995, p. 47
  7. Breslin 2001, p. 5
  8. Lewis 2007, p. 5
  9. Bodde 1986, p. 84
  10. El primer emperador de la dinastía Qin se había jactado de que la dinastía duraría 10.000 generaciones; aunque a duras penas duro sólo unos 15 años.
  11. Morton 1995, pp. 49-50
  12. Significa "Gran Progenitor".
  13. Flora Blanchon, « Les armées du premier empereur », dans Desroches, André y Wei, 2001, p. 105-108
  14. Flora Blanchon, « Les armées du premier empereur », dans Desroches, André y Wei, 2001, p. 96-99
  15. Flora Blanchon, « Les armées du premier empereur », dans Desroches, André y Wei, 2001, p. 86-91
  16. Jean-Paul Desroches, « L'irrésistible ascension de Qin », dans Desroches, André y Wei, 2001, p. 121-127
  17. Lewis 2007, p. 11
  18. Lewis 2007, p. 156-159
  19. Lewis 2007, p. 102
  20. Lewis 2007, p. 109
  21. Lewis 2007, p. 15
  22. Un texto llamado así en honor a su patrocinador Lü Buwei; Primer Ministro de Qin anterior al período de los reinos combatientes.
  23. Lewis 2007, p. 15
  24. Lewis 2007, p. 75–78
  25. Borthwick 2006, pp. 9–10
  26. Chen, pp. 180–81
  27. Lwewis 2007, p. 178
  28. Robin D. S. Yates, « El Primer Emperador, la ley y la vida cotidiana en la antigua China », en Thote von Falkenhausen 2008, p.187
  29. Robin D. S. Yates, « El Primer Emperador, la ley y la vida cotidiana en la antigua China », en Thote von Falkenhausen 2008, p. 184-187
  30. Lewis 2007, p. 185-187
  31. Marianne Bujard, « Cultos de estado y cultos locales en la religión de los Han », Lagerwey 2009, p. 305-337
  32. Keay 2009, p & nbsp;.. 98