Linfocito B

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Linfocitos B»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Linfocito B
BCelle.gif
Linfocito B infectado por el virus Epstein-Barr.
Blausen 0624 Lymphocyte B cell.png
Representación 3D de un linfocito B.
Latín Lymphocytus B
TH H2.00.04.1.02005
H2.00.04.3.07002
Sistema Inmune
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Los linfocitos B son los leucocitos de los cuales depende la inmunidad mediada por anticuerpos con actividad específica de fijación de antígenos.[1]​ Los linfocitos B, que constituyen entre un 5 y un 15% del total de linfocitos, dan origen a las células plasmáticas que producen anticuerpos.[2]

Los linfocitos se clasifican en dos tipos principales, según su origen y función: linfocitos T, que maduran inicialmente en el timo, y linfocitos B, que se sintetizan en el bazo fetal, y en la médula ósea del adulto (la 'B' proviene del latín bursa fabricii, el órgano en el cual se desarrolla este tipo de linfocitos en las aves).[3]​ Durante su desarrollo, los linfocitos T y B adquieren receptores específicos de antígenos; el de los linfocitos B se conoce como receptor de los linfocitos B (BCR).[4]

Los linfocitos B son fundamentales para ejecutar la Inmunidad humoral y adaptativa, por lo que defectos en su funcionamiento suele resultar en inmunodeficiencias o enfermedades autoinmunes.

Origen de los linfocitos B[editar]

Los linfocitos B se originan a partir de un precursor conocido como precursor linfoide común (CLP, por sus siglas en inglés), el cual también da origen a los linfocitos T y las células NK. Es probable que la presencia de un receptor de membrana sobre los precursores linfoides comunes llamado Notch1 lleve hacia la diferenciación de células T mientras que la ausencia de dicho receptor llevaría hacia la línea de linfocitos B.[5]​ El desarrollo de linfocitos B se lleva a cabo en el hígado durante la etapa fetal y en la médula ósea a partir del nacimiento y hasta la muerte. Las células linfoides pluripotenciales (MLP, por sus siglas en inglés) son comprometidas a convertirse en linfocitos B cruzando una serie de etapas de desarrollo, iniciadas a partir de la acción de IL-7 y distintos factores de transcripción, entre los que destaca PAX5.[6]

Linfocito pro-B[editar]

El primero en la cadena de desarrollo de linfocitos B, presenta marcadores CD34+ CD38+ CD22+ CD10+ y CD19-. En esta etapa, la recombinación somática V(D)J se lleva a cabo, la cual es un mecanismo de recombinación de genes que permite la diversidad en las regiones variables de las cadenas pesadas (IgH) y las cadenas ligeras (IgL) propias de los receptores BCR y TCR.

El mecanismo comienza con la recombinación V(D)J de la cadena pesada (IgH), altamente dependiente de factores de transcripción, especialmente PAX5 antes mencionado. La recombinación de la IgH es coordinada por las enzimas Rag1 y Rag2, así como de la desoxinucleotidil-transferasa terminal (TdT), que recombinan en forma de secuencia segmentos DH-JH y VH-DJH. Una vez la cadena pesada de la región variable (V) del BCR queda determinada, se transcribe la IgH de clase μ (VDJCμ), la cual marca el inicio de la siguiente etapa de desarrollo: pre-B.

Linfocito pre-B[editar]

Cuando la VDJCμ es transcrita, esta se asocia con una proteína denominada SCJ, la cual no es variable. Al unirse, forman el receptor preB (preBCR), el cual es transportado a la superficie celular del linfocito ahora conocido como preB-II. Si SCJ no logra asociarse a VDJCμ, la célula sufrirá apoptosis, por lo que las células preB son sujetas a una selección positiva.

El preBCR se asocia a las cadenas Igα e Igβ con dominios intracelulares ITAM, cruciales para la formación del BCR final. Los marcadores una vez el preBCR es llevado a la superficie celular son CD19+ CD10+ y CD34-.

Posteriormente a la expresión del preBCR, las enzimas recombinantes Rag1 y Rag2 vuelven a actuar para recombinar los genes para la formación de la cadena ligera (IgL). La enzima TdT no actúa nuevamente, por lo que la IgL presenta menos diversidad que la IgH, la cual fue recombinada en la etapa anterior. El resultado de la recombinación de IgL es el ensamblaje del receptor propio de los linfocitos B, el BCR, expresado como IgM.

Linfocito B inmaduro[editar]

Un linfocito B inmaduro es capaz de reconocer antígenos, ya que presenta el BCR propiamente. Los marcadores de un linfocito B inmaduro son CD34- CD19+ CD10+ CD20+ IgM+ e IgD-.

Ya que puede ser estimulado por antígenos, el linfocito B será sometido a dos procesos distintos según la intensidad del estímulo: anergia clonal o deleción clonal. Estos procesos, en conjunto, conforman la selección negativa de un linfocito B.

Anergia clonal[editar]

Se trata de un estado de no respuesta a la estimulación antigénica que puede ser inducida por autoantígenos que no estimulan suficientemente al BCR. Es conveniente que no haya respuestas a autoantígenos, ya que al ser estos parte del cuerpo del individuo, su detección podría a llevar a desórdenes autoinmunes.

Deleción clonal[editar]

Si la respuesta al autoantígeno es muy elevada, el linfocito B inmaduro será sujeto a apoptosis, evitando así el ataque a estructuras del propio cuerpo. No obstante, es posible que un linfocito B inmaduro que responde a antígenos propios evite ser eliminado reiniciando los arreglos recombinantes de la IgH o IgL descritos antes para construir un nuevo BCR que no confiera autoespecifidad. Este proceso correctivo se conoce como edición de receptor.

Activación de los linfocitos B[editar]

La activación de los linfocitos B es una combinación de su proliferación y diferenciación terminal en células plasmáticas. El reconocimiento de los linfocitos B no es el único elemento necesario para su activación. Aquellos que aún no han sido expuestos al antígeno, pueden ser activadas de manera dependiente o independiente de los linfocitos T.

Activación dependiente de los linfocitos T[editar]

Cuando un linfocito B fagocita un patógeno, adhiere parte de las proteínas del organismo a la proteína del complejo mayor de histocompatibilidad tipo II. Este complejo es transportado a la superficie de la membrana celular, donde puede llegar a ser reconocido por los linfocitos T, los cuales son compatibles con estructuras similares sobre la membrana de los linfocitos B. Si las estructuras sobre los linfocitos B y T son compatibles, el linfocito T activará al linfocito B, el cual producirá anticuerpos en contra de segmentos que el patógeno lleva sobre su superficie.

La mayoría de los antígenos son T-dependientes, es decir, requieren cooperadores para la producción máxima de anticuerpos. Con un antígeno T-dependiente, la primera señal proviene del entrecruzamiento del antígeno y el receptor del linfocito B (BCR), y la segunda señal viene de una coestimulación que provee un linfocito T. Los antígenos T-dependientes contienen proteínas sobre las MHC-II de los linfocitos B que son presentadas a linfocitos T llamados TH2. Cuando un linfocito B procesa y presenta el mismo antígeno a la célula TH, ésta secreta citocinas que activan al linfocito B. Estas citocinas producen la proliferación y diferenciación en células plasmáticas. El cambio al isotipo IgG, IgA, e IgE y la generación de células de memoria ocurren en respuesta a antígenos T-dependientes.

Activación independiente de los linfocitos T[editar]

Muchos antígenos son T-independientes, es decir, puede emitir ambas señales a los linfocitos B. Los ratones sin timo (ratones atímicos que no producen linfocitos T), pueden responder en contra de antígenos, llamados T-independientes. Muchas de las bacterias tienen epítopos repetitivos de carbohidratos que estimulan a los linfocitos B, por medio de los llamados receptores reconocedores de patrones, para que respondan sintetizando IgM en ausencia de cooperación de un linfocito T. Hay dos tipos de activación T-independientes:

  • Tipo 1, o activación policlonal independiente de los linfocitos T;
  • Tipo 2, en la que los macrófagos presentan antígenos a los linfocitos B de tal modo que causan el entrecruzamiento del BCR requerido.

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Forbes, Betty A. (30 de junio de 2009). Diagnóstico Microbiológico. Ed. Médica Panamericana. ISBN 9789500682435. Consultado el 22 de febrero de 2018. 
  2. Parham, Peter (22 de julio de 2016). Inmunología. Editorial El Manual Moderno. ISBN 9786074485608. Consultado el 22 de febrero de 2018. 
  3. Dermatología General. Editorial Dunken. ISBN 9789870260134. Consultado el 22 de febrero de 2018. 
  4. Tizard, Ian R. (18 de mayo de 2009). Introducción a la inmunología veterinaria (en inglés). Elsevier Health Sciences. ISBN 8480868473. Consultado el 22 de febrero de 2018. 
  5. Ivan Maillard, Terry Fang, Warren S Pear. Regulation of lymphoid development, differentiation, and function by the Notch pathway. Annu Rev Immunol. 2005 ;23():945-74. [1]
  6. Pavón, L., Jiménez, M.C., Garcés, M.E. (2016). «14». Inmunología molecular, celular y traslacional. España: Wolers Kluwer. ISBN 978-84-16004-86-7. 

Enlaces externos[editar]