Juegos de guerra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Juegos de guerra (título original: WarGames) es una película estadounidense de 1983, del género thriller, ciencia ficción, dirigida por John Badham. Protagonizada por Matthew Broderick, Ally Sheedy y John Wood en los papeles principales.

El guion escrito por Lawrence Lasker y Walter F. Parkes está ambientado en los últimos años de la Guerra fría y cuenta la historia de un joven hacker que intenta infiltrarse en sistemas ajenos por simple curiosidad.

Trama[editar]

Durante un simulacro sorpresa de un ataque nuclear, muchos operadores del Ala estratégica de misiles de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos no se muestran dispuestos a girar la llave necesaria para lanzar un ataque con misiles. Tales negativas convencen a John McKittrick (Dabney Coleman) y otros ingenieros de sistemas en el NORAD de que los centros de control de lanzamiento de misiles deben ser automatizados, sin intervención humana. El control se cede a un superordenador del NORAD, llamado WOPR (War Operative Plan Response) y que está programado para realizar continuamente simulaciones militares y aprender con el tiempo.

David Lightman (Matthew Broderick) es un estudiante brillante, pero sin motivación, de una escuela de secundaria de Seattle y hacker. Tras recibir una mala calificación en la escuela, utiliza su microcomputadora IMSAI 8080 para introducirse en el sistema informático de la escuela. A continuación, cambia su nota y hace lo mismo con su amiga y compañera de clase Jennifer Mack (Ally Sheedy). Más tarde, al ir marcando todos los números telefónicos en Sunnyvale, California, para encontrar nuevos juegos de ordenador que iban a ser presentados, un equipo, que no se identifica, intriga David. En el equipo se encuentra una lista de juegos, comenzando con juegos generales de estrategia como el ajedrez, damas, backgammon y el póquer y luego pasan a títulos como "Escenario global biotóxico y guerra química" y "Guerra Mundial termonuclear", pero no puede seguir adelante. Dos amigos hackers le explican el concepto de una puerta trasera y sugieren el rastreo de Falken del que se hace referencia en "Laberinto de Falken", el primer juego de la lista. David descubre que Stephen Falken es un investigador de inteligencia artificial, y adivina correctamente que el nombre de su hijo muerto "Joshua" es la contraseña de puerta trasera.

David no sabe que el número de teléfono de Sunnyvale se conecta a WOPR, o "Joshua", en el Complejo de Cheyenne Mountain. Él comienza un juego de Guerra Termonuclear Global, jugando como la Unión Soviética. El servidor inicia una simulación que inicialmente convence al personal militar del NORAD que ha habido un lanzamiento de misiles nucleares soviéticos. Mientras se intenta calmar la situación, Joshua, sin embargo, continúa la simulación para activar el escenario y ganar el juego, ya que no entiende la diferencia entre la realidad y la simulación. Alimenta de forma continua con datos falsos, tales como las incursiones de bombarderos soviéticos y despliegues de submarinos a los seres humanos en el NORAD, empujándolos a elevar el nivel de DEFCON y hacia una represalia que podría comenzar con la Tercera Guerra Mundial.

David se entera de la verdadera naturaleza de sus acciones a partir de un programa de noticias, y el FBI lo arresta y lo lleva al NORAD. Se da cuenta de que Joshua está detrás de las alertas del NORAD pero como no puede convencer a McKittrick acerca de esto, se enfrenta a prisión. David escapa del NORAD uniéndose a un grupo de turistas y, con la ayuda de Jennifer, viaja a la isla de Oregon, donde Falken (John Wood) vive ahora. David y Jennifer encuentran que Falken se ha convertido en una persona melancólica y cree que la guerra nuclear es inevitable, que es tan inútil como un juego de tres en raya entre dos jugadores experimentados. Los adolescentes convencen Falken que debía regresar al NORAD para detener Joshua.

El ordenador simula un primer ataque masivo soviético con cientos de misiles, submarinos y bombarderos. Creyendo que el ataque real, el NORAD se prepara para contraatacar. Falken, David y Jennifer convencen a los funcionarios militares para cancelar la segunda ola contra el ataque inexistente. Joshua intenta lanzar los misiles por si mismo realizando un ataque de fuerza bruta para obtener el código de lanzamiento. Sin seres humanos en los centros de control como medida de seguridad, el equipo dará lugar a un lanzamiento en masa. Todos los intentos de acceso a Joshua para cancelar la cuenta atrás fallan, y todas las armas se lanzarán si el equipo es desactivado al pensar que el NORAD ha sido abatido.

Falken y David dirigen el ordenador para jugar al tres en raya contra sí mismo. Esto se traduce en una larga cadena de empates, obligando al equipo a aprender el concepto de futilidad y escenarios sin salida. Joshua obtiene el código de misiles, pero antes de lanzar, se pone a revisar todos los escenarios de guerra nuclear que ha ideado, la búsqueda en ellos también le muestra que el resultado es tablas. Después de haber descubierto el concepto de la Destrucción Mutua Asegurada ("GANADOR: NINGUNO"), el equipo dice Falken que ha llegado a la conclusión de que la guerra nuclear es "un extraño juego" en el que "el único movimiento para ganar no es jugar." Joshua cede el control de los misiles al NORAD y se ofrece a jugar "un buen juego de ajedrez."

Comentarios[editar]

A pesar del tiempo pasado, la película sigue manteniendo atractivo por ser una de las primeras obras cinematográficas en mostrar una primitiva y emergente internet, con sus módems telefónicos y sus pantallas de fósforo repletas de líneas de comandos. Muy vinculado a todo ello está la figura del hacker, perfectamente encarnado en Matthew Broderick y el protagonismo subyacente en la computadora todopoderosa, prototipo de las peligrosas inteligencias artificiales como el Skynet de Terminator que vendría tan sólo un año después.

Curiosidades[editar]

  • La computadora que usaba David en su cuarto era un IMSAI 8080
  • El decorado del NORAD fue el más caro hasta esa fecha. Costó un millón de dólares.
  • La productora tuvo que instalar una máquina recreativa de Atari Galaga y otra de Coleco Galaxian en la casa de Matthew Broderick para que éste practicara para una escena.
  • La película inspiró el juego DEFCON.
  • En el libro Ready Player One, del escritor Ernest Cline, uno de los acertijos a completar por parte del protagonista del libro es recrear con exactitud toda la actuación de Matthew Broderick en esta película
  • De esta película salió una frase que hacía claras alusiones a la guerra fría y que se hizo famosa en la época:

Extraño juego. El único movimiento para ganar es no jugar.
(A strange game. The only winning move is not to play.)

WOPR

Elenco[editar]

Premios[editar]

Candidata[editar]

Oscar 1983[editar]

Año Categoría Persona Resultado
1983 Mejor guion original Lawrence Lasker
Walter F. Parkes
Candidatos
1983 Mejor fotografía William A. Fraker Candidato
1983 Mejor sonido Michael J. Kohut
Carlos de Larios
Aaron Rochin
Willie D. Burton
Candidatos

BAFTA 1983[editar]

Año Categoría Persona Resultado
1983 Mejor sonido Willie D. Burton
Michael J. Kohut
William L. Manger
Ganadores
1983 Mejores efectos especiales Joe Digaetano Candidato
1983 Mejor dirección artística James J. Murakami Candidato

Enlaces externos[editar]