Juana Grey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Juana Grey
Reina de facto de Inglaterra e Irlanda
Streathamladyjayne.jpg
Retrato Streatham, el cual supuestamente representa a Juana Grey (probablemente hacia 1590)
Reinado
10 de julio de 1553 - 19 de julio de 1553
(9 días)
Predecesor Eduardo VI de Inglaterra
Sucesor María I de Inglaterra
Información personal
Coronación 10 de julio de 1553
Nacimiento 1536/1537
Bradgate, en Leicestershire
Fallecimiento 12 de febrero de 1554 (16 años)
Torre de Londres
Entierro Capilla Real de San Pedro ad Vincula, Londres, Reino de Inglaterra
Familia
Casa real Casa de Tudor
Padre Enrique Grey
Madre Frances Brandon
Consorte Guilford Dudley

Firma Firma de Juana Grey

Juana Grey (hacia 1537-12 de febrero de 1554), también conocida por su nombre en inglés Jane Grey; como Lady Juana Dudley tras su matrimonio;[1]​ y como «la reina de los nueve días» por su breve reinado,[2]​ fue una noble y de facto reina de Inglaterra e Irlanda desde el 10 de julio hasta el 19 de julio de 1553.

Juana era bisnieta de Enrique VII a través de su abuela materna María Tudor, duquesa de Suffolk, siendo además sobrina segunda del rey Eduardo VI. Poseía una excelente educación humanista así como la reputación de ser una de las jóvenes más cultas de su tiempo.[3]​ En mayo de 1553, Juana contrajo matrimonio con Lord Guilford Dudley, el joven hijo del primer ministro de Eduardo John Dudley, duque de Northumberland. En junio del mismo año, el rey redactó su testamento, nombrando a Juana y a sus herederos varones como sucesores al trono, en parte debido a que su medio hermana María era católica, mientras que Juana era una ferviente protestante y, como tal, apoyaría la reforma de la Iglesia de Inglaterra, cuya fundación Enrique afirmaba haber instaurado. El testamento eliminó a sus medio hermanas María e Isabel de la línea sucesoria en base a la ilegitimidad de ambas, subvirtiendo sus reclamaciones mediante la Tercera Ley de Sucesión.

Tras la muerte de Eduardo, Juana fue proclamada reina el 10 de julio de 1553. No obstante, el apoyo a María empezó a crecer rápidamente, siendo Juana gradualmente abandonada por sus partidarios. El Consejo Privado de Inglaterra cambió repentinamente de bando y proclamó a María reina el 19 de julio del mismo año, siendo Juana derrocada. Su principal partidario, su suegro el duque de Northumberland, fue acusado de traición y ejecutado menos de un mes después. Juana fue encerrada en la Torre de Londres y acusada en noviembre de alta traición (delito penado con la muerte), aunque inicialmente logró evitar ser ejecutada. No obstante, Juana empezó a ser vista en poco tiempo como una amenaza a la Corona cuando su padre Henry Grey, I duque de Suffolk, se involucró en la Rebelión de Wyatt, un levantamiento popular surgido por la oposición a los planes de la reina María de contraer matrimonio con Felipe II de España. En consecuencia, tanto Juana como su esposo fueron ejecutados el 12 de febrero de 1554.

Biografía[editar]

Primeros años y educación[editar]

Juana fue la hija mayor de Henry Grey, I duque de Suffolk, y su esposa Frances Grey. El punto de vista tradicional es que Grey nació en Bradgate Park, Leicestershire, en octubre de 1537, mientras que investigaciones recientes indican que nació poco antes de esa fecha, a finales de 1536 o en la primavera de 1537, y en otro lugar, posiblemente Londres.[4][5]​ Frances era, por su parte, la hija mayor de María Tudor, hermana pequeña de Enrique VIII, teniendo Jane a su vez dos hermanas pequeñas: Catalina y María. Por vía materna, las tres hermanas eran bisnietas de Enrique VII, sobrinas nietas de Enrique VIII, y sobrinas segundas de Eduardo VI y sus hermanas María e Isabel.

Juana recibió una educación humanista, estudiando latín, griego y hebreo con el obispo John Aylmer e italiano con el fraile franciscano Michelangelo Florio.[6]​ Gracias a la influencia de su padre, Juana se convirtió en una ferviente protestante, llegando a mantener correspondencia con el teólogo suizo Heinrich Bullinger.[7]​ Juana prefería estudiar libros en vez de acudir a partidas de caza,[8]​ percibiendo su estricta educación, algo típico en aquella época,[9]​ como severa. Su instrucción llegó a ser tan extrema que en una ocasión, ante la visita del intelectual Roger Ascham, quien la encontró leyendo a Platón, se dice que la pequeña se quejó con las siguientes palabras:

Cuando estoy en presencia de padre o madre, si hablo, me quedo en silencio, me siento, me levanto o me voy, como, bebo, estoy feliz o triste, coso, juego, bailo, o hago cualquier cosa, debo hacerlo como si fuese en tal peso, medida o número, incluso tan perfectamente como Dios creó el mundo; o de lo contrario soy tan bruscamente insultada, tan cruelmente amenazada, a veces con pellizcos, pinchazos y sacudidas y de otras formas (las cuales no nombraré por el honor que les tengo)... que pienso yo misma en el infierno.[10]

A principios de febrero de 1547, Juana fue enviada a vivir a la casa de uno de los tíos de Eduardo VI, Thomas Seymour, I barón Seymour de Sudeley, quien al poco tiempo contrajo matrimonio con la viuda de Enrique VIII, Catalina Parr, residiendo Juana con la pareja en el Castillo de Sudeley, en Gloucestershire, hasta la muerte de Catalina en septiembre de 1548 tras haber dado a luz a su única hija, María Seymour, en el mes de agosto.[11]

Matrimonio[editar]

Juana fungió como la principal doliente en el funeral de Catalina, mostrando Thomas interés en que la joven siguiese viviendo en su casa, regresando Juana durante aproximadamente dos meses antes de que Seymour fuese arrestado a finales de 1548.[12]​ Su hermano, el Lord Protector Edward Seymour, I duque de Somerset, se sentía amenazado por la popularidad de Thomas con el joven rey Eduardo VI (entre otros aspectos, Thomas Seymour estuvo a cargo de proponer a Juana como esposa del monarca).[13]

En el transcurso de la condena y ejecución de Thomas, el padre de Juana tuvo la fortuna de no verse inmiscuido en ningún asunto problemático. Tras su cuarto interrogatorio por parte del Consejo Privado, Henry propuso a su hija Juana como prometida del hijo mayor del Lord Protector, Edward Seymour, I conde de Hertford.[14]​ Dicha propuesta no llegó nunca a buen término y Juana no se prometió hasta la primavera de 1553, siendo su futuro esposo Lord Guilford Dudley, hijo de John Dudley, I duque de Northumberland.[15]​ El duque, Lord presidente del Consejo Privado desde finales de 1549, era por aquel entonces el hombre más poderoso del país después del rey.[16]​ El 25 de mayo de 1553 la pareja contrajo matrimonio en Durham House, en Londres, en una triple ceremonia, donde Catalina Grey contrajo nupcias con Henry Herbert, II conde de Pembroke, y Katherine Dudley con Henry Hastings, hijo de Francis Hastings, II conde de Huntingdon.[17]

Reclamación del trono y ascenso[editar]

El Acta de Sucesión de 1544 restauraba a las hijas de Enrique VIII, María e Isabel, en la línea sucesoria, pese a que todavía seguían siendo consideradas ilegítimas. De hecho, este acta autorizaba a Enrique VIII a alterar la sucesión del trono a su voluntad, reforzando el rey los derechos sucesorios de sus tres hijos y declarando que, en caso de no dejar descendientes ninguno de ellos, el trono pasaría a los herederos de su hermana pequeña María, lo que incluía a Juana como legítima heredera. Por razones desconocidas, Enrique excluyó a la madre de Juana, Frances, de la línea sucesoria[18]​ e ignoró las reclamaciones de los descendientes de su hermana mayor Margarita Tudor, vinculada por matrimonio a la nobleza y a la Casa Real de Escocia.

Tanto María como Isabel habían sido declaradas ilegítimas por ley durante el reinado de su padre tras la anulación de sus sucesivos matrimonios con Catalina de Aragón y Ana Bolena.[19]​ Cuando Eduardo VI, de 15 años de edad, se hallaba en su lecho de muerte a comienzos del verano de 1553, su medio hermana María seguía siendo su presunta heredera. Sin embargo, el rey, en un borrador de su testamento elaborado a principios de año, había restringido la sucesión de los descendientes varones de Frances Brandon y sus hijas antes de nombrar a su sobrina Juana, protestante, y a sus herederos sus sucesores en el trono, habiendo hecho esto probablemente en el mes de junio de 1553; la intención del monarca era asegurar su legado protestante pasando por encima de los derechos de su hermana María, quien era católica.[20][21]​ La decisión de Eduardo de nombrar a Juana podría haber sido instigada, al parecer, por Northumberland.[22][23][24][25]

Eduardo VI supervisó personalmente la copia de su última voluntad la cual fue emitida mediante patente real el 21 de junio y firmada por 102 notables, entre ellos pares, obispos, jueces, todo el Consejo Privado y la Corte de Regidores.[26]​ Además, el rey anunció que su testamento sería aprobado en el parlamento en septiembre, siendo preparados los mandamientos judiciales necesarios.[25]

La corona ofrecida a Lady Jane Grey. Grabado anónimo a partir de una obra de Charles Robert Leslie (hacia 1827)

Eduardo murió el 6 de julio de 1553, si bien su deceso no fue anunciado hasta cuatro días después.[27]​ El 9 de julio, Juana fue informada de que se acababa de convertir en reina, y según su posterior declaración, aceptó la corona con renuencia. El 10 de julio, Grey fue oficialmente proclamada reina de Inglaterra, Francia e Irlanda tras haber establecido su residencia en la Torre de Londres, donde los monarcas residían tradicionalmente desde el ascenso al trono hasta el momento de la coronación. Juana rehusó nombrar rey a su esposo Dudley debido a que ello hubiera requerido un acta del parlamento,[28]​ accediendo únicamente a convertirlo en duque de Clarence.

Northumberland llevó a cabo varios cometidos con el fin de consolidar su poder político tras la muerte del rey, siendo el más importante de todos ellos el aislar y capturar a María Tudor para evitar que reuniese apoyos para su causa, consistente en derrocar a Juana y subir al trono. Tan pronto tuvo la certeza de que su hermano iba a morir, María abandonó su residencia en Hunsdon y partió a Anglia Oriental, donde empezó a reunir a numerosos partidarios. En consecuencia, Northumberland abandonó Londres con sus tropas el 14 de julio con el objetivo de capturar a María. Por su parte, el Consejo Privado cambió de bando y proclamó reina a María en Londres el 19 de julio. El consenso histórico asume que este giro de los acontecimientos se debió al considerable apoyo popular con el que contaba María. No obstante, no existen evidencias claras de apoyo a la hija de Enrique VIII fuera de Norfolk y Suffolk, donde Northumberland había logrado sofocar la Rebelión de Kett. De hecho, parece ser que Henry FitzAlan, XIX conde de Arundel (a quien Dudley había arrestado dos veces por ser aliado de Somerset), había preparado un golpe de Estado en el Consejo Privado en ausencia de Northumberland.[29]​ Debido a esto, Juana es comúnmente denominada «la reina de los nueve días», aunque si su reinado se fechase desde la muerte de Eduardo el 6 de julio, este habría durado en realidad 13 días.[30]​ El 19 de julio, Juana fue encerrada en los apartamentos del carcelero de la Torre de Londres, mientras que su esposo fue conducido a la Torre Beauchamp. El duque de Northumberland fue ejecutado el 22 de agosto de 1553, declarando el parlamento en septiembre a María como sucesora legítima a la vez que denunció y revocó la proclamación de Juana, quien pasó a ser considerada usurpadora del trono.[31]

Juicio y ejecución[editar]

Llamada por la corte judicial Juana Dudley, esposa de Guilford, Grey fue acusada de alta traición al igual que su marido, dos de sus hermanos y el arzobispo de Canterbury Thomas Cranmer.[32]​ Su juicio, por comisión especial, fue celebrado el 13 de noviembre de 1553 en Guildhall, Londres. Dicha comisión fue presidida por Sir Thomas White, Lord Mayor de Londres, y por Thomas Howard, III duque de Norfolk, siendo Edward Stanley, III conde de Derby, y John Bourchier, II conde de Bath, otros de los miembros de la comisión. Tal y como se esperaba, todos los acusados fueron declarados culpables y sentenciados a muerte. El delito de Juana (haber asumido mediante traición el título de reina y los poderes inherentes al mismo) quedó evidenciado por un gran número de documentos firmados por ella como «Juana la Reina» («Jane the Quene»),[32]​ siendo su condena morir quemada en Tower Hill o ser decapitada en función del deseo de la reina (la ejecución en la hoguera era el castigo tradicional por traición en el caso de las mujeres),[33]​ si bien el embajador imperial informó al emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico que la vida de Juana debía ser perdonada.[1]

La rebelión de Thomas Wyatt el Joven en enero de 1554 contra los planes de matrimonio de la reina María con Felipe II de España, conocida como Rebelión de Wyatt, selló el destino de Juana. Su padre, Henry Grey, I duque de Suffolk, y sus dos hermanos se unieron a la rebelión, motivo por el que el gobierno tomó la decisión de cumplir con el veredicto contra Juana y Guilford. La ejecución de ambos fue inicialmente programada para el 9 de febrero de 1554, si bien la misma se pospuso tres días para conceder a Juana la oportunidad de convertirse al catolicismo. Para ello, María envió a su capellán John Feckenham para que hablase con la joven, quien en principio no se sintió conforme con esto.[34]​ Pese a que Juana nunca sucumbió a los esfuerzos de Feckenham por convertirla, ambos acabaron estableciendo una amistad, permitiendo Grey que el capellán la acompañase al cadalso.[35]

La mañana del 12 de febrero de 1554, las autoridades trasladaron a Guilford desde sus dependencias en la Torre de Londres hasta Tower Hill, donde murió decapitado en una ejecución pública. Poco después, un carro tirado por un caballo trajo sus restos de regreso a la Torre, atravesando las habitaciones donde se hallaba confinada Juana, quien al ver el cadáver de su esposo a través de la ventana de su celda, según testimonios, exclamó: «Oh, Guilford, Guilford».[36]​ Inmediatamente después, Grey fue conducida a los exteriores de la Torre Verde, dentro del complejo de la Torre de Londres, para ser ejecutada.[37]

De acuerdo con el testimonio de su ejecución proporcionado por la Crónica de la Reina Juana y de los dos años de la Reina María, de autoría anónima y que sentaría las bases para la representación del historiador Raphael Holinshed, la joven pronunció un discurso tras subir al cadalso:

Buenas gentes, he venido aquí para morir y por una ley estoy condenada justamente. Los actos de traición contra su alteza la reina fueron ilegales y accedí a aceptar el trono. Pero nunca lo busqué o deseé y por eso me lavo las manos en la inocencia. Ante Dios y ante ustedes, buenos cristianos, ruego que todos ustedes sean testigos de que yo muero como una verdadera mujer cristiana, y que espero sean salvos por medio nada menos que la misericordia de Dios, en los méritos de la sangre de su único hijo, Jesucristo. Y confieso que, cuando hice conocer la palabra de Dios, me olvidé de lo mismo, amándome a mí misma y al mundo, y por lo tanto, me merezco este castigo por mis pecados. Y sin embargo, doy gracias a Dios por su bondad que me ha dado tiempo para arrepentirme. Y ahora buenas personas, mientras estoy viva, les pido que me ayuden con sus oraciones.[38][39][40]

A continuación, Juana recitó en inglés el salmo 51: «Ten piedad de mí, Oh Dios», tendiendo después sus guantes y su pañuelo a su doncella. El verdugo, como era costumbre, pidió el perdón de la joven por el acto que iba a cometer, el cual ella le concedió, rogándole que la ejecutase rápidamente. Después, en referencia a su cabeza, Juana preguntó al verdugo: «¿La quitará antes de que me tumbe?», a lo que el hombre respondió: «No, madam», procediendo Juana a ponerse ella misma una venda sobre los ojos, como era tradición en las ejecuciones. No obstante, falló al tratar de encontrar el bloque de decapitación con las manos, ante lo cual gritó: «¿Qué debo hacer? ¿Dónde está?». Probablemente Sir Thomas Brydges, teniente de la Torre, ayudó a la joven a ubicar el tajo de madera. Con la cabeza apoyada en el bloque, Juana pronunció las últimas palabras de Jesús según el Evangelio de Lucas: «¡Señor, en tus manos encomiendo mi espíritu!».[38]​ La tradición sostiene que tras la ejecución, el verdugo levantó la cabeza decapitada y dijo: «¡Así perecen todos los enemigos de la reina! ¡He aquí la cabeza de un traidor!».[41]

Juana y Guilford fueron enterrados en una tumba sin marcar en la Capilla Real de San Pedro ad Vincula, en el lado norte de la Torre Verde.[42]​ Su padre, el duque de Suffolk, fue ejecutado once días después, el 23 de febrero de 1554,[43]​ mientras que su madre, Frances, contrajo matrimonio con el chambelán Adrian Stokes en marzo de 1555 (se afirma erróneamente que se desposó tres semanas después de la muerte del duque).[44]​ Tras ser perdonada por la reina María, se permitió tanto a Frances como a sus dos hijas vivir en la corte.

Legado[editar]

Miniatura de una joven dama la cual representa, según David Starkey, a Juana Grey, por Levina Teerlinc (siglo XVI)

Juana, La traidora-heroína de la Reforma (The traitor-heroine of the Reformation), tal y como el historiador Albert Pollard se refiere a ella,[45]​ solo tenía 16 o 17 años de edad cuando fue ejecutada. Durante y después de las persecuciones marianas, Juana fue vista como una mártir protestante, figurando en un lugar destacado en las numerosas ediciones de la obra El libro de los mártires, de John Foxe. La historia de Juana se volvió tan popular que la misma terminó siendo objeto de biografías románticas, novelas, obras de teatro, óperas, pinturas y películas.

Juana Grey es la única monarca inglesa en los últimos 500 años (pese a las disputas sobre la legitimidad de su reinado) de la cual no existe ningún retrato auténtico contemporáneo.[46][47]​ Una pintura ubicada en la National Portrait Gallery de Londres fue identificada durante varios años como un retrato de Juana hasta que en 1996 se descubrió que la mujer del mismo representaba a Catalina Parr.[48]​ Por otro lado, un retrato considerado por algunos expertos como de Juana fue descubierto en 2005. Pintado entre 40 y 50 años después de su muerte, el Retrato Streatham (así llamado por ser Streatham la zona de Londres donde estuvo guardado durante décadas) muestra a una mujer joven vestida con un traje rojo, adornada con joyas y sujetando un libro de oraciones.[46]​ No obstante, el historiador y especialista en la dinastía Tudor David Starkey es escéptico al respecto: «Es un cuadro terriblemente malo y no hay razón para suponer que tenga nada que ver con Lady Juana Grey».[49]​ Por su parte, otro retrato, una miniatura descubierta en el Centro de Arte Británico de Yale, en New Haven, Connecticut (Estados Unidos),[50]​ fue mostrado a los medios de comunicación en 2007 por Starkey, quien declaró estar un «90 por ciento seguro» de que el mismo mostraba a Juana Grey,[51]​ aunque también se cree que puede representar a Amy Robsart.

Árbol genealógico[editar]

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
16. Juan Grey de Groby
 
 
 
 
 
 
 
8. Thomas Grey
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
17. Isabel Woodville
 
 
 
 
 
 
 
4. Thomas Grey II marqués de Dorset
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
18. William Bonville
 
 
 
 
 
 
 
9. Cecily Bonville
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
19. Katherine Neville
 
 
 
 
 
 
 
2. Enrique Grey, I Duque de Suffolk
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
20. Nicholas Wotton
 
 
 
 
 
 
 
10. Richard Wotton
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
21. Elizabeth Bamburgh
 
 
 
 
 
 
 
5. Margaret Wotton
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
22. Henry Belknap
 
 
 
 
 
 
 
11. Anne Belknap
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
23. Margaret Knollys
 
 
 
 
 
 
 
1. Juana Grey
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
24. William Brandon
 
 
 
 
 
 
 
12. William Brandon
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
25. Elizabeth Wingfield
 
 
 
 
 
 
 
6. Charles Brandon
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
26. Henry Bruyn
 
 
 
 
 
 
 
13. Elizabeth Bruyn
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
27. Elizabeth Darcy
 
 
 
 
 
 
 
3. Lady Frances Brandon
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
28. Edmundo Tudor, I Conde de Richmond
 
 
 
 
 
 
 
14. Enrique VII de Inglaterra
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
29. Margarita Beaufort
 
 
 
 
 
 
 
7. María Tudor
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
30. Eduardo IV de Inglaterra
 
 
 
 
 
 
 
15. Isabel de York
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
31. Isabel Woodville (= 17)
 
 
 
 
 
 

Representaciones en medios[editar]

Año Película Director Actriz
1923 Lady Jane Grey; Or, The Court of Intrigue Edwin Greenwood Nina Vanna
1936 Tudor Rose Robert Stevenson Nova Pilbeam
1986 Lady Jane Sir Trevor Nunn Helena Bonham Carter
1996 The Prince and the Pauper Andrew Morgan Sophia Myles
2006 Lady Jane Camilla Robinson Lucy Thomson


Predecesor:
Eduardo VI
Coat of Arms of England (1509-1554).svg
Reina de facto de Inglaterra e Irlanda

10 de julio de 1553 - 19 de julio de 1553
Sucesor:
María Tudor

Referencias[editar]

  1. a b Plowden, Alison (23 de septiembre de 2004). Grey, Lady Jane (1534–1554), noblewoman and claimant to the English throne. «Oxford Dictionary of National Biography». Oxford University Press (Oxford). ISBN 0-19-861362-8. doi:10.1093/ref:odnb/8154. 
  2. Ives, 2009, p. 2
  3. Ascham, 1863, p. 213
  4. Ives, 2009, pp. 36, 299
  5. de Lisle, 2008, pp. 5-8
  6. Ives, 2009, pp. 51, 65
  7. Ives, 2009, pp. 63-67
  8. Ives, 2009, p. 51
  9. Ives, 2009, p. 53
  10. Ives, 2009, p. 52
  11. Ives, 2009, pp. 42-45
  12. Ives, 2009, pp. 45-47
  13. Ives, 2009, pp. 47-49
  14. Ives, 2009, p. 47
  15. Loades, 1996, pp. 238-239
  16. Loades, 1996, p. 179
  17. de Lisle, 2008, pp. 93, 304; Ives, 2009, p. 321.
  18. Ives, 2009, p. 35
  19. A Constitutional History of Secession. p. 38. ISBN 9781455602889. 
  20. Lindsay, Thomas Martin (1882). The Reformation. T. & T. Clark. p. 149. 
  21. Tallis, Nicola (6 de diciembre de 2016). «Crown of Blood: The Deadly Inheritance of Lady Jane Grey». Pegasus Books. ISBN 9781681772875. 
  22. Loades, 1996, p. 240
  23. Alford, 2014, pp. 75-56
  24. Loach, 2002, pp. 163-164
  25. a b Dale Hoak: "Edward VI (1537-1553)", Oxford Dictionary of National Biography, Oxford University Press.
  26. Ives, 2009, pp. 145, 165-166
  27. Potter, Philip J. (10 de enero de 2014). Monarchs of the Renaissance: The Lives and Reigns of 42 European Kings and Queens. p. 84. ISBN 9780786491032. 
  28. Ives 2009 p. 189
  29. Ives, 2009, pp. 222-223, 233-236
  30. Ives, 2009, p. 1
  31. Potter, Philip J. (10 de enero de 2014). Monarchs of the Renaissance: The Lives and Reigns of 42 European Kings and Queens. pp. 88-89. ISBN 9780786491032. 
  32. a b Tallis, Nicola (6 de diciembre de 2016). «Crown of Blood: The Deadly Inheritance of Lady Jane Grey». Pegasus Books. ISBN 9781681772875. 
  33. Ives, 2009, pp. 251-252, 334; Bellamy, 1979, p. 54
  34. Ives, 2009, pp. 267, 268
  35. Ives, 2009, pp. 268-270
  36. Ives, 2009, pp. 274-275
  37. Ives, Eric (19 de septiembre de 2011). «Lady Jane Grey: A Tudor Mystery». John Wiley & Sons. ISBN 9781444354263. 
  38. a b Nichols, John Gough, ed. (1997). «1554, The Execution of Lady Jane Grey and Lord Guildford Dudley». The Camden Society; Marilee Hanson. 
  39. de Lisle, 2008, p. 138
  40. Ives, Eric (19 de septiembre de 2011). «Lady Jane Grey: A Tudor Mystery». John Wiley & Sons. ISBN 9781444354263. 
  41. «Lady Jane Grey deposed as Queen of England». 
  42. Tallis, Nicola (6 de diciembre de 2016). «Crown of Blood: The Deadly Inheritance of Lady Jane Grey». Pegasus Books. ISBN 9781681772875. 
  43. Cokayne, George (1982). «The complete peerage of England, Scotland, Ireland, Great Britain, and the United Kingdom, extant, extinct, or dormant». A. Sutton 2 (Gloucester). p. 421. ISBN 0904387828. 
  44. Ives, 2009, p. 38
  45. Pollard, Albert J. (1911). «The History of England». Longmans, Green (Londres). p. 111. 
  46. a b Higgins, Charlotte (16 de enero de 2006). «Is this the true face of Lady Jane?». The Guardian. 
  47. Reynolds, Nigel (3 de junio de 2007). «The true beauty of Lady Jane Grey». The Daily Telegraph. 
  48. Fellman, Bruce (mayo-junio de 2007). «Looking for Lady Jane». Universidad de Yale. Archivado desde el original el 29 de noviembre de 2014. Consultado el 23 de marzo de 2020. 
  49. Higgins, Charlotte (11 de noviembre de 2006). «A rare portrait of Lady Jane Grey? Or just an 'appallingly bad picture'?». The Guardian. 
  50. Reynolds, Nigel (5 de marzo de 2007). «The true beauty of Lady Jane Grey». 
  51. «Miniature could be second view of Lady Jane Grey». The Guardian. 5 de marzo de 2007. 

Bibliografía[editar]

  • Alford, Stephen (2002). «Kingship and Politics in the Reign of Edward VI». Cambridge University Press (Cambridge). ISBN 978-0-521-03971-0. 
  • Alford, Stephen (2014). «Edward VI: The Last Boy King». Penguin (Londres). ISBN 978-0141-97691-4. 
  • Ascham, Roger (1863). «The Scholemaster». En Mayor, John E. B., ed. Bell and Daldy (Londres). OCLC 251212421. 
  • Bellamy, John (1979). «The Tudor Law of Treason». Routlegde, Kegan & Paul (Toronto). ISBN 0-7100-8729-2. 
  • Bindoff, Stanley T. (1953). A Kingdom at Stake, 1553. History Today 3.9, pp. 642-28.
  • de Lisle, Leanda (2008). «The Sisters Who Would Be Queen: Mary, Katherine and Lady Jane Grey. A Tudor Tragedy». Ballantine Books (Nueva York). ISBN 978-0-345-49135-0. 
  • Hoak, Dale. (2015). Catholic Renewal and Protestant Resistance in Marian England. pp. 17-42.
  • Ives, Eric (2009). «Lady Jane Grey: A Tudor Mystery». Wiley-Blackwell (Malden MA; Oxford UK). ISBN 978-1-4051-9413-6. 
  • Kewes, Paulina. (2017). The 1553 succession crisis reconsidered. Historical Research. DOI:10.1111/1468-2281.12178
  • Loach, Jennifer (2002). «Edward VI». Yale University Press (New Haven). ISBN 0-30009409-4. 
  • Loades, David (1996). «John Dudley Duke of Northumberland 1504–1553». Clarendon Press (Oxford). ISBN 0-19-820193-1. 

Enlaces externos[editar]