Juan Soldevila

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Soldevila.

Juan Soldevila Romero (Fuentelapeña, Zamora, 20 de octubre de 1843 - Zaragoza, 4 de junio de 1923), eclesiástico y político. Sacerdote, promovido a canónigo de Valladolid, obispo de Tarazona, administrador apostólico de Tudela y arzobispo de Zaragoza, donde recibió la púrpura cardenalicia.

Designado senador, defendió los regadíos, por lo que se hizo muy popular entre los aragoneses. Promovió la creación de la Caja de Ahorros de la Inmaculada y apoyó numerosas iniciativas de justicia social como la construcción de viviendas sociales. Se significó también por sus posiciones políticas conservadoras y su apoyo al sindicalismo católico con gran eficacia, convencido de la necesidad y posibilidad de mejorar las condiciones de vida de las clases trabajadoras, convirtiéndose así en un objetivo del sindicalismo revolucionario. Desde los sectores anarquistas, de fuerte implantación en Zaragoza, se realizó una fuerte campaña para criminalizar su actuación presentándolo como un ser amoral, ejemplo de todos los vicios y financiador del terrorismo patronal en Barcelona. El intento de esa campaña era por un lado el desprestigiar su obra social y por otro, justificar su asesinato.

Murió asesinado por el grupo anarquista Los Solidarios, del que formaba parte Buenaventura Durruti, durante el periodo de violencia social y política que precedió al establecimiento de la dictadura de Primo de Rivera.

El atentado[editar]

Tras el atentado contra el sindicalista Salvador Seguí por los pistoleros del Sindicat Lliure en Barcelona, en venganza por el asesinato de algunos de sus dirigentes por activistas anarco-sindicalistas, el grupo Los Solidarios decidió asesinar también a diversas personalidades, entre las que se encontraba Soldevila. El 4 de junio de 1923, cuando el coche del cardenal entraba en la escuela-asilo situada en El Terminillo, dos individuos, identificados después como Francisco Ascaso y Rafael Torres Escartín, dispararon contra el eclesiástico, que murió en el acto. Detenidos poco más tarde, la audiencia de Zaragoza condenó a Escartín a cadena perpetua y consideró a Ascaso en rebeldía tras haberse fugado de la prisión.

Su muerte provocó un gran impacto en la opinión pública y precedió en tres meses al pronunciamiento de la dictadura de Miguel Primo de Rivera.


Predecesor:
Cosme Marrodán Rubio
Obispo de Tarazona
1889-1901
Sucesor:
José María Salvador y Barrera
Predecesor:
Antonio María Cascajares y Azara
Arzobispo de Zaragoza
1901-1923
Sucesor:
Rigoberto Doménech Valls

Enlaces externos[editar]