Juan Aparicio López

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Aparicio López

Delegado nacional de Prensa[a]
16 de octubre de 1941-27 de julio de 1945

Director general de Prensa
28 de julio de 1951-8 de marzo de 1957

Procurador en Cortes
1943-1967

Información personal
Nacimiento 29 de julio de 1906
Guadix
Fallecimiento 17 de abril de 1987
Madrid
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político
Información profesional
Ocupación Periodista y político
[editar datos en Wikidata]

Juan Aparicio López (Guadix, Granada, 29 de julio de 1906 - Madrid, 17 de abril de 1987), fue un periodista y político español muy destacado durante el régimen franquista.

Biografía[editar]

Años de formación y militancia[editar]

Fue el mayor de siete hermanos. La muerte de su padre en 1921, cuando tenía catorce años, le obligó a afrontar tempranas responsabilidades en una familia donde no abundaban los recursos económicos. Cursa el bachillerato en el Instituto de Almería. En 1922 inicia sus estudios de Derecho en la Universidad de Granada, donde tendrá como profesor al catedrático socialista Fernando de los Ríos. Da muestras precoces de su vocación periodística. En 1925 figura como representante desde Guadix en la revista El Estudiante. Semanario de la juventud española, editada en su segunda época en Madrid, bajo la dirección de Rafael Giménez Siles.

En 1928 se traslada a vivir a Madrid. Entra en contacto con Ernesto Giménez Caballero y su revista, La Gaceta Literaria, a la que ya había enviado crónicas desde su Guadix natal.[2] Próximo políticamente al comunismo, a partir de 1930 evoluciona hacia la ideología fascista. Admirador de Unamuno y de Baroja, siempre mantendrá una actitud reticente frente al magisterio de Ortega y Gasset, a diferencia de la mayoría de los intelectuales de su entorno ideológico.[3]

A principios de 1931 figura junto a Ramiro Ledesma Ramos —de quien se convierte en su más fiel colaborador— en la aparición del manifiesto «La Conquista del Estado», así como en la fundación del semanario y grupo político de La Conquista del Estado, donde actúa como secretario. Es uno de los fundadores de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista en octubre de 1931. En su condición de jonsista, se implica también en la iniciativa del semanario El Fascio, asistiendo a las reuniones preparatorias y en cuyo único número —publicado el 16 de marzo de 1933 y recogido por orden gubernamental— aparecen dos textos suyos: «1915-1931. La camisa negra» (con su firma); y «El emblema de las Jons» (firmado J. A.)

Se le atribuye un papel relevante en la creación de elementos emblemáticos y consignas del movimiento fascista español. «Aparicio acuñó el símbolo del Yugo y las Flechas por sugestión involuntaria de Fernando de los Ríos, y también los slogans de la triple invocación de España, "una, grande y libre", y el de "por la Patria, el pan y la justicia"».[4]

Cuando las JONS convergen con Falange Española y se unifican, en 1934, es designado por la Junta de Mando miembro del I Consejo Nacional de Falange Española de las JONS.[5]

Por entonces, además de colaborar en la prensa del partido (la revista J.O.N.S., de la que fue secretario de redacción, y el semanario F.E.) se va abriendo un hueco en la prensa nacional, con su colaboración en los diarios El Sol e Informaciones.

A raíz de la escisión encabezada por Ramiro Ledesma Ramos en enero de 1935, se aparta de Falange y se vincula a dos empresas de la Editorial Católica: como profesor de la escuela de periodismo de El Debate y como editorialista del diario vespertino Ya.

Guerra Civil[editar]

Se casa en junio de 1936 y al estallar la guerra civil se incorpora a la zona nacionalista, estableciéndose en Ávila. Allí lo encuentra Ernesto Giménez Caballero y lo lleva a Salamanca,[6] donde está radicado el Cuartel General de Franco, para integrarlo en el rudimentario aparato de Prensa y Propaganda que está organizando a las órdenes de Millán Astray. En la capital del Tormes Aparicio dirige el diario La Gaceta Regional, sin mostrar —según Ridruejo— demasiado interés en reintegrarse a la militancia falangista.[7]

Franquismo[editar]

Desde 1939 fue una figura clave en la reorganización de la prensa del régimen franquista, en el que ostentó relevantes cargos políticos. El 16 de octubre de 1941[8] es nombrado Delegado Nacional de Prensa, cargo en que permanece hasta 1945, dentro de la Vicesecretaría de Educación Popular y funda en Madrid la Escuela Oficial de Periodismo. «Entonces —recordaría años después Ridruejo— cultivaba su parecido con el Napoleón grueso de la época imperial. Tenía una memoria que era como un gran archivo. Escribía con un enrevesamiento muy personal y seguía en las trece de una de sus "consignas" del tiempo de las J.O.N.S.: "Actuales frente a los intelectuales", consigna que nunca he llegado a entender».[7]

Desde su puesto oficial impuso rígidas e implacables normas ideológicas y de censura a la prensa, pero también actuó en ocasiones como valedor de escritores y periodistas republicanos depurados y talentos en ciernes no siempre alineados con la cultura oficial. Dionisio Ridruejo, que tuvo más de un choque político con él, lo reconoció explícitamente en sus memorias: «Aunque ciertas actitudes de Aparicio me irritaban mucho, no puedo ignorar [...] que en su primera etapa como director general (por los años 40), si bien liberaba algunos de sus prejuicios y resentimientos, había favorecido también a muchas personas desvalidas, había abierto cauces de promoción a muchos jóvenes y había mantenido publicaciones de una cierta amplitud [...] gracias a las cuales, y a costa de una cierta confusión, no se rompió del todo el hilo de la tradición literaria española y algunos valores que eran ciertos pudieron ver la luz».[7] En este sentido merecen destacarse por su interés literario y cultural las revistas que él impulsó: El Español, Fantasía, Así es, Fénix y La Estafeta Literaria.[9]

Fue, asimismo, procurador por su condición de consejero nacional durante la I Legislatura de las Cortes franquistas (1943-1946).[10] Volvería a serlo, ininterrumpidamente, en las sucesivas legislaturas desde 1949 a 1967, en representación de la Organización Sindical y por designación del Jefe del Estado.[11]

En 1946 es nombrado director del diario Pueblo, cargo en el que permanece hasta 1951. A partir de este último año, con la creación del Ministerio de Información y Turismo, vuelve a desempeñar la Delegación Nacional de Prensa, hasta el relevo gubernamental de 1957.[12] [13]

En 1955 funda del Certamen Nacional de Habaneras de Torrevieja (actualmente Certamen Internacional de Habaneras y Polifonía de Torrevieja), declarado de Interés Turístico Internacional.

En 1957 es nombrado consejero de información de la Embajada de España en el Quirinal.[14] Un año después asume la dirección de la Mutualidad de Periodistas por un espacio breve de tiempo, para acabar su vida laboral activa como profesor en la Escuela Oficial de Periodismo.

A finales de la década de 1960 colaboró con el diario SP, publicación de línea falangista dirigida por Rodrigo Royo.[15]

Años finales[editar]

En los últimos años del franquismo y durante la transición al régimen democrático siguió publicando con asiduidad en la prensa española, haciendo gala de una memoria prodigiosa y su peculiar «estilo barroco y hasta laberíntico, aunque excepcionalmente dotado para la adjetivación expresiva».[16] Fue frecuente su colaboración en órganos como La Vanguardia, de Barcelona, y en el diario madrileño El Alcázar, donde inició —a finales de los años setenta— una serie de artículos memorialísticos de alto interés que no llegó a recoger en libro.

El 29 de mayo de 1986, con el pretexto de su cercano octogésimo aniversario, sus compañeros de la profesión periodística —muchos de ellos antiguos alumnos de la Escuela Oficial de Periodismo que él fundara— le ofrecen un homenaje, al que asisten más de ciento treinta comensales.[17]

La muerte le sorprendió en Madrid, en su casa de la calle Alberto Aguilera, a la edad de ochenta años.[18]

Obras publicadas[editar]

  • JONS. Antología y prólogo de Juan Aparicio, Barcelona, Editora Nacional, 1939.
  • La Conquista del Estado. Antología y prólogo de Juan Aparicio, Barcelona, Ediciones FE, 1939.
  • Historia de un perro hinchado, Madrid, Afrodisio Aguado, s. f. (ca. 1940)
  • Españoles con clave, Barcelona, Luis de Caralt, 1945.
  • Aniversario de La Conquista del Estado, Madrid, Publicaciones Españolas, 1951.

Notas[editar]

  1. Con anterioridad, hasta mayo de 1941 el falangista Jesús Ercilla había sido director general de prensa.[1]

Referencias[editar]

  1. Bowen, 2000, p. 99.
  2. Sus primeros textos en La Gaceta Literaria fueron: «Alarcón y su efeméride de 19 de julio» , nº 14, 15 de julio de 1927, pág. 2; «Nota granadina. Aben Tofail o el abuelo paterno de Robinsón Crusoe», nº 17, 1 de septiembre de 1927, pág. 2; y «Postales rusas. Wladimiro Mayakowski», nº 21, 1 de noviembre de 1927, pág. 5.
  3. Sus reticencias ante Ortega las hizo extensivas a José Antonio Primo de Rivera, cuando militó en el falangismo, del que acabaría apartándose —como se señala después— en la crisis de enero de 1935. A este respecto, Eugenio Vegas Latapie cuenta una anécdota muy reveladora: Juan Aparicio «era entonces profesor de la Escuela de Periodismo de El Debate y colaborador del diario vespertino Ya, aunque nada tuviese que ver su ideología con la que dominaba la Santa Casa. Algunos amigos míos fueron alumnos suyos en unas clases particulares de latín que daba en su domicilio. A uno de ellos, que le preguntó, al día siguiente de un mitin de Primo de Rivera en el cine Madrid, el 17 de noviembre de 1935, si él había asistido también, le replicó con desdeñosa ironía: —No me interesa oír a Ortega en mangas de camisa...» (Los caminos del desengaño. Memorias políticas 2 (1936-1938), Madrid, Tebas, 1987, pág. 259).
  4. Dionisio Ridruejo, Casi unas memorias, Barcelona, Planeta, 1976, pág. 155. Sobre la adopción del emblema del yugo y las flechas, Ramiro Ledesma explicó la «anécdota curiosa» ocurrida en la reunión inaugural del movimiento jonsista: «Se proponían varios. Unos, un león rampante. Otros, un sol con una garra de león dentro. Etcétera. Entonces, Juan Aparicio, que había estudiado en la Universidad de Granada, recordó ante el grupo que don Fernando de los Ríos, el líder socialista, explicando un día en su cátedra de Derecho político una lección sobre el Estado fascista, después de hacer alusión al emblema lictorio del hacha y de las vergas, dibujó en la pizarra el haz de flechas y el yugo, diciendo que éste sería el emblema del fascismo, de haber nacido o surgido en España». (Roberto Lanzas [seudónimo de Ramiro Ledesma Ramos],¿Fascismo en España?, Madrid, Ediciones de La Conquista del Estado, 1935, págs. 76-77).
  5. Eduardo Álvarez Puga, Historia de la Falange, Barcelona, Dopesa, 1969, pág. 60.
  6. Ernesto Giménez Caballero, Memorias de un dictador, Barcelona, Planeta, 1979, pág. 78; y Retratos españoles (bastante parecidos), Barcelona, Planeta, 1985, pág. 187.
  7. a b c Ridruejo, ob. cit., pág. 156.
  8. Domínguez Arribas, 2009, p. 520.
  9. Para una valoración crítica de estas revistas, véase José-Carlos Mainer, «Historia literaria de una vocación política (1920-1956)», Introducción a Falange y literatura, 2ª ed., Barcelona, RBA Libros, 2013, págs. 17-179; la referencia concreta a las «fundaciones de Juan Aparicio» en las págs. 157-160.
  10. Apartado b), artículo 2º de la Ley de Creación de las Cortes Españolas. Decreto de 23 de noviembre de 1942 por el que se modifica la composición del Consejo Nacional de FET y de las JONS y se nombran los miembros del tercer Consejo Nacional.
  11. http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/SDocum/ArchCon/SDHistoDipu/SDIndHistDip?_piref73_1340024_73_1340023_1340023.next_page=/wc/servidorCGI&CMD=VERLST&BASE=DIPH&FMT=DIPHXLDA.fmt&DOCS=1-125&DOCORDER=FIFO&OPDEF=Y&QUERY=%286890%29.NDIP.
  12. Ministerio de Información y Turismo: «Decreto de 28 de julio de 1951 por el que se nombra Director general de Prensa a don Juan Aparicio López». Boletín Oficial del Estado núm. 212, de 31 de julio de 1951: 3591. ISSN 0212-033X. 
  13. Ministerio de Información y Turismo: «Decreto de 8 de marzo de 1957 por el que cesa en el cargo de Director general de Prensa don Juan Aparicio López». Boletín Oficial del Estado núm. 74, de 15 de maro de 1957: 1664. ISSN 0212-033X. 
  14. Véase «Falleció Juan Aparicio, maestro de periodistas», ABC, 19/04/1987 aquí
  15. Rodríguez Jiménez, 1994, p. 132.
  16. José María García Escudero, Mis siete vidas, Barcelona, Planeta, 1995, pág. 169.
  17. «Caluroso homenaje a Juan Aparicio», El Alcázar, 30 de mayo de 1986, pág. 22.
  18. «Falleció Juan Aparicio, maestro de periodistas», ABC, 19/04/1987 aquí

Bibliografía[editar]

  • Bowen, Wayne H. (2000). Spaniards and Nazi Germany: Collaboration in the New Order. University of Missouri Press. 
  • Domínguez Arribas, Javier (2009). El enemigo judeo-masónico en la propaganda franquista, 1936-1945. Madrid: Marcial Pons Historia. ISBN 978-84-96467-98-9. 
  • Rodríguez Jiménez, José Luis (1994). Reaccionarios y golpistas: la extrema derecha en España: del tardofranquismo a la consolidación de la democracia, 1967-1982. Madrid: CSIC. ISBN 84-00-07442-4. 


Predecesor:
Tomás Cerro Corrochano
Director general de Prensa
1951-1957
Sucesor:
Juan Beneyto Pérez