José Micael y Alfaro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
José Micael y Alfaro
Información personal
Nacimiento 22 de marzo de 1595 Ver y modificar los datos en Wikidata
Alcañiz (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento Mayo de 1690 Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura iglesia de Santiago Apóstol (Málaga) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Escultor Ver y modificar los datos en Wikidata

José Micael Alfaro Serrano (Alcañiz, Teruel, 22 de marzo de 1595 – Málaga, mayo de 1650) fue un escultor del barroco español del siglo XVII.

Biografía[editar]

Bautizado con el nombre de Miguel José Alfaro Serrano, fue hijo de Jerónimo de Alfaro y Francisca Serrano, ambos vecinos de Alcañiz, municipio de la provincia de Teruel. Sus hermanos fueron Tomás, Jerónima, Úrsula y Asensión Alfaro Serrano.[1]​ A la edad de 34 años, en 1629, se traslada a la ciudad de Málaga, viviendo en una casa arrendada al capitán Leonardo de Salazar y Arceniega,[2]​ en la calle Santa María.

Falleció en 1650 a la edad de 55 años, posiblemente resentido de la mortífera epidemia de peste bubónica que azotó a la ciudad un año antes, y que casualmente fue esta epidemia la que erigió como Patrono y Protector al Santo Cristo de la Salud, esculpido por él mismo. Tras la desaparición de la peste por intercesión de su ya milagrosa imagen, Micael anunció que su muerte estaba cerca. Al parecer esto respondía a la creencia extendida entre los imagineros de que quien labraba una talla milagrosa fallecía al poco tiempo. Sea inventiva popular o por pura aprensión del maestro, éste falleció, efectivamente justo un año después, recibiendo sepultura en la Iglesia parroquial de Santiago.[3][4]

Obras[editar]

En 1630 se registran sus primeras obras realizadas en la ciudad de Málaga, una talla de San Idelfonso y otra de Nuestra Señora de las Angustias, ambas para el municipio de Colmenar. Por la misma época aparece avecindado en la ciudad de Antequera trabajando en el convento de san Agustín, para una de cuyas capillas realizó varias imágenes y el adorno de yeserías.

En 1633, comienza un período de gran trabajo para Micael acreditándole de gran maestro. En este año esculpe un Cristo para la Cofradía del Santo Cristo de la Columna de la Iglesia de la Santísima Trinidad. Actualmente, esta imagen es la del Santo Cristo de la Salud, Patrón y Protector de la ciudad de Málaga, encontrándose en la iglesia de su mismo nombre en la Plaza de la Constitución. Este año también realizó un San Juan Evangelista y el 27 de diciembre se compromete en escritura a hacer un paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén. Asimismo, para el municipio de El Borge, talla un Cristo crucificado y cuatro apóstoles, y para el municipio de Riogordo realiza unas andas.[5]

En 1634, talla una imagen de Nuestra Señora del Rosario con un niño para el municipio de Monda. Para la Hermandad de la Limpia y Pura Concepción del Convento franciscano de San Luis el Real de Málaga, una imagen de la Coronación de Cristo sentado en una media columna, con tres sayones.[6]​ En este mismo año, realiza una reforma a la Fuente de Génova sita en la Plaza de la Constitución, añadiéndole un cuerpo intermedio de estilo manierista con tres figuras acuáticas labradas en mármol, una de ellas Neptuno, y escudos reales y de la ciudad.[7]

En 1636 labra tres imágenes procesionales, una del Señor, otra de la Virgen y la tercera de la mujer Verónica, además de un San Juan, para la Cofradía de Jesús Nazareno del municipio de Motril, Granada. [8]

Intervino estos años en el retablo barroco que preside el Santuario de la Victoria de Málaga, ejecutado entre 1620 y 1661, junto a su discípulo Jerónimo Gómez de Hermosilla, el pintor Luis de Zayas y el autor del mismo, Luis Ortiz de Vargas.[9]

En la mayoría de documentos registrados de su vida, de su actividad en el arte de la escultura y de sus obras, el propio artífice firma siempre José Micael o Michael, latinizando su segundo nombre, tal vez por costumbre o por ser más rítmico o eufónico al oído .[5]

Sillería del coro de la Catedral de Málaga[editar]

Alfaro intervino también en una de las principales obras de aquella época, la sillería del coro de la Catedral de Málaga. Continuó con los trabajos tras la marcha de su predecesor en 1638, el cazorlense Luis Ortiz de Vargas. Los bustos de santas y santos y la crestería del friso superior del ático, los relieves ornamentales y toda la talla del apostolado son obras suyas. El estilo de Micael en estas figuras se encuadra en un lenguaje manierista, con su habitual terribilità, cercano a la obra de Miguel Ángel Buonarroti, tanto en sus posturas como en el tratamiento del cabello y la barba.[10][11]​ Además, para la ejecución de la galería iconográfica coral, el artista turolense tuvo muy presentes las desaparecidas figuras de los Apóstoles (ca. 1517), pintadas por el italiano Rafael Sanzio en algunos salones del Palacio Vaticano.[12][13]

José Micael y Alfaro estuvo ocupado en este ambicioso proyecto hasta lograr culminar el testero frontal de la sillería del coro. La situación económica, la epidemia de 1649 y su propia muerte en 1650, obligaron a su paralización hasta que, en 1658, Pedro de Mena resultó elegido, mediante concurso, para suceder a Micael y rematar así, el programa escultórico restante. [6]

Discípulos[editar]

Micael tuvo en su taller a varios aprendices del arte escultórico destacando entre ellos a Jerónimo Gómez de Hermosilla (1630-1719), escultor granadino afincado en Málaga y artífice de numerosos retablos e imágenes como la hechura del Santo Cristo Mutilado de la Iglesia de Santa María del Sagrario, los patronos San Ciriaco y Santa Paula de la Iglesia de los Santos Mártires o la Virgen de Belén del Santuario de la Victoria. Además de ser un alumno aventajado, Gómez de Hermosilla mantuvo una estrecha relación con su maestro ya que, en el segundo testamento de Micael, indicó que había de heredar a su muerte todas las herramientas de su arte.[5][14]

Referencias[editar]

  1. Parroquia de Santa María la Mayor. Libros de la Iglesia Colegial de la villa de Alcañiz, en el cual se contiene el libro de Bautizados. Difuntos, Confirmados y Velados. Principiose el año 1587 siendo prior el Doctor Cristóbal Colón, regente; la cura de dicha Iglesia Mosen Juan Bielsa. Carece de numeración de folios
  2. Archivo de Protocolos. Escribano de Martín Delgado
  3. «Libro de enterramientos» fol. 75 de la Iglesia de Santiago. La partida de defunción dice textualmente: «José Micael y Alfaro en 12 de mayo (1650) se enterró en nuestra parroquia»
  4. Palomo, Alberto. El Señor de la Málaga de los siglos pasados. Diario Sur, 2012. Recuperado de https://www.diariosur.es/v/20120518/semana-santa/senor-malaga-siglos-pasados-20120518.html
  5. a b c José Micael Alfaro: un escultor español para Málaga. - LLORDÉN, P Andrés; Págs. 69-72
  6. a b Ibídem
  7. De Carranza Sell, Fanny & Heredia Flores, Víctor. Emasa: Fuentes de Málaga, Fuente de Génova. Recuperado de https://www.emasa.es/fuentes/ornamentales/fuentes/1/?zona=listado
  8. Archivo de Protocolos. Escribano de José Benítez
  9. MálagaPedia. Basílica y Real Santuario de Santa María de la Victoria (Málaga). Recuperado de https://malagapedia.wikanda.es/wiki/Bas%C3%ADlica_y_Real_Santuario_de_Santa_Mar%C3%ADa_de_la_Victoria_(M%C3%A1laga)
  10. NIETO CRUZ, E., “La Sillería Coral de la Catedral de Málaga”, en PÉREZ DEL CAMPO, Lorenzo & ROMERO TORRES, José Luis, Pedro de Mena. III centenario de su muerte 1688-1988, Cádiz, Consejería de Cultura, Junta de Andalucía, 1989, pp. 168-208 [Catálogo de exposición]
  11. ROMERO TORRES, José Luis, La escultura del Barroco, col. Historia del Arte de Málaga, tm. 10, Málaga, Prensa Malagueña, S. A., 2011, pp. 58-63 & 69-70
  12. Estas pinturas eran conocidas a través de las copias grabadas por Marco Antonio Raimondi, con anterioridad a la demolición de dichas estancias por orden del papa Paulo IV.
  13. Fernández Paradas, Antonio Rafael. Escultura Barroca Española: Escultura Barroca Andaluza, Vol. II. ExLibric. Antequera, Málaga, 2016
  14. En la cláusula sexta de su segundo testamento dice: «Mando a Jerónimo Gómez, maestro del arte de escultor toda la herramienta que yo tengo del dicho arte, papeles y demás cosas pertenecientes a él, con la obligación de que por una vez mande decir por mi alma 33 misas de alma en altares privilegiados». Lo nombró además por uno de sus albaceas cumplidores y ejecutores de su testamento.