Gato cimarrón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
gato cimarrón con una oreja inclinada que indica que fue castrado en un programa de trampa-neutro-retorno

Un gato cimarrón, callejero o feral, es un gato doméstico (Felis silvestris catus) que se volvió asilvestrado al ser criado con poca o ninguna intervención humana, ya sea por abandono (como los gatos callejeros) o porque su crianza así lo requiere (como los gatos de granja); no se deja manipular ni tocar, y generalmente permanece oculto para los humanos.[1]​ Los gatos cimarrones pueden reproducirse durante decenas de generaciones y convertirse en un depredador agresivo en los vértices de los entornos urbanos, de sabana y de matorrales. Algunos gatos cimarrones pueden sentirse más cómodos con las personas que los alimentan regularmente, pero incluso con intentos de socialización a largo plazo, generalmente permanecen distantes y son más activos después del anochecer.

Los gatos cimarrones son devastadores para la vida silvestre, y los biólogos conservacionistas los consideran una de las peores especies invasoras en la Tierra.[2]​ Los intentos de controlar las poblaciones de gatos cimarrones están muy extendidos, pero insuficientes para moderar su gran impacto incluso dentro de las reservas cercadas para fines específicos.

Algunos grupos de defensa de los derechos de los animales abogan por programas de captura castración suelta retorno para evitar que los gatos continúen reproduciéndose, además de alimentarlos, socializar y adoptar gatitos jóvenes y brindar atención médica. Otros grupos optan por el sacrificio.

Los gatos cimarrones pueden vivir al aire libre en colonias: los defensores de los derechos de los animales los consideran colonias administradas cuando los humanos les proporcionan alimentos y cuidados regulares.

Definición[editar]

Gatos callejeros en Largo di Torre Argentina, Roma. Foto de Paolo Monti, 1969.

El significado del término gato cimarrón varía entre países, y a veces se usa como sinónimo de gato callejero. Gatos cimarrones y gatos monteses son diferentes.[3]​ Los gatos que se alejan de sus hogares pueden convertirse en gatos cimarrones, y los gatos cimarrones que han vivido en la naturaleza durante algún tiempo pueden volverse asilvestrados.[4]

Por países[editar]

Reino Unido[editar]

En el Reino Unido, un gato cimarrón se define como un gato que no interactúa con los humanos y sobrevive con o sin ayuda humana. Los rescatistas de animales y los veterinarios consideran que los gatos son callejeros cuando no habían tenido mucho contacto humano, especialmente antes de las ocho semanas de edad, evitan a los humanos y prefieren escapar en lugar de atacar a un humano. Los gatos cimarrones se distinguen de los gatos domesticados en función de sus niveles de socialización, propiedad y confinamiento, y en la cantidad de miedo, interacción y dependencia de los humanos. Sin embargo, los veterinarios y los rescatistas no estaban de acuerdo sobre si un gato cimarrón tendería a silbar y escupir o atacar a un humano durante un encuentro, y no estaban de acuerdo sobre si los gatos cimarrones adultos podrían ser domesticados.[3]

Italia[editar]

En Italia, los gatos cimarrones están protegidos desde 1991, y es ilegal matarlos. En Roma, son esterilizados quirúrgicamente por veterinarios de los Servicios Públicos Veterinarios.[5]​ También se implementan programas para la esterilización de gatos cimarrones en las provincias de Padua y Venecia.[6]

Estados Unidos[editar]

Una encuesta de las instalaciones de rescate y veterinarias en los Estados Unidos reveló que no existe una definición ampliamente aceptada de un gato cimarrón. Muchas instalaciones utilizaron períodos de espera para evaluar si un gato era callejero observando si el gato se volvió menos asustado y evasivo con el tiempo. Otros indicadores incluyeron la respuesta del gato al tocar con un objeto inanimado y la observación del comportamiento social de los gatos en diversos entornos, como la respuesta al contacto humano, con un humano cercano o cuando se lo trasladó a un entorno más tranquilo.[7]​ La Sociedad estadounidense para la prevención de la crueldad hacia los animales define a los gatos comunitarios como gatos que nacieron y se criaron en la naturaleza, o gatos domésticos que fueron abandonados o perdidos y se volvieron asilvestrados para sobrevivir.[8]

Australia[editar]

El gobierno australiano clasifica a los gatos que no tienen interacción o asistencia de humanos como asilvestrados, y los gatos sin dueño que confían en humanos como semi-salvajes o callejeros. Sin embargo, incluso estas llamadas "colonias gestionadas'' a menudo tienen un impacto devastador en la vida silvestre, como se demostró en la aniquilación de mamíferos nativos en reservas adyacentes, como ocurrió con numbats y woylies en Australia Occidental.[9]

Gato de granja[editar]

Gato de granja

Un gato de granja es un gato doméstico en libertad que vive en una colonia de gatos en granjas agrícolas en una condición salvaje o semi-salvaje. Los gatos de granja viven principalmente al aire libre y generalmente se refugian en graneros. Se les suministra parcialmente comida y leche, pero subsisten principalmente en la caza de roedores como la rata negra, la rata marrón, el topillo común y las especies de Apodemus.[1]​ En Inglaterra, las colonias de gatos de granja están presentes en la mayoría de las granjas y consisten en hasta 30 gatos. Las gatas de granja muestran comportamientos alomotores; usan nidos comunales y cuidan gatitos de otros miembros de la colonia.[10]

Algunas organizaciones de rescate de animales mantienen los Programas Barn Cat y vuelven a alojar gatos cimarrones castrados a personas que buscan gatos de granja.[11]

Historia[editar]

Los gatos en el antiguo Egipto fueron venerados por matar roedores y serpientes venenosas.[12]​ La necesidad de evitar que los roedores consuman o contaminen los cultivos de granos almacenados para el consumo humano posterior puede ser la razón original por la que los gatos fueron domesticados. Se cree que la propagación de los gatos en gran parte del mundo se originó en Egipto. Los científicos no están de acuerdo sobre si los gatos fueron domesticados en el antiguo Egipto o si fueron introducidos allí después de la domesticación. Los comerciantes fenicios los llevaron a Europa para el control de las poblaciones de ratas, y los monjes los llevaron a Asia. Los ejércitos romanos también contribuyeron a difundir gatos y eventualmente los llevaron a Gran Bretaña.[13]​ Desde entonces, los gatos continuaron siendo introducidos en nuevos países, a menudo por marineros o colonos. Se cree que los gatos fueron introducidos en Australia en el siglo XVII por naufragios holandeses o a fines del siglo XVIII por colonos ingleses. Estos gatos domesticados comenzaron a formar poblaciones cimarrones después de que sus crías comenzaron a vivir lejos del contacto humano.

En los siglos XIX y XX, varios especímenes de gatos fueron descritos como subespecies de gatos monteses que hoy se consideran poblaciones de gatos cimarrones:[14][15]

  • Felis lybica var sarda propuesta por Fernand Lataste en 1885, era una piel y un cráneo de un gato macho de Sarrabus en Cerdeña que parecía un gato montés africano (Felis lybica), pero era más rojizo, gris y marrón y tenía el pelo más largo en la espalda.[16]​ En la década de 1980, Colin Groves evaluó los valores del índice de Schauenberg de cráneos de gatos de especímenes zoológicos que se originaron en las islas del Mediterráneo. Sobre la base de estos valores, concluyó que los gatos monteses sardos son descendientes de gatos monteses africanos que se introdujeron desde la región del Magreb en el norte de África.[14]​ Los resultados de la investigación zooarqueológica indican que los gatos cimarrones de Cerdeña descendieron de gatos domésticos que se introdujeron a principios del primer milenio durante el Imperio Romano, probablemente del Cercano Oriente.[17][18]
  • Felis reyi propuesto por Louis Lavauden en 1929, era una piel y un cráneo de un espécimen de Biguglia en Córcega que era más pequeño y más oscuro que el gato montés europeo (Felis silvestris), tenía una cola mucho más corta que el gato montés africano y difería en color de piel y marcas de ambos.[19]​ Cuando Reginald Innes Pocock revisó las pieles de Felis en la colección del Museo de Historia Natural de Londres, consideró a Felis reyi un sinónimo de Felis lybica sarda, el gato montés de Cerdeña.[20]​ Se considera que el gato montés corso se introdujo a principios del primer milenio. Los primeros registros fósiles conocidos de gatos datan de principios del siglo XIV, pero las capas cronoestratigráficas más antiguas revelaron fósiles de ganado introducido desde la Edad del Hierro.
  • Felis lybica jordansi propuesta por Ernst Schwarz en 1930, era un cráneo y piel de un espécimen masculino de Santa Margarita en Mallorca que tenía rayas más pronunciadas que el gato montés africano.[21]​ También se considera que descendió de gatos domésticos introducidos en la isla.[15]
  • Felis silvestris cretensis propuesto por Theodor Haltenorth en 1953 era una piel de gato comprada en un bazar en Chania que se parecía a un gato montés africano, pero tenía una cola espesa como un gato montés europeo.[22]​ Groves consideraba al gato montés de Creta como un gato salvaje introducido.

Distribución y hábitat[editar]

El gato cimarrón es el carnívoro terrestre más ampliamente distribuido. Ocurre entre las latitudes 55° norte y 54.3° sur en una amplia gama de zonas climáticas e islas en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico y el mar Mediterráneo, incluidas las islas Canarias, Port-Cros, la isla Dassen, la isla Marion, Juan de Isla Nova, Reunión, Hahajima, Isla Okinawa, Isla Raoul, Isla Herekopare, Isla Stewart, Isla Macquarie, Islas Galápagos, Isla San Clemente, Isla Natividad, Isla San José e Isla Nueva.[23][24][25][26][27]​ Las colonias de gatos cimarrones también se producen en las islas japonesas de Ainoshima, Hahajima y Aoshima, Ehime.[28][29][30]​ La población de gatos cimarrones en las islas hawaianas es principalmente de origen europeo y probablemente llegó en el siglo XIX en barcos.[31]

Las colonias de gatos cimarrones en Roma han sido monitoreadas desde 1991.[5]​ Se estudiaron gatos cimarrones urbanos en Madrid, Jerusalén y Ottawa.[32][33][34]

Comportamiento y ecología[editar]

Se observan comúnmente algunos comportamientos de los gatos cimarrones, aunque existe un desacuerdo entre veterinarios, rescatistas e investigadores sobre la prevalencia de algunos. En un entorno libre, los gatos cimarrones evitan a los humanos, no se dejan manipular ni tocar por los humanos, y retroceden o corren cuando pueden hacerlo. Si están atrapados, silban, gruñen, muestran sus dientes o se golpean.[35]​ Permanecen bastante ocultos de los humanos y no se acercarán, aunque algunos gatos cimarrones gradualmente se sienten más cómodos con los humanos que los alimentan regularmente.[36]

La mayoría de los gatos cimarrones tienen pequeños rangos domésticos, aunque algunos son más transitorios y viajan largas distancias. Los rangos domésticos de los gatos cimarrones machos, que generalmente son dos o tres veces más grandes que los de las gatas, son en promedio menores de 10 hectáreas, pero puede variar de casi 300 hectáreas a menos de 1 hectárea. Esta variación a menudo se debe a la temporada de reproducción, el acceso a las hembras, si el gato está castrado, la edad, la hora del día y la disponibilidad de presas.[37]

Colonias[editar]

Una colonia de gatos callejeros

Los gatos cimarrones a menudo viven en grupos llamados colonias, que se encuentran cerca de las fuentes de alimentos y el refugio.[8]​ Los investigadores no están de acuerdo sobre la existencia, el alcance y la estructura de las jerarquías de dominación entre los gatos cimarrones en las colonias.[35][38]​ Se han observado diferentes tipos de jerarquías en las colonias, incluidas las jerarquías despóticas y lineales. Algunas colonias se organizan en estructuras más complejas, como jerarquías relativas, donde el estado social de los gatos individuales varía, dependiendo de la ubicación, la hora del día o la actividad en la que se dedican los gatos, en particular la alimentación y el apareamiento.[39][40]

Una "colonia gestionada" es atendida por humanos que suministran comida y agua a los gatos, brindan refugio y atención veterinaria, implementan programas de retorno de trampas, encuentran hogares de acogida para gatos que pueden socializarse para su eventual adopción y educan a las personas en el vecindario.[8][41]

Socialización[editar]

Los gatitos cimarrones pueden ser atrapados y socializados, y luego adoptados en un hogar. No se acuerda la edad a la que un gatito se vuelve difícil de socializar, pero las sugerencias generalmente varían de siete semanas a cuatro meses de edad.[7][42][43]​ Aunque los gatos mayores a veces se pueden socializar, es un proceso muy largo y difícil, y el gato rara vez se vuelve amigable y puede seguir teniendo miedo.[3]

En un estudio de 2013 con participantes británicos, los rescatistas tendieron a estar más dispuestos que los veterinarios a intentar domesticar gatos cimarrones adultos. Los veterinarios tendieron a oponerse más a esta práctica, y algunos expresaron su preocupación por el bienestar de dicho gato en un entorno hogareño.[3]​ En una encuesta realizada en 2010 con veterinarios y rescatistas en los Estados Unidos, el 66% de los encuestados tenía programas de socialización para gatitos y el 8% para gatos adultos.[7]

Dieta[editar]

Los gatos cimarrones pueden ser cazadores de animales pequeños muy eficaces

Los gatos cimarrones son mesopredadores (depredadores de rango medio) o depredadores del ápice (depredadores superiores) en los ecosistemas locales.[44]​ Se aprovechan de una amplia variedad de vertebrados e invertebrados, y generalmente prefieren animales más pequeños con pesos corporales inferiores a 100 gramos, particularmente mamíferos, pájaros y lagartos.[45]​ Su espectro global de presas abarca más de 1,000 especies; los más comúnmente observados fueron el ratón doméstico, el conejo europeo, la rata negra, el gorrión común y el mirlo común.[37]​ En Australia, se aprovechan de especies introducidas como el conejo europeo y el ratón doméstico, y en roedores y marsupiales nativos, en particular la zarigüeya común de cola anillada.

Aunque algunas personas abogan por los gatos cimarrones como un medio para controlar las palomas y los roedores invasores como el ratón doméstico y la rata noruega, estas especies cosmopolitas evolucionaron conjuntamente con los gatos en entornos perturbados por los humanos y, por lo tanto, tienen una ventaja sobre los roedores nativos para evadir la depredación de los gatos. Los estudios en California mostraron que el 67% de los ratones asesinados por gatos eran especies nativas, y que las áreas cercanas a las colonias de gatos cimarrones en realidad tienen poblaciones de ratones domésticos más grandes, pero menos aves y roedores nativos.[46]:2

Aunque los gatos generalmente se aprovechan de animales de menos de la mitad de su tamaño, se fotografió a un gato cimarrón en Australia matando a un adulto que padecía alrededor de su peso a los 4 kg.[47]

Los gatos cimarrones son presas de los perros salvajes, dingos, coyotes, caracales[48]​ y aves rapaces.

Salud[editar]

Vida útil y supervivencia[editar]

Sin asistencia humana[editar]

Sin asistencia humana, se espera que los gatitos cimarrones tengan una alta tasa de mortalidad, con aproximadamente un 50% de muerte en el primer año.[49]:45De los gatos que sobreviven, el promedio de vida de un gato cimarrón sin cuidado humano es inferior a dos años.[8]

Sin embargo, los gatos cimarrones adultos sin asistencia humana se han encontrado en condiciones sorprendentemente buenas. En Florida, un estudio de gatos cimarrones admitidos en un programa de trampa-neutro-retorno (TNR) concluyó que "la eutanasia para gatos debilitados por razones humanas rara vez es necesaria".[50]​ Un estudio adicional de más de 100,000 gatos comunitarios (cimarrones y callejeros) admitidos en programas TNR en diversos lugares de los EE. UU. Dio como resultado la misma tasa de eutanasia de 0.4% para condiciones debilitantes.[51]​ La condición corporal de los gatos cimarrones que ingresan a un programa TNR en Florida se describió como "generalmente delgada pero no demacrada".[52]​ Sin embargo, muchos gatos comunitarios habían sufrido parásitos como pulgas y ácaros del oído antes de ingresar a los programas TNR.[53]

Con asistencia humana[editar]

Los gatos ferales en colonias manejadas pueden vivir largas vidas. Varios gatos en colonias administradas en el Reino Unido murieron de vejez.[54]:522

Un estudio a largo plazo de un programa de trampa-neutro-retorno (TNR) en un campus universitario en Florida Central encontró que, a pesar de la preocupación generalizada sobre el bienestar de los gatos que deambulan libremente, el 83% de los gatos estudiados habían estado presentes durante más de seis años, con casi la mitad observados por primera vez como adultos de edad desconocida. Los autores comparan este resultado con un estudio de 1984 que encontró que la vida media de los gatos domesticados fue de 7,1 años.[49][55]

Enfermedades[editar]

Tipos[editar]

Los gatos cimarrones, como todos los gatos, son susceptibles a enfermedades e infecciones que incluyen rabia, bartonelosis, toxoplasmosis, virus de la panleucopenia felina, parásitos externos e internos, virus de la inmunodeficiencia felina (FIV), virus de la leucemia felina (FeLV), enfermedades de rickettsias, tiña y complejo de enfermedades respiratorias felinas (un grupo de enfermedades respiratorias que incluyen herpesvirus felino tipo 1, calicivirus felino, Chlamydophila felis y Mycoplasma haemofelis).[56]

El virus de la leucemia felina y el virus de inmunodeficiencia felina pertenecen a la familia Retroviridae, y ambos causan inmunosupresión en gatos, lo que puede aumentar su susceptibilidad a otras infecciones. La investigación ha demostrado que la prevalencia de estos virus entre las poblaciones de gatos cimarrones es baja y es similar a las tasas de prevalencia de los gatos en los Estados Unidos.[57][58]

Los investigadores que estudiaron 553 gatos cimarrones en el norte de Florida en los Estados Unidos los examinaron para detectar una serie de infecciones que podrían ser perjudiciales para la salud humana o felina. El estudio encontró que la infección más prevalente es Bartonella henselae, la causa de la enfermedad por arañazo de gato en humanos, con un 33,6% de los gatos que dieron positivo. El coronavirus felino fue la siguiente infección más común, encontrada en el 18.3% de los gatos, aunque notaron que los niveles de anticuerpos eran bajos en la mayoría de los gatos que dieron positivo, y concluyeron que los gatos que probaron no parecían tener un mayor riesgo. para eliminar el virus que los gatos domésticos.[58]​ Los investigadores que estudiaron 96 gatos cimarrones en la Isla del Príncipe Eduardo en Canadá descubrieron que la lombriz felina era la infección más común en los gatos de esa colonia, y afectaba al 34% de los gatos. Esto fue seguido por Toxoplasma gondii, que se detectó en el 29.8% de los gatos, aunque solo un gato de los 78 para los que había muestras fecales disponibles arrojaba oocistos de T. gondii. Señalaron que la mayoría de las muestras fecales recolectadas indicaban la presencia de un parásito intestinal, y algunas muestras indicaban la presencia de múltiples parásitos.[59]

Transmisión a los humanos[editar]

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades ha advertido sobre el riesgo de rabia asociado con los gatos callejeros. Con el 16% de las personas infectadas con rabia por exposición a gatos rabiosos, los gatos han sido los principales animales responsables de la transmisión del virus a los humanos en los Estados Unidos desde los esfuerzos por controlar la rabia en perros en la década de 1970.[60]​ En 2010, se reportaron 303 gatos rabiosos dentro de los Estados Unidos.[56]​ Aunque algunos programas de manejo de colonias implican la administración de vacunas contra la rabia, la necesidad de revacunar cada pocos años hace que sea difícil de mantener. Además, la falta de documentación puede significar que el contacto con gatos cimarrones vacunados aún puede requerir un tratamiento posterior a la exposición.

El estudio de gatos cimarrones en la Isla del Príncipe Eduardo advirtió sobre el "riesgo zoonótico considerable" de transmisión de parásitos intestinales. Aunque los autores señalaron que su estudio no proporcionó evidencia de un gran riesgo asociado con T. gondii en gatos, aconsejaron que el riesgo aún se debe considerar, ya que la infección en humanos puede causar problemas de salud significativos, y los gatos que de otro modo no están transmitiendo la infección puede comenzar a eliminar el virus en momentos de estrés.[59]

Control y gestión[editar]

Los gatos cimarrones son controlados o manejados por varias agencias de control de enfermedades,[61]​ para la protección de la vida silvestre nativa y para proteger su bienestar.[2]​ El control de los gatos cimarrones se puede llevar a cabo mediante la captura y la eutanasia u otras formas de control letal, o mediante la trampa-retorno-neutro (TNR).

Australia prueba erradicar a los gatos ferales sin perjudicar la fauna local, uno de los métodos es llamado Felixer y consiste en un sensor láser que cuando identifica la forma de un gato lanza una dosis de veneno en gel que al lamerse el pelo los envenena. [62]

El retorno del neutro de la trampa implica atrapar gatos cimarrones, vacunarlos, esterilizarlos o castrarlos, y luego devolverlos al lugar donde originalmente estaban atrapados.[63]​ Además de las vacunas y la esterilización / castración, los gatos pueden recibir otra atención médica, como atención dental y tratamiento de parásitos.[64]​ Los programas TNR son frecuentes en varios países, incluidos Inglaterra,[54]​ Italia,[65]​ Canadá y Estados Unidos,[66]​ y cuentan con el apoyo de muchos gobiernos locales y estatales . Los defensores de TNR argumentan que es eficaz para detener la reproducción y reducir la población con el tiempo.[49][67]​ TNR produce menos quejas, ya que los comportamientos molestos disminuyen después de la esterilización, :16 y se mejora la calidad de vida de los gatos.[52][53]:1359 Se informa que la práctica ahorra dinero :294 y obtiene más apoyo público y una mejor moral que los esfuerzos que implican matar gatos. :297[68]:49

La International Companion Animal Management Coalition aboga por TNR como un método humanitario para controlar las poblaciones de gatos cimarrones.[69]​ En los Estados Unidos, la práctica está respaldada por la Sociedad Protectora de Animales de los Estados Unidos.[70]​ y la Asociación Nacional de Control Animal.[71]​ Si bien el Departamento de Defens de los Estados Unidos no aboga formalmente por TNR, proporciona información a las instalaciones militares sobre cómo implementar programas de TNR,[72]​ con el mensaje principal de que los programas de control de población deben ser humanitarios.[73]

En 2011, un estudio australiano enfatizó la necesidad de monitorear los efectos de los programas de sacrificio después de que las cámaras infrarrojas descubrieran que el sacrificio de gatos cimarrones condujo a un aumento de las poblaciones de estos en las áreas sacrificadas. Se pensaba que solo los gatos dominantes estaban siendo cebados y atrapados durante tales operaciones. Después de la eliminación de los gatos dominantes, hubo una afluencia de animales subordinados al área que, a diferencia de los gatos dominantes, no se aventuraron en las trampas. Dentro de un año, los números de gatos en las áreas sacrificadas se estabilizaron a los números originales.[74]

La efectividad de los programas de trampa-y-eutanasia y TNR depende en gran medida del control de la inmigración de gatos a áreas despejadas o controladas; donde se controla la inmigración de nuevos gatos, ambas técnicas pueden ser efectivas. Sin embargo, donde la inmigración no está controlada, el sacrificio es más efectivo.[75]​ Las comparaciones de diferentes técnicas también han encontrado que los programas de trampa-y-eutanasia son la mitad del costo de los TNR. Un análisis de ambas técnicas en Hawái sugirió que son menos efectivas cuando se introducen nuevos gatos por el abandono de las mascotas.[76]​ La utilidad de TNR es discutida por algunos científicos y especialistas en conservación, quienes argumentan que TNR es principalmente un problema de bienestar animal e ignora el daño continuo causado por los gatos castrados en la naturaleza.[2]​ Algunos científicos conservacionistas cuestionan la efectividad de TNR para controlar el número de gatos cimarrones. Algunos estudios que han respaldado la TNR también han sido criticados por usar datos anecdóticos para evaluar su efectividad.s[77]

Efectos sobre la vida silvestre[editar]

En los Estados Unidos, los gatos cimarrones matan de 1 a 4 mil millones de aves y de 6 a 22 mil millones de mamíferos anualmente.

En Australia, los gatos domésticos fueron introducidos en el siglo XIX en asentamientos que se habían desarrollado cerca de sitios de minería de oro y granjas como una estrategia de control de plagas para diezmar conejos, ratones y ratas. Los gatos cimarrones matan en promedio un millón de reptiles cada día.[78]​ Se estima que matan a más de 800 millones de mamíferos anualmente, de los cuales el 56% son especies nativas.[79]

Impacto en especies de presas[editar]

Gato persiguiendo una paloma.

Hasta la fecha, hay pocos datos científicos disponibles para evaluar el impacto de la depredación de gatos en las poblaciones de presas fuera de las situaciones agrícolas. Incluso los gatos domésticos bien alimentados pueden cazar y matar, principalmente atrapando pequeños mamíferos, pero también aves, anfibios, reptiles, peces e invertebrados.[80][81]​ La caza por gatos domésticos puede estar contribuyendo a la disminución del número de aves en las zonas urbanas, aunque la importancia de este efecto sigue siendo controvertida.[82]​ Los gatos cimarrones pueden amenazar a las especies nativas al punto de la extinción.[83]​ En muchos casos, controlar o eliminar las poblaciones de gatos no nativos puede producir una recuperación rápida en animales nativos.[84]​ El papel ecológico de los gatos introducidos puede ser más complicado. Controlan la población de ratas, que también se aprovechan de los huevos y las crías de las aves, por lo que una población de gatos puede proteger a las especies de aves en peligro de extinción mediante la supresión de los mesopredadores.[85]

Las especies nativas como el kakapo de Nueva Zelanda y el bettong australiano tienden a ser más ecológicamente vulnerables y conductualmente "ingenuos" cuando se enfrentan a la depredación por parte de los gatos.[86]​ Los gatos cimarrones han tenido un gran impacto en estas especies nativas y han jugado un papel principal en el peligro y la extinción de muchas especies.[87]​ En las áreas remotas y montañosas de Hawái, destruyen los nidos de aves marinas, incluida la cizalla de Newell (Puffinus newelli) y el petrel hawaiano (Pterodroma sandwichensis).[88]

En entornos agrícolas, los gatos pueden ser efectivos para mantener bajas las poblaciones de ratones y ratas, pero solo si las ubicaciones de refugio de roedores (como la hierba alta) se mantienen bajo control.[89][90]​ Si bien los gatos son efectivos para prevenir explosiones en la población de roedores, no son efectivos para eliminar infestaciones severas preexistentes.[91]

Hibridación con gatos salvajes[editar]

Un gato de Kellas, una raza local resultante del cruce entre un gato doméstico y un gato montés de Escocia

Los gatos cimarrones se han cruzado con los gatos salvajes en diversos grados en todo el mundo, el primer caso reportado ocurrió hace más de 200 años. La importancia de la hibridación está en disputa. El análisis genético moderno reveló que el gato montés africano es el antepasado del gato doméstico.[92]

Es poco probable que existan gatos monteses escoceses puros, pero la población actual de gatos monteses es lo suficientemente distinta de los gatos domésticos como para que valga la pena protegerlos.[93]​ Los altos niveles de hibridación han provocado dificultades para distinguir los gatos monteses puros de los gatos cimarrones y domésticos, lo que puede complicar los esfuerzos de conservación.[94]​ Se han establecido programas de retorno de trampa-neutro para evitar la hibridación.[95]

La introgresión genética en las poblaciones de gatos monteses europeos también existe en Italia, Hungría, España y Portugal.[96][97][98]

Referencias[editar]

  1. a b Liberg, O.; Sandell, M.; Pontier, D.; Natoli, E. (2014). «Density, spatial organisation and reproductive tactics in the domestic cat and other felids». En Turner, D. C.; Bateson, P., eds. The domestic cat: the biology of its behaviour (Third edición). Cambridge: Cambridge University Press. pp. 119-147. ISBN 9781107025028. 
  2. a b c Longcore, T.; Rich, C.; Sullivan, L. M. (2009). «Critical Assessment of Claims Regarding Management of Feral Cats by Trap-Neuter-Return». Conservation Biology 23 (4): 887-894. PMID 19245489. doi:10.1111/j.1523-1739.2009.01174.x. Archivado desde el original el 27 de mayo de 2018. Consultado el 26 de mayo de 2018. 
  3. a b c d Gosling, L.; Stavisky, J.; Dean, R. (2013). «What is a feral cat?: Variation in definitions may be associated with different management strategies». Journal of Feline Medicine and Surgery 15 (9): 759-764. PMID 23966002. doi:10.1177/1098612X13481034. «A feral cat is a cat that is unapproachable in its free-roaming environment and is capable of surviving with or without direct human intervention, and may additionally show fearful or defensive behaviour on human contact.» 
  4. Levy, J. K. & Crawford, P. C. (2004). «Humane strategies for controlling feral cat populations». Journal of the American Veterinary Medical Association 225 (9): 1354-1360. PMID 15552308. doi:10.2460/javma.2004.225.1354. 
  5. a b Natoli, E.; Maragliano, L.; Cariola, G.; Faini, A.; Bonanni, R.; Cafazzo, S.; Fantini, C. (2006). «Management of feral domestic cats in the urban environment of Rome (Italy)». Preventive Veterinary Medicine 77 (3–4): 180-185. PMID 17034887. doi:10.1016/j.prevetmed.2006.06.005. 
  6. Natale, A.; Frangipane di Regalbono, A.; Zanellato, G.; Cavalletto, M.; Danesi, P.; Capelli, G.; Pietrobelli, M. (2007). «Veterinary research communications». Parasitological Survey on Stray Cat Colonies from the Veneto Region 31 (1): 241-244. 
  7. a b c Slater, M. R.; Miller, K. A.; Weiss, E.; Makolinski, K. V.; Weisbrot, L. A. M. (2010). «A survey of the methods used in shelter and rescue programs to identify feral and frightened pet cats». Journal of Feline Medicine and Surgery 12 (8): 592-600. ISSN 1098-612X. PMID 20460192. doi:10.1016/j.jfms.2010.02.001. 
  8. a b c d «A Closer Look at Community Cats». ASPCA. Consultado el 26 de diciembre de 2015. 
  9. https://www.abc.net.au/news/2019-09-22/numbats-and-woylies-flourish-at-dryandra-after-feral-cat-fight/11532040
  10. MacDonald, D. W.; Apps, P. J.; Carr, G. M.; Kerby, G. (1987). «Social dynamics, nursing coalitions and infanticide among farm cats, Felis catus». Ethology 28 (Suppl): 1-64. 
  11. Janke, N.; Berke, O.; Flockhart, T.; Bateman, S.; Coe, J. B. (2017). «Risk factors affecting length of stay of cats in an animal shelter: A case study at the Guelph Humane Society, 2011–2016». Preventive Veterinary Medicine 148: 44-48. PMID 29157373. doi:10.1016/j.prevetmed.2017.10.007. 
  12. Langton, N.; Langton, M. B. (1940). The cat in ancient Egypt, illustrated from the collection of cat and other Egyptian figures formed. Cambridge: Cambridge University Press. 
  13. Wastlhuber, J. (1991). «History of Domestic Cats and Cat Breeds». En Pedersen, N. C.; Pratt, P. W., eds. Feline Husbandry: Diseases and Management in the Multiple Cat Environment. Goleta, CA: American Veterinary Publications. pp. 1−59. ISBN 978-0939674299. 
  14. a b Groves, C. P. (1989). «Feral mammals of the Mediterranean islands: documents of early domestication». En Clutton-Brock, J., ed. The Walking Larder: Patterns of Domestication, Pastoralism, and Predation (2015 edición). London and New York: Routledge. pp. 46-58. ISBN 9781317598381. 
  15. a b Kitchener, A. C.; Breitenmoser-Würsten, C.; Eizirik, E.; Gentry, A.; Werdelin, L.; Wilting, A.; Yamaguchi, N.; Abramov, A. V. et al. (2017). «A revised taxonomy of the Felidae: The final report of the Cat Classification Task Force of the IUCN Cat Specialist Group». Cat News (Special Issue 11): 17−20. 
  16. Lataste, F. (1885). «Étude de la Faune de Vertébrés de Barbarie (Algérie, Tunisie et Maroc)» [Studies on the vertebrate Fauna of the Barbary Coast (Algeria, Tunisia, Morocco)]. Actes de la Société Linnéenne de Bordeaux. Quatrième Série 39: 129-296. 
  17. Vigne, J.-D. (1992). «Zooarchaeology and the biogeographical history of the mammals of Corsica and Sardinia since the last ice age». Mammal Review 22 (2): 87-96. doi:10.1111/j.1365-2907.1992.tb00124.x. Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).
  18. Gippoliti, S.; Amori, G. (2006). «Ancient introductions of mammals in the Mediterranean Basin and their implications for conservation». Mammal Review 36 (1): 37-48. doi:10.1111/j.1365-2907.2006.00081.x. 
  19. Lavauden, L. (1929). «Sur le Chat sauvage de la Corse» [On the Wildcat of Corsica]. Comptes Rendus Hebdomadaires des Séances de l'Académie des Sciences 189 (7): 1023-1024. 
  20. Pocock, R. I. (1951). «Felis lybica sarda Lataste». Catalogue of the Genus Felis. London: Trustees of the British Museum. pp. 52-55. 
  21. Schwarz, E. (1930). «Die Wildkatze der Balearen». Zoologischer Anzeiger 91: 223-224. 
  22. Haltenorth, T. (1953). «Felis silvestris cretensis nom. nov.». Die Wildkatzen der Alten Welt: Eine Übersicht über die Gattung Felis [The wildcats of the Old World: An overview of the genus Felis]. Leipzig: Geest und Portig. pp. 29−31. 
  23. Konecy, J. M. (1987). «Home range and activity patterns of feral house cats in the Galapagos Islands». Oikos 50 (1): 17-23. doi:10.2307/3565397. 
  24. Apps, P. J. (1983). «Aspects of the ecology of feral cats on Dassen Island, South Africa». South African Journal of Zoology 18 (4): 353-362. doi:10.1080/02541858.1983.11447843. 
  25. Bloomer, J. P.; Bester, M. N. (1992). «Control of feral cats on sub-Antarctic Marion Island, Indian Ocean». Biological Conservation 60 (3): 211-219. doi:10.1016/0006-3207(92)91253-O. 
  26. Bonnaud, E.; Bourgeois, K.; Vidal, E.; Kayser, Y.; Tranchant, Y.; Legrand, J. (2007). «Feeding Ecology of a Feral Cat Population on a Small Mediterranean Island». Journal of Mammalogy 88 (4): 1074-1081. doi:10.1644/06-MAMM-A-031R2.1. 
  27. Bonnaud, E.; Medina, F. M.; Vidal, E.; Nogales, M.; Tershy, B.; Zavaleta, E.; Donlan, C. J.; Keitt, B. et al. (2011). «The diet of feral cats on islands: A review and a call for more studies». Biological Invasions 13 (3): 581-603. doi:10.1007/s10530-010-9851-3. 
  28. Izawa, M.; Doi, T.; Ono, Y. (1982). «Grouping patterns of feral cats (Felis catus) living on a small island in Japan». Japanese Journal of Ecology 32 (3): 373-382. 
  29. Kawakami, K.; Fujita, M. (2004). «Feral cat predation on seabirds on Hahajima, the Bonin Islands, southern Japan». Ornithological Science 3 (2): 155-158. doi:10.2326/osj.3.155. 
  30. Vincent, E. (2015). (Honor Scholar Thesis). DePauw University.  Falta el |título= (ayuda)
  31. Koch, K.; Algar, D.; Schwenk, K. (2016). «Feral Cat Globetrotters: genetic traces of historical human-mediated dispersal». Ecology and Evolution 6 (15): 5321-5332. PMC 4984506. PMID 27551385. doi:10.1002/ece3.2261. 
  32. Ayllón, T.; Diniz, P. P. V.; Breitschwerdt, E. B.; Villaescusa, A.; Rodríguez-Franco, F.; Sainz, A. (2012). «Vector-borne diseases in client-owned and stray cats from Madrid, Spain». Vector-Borne and Zoonotic Diseases 12 (2): 143-150. PMID 22022820. doi:10.1089/vbz.2011.0729. 
  33. Salant, H.; Spira, D. T. (2004). «A cross-sectional survey of anti-Toxoplasma gondii antibodies in Jerusalem cats». Veterinary Parasitology 124 (3–4): 167-177. PMID 15381297. doi:10.1016/j.vetpar.2004.07.011. 
  34. Little, S. E. (2005). «Feline immunodeficiency virus testing in stray, feral, and client-owned cats of Ottawa». The Canadian Veterinary Journal 46 (10): 898-901. PMC 1255591. PMID 16454381. 
  35. a b Alger, J. M.; Alger, S. F. (2003). «The Feral Cats and Shelter Solidarity». Cat Culture: The Social World of A Cat Shelter. Philadelphia, PA: Temple University Press. pp. 139-154. ISBN 978-1-4399-0772-6. 
  36. «Outdoor Cats: Frequently Asked Questions». The Humane Society of the United States. 8 de enero de 2015. Consultado el 30 de octubre de 2015. 
  37. a b Lepczyk, C. A.; Lohr, C. A.; Duffy, D. C. (2015). «A review of cat behavior in relation to disease risk and management options». Applied Animal Behaviour Science 173: 29-39. doi:10.1016/j.applanim.2015.07.002. 
  38. Crowell-Davis, S. L.; Curtis, T. M.; Knowles, R. J. (2004). «Social organization in the cat: A modern understanding». Journal of Feline Medicine and Surgery 6 (1): 19-28. PMID 15123163. doi:10.1016/j.jfms.2003.09.013. 
  39. Voith, V. L.; Borchelt, P. L. (1986). «Social Behavior of Domestic Cats». Compendium on Continuing Education for the Practising Veterinarian 8 (9): 637-646. 
  40. Bonanni, R.; Cafazzo, S.; Fantini, C.; Pontier, D.; Natoli, E. (2007). «Feeding-order in an urban feral domestic cat colony: relationship to dominance rank, sex and age». Animal Behaviour 74 (5): 1369-1379. doi:10.1016/j.anbehav.2007.02.029. 
  41. «The 7 Steps of TNR». Neighborhood Cats. Archivado desde el original el 2 de enero de 2017. Consultado el 1 de enero de 2016. 
  42. «Socialized Cat Guide». Alley Cat Allies. Consultado el 30 de octubre de 2015. 
  43. «Stray and Feral Cats». ASPCA. Consultado el 30 de octubre de 2015. 
  44. Prugh, L. R.; Stoner, C. J.; Epps, C. W.; Bean, W. T.; Ripple, W. J.; Laliberte, A. S.; Brashares, J. S. (2009). «The Rise of the Mesopredator». BioScience 59 (9): 779-791. doi:10.1525/bio.2009.59.9.9. 
  45. Plantinga, E. A.; Bosch, G.; Hendriks, W. H. (2011). «Estimation of the dietary nutrient profile of free-roaming feral cats: possible implications for nutrition of domestic cats». British Journal of Nutrition 106 (Supplement S1): S35-S48. PMID 22005434. doi:10.1017/S0007114511002285. 
  46. Hildreth, A. M. «Feral Cats and Their Management». University of Nebraska Lincoln Extension. Consultado el 30 de abril de 2019. 
  47. «Scientists catch a feral cat killing a large mammal on camera 'for the first time'». ABC News. 2015. Archivado desde el original el 4 de septiembre de 2015. Consultado el 2 de septiembre de 2015. 
  48. http://www.urbancaracal.org/livingwithcaracals
  49. a b c Levy, J. K.; Gale, D. W.; Gale, L. A. (2003). «Evaluation of the effect of a long-term trap-neuter-return and adoption program on a free-roaming cat population». Journal of the American Veterinary Medical Association 222 (1): 42-46. PMID 12523478. doi:10.2460/javma.2003.222.42. 
  50. Scott, K. C.; Levy, J. K.; Crawford, P. C. (2002). «Characteristics of free-roaming cats evaluated in a trap-neuter-return program». Journal of the American Veterinary Medical Association 221 (8): 1136-1138. PMID 12387382. doi:10.2460/javma.2002.221.1136. 
  51. Wallace, J. L.; Levy, J. K. (2006). «Population Characteristics of Feral Cats Admitted to Seven Trap-Neuter-Return Programs in the United States». Journal of Feline Medicine & Surgery 8 (4): 279-284. PMID 16603400. doi:10.1016/j.jfms.2006.02.004. 
  52. a b Scott, K. C.; Levy, J. K.; Gorman, S. P.; Newell, S. M. (2002). «Body Condition of Feral Cats and the Effect of Neutering». Journal of Applied Animal Welfare Science 5 (3): 203-213. PMID 12578741. doi:10.1207/S15327604JAWS0503_04. 
  53. a b Levy, J. K.; Crawford, P. C. (2004). «Humane strategies for controlling feral cat populations». Journal of the American Veterinary Medical Association 225 (9): 1354-1360. PMID 15552308. doi:10.2460/javma.2004.225.1354. 
  54. a b Remfry, J. (1996). «Feral cats in the United Kingdom». Journal of the American Veterinary Medical Association 208 (4): 520-523. PMID 8603900. 
  55. Nassar, R.; Mosier, J. E.; Williams, L. W. (1984). «Study of the feline and canine populations in the greater Las Vegas area». American Journal of Veterinary Research 45 (2): 282-287. PMID 6711951. 
  56. a b Roebling, A. D.; Johnson, D.; Blanton, J. D.; Levin, M.; Slate, D.; Fenwick, G.; Rupprecht, C. E. (2014). «Rabies Prevention and Management of Cats in the Context of Trap–Neuter–Vaccinate–Release Programmes». Zoonoses and Public Health 61 (4): 290-296. PMC 5120395. PMID 23859607. doi:10.1111/zph.12070. 
  57. Lee, I. T.; Levy, J. K.; Gorman, S. P.; Crawford, P. C.; Slater, M. R. (2002). «Prevalence of feline leukemia virus infection and serum antibodies against feline immunodeficiency virus in unowned free-roaming cats». Journal of the American Veterinary Medical Association 220 (5): 620-622. PMID 12418520. doi:10.2460/javma.2002.220.620. 
  58. a b Luria, B. J.; Levy, J. K.; Lappin, M. R.; Breitschwerdt, E. B.; Legendre, A. M.; Hernandez, J. A.; Gorman, S. P.; Lee, I. T. (2004). «Prevalence of infectious diseases in feral cats in Northern Florida». Journal of Feline Medicine and Surgery 6 (5): 287-296. PMID 15363760. doi:10.1016/j.jfms.2003.11.005. 
  59. a b Stojanovic, V.; Foley, P. (2011). «Infectious disease prevalence in a feral cat population on Prince Edward Island, Canada». The Canadian Veterinary Journal 52 (9): 979-982. PMC 3157072. PMID 22379197. 
  60. Weise, E. (2013). «Feral cat colonies could pose rabies risk, CDC says». USA TODAY. Consultado el 10 de marzo de 2016. 
  61. Roebling, A. D.; Johnson, D.; Blanton, J. D.; Levin, M.; Slate, D.; Fenwick, G.; Rupprecht, C. E. (2014). «Rabies Prevention and Management of Cats in the Context of Trap-Neuter-Vaccinate-Release Programmes». Zoonoses and Public Health 61 (4): 290-296. PMC 5120395. PMID 23859607. doi:10.1111/zph.12070. 
  62. «Felixer uses lasers and poison gel to kill feral cats, foxes to support endangered native animals». 
  63. «How to Help Community Cats: A Step-by-Step Guide to Trap-Neuter-Return». Alley Cat Allies. Consultado el 23 de abril de 2019.  «How to Help Community Cats | A step-by-step guide to Trap-Neuter-Return». Bethesda, MD: Alley Cat Allies. 2018. Archivado desde el original el 17 de octubre de 2014. 
  64. Kortis, B. (2013). Neighborhood Cats TNR Handbook (2nd edición). Neighborhood Cats. p. 115. Archivado desde el original el 27 de marzo de 2016. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  65. Natoli, E.; Maragliano, L.; Cariola, G.; Faini, A.; Bonanni, R.; Cafazzo, S.; Fantini, C. (2006). «Management of feral domestic cats in the urban environment of Rome (Italy)». Preventive Veterinary Medicine 77 (3–4): 180-185. PMID 17034887. doi:10.1016/j.prevetmed.2006.06.005. 
  66. «Feral Cat Organizations». The Humane Society of the United States. 2009. Archivado desde el original el 22 de noviembre de 2009. Consultado el 3 de marzo de 2016. 
  67. Hughes, K. L.; Slater, M. R. (2002). «Implementation of a feral cat management program on a university campus». Journal of Applied Animal Welfare Science 5 (1): 15-28. PMID 12738586. doi:10.1207/S15327604JAWS0501_2. 
  68. Slater, M. R.; Shain, S. (2005). «Feral cats: An overview». The State of the Animals. 
  69. «Humane Cat Population Management Guidance». International Companion Animal Management Coalition. 2011. 
  70. «HSUS Position Statement: Trap-Neuter-Return (TNR)». The Humane Society of the United States. 2006. Archivado desde el original el 26 de julio de 2014. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  71. «Taking a Broader View of Cats in the Community». Animal Sheltering. 2008. Archivado desde el original el 22 de julio de 2011. 
  72. Kozaryn, L. D. «'Trap, Neuter, Return,' Cat Lovers Urge». United States Department of Defense. Archivado desde el original el 14 de julio de 2015. Consultado el 21 de noviembre de 2010. 
  73. Kozaryn, L. D. «Cat Herding on the Military Range-DoD Advocates Humane Cat Control». United States Department of Defense. Archivado desde el original el 14 de julio de 2015. Consultado el 21 de noviembre de 2010. 
  74. Salleh, A. (2015). «Culling cats 'may do more harm than good'». ABC. Consultado el 4 de septiembre de 2016. 
  75. Schmidt, P. M.; Swannack, T. M.; Lopez, R. R.; Slater, M. R. (2009). «Evaluation of euthanasia and trap–neuter–return (TNR) programs in managing free-roaming cat populations». Wildlife Research 36 (2): 117. doi:10.1071/WR08018. 
  76. Lohr, C. A.; Cox, L. J.; Lepczyk, C. A. (2013). «Costs and Benefits of Trap-Neuter-Release and Euthanasia for Removal of Urban Cats in Oahu, Hawaii». Conservation Biology 27 (1): 64-73. PMID 23009077. doi:10.1111/j.1523-1739.2012.01935.x. 
  77. Winter, L. (2004). «Trap-neuter-release programs: the reality and the impacts». Journal of the American Veterinary Medical Association 225 (9): 1369-1376. PMID 15552311. doi:10.2460/javma.2004.225.1369. 
  78. Woinarski, J. C. Z., Murphy, B. P., Palmer, R., Legge, S. M., Dickman, C. R., Doherty, T. S., Edwards, G., Nankivell, A., Read, J. L. and Stokeld, D. (2018). «How many reptiles are killed by cats in Australia?». Wildlife Research 45 (3): 247-266. doi:10.1071/WR17160. 
  79. Murphy, B. P.; Woolley, L.-A.; Geyle, H. M.; Legge, S. M.; Palmer, R.; Dickman, C. R.; Augusteyn, J.; Brown, S. C. et al. (2019). «Introduced cats (Felis catus) eating a continental fauna: The number of mammals killed in Australia». Biological Conservation 237: 28-40. doi:10.1016/j.biocon.2019.06.013. 
  80. Woods, M.; McDonald, R. A.; Harris, S. (2003). «Predation of wildlife by domestic cats Felis catus in Great Britain». Mammal Review 23 (2): 174-188. doi:10.1046/j.1365-2907.2003.00017.x. 
  81. Robertson, I. D. (1998). «Survey of Predation by Domestic Cats». Australian Veterinary Journal 76 (8): 551-554. PMID 9741724. doi:10.1111/j.1751-0813.1998.tb10214.x. 
  82. Beckerman, A. P.; Boots, M.; Gaston, K. J. (2007). «Urban Bird Declines and the Fear of Cats». Animal Conservation 10 (3): 320-325. doi:10.1111/j.1469-1795.2007.00115.x. Archivado desde el original el 3 de marzo de 2016. 
  83. Nogales, M.; Martin, A.; Tershy, B. R.; Donlan, C. J.; Veitch, D.; Uerta, N.; Wood, B.; Alonso, J. (2004). «A Review of Feral Cat Eradication on Islands». Conservation Biology 18 (2): 310-319. doi:10.1111/j.1523-1739.2004.00442.x. 
  84. Courchamp, F.; Chapuis, J. L.; Pascal, M. (2003). «Mammal Invaders on Islands: Impact, Control and Control Impact». Biological Reviews of the Cambridge Philosophical Society 78 (3): 347-383. PMID 14558589. doi:10.1017/S1464793102006061. Archivado desde el original el 23 de septiembre de 2017. 
  85. Rayner, M. J.; Hauber, M. E.; Imber, M. J.; Stamp, R. K.; Clout, M. N. (2007). «Spatial Heterogeneity of Mesopredator Release within an Oceanic Island System». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 104 (52): 20862-20865. Bibcode:2007PNAS..10420862R. PMC 2409232. PMID 18083843. doi:10.1073/pnas.0707414105. 
  86. James, H.; Acharya, A. B.; Taylor, J. A.; Freak, M. J. (2002). «A case of bitten Bettongs». Journal of Forensic Odonto-stomatology 20 (1): 10-12. PMID 12085522. 
  87. Glen, A. S.; Dickman, C. R. (2005). «Complex interactions among mammalian carnivores in Australia, and their implications for wildlife management». Biological Reviews of the Cambridge Philosophical Society 80 (3): 387-401. PMID 16094805. doi:10.1017/S1464793105006718. Archivado desde el original el 22 de septiembre de 2017. 
  88. Platt, John R. (2020). «Hawaii’s Invasive Predator Catastrophe». EcoWatch. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  89. (PhD). University of Leicester. September 2003. pp. 85-103.  Falta el |título= (ayuda)
  90. Davis, David E. (1957). «The Use of Food as a Buffer in a Predator–Prey System». Journal of Mammalogy 38 (4): 466-472. ISSN 0022-2372. doi:10.2307/1376399. 
  91. Wodzicki, K. (1973). «Prospects for biological control of rodent populations». Bulletin of the World Health Organization 48 (4): 461-467. PMC 2481104. PMID 4587482. 
  92. Driscoll, C. A.; Menotti-Raymond, M.; Roca, A. L.; Hupe, K.; Johnson, W. E.; Geffen, E.; Harley, E. H.; Delibes, M. et al. (2007). «The Near Eastern Origin of Cat Domestication». Science 317 (5837): 519-523. Bibcode:2007Sci...317..519D. ISSN 0036-8075. PMC 5612713. PMID 17600185. doi:10.1126/science.1139518. 
  93. Beaumont, M.; Barratt, E. M.; Gottelli, D.; Kitchener, A. C.; Daniels, M. J.; Pritchard, J. K.; Bruford, M. W. (2001). «Genetic diversity and introgression in the Scottish wildcat». Molecular Ecology 10 (2): 319−336. PMID 11298948. doi:10.1046/j.1365-294x.2001.01196.x. Archivado desde el original el 13 de junio de 2004. 
  94. Kitchener, A. C.; Yamaguchi, N.; Ward, J. M.; Macdonald, D. W. (2005). «A diagnosis for the Scottish wildcat (Felis silvestris): a tool for conservation action for a critically endangered felid». Animal Conservation 8 (3): 223−237. doi:10.1017/S1367943005002301. 
  95. McQuillan, R. (2014). «Haven to Save the Wildcat from Total Extinction». Glasgow, Scotland. 
  96. Randi. E.; Pierpaoli, M.; Beaumont, M.; Ragni, B.; Sforzi, A. (2001). «Genetic identification of wild and domestic cats (Felis silvestris) and their hybrids using Bayesian clustering methods». Molecular Biology and Evolution 18 (9): 1679-1693. PMID 11504848. doi:10.1093/oxfordjournals.molbev.a003956. 
  97. Pierpaoli. M.; Birò, Z. S.; Herrmann, M.; Hupe, K.; Fernandes, M.; Ragni, B.; Szemethy, L.; Randi, E. (2003). «Genetic distinction of wildcat (Felis silvestris) populations in Europe, and hybridization with domestic cats in Hungary». Molecular Ecology 12 (10): 2585-2598. PMID 12969463. doi:10.1046/j.1365-294x.2003.01939.x. 
  98. Lecis, R.; Pierpaoli, M.; Biro, Z. S.; Szemethy, L.; Ragni, B.; Vercillo, F.; Randi, E. (2006). «Bayesian analyses of admixture in wild and domestic cats (Felis silvestris) using linked microsatellite loci». Molecular Ecology 15 (1): 119-131. PMID 16367835. doi:10.1111/j.1365-294X.2005.02812.x. 

Lectura adicional[editar]

Enlaces externos[editar]