Francesco II de Ventimiglia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Escudo de armas de la casa de Ventimiglia.
Escudo de armas de la casa de Lauria.
Escudo de armas de la casa de Abatte.


Francesco II de Ventimiglia, Francischello, (?-+1387[1]​) fue hijo de Francesco I de Ventimiglia y de Margherita Consolo,[2]​ condesa de Mistretta.[3]

Títulos[editar]

  • XIII conde de Geraci (V de la Casa Ventimiglia), investido el 28 de septiembre de 1354.[4]
  • II conde de Collesano (Investido el 20 de junio de 1354).[5]
  • Virrey de Sicilia de Sicilia.[6]
  • Barón de Gratteri.[7]
  • Señor del castillo de Polizzi (1356).
  • Capitán a guerra y castellano de Polizzi en 1356.
  • Señor de las tierras de las dos Petralias, Sottana y Soprana (investido el 12 de junio de 1354).[8]
  • Señor de Pollina, San Mauro y de Isnello en 1377.
  • Barón de Gangi y de Reggiovanni.
  • Señor de Tusa, Caronia y Castelbuono.
  • Camarero mayor del reino de Sicilia.[9]
  • Vicario del reino de Sicilia (1377).[10]
  • Gran almirante del reino de Sicilia.[11]
  • Uso del lema Por la Gracia de Dios (Deo gratia).[12]

Biografía[editar]

Marco inicial[editar]

La segunda mitad del siglo XIV fue señaladamente convulsa para Sicilia: entre guerras, escaramuzas armadas y diversas epidemias de peste,[13]​ el reino perdió más de un 40% de habitantes.

El 30 de diciembre de 1337 la magna regia curia[14]​ juzgó culpable de traición (a título póstumo) a Francesco I de Ventimiglia, privándole de honores y patrimonio y solo tres días más tarde, el 2 de enero de 1338 la misma corte juzgó también culpable de traición a su hijos Emanuel y Francesco II, privándoles así mismo de todos los bienes.[15]

Los primeros pasos de ambos hermanos tras la muerte de su padre fueron bien distintos: mientras Francesco II permanecía en Sicilia prisionero de Ruggero Pasaneto, su hermano Emanuel se refugió en Aragón. En 1344 participó en el ejército de Pedro IV de Aragón el ceremonioso en la conquista del Rosellón.[16]​ Otros hermanos, como Alduino, se refugiaron en la corte angiovina de Nápoles, desde donde regresó a Sicilia en mayo de 1338.

En cuanto a Francesco II, en cuanto salió de prisión se unió a la facción liderada por Blasco de Alagón, gran justicia y vicario del rey Luis I de Sicilia, contra los Chiaromonte, afincados en Palermo y los Palizzi, en Mesina, los máximos exponentes en la isla de la causa angiovina.

Conservando la posesión sobre el castillo de Cristia, en el Palermitano y de algunos otros bienes, durante la difícil etapa previa a la restitución de la herencia paterna, Francesco podía contar esencialmente con dos importantes bazas: unas rentas de cierto nivel y una posición relevante que supo utilizar, por ejemplo, durante la insurrección de Palermo contra los Chiaromonte, capitaneada por Lorenzo Murra en 1351.[17]

La reconciliación entre la corona y la casa de Ventimiglia, auspiciada por Blasco de Alagón, llevó a la total rehabilitación de la casa. Más tarde, llegó el perdón real y no solo la restitución de bienes: el rey Luis I de Sicilia reconoció que la culpa de todo lo acontecido se debió a una conspiración por envidia de los Chiaromonte y los Palizzi, con lo que se conseguía una total restauración del honor del malogrado conde Francesco I de Ventimiglia y de toda su familia.[18]

Cuando murió Francesco I de Ventimiglia en 1338, dejó en su testamento[19]​ planificada la división de su señorío entren sus hijos: el condado de Geraci para su hijo mayor, Emanuele, y el condado de Collesano para el segundo, Francesco II.[20]

Si bien es cierto que el primogénito Emanuel de Ventimiglia entró en posesión del núcleo más antiguo de los títulos y dominios del padre, Francesco presionó a su hermano hasta obligarle a cederle los importantes territorios de la Petralia y los de Bilici. El nuevo conde de Collesano se confirmaba como el más dinámico exponente del linaje Ventimiglia: heredaba el título de camarero mayor, investido a finales de 1353, tras regresar de su exilio y en sustitución de Federico III di Chiaramonte[21]​ y acabó llevando la casa de Ventimiglia a su máximo esplendor, aunque a costa de una dedicación exclusiva, sin mayores miramientos durante toda su vida que lograr su objetivo.

La numerosa prole del conde Francesco I de Ventimiglia se acomodó a lo largo del Siglo XIV con diversa fortuna, en pequeños señoríos del área Madonita (Resuttano, Pettineo, Sperlinga, Gratteri), pero fueron reabsorbidos más tarde en un gran dominio unitario de Francesco II de Ventimiglia, conde de Geraci y de Collesano.

Situación política[editar]

Durante toda su trayectoria y sobre todo en sus comienzos como cabeza de su casa, su fidelidad política pasó por diferentes fases. Se sabe, por ejemplo, que en octubre de 1341 Teobaldo Bubutello di Castrogiovanni, estando exiliado de Sicilia, regresó clandestínamente a la isla para contactar con la nobleza siciliana y recabar posibles nuevos apoyos a la causa angiovina, pero fue capturado y bajo tortura confesó que el propio conde Francesco II formaba parte de la conjura.[22]

En 1350 contribuyeron a fomentar una revuelta contra el conde Manfredo de Chiaromonte, que pudo ser repelida gracias a los refuerzos recibidos. En las mismas fechas, Francesco II, presa de un juvenil desvelo por una joven,[23]​ en una ocasión en la que imprudentemente se adentró en Palermo, junto con su hermano Emanuel y unos soldados de escolta, sufrió una emboscada de la que se salvaron milagrosamente: los dos hermanos pudieron huir por los pasajes subterráneos de la ciudad, pero su escolta fue apresada y muerta.

Más tarde, aprovechando una eventual disputa y temporal alejamiento entre los eternos aliados, las familias Chiaromonte y Palizzi,[24]​ promovieron con éxito una revuelta contra Matteo Palizzi, inclinando inexorablemente la balanza del poder del lado de la causa del rey Luis I de Sicilia.

En diciembre de 1353 Francesco II es investido con el título de gran camarlengo del reino.[25]

En 1355 muere el rey Luis I de Sicilia y le sucede su hermano menor Federico III de 12 años de edad, por lo que su hermana Eufemia de Aragón ocupó la regencia.[26]​ Esta situación permitió al conde Francesco II ocupar un primerísimo primer plano en la escena política del momento, junto con su hermano Emanuel, Artal de Alagona (hijo del ya fallecido Blasco) y a Orlando de Aragón, tío carnal del soberano Federico III de Sicilia.

Con el apoyo de la vicaria Eufemia y de Enrico Rosso, en junio de 1356 el conde de Collisano asumió el cargo de stratigoto[27]​ de Mesina, aunque 18 días más tarde tuvo que dejar el cargo,[28]​ debido a una revuelta popular provocada por los barones locales y apoyada por los angiovinos, que aprovecharon para aposentarse en la ciudad, al tiempo que Simone Chiaromonte se hacía fuerte en Palermo.[29]

En una maniobra organizada por el conde, Nicolò Abatte fue sustituido en el cargo de gobernador militar de Trapani por Guido Ventimiglia.[30]​ Pero le costó caro: Nicolò, señor de Isnello, optó por unirse a la facción rival del conde y se alió con los Chiaromonte y la causa angiovina, dejando a su paso por las tierras del conde un reguero de destrucción y saqueando todo lo que pudo.[31]

En febrero de 1359 muere en Cefalú la vicaria Eufemia y Francesco II asumió la custodia del joven soberano Federico III de Sicilia, que convirtió en una asfixiante tutela, privándole de cualquier tipo de iniciativa que no contase con su aprobación. A tal punto fue así que el joven rey tuvo que urdir una estratagema para eludir la férrea vigilancia de su tutor y poder reunirse con su prometida Constanza, que no contaba con el beneplácito del conde.[32]Constanza había llegado al puerto de Trapani, pero Guido Ventimiglia (gobernador de Trapani) no le permitió el desembarco alegando motivos de seguridad, permaneciendo abarloados en la isleta de la Colombara, y como el joven rey permanecía en Cefalú, bajo la atenta mirada del conde, no pudieron reunirse. Para burlar a sus vigilantes Constanza alegó que zarpaba rumbo a España, yendo en realidad a Catania donde sí pudo reunirse con su prometido, habiendo este aprovechado un descuido de su guardia personal en una batida de caza por los bosques de Cefalú.[33]

La causa angiovina[editar]

La rivalidad manifiesta entre la corona de Aragón y la casa de Anjou por el dominio de Sicilia fue una constante a lo largo de aquella época, utilizada muy frecuentemente por los barones locales, que abrazaban una causa o la contraria en cada ocasión en función de sus intereses estrictamente personales.

Siguiendo indicaciones de don Pedro IV de Aragón, el conde Francesco II inició una aproximación a los Chiaromonte,[34]​ consiguiendo lo que parecía imposible: una alianza duradera entre las familias Chiaromonte y Ventimiglia. Para ello acordaron el matrimonio de sus vástagos Giacoma Ventimiglia y Matteo Chiaromonte, a pesar de que Giacoma por aquellas fechas ya estaba comprometida en matrimonio con Blasco, el hijo de Artal de Alagona, pacto que no tuvo el conde mayor reparo en deshacer.

El conde se mostró particularmente hábil en el uso del matrimonio para fines políticos. En 1372 el propio pontífice, a la sazón Gregorio XI, le exigió la comunicación previa a los matrimonios de sus restantes hijas, Eufemia y Eleonora.[35]

Tras este enlace, Federico Chiaromonte rompe sus vínculos con la causa angiovina, sumándose a su nueva causa y consiguiendo en 1361 el real perdón para él y todos sus antepasados, concedido por el rey Federico III de Sicilia. Siguió siendo señor de Palermo, pero ahora con el consentimiento real.

En 1361 Francesco se rebeló contra el rey Federico III de Sicilia, del que era al mismo tiempo su máximo protector. Sin embargo, estas fases de deslealtad estuvieron seguidas de otras totalmente opuestas, fiel a su soberano. Y como muestra, el 16 de febrero de ese mismo año de 1361, Federico III de Sicilia le nombra justiciero vitalicio, siendo ya capitán de Palermo, en sustitución del conde de Módica, Federico de Chiaromonte, aunque poco después tuvo que dejar el cargo nuevamente en manos del Chiaramonte.[36]

A todo esto, tanto Francesco II como Federico Chiaromonte estaban recelosos por la reciente boda de su soberano con una representante de la corona de Aragón,[37]​ comenzando una etapa de oposición al rey, actitud en la que no participó su hermano Emanuele, posiblemente harto de las continuas imposiciones e injerencias de su hermano menor. Francesco II, por medio de sus capitanes los hermanos Filippo y Ricardo Castellucio, invadió el condado de Geraci, poniendo bajo custodia al mismo conde, es decir, a su propio hermano. El control efectivo del condado ya no le sería devuelto nunca a Emanuele. Posiblemente y ya que no dejaba descendencia (su hijo Francesco falleció prematuramente), aceptó su nueva situación ya que, inevitablemente, sus feudos irían a parar a su hermano tras su muerte, ya próxima por edad.

En octubre de 1362 se acordó la paz entre Artal de Alagona y los revoltosos Francesco II Ventimiglia y Federico Chiaromonte.[38]​ Por otra parte Francesco II acordó en pagar a su hermano Emanuel una renta vitalicia de 111 onzas, a cambio de mantener el dominio sobre el condado de Geraci. Finalmente parecía haber llegado al reino de Sicilia una situación de paz duradera, sin abusos ni disputas baronales ni más anarquía institucionalizada, pero todo a costa del propio patrimonio del rey, que tal y como el mismo se lamentaba en octubre de 1363, era un monarca a sin carisma, sin poder ni apenas autoridad. Este, que ya contaba 21 años, viudo y con hijos, exigía inútilmente a Francesco II Ventimiglia que cumpliese con el tratado por él firmado y por el que debería pagar una renta de 1000 onzas anuales al rey, para resarcirle de las ciudades y tierras usurpadas a la propia corona.[39]

La mañana del domingo del 13 de octubre de 1371, a la salida de la iglesia de San Francesco de Mesina, donde había acudido para asistir a misa rodeado de un grupo de nobles y algunos de sus funcionarios, el rey Federico fue repentinamente agredido por un arma impropia, un cincel de hierro, por un flamenco (sellaio flammingo) conocido como maese Tomeo, que acertó a herir al soberano, aunque solo levemente y en el abdomen. En el momento del atentado, el conde de Geraci iba a su lado. Tras el desconcierto inicial del inesperado ataque, el atacante fue inmediatamente reducido por el mismo conde de Geraci, que lo mandó retener en prisión. Considerando la posibilidad de que detrás del atentado pudiese existir una trama conspirativa, ordenó que en su encierro el agresor fuese estrechamente custodiado por familiares del rey, para garantizar la vida del reo y así más tarde poder interrogarlo convenientemente. No obstante la participación directa y proverbial del conde en el desarme y detención del magnicida, no estuvo exento de ser el blanco de murmuraciones populares, en las que le implicaban como a uno de los instigadores.[40]

En 1372, se firma en Aviñón, la sede papal, un acuerdo entre el papa, la reina Juana (de la Casa de Anjou) y Federico III de Sicilia, reconociéndose mutuamente como soberanos de sus respectivos territorios, lo que aliviaría sensiblemente la presión sobre la zona en los próximos años.

Apogeo y madurez[editar]

En 1375 el conde Francesco tomó como consejero a Guglielmo Spatafora, señor de Caltavuturo.[41]

Federico III de Sicilia murió en 1377[42]​ dejando una hija de 15 años, María de Sicilia, y una disposición de 1375 en la que reconocía a la Corona de Aragón el derecho de sucesión al trono siciliano, en estricto cumplimiento de la ley sálica vigente. Este cambio de dinastía no contó con el beneplácito de los barones locales, que no deseaban posibles cambios en el equilibrio de poder. Los cuatro linajes más poderosos (los Ventimiglia, Chiaromonte, Alagona y Peralta) acordaron dividirse territorialmente Sicilia, distribuyendo la isla en función de las posesiones territoriales de cada uno, y gobernar como tutores y representantes (vicarios) de la reina María de Sicilia sin injerencias externas. Este período, conocido como el gobierno de los cuatro vicarios, duró hasta 1392, se señaló por un superávit agrícola y consiguiente recuperación de las exportaciones, y estuvo marcado por las continuas rebeliones de los otros barones, no aliados o excluidos del pacto.

Artale Alagona, uno de los cuatro vicarios, convirtió la custodia de la joven María en un férreo control a disposición de sus intereses personales, llegando incluso a planear en 1379 el matrimonio de su tutelada con Gian Galeazo Visconti. Enterados el resto de vicarios, mediante una estratagema consiguieron que Raimundo Moncada secuestrase a la reina María del castillo Ursino (Catania) y fuese trasladada a Cerdeña y más tarde a Barcelona, bajo tutela de la casa de Aragón (era nieta de los reyes de la corona de Aragón). En 1390 se casó con Martín el joven hijo de Martín I de Aragón.

A finales de 1387[43]​ murió Francesco II en Cefalú habiendo llevado sus estados al punto álgido, tanto en esplendor como en extensión. Jamás ningún otro miembro de la familia llegaría a superarle. Pero por disposición testamentaria, este volvería a ser nuevamente fraccionado entre sus hijos Enrico (Geraci) y Antonio (Collesano), mientras que el tercero, Cicco, inicialmente desheredado,[44]​ acabaría poseyendo el importante feudo de Regiovanni.

Según Antonio Mogavero Fina,[45]​ Francesco II de Ventimiglia fue un hombre pío y de múltiples méritos, al cual se deben entre otras las fundaciones de la abadía de Santa María del Parto en Castelbuono en 1366,[46]​ del monasterio de Santa María de la Cova (Geraci, 1386), del monasterio de Santa María de Pedaly (Collesano) y el de Santa María de la Misericordia, de Castelbuono.[47]​ En esta última ciudad fundó también la iglesia de la Matrice Vecchia y el monasterio de San Antonio Abate.[48]​ El Monasterio de San Antonio Abate fue dotado desde su inicio con 3000 ducados de plata anuales, 2 abadías y 'muchos beneficios eclesiasticos', permaneciendo bajo el patronazgo de la Casa de Irache.[49][50]

Francesco II testó el 08/01/1386[51][52]​ y murió en 1387.[53][54]

Matrimonio y descendencia[editar]

Casó en primeras nupcias con Elisabetta de Lauria (señora de Taormina),[55]​ hija de Niccolò de Lauria Entenza, señor de Taormina (signore della porta di Taormina) en 1338,[56]​ y de su esposa Albertina Abatte, y nieta de Roger de Lauria, gran almirante de Aragón y Sicilia, y de su segunda esposa, Saurina Entenza Moncada (+1325), hermana de Berenguer.

  • Alduino Ventimiglia.
  • Enrico II de Ventimiglia, XIV conde de Irache, que sigue.
  • Cicco Ventimiglia, por privilegio del 16 de diciembre de 1396 dado en Mesina por el rey Martino el joven obtuvo los feudos de Verbumcaudo y Catuso, en territorio de Polizzi, que previamente habían sido confiscados a la familia Cavalero.[57]
    • Giovanni Ventimiglia, fue barón de Sperlinga, y recibió la investidura de Ucria por Martino el joven después de 1393. Más tarde, a comienzos de 1408, recibió el señorío de Sperlinga.[58]
  • Giacoma (Iacopella), que casó con Matteo Chiaromonte, hijo de Federico Chiaromonte.
  • Antonio (Antonello), (*1389,+1415 exiliado en Malta, por rebelión contra el rey Martino),[59]​ III conde de Collesano (investido en 1392), barón de Gratteri,[60]​ señor de la Roccella, de las dos Petralias, de Isnello, de Bilici, de Caronia y su castillo, vicario del reino en 1390 y camarero mayor en 1392. Casó en primeras nupcias (1) con Margherita de Peralta, hija de Guglielmo Peralta, conde de Caltabellotta y de Eleonora d’Aragona, hija de los duques de Atenas, con descendencia, y en segundas nupcias (2) con Albira (Elvira) de Montcada (ó Montecateno), hija de Matteo I Moncada, conde de Augusta y II conde de Adernò, y de su segunda esposa, Allegranza Abatte, hija de Enrico Abatte.[61]​ Antonio y Albira tuvieron:[62]
    • (1) Francesco III Ventimiglia (+ 1452), barón de Gratteri y de su castillo,[63]​ señor de la Roccella, desheredado por la corona del condado de Collesano. Casó con Isabel de Prades. De aquí surgirá más tarde la rama de los Ventimiglia de Gratteri.[64]
      • Giovanni Ventimiglia de Gratteri (+ antes de 1485), casó con Margherita Rosso, de la casa de los barones de Cerami, barón de Gratteri, con mero e misto imperio en 1449,[65]​ parlamentario de Sicilia, con el puesto núm. XI.
    • (1) Giovanni, que luchó junto a su hermano Francesco para recuperar el condado de Collesano.
    • (2) Constanza Ventimiglia Moncada, heredera del condado de Collesano, de las tierras d’Isnello, de la Petralia,etc. Estando Antonio de Ventimiglia encarcelado en la isla de Malta, fue llamado a la corte por Fernando el justo, para legitimarse ante su rey, estando todas sus posesiones sicilianas confiscadas. Obtuvo el perdón real y la restitución, pero la muerte llegó a continuación, dejando como heredera de sus vastas posesiones a su hija Constanza. La pingüe dote de esta dama, así como su ilustre prosapia, la convirtieron en objetivo de los más poderosos barones de Sicilia, ávidos de incorporar tal riqueza en sus patrimonios personales, y entre los que destacaba Arrigo (Enrique) de Manuel, primo del rey Fernando. Así mismo, Alonso Enriquez, gran almirante de Castilla, gestó una maniobra similar en beneficio de su primogénito. También se sumó al grupo de pretendientes Gilabert Centellas y Cabrera, hijo de Gilabert Centelles y Riusech, barón de Nules y de su esposa, Eleonor de Cabrera. Finalmente fue este último el candidato elegido, por indicación del propio rey Fernando, que fue quien tuvo que tomar la decisión final.[66]
  • Elisabetta Ventimiglia, que casó en primeras nupcias en 1363 Giovanni Chiaromonte y en segundas nupcias en 1372 con Enrico II Rosso. [67]
  • Eufemia Ventimiglia, que casó en 1372 con Manfredi III Chiaromonte [68]
  • Eleonora Ventimiglia.
  • Perna Ventimiglia, que casó[69]​con Antonio Fardella.[70]
    • Lanzone Fardella Ventimiglia, que casó en 1406 con Benvenutta de Sigerio.
    • Francesco Fardella Ventimiglia.

Casó en segundas nupcias con Eufemia de Manuele,[71]​ única hija y heredera de Antonio de Manuele, señor de Burgocristiano y Burgimilluso, de la cual tuvieron una hija:[72]

  • N Ventimiglia, que casó con Baldassare di Tagliavia.[73]
    • Giovanni Tagliavía Ventimiglia, I Señor de Burguimilluso y cabeza de la estirpe Tagliavía.

Cambios territoriales en el feudo[editar]

  • El 9 de septiembre de 1353 el rey Luis I de Sicilia, de la casa de Aragón, confirmó a Elisabetta, hija de Nicola de Lauria y esposa de Francesco II Ventimiglia, conde de Collesano, la donación de la Foresta della Curia, más conocida como la porta di Taormina, que fue indebidamente concedida al médico Roberto di Naso durante la guerra civil.[74]​ Tiempo después, el 30 de noviembre de 1367[75]​ Francesco y Elisabetta Ventimiglia donaron dicha foresta al juez Rainaldo Crispo de Mesina.[76]​ Rainaldo Crispo, hijo de Antonio, fue juez de Mesina en 1348-49[77]​ y juez de la gran corte desde 1355 al 1374.[78]​ Además, fue consejero de Francesco II de Ventimiglia en los años 1367-1375.[79]​ Más tarde, el 28 de diciembre de 1374, el conde Francesco II de Ventimiglia concede a Rainaldo de Crispo los derechos de explotación de la almadraba de San Nicola de Termi.[80]
  • El 16 de junio de 1361 la corona restituye al conde la fortaleza de Castellucio, cercano a Noto.[81]
  • El 10 de noviembre de 1367 feudalizó las tierras y castillo de Termini.[82]
  • En 1377 el conde Francesco II compró por 6.000 florines[83]​ el feudo de Isnello a Nicolà II Abate.[84]
  • Reforzó su posición hegemónica en el área de la Madonia con la adquisición en 1377 del casale di Isnello a Nicola II Abbate por 6.000 florines,[85]​ pero era sobre todo hacia el inmenso patrimonio del obispado de Besalú y hacia esa misma ciudad a las que el conde había dirigido su máxima atención.
  • El 20 de diciembre de 1385 permutó su feudo de Albiri (en territorio de la Petralia) por el castillo de Rocella, cercano a Cefalù, obteniendo la confirmación del rey Martino en fecha 13 de noviembre de 1392.[86]
  • También en 1387, el mismo año de su muerte, compró el feudo de Mistretta.[87]
  • Con privilegio dado en Catania el 21 de agosto de 1392 los feudos de Burgimilluso y Borgetto (el antiguo Borgocristano) fueron asignados al conde Guglielmo de Peralta (marido de la infanta Eleonora), y pasaron a su muerte al hijo Nicolò Peralta. Este último nombró en su testamento del 16 de octubre de 1398 como su heredero al sobrino Matteo Peralta, hijo de su hermano Giovanni, de las tierras y el castillo Burgiorum, scilicet Burgimillusi et Burgi domini Ridolfi.[88]​ Más tarde, en la causa entre Francesco Ventimiglia y la infanta Eleonora, el rey con privilegio del 12/03/1400 establece que Francesco Ventimiglia, a nombre de su esposa Eufemia, consiguiese la fortaleza de Burgimilluso, mientras Burgio permanecía en poder de los Peralta.[89]
  • Cedió el feudo Fisauli a su sobrino y homónimo Francesco Ventimiglia, y este a su muerte lo legó a su primo Antonio Ventimiglia.[90]

Línea de sucesión en el condado de Geraci[editar]


Predecesor:
Emanuel de Ventimiglia
XIII conde de Geraci
(? - 1385)
Sucesor:
Enrico II de Ventimiglia

Notas y referencias[editar]

  1. 1388 es la fecha habitualmente atribuida a la muerte de Francesco II de Ventimiglia, pero en un documento del archivo Vaticano de fecha 27 de noviembre de 1387 se nombra a su primogénito Antonio de Ventimiglia como vicario y conde de Collesano, lo que significa que en esa fecha Francesco II de Ventimiglia ya estaba muerto. Castelbuono Medievale e i Ventimiglia, Orazio Cancila, Da Sichro a Castrum Bonum: alle origini di un borgo feudale, Pag 72.
  2. Testamento di Francesco Ventimiglia seniore, Archivio di Stato di Palermo, Belmonte, vol. 3, c. 4r y Castelbuono medievale e i Ventimiglia, Orazio Cancila, Cap I Da Sichro a Castrum Bonum: alle origini di un borgo feudale, Pag 51.
  3. Castelbuono Medievale e i Ventimiglia, Orazio Cancila, ISSN 1828-1818, capítulo 7: Vita e morte di Francesco I, Pag 50-62."
  4. Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 444.
  5. Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), Archivo de Palermo sobre familias feudales, Pag 444.
  6. Investido en 1353.
  7. Frammenti storici ed evocativi dell'almo. Castellare di Gratteri, Giuseppe Terregino, Pag 72.
  8. Archivo Storico di Palermo, fondo Belmonte, 3, fol 31 y también Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), Archivo de Palermo sobre familias feudales, Pag 444.
  9. Investido a finales de 1353, tras regresar de su exilio y en sustitución de Federico III di Chiaramonte. En realidad ocupó el cargo hasta su muerte, salvo por un breve periodo en los años 1361-62 en que fue sustituido por Olfo de Prócida, por una controversia con la corona. Tuvo por lugartenientes a Antonio Regio (04/11/1364), Giovanni de Mauro (20/02/1367-30/09/1367), Filippo de Mauro (06/10/1367-04/10/1369), Giovanni de Mauro (23/10/1369-01/03/1371) y Filippo Marino (26/03/1375-24/04/1376). Ref: Archivo di Stato di palermo, Protonotario, 2, 293 y también Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), Pag 444 y también Repertorio degli atti della Cancelleria del Regno di Sicilia dal 1282 al 1377, Antonino Marrone, Pag 185.
  10. Después de la revolución del vespro (1282), el reino de Sicilia se desvinculó de la casa de Anjou y se constituyó en dominio de los reyes de Aragón. En ningún momento las fuerzas políticas quisieron ir más allá, rechazando toda vinculación con el resto de los dominios de la corona de Aragón fuera de la unión personal con el soberano, como demuestra el parlamento de 1413, al exigir que el rey, o en su defecto, el príncipe heredero pudiese ser coronado en Palermo como rey principal y apartado sin tener dependencia de ninguna otra parte (comu re princhipali et appartatu senza haviri dependencia de altra parte). Para corresponder a estas exigencias, se creo la figura del vicario (virrey), un alter-ego del propio rey que permitía desdoblar su personalidad, siendo el primero de ellos el infante don Juan, duque de Peñafiel, nombrado en 1415. Pero esta medida no acabó de convencer al Parlamento, que resolvió en 1416 aclamar a don Juan como rey, pero este rechazó. Para evitar un conflicto mayor, Alfonso V plantó su corte en Sicilia, convocó nuevamente al parlamento y recibió el juramento de los Sicilianos: quedaba así establecida la deseada unión personal de Sicilia al rey, no a la corona de Aragón. De hecho, Sicilia nunca se sintió integrada en la corona de Aragón, siendo bastantes las revueltas que se originaron por la nunca aceptada presencia de nobles de la Corona en la Isla. Esta situación, incómoda para los reyes aragoneses, sufrió varios intentos de variación a lo largo del tiempo: don Fernando el católico quiso mermar bastante la autonomía de los virreyes, consciente del riesgo que implicaba el inmenso poder que estos adquirían en el desempeño de sus funciones. El emperador Carlos V no tuvo más remedio que volver al espíritu inicial, exigido siempre por el parlamento siciliano. Pero para minimizar riesgos y ya que el virrey que nombrase era de facto un nuevo rey, solo confió en personas extraordinariamente fieles a su persona, de su total y absoluta confianza. No es de extrañar que, cuando el en 1558 el virrey Juan de Vega describe al monarca su actual posición le dijese: También me podrá decir VM, pues el virrey es rey de Sicilia. Más tarde, Felipe II intentó nuevamente una racionalización de tal autonomía, al pretender que el virrey fuese un representante del verdadero rey. Para esto introdujo sustanciosos cambios: la duración de cada virreinato no tendría ya carácter indefinido, sino por un corto periodo de tiempo (máximo 3 años), renovaciones simultáneas de gran cantidad de altos cargos y más medidas en esta dirección, para evitar el excesivo arraigo de los vicarios reales en el ámbito social y político del territorio. Felipe II y el Gobierno de Italia (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)., Manuel Rivero Rodríguez, Sociedad estatal para la conmemoración de los centenarios de Felipe II y Carlos V, ISBN 84-95146-10-X, Edita Closas-Orcoyen Paracuellos del Jarama 1998, Pag 17 y 72.
  11. Fasti di Sicilia, descritti da Vincenzo Castelli príncipe de Torremuza, Gentilhombre de cámara con ejercicio de S.M. Siciliana, Volumen II, Editor Giuseppe Pappalarbo, Mesina 1820, Pag 398-403.
  12. Privilegio del 05/01/1358, Geraci Sículo, Enza Paruta, ISBN 978-88-89943-36-6, 2009 Edizioni Arianna, Pag 31.
  13. "La peste penetró en la Isla a bordo de alguna nave italiana procedente del mar Negro. Comenzó en el puerto de Mesina, lenta, inadvertida en origen. Después creció y se propagó gigante..."(sic). Matteo Palizzi: frammento di studi storici sul secolo XIV in Sicilia, Isidoro La Lumia, Impreso F. Giliberti, Palermo 1859, Pag 81.
  14. Magna Regia Curia, (enlace).
  15. Repertorio degli atti della Cancelleria del Regno di Sicilia dal 1282 al 1377, Antonino Marrone, Pag 145.
  16. Geraci Sículo, Enza Paruta, ISBN 978-88-89943-36-6, 2009 Edizioni Arianna, Pag 30.
  17. El món urbà a la Corona d'Aragó del 1137 als decrets de nova planta, Laura Sciascia (Congrés d'història de la Corona d'Aragó 17 Barcelona, Poblet Lleida), Volumen 2, ISBN 978-84-475-2740-3, Edicions Universitat Barcelona 2003, Pag 396 y 397.
  18. Por aquel tiempo, en 1354, Simone de Chiaromonte se había intitulado como señor de Palermo, apoyado por un gran contingente de tropas angiovinas.
  19. Actas del Notario Filippo Palamone di Petralia Soprana del 22/08/1337. Archivo di Stato di Palermo, fondo Belmonte, 3, 1ss y 133, 1-10.
  20. Más tarde, Federico III de Sicilia aceptó y confirmó la donación hecha por Francesco I de Ventimiglia a su hijo, Francesco II de las tierras de Collesano, Caronia y Gratteri y de la almadraba de Caronia, e invistió a Francesco II con el título de conde de Collesano. Repertorio degli atti della Cancelleria del Regno di Sicilia dal 1282 al 1377, Antonino Marrone, Pag 119.
  21. Archivo di Stato di palermo, Protonotario, 2, 293 y y también Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), Pag 138.
  22. Mirto, 1976, doc. IV. y también Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), Pag 94.
  23. Matteo Palizzi: frammento di studi storici sul secolo XIV in Sicilia, Isidoro La Lumia, Impreso F. Giliberti, Palermo 1859, Pag 138 y siguientes.
  24. Matteo Palizzi: frammento di studi storici sul secolo XIV in Sicilia, Isidoro La Lumia, Impreso F. Giliberti, Palermo 1859, Pag 164 y siguientes.
  25. I titolari degli uffici centrali del regno di Sicilia dal 1282 al 1390, Antonino Marrone, Pag 309.
  26. Eufemia de Aragón (o bien d'Aragona, como es conocida en Sicilia) era hermana de Luis I de Sicilia y de Federico III de Sicilia]], que por este orden fueron reyes de Sicilia. Estando retirada a la vida espiritual en el convento de Santa Chiara, del que era abadesa, fue llamada por su hermano Federico para ser vicaria de Sicilia y su tutora hasta su mayoría de edad. Este nombramiento se hizo efectivo por el propio parlamento en Mesina el 22 de noviembre de 1355.
  27. El término stratigoto procede de la época bizantina y equivale aproximadamente a Gobernador Militar. Desde las leyes normandas, el cargo se derivó más bien a una especie de Gobernador Civil, ya que únicamente conservó las tareas de hacer cumplir las leyes, así como administrar la justicia. El cargo fue suprimido el 7 de enero de 1789 por el virrey Francisco Benavides Avila, tras las revueltas de Mesina, cambiándolo directamente por gobernador. Considerazioni sulla Storia di Sicilia dal 1532 al 1789, Vol III, Pag 235.
  28. Indice generale alfabetico della storia civile di Sicilia, Giovanni Evangelista Di-Biasi, Reale Stamperia, Palermo 1821, Volumen XI Pags 296-297.
  29. Henri Bresc, en la página 187 de Una stagione in Sicilia, insinúa la gravedad de este levantamiento al denominarlo como unas segundas Visperas sicilianas, pero esta vez Vísperas catalanas, al grito de muerte a los catalanes(sic), como medida extrema del pueblo ante la masiva presencia de autoridades de la corona de Aragón.
  30. Además de primo hermano de Francesco II, Guido (o Guidon) de Ventimiglia era un hábil y experimentado guerrero, según Storia generale della Sicilia, Francesco Ferrara, (Storia civile, parte 5), Volumen 5, Palermo 1882, Pag 37 y siguientes, donde se relata el asedio a Lentini.
  31. Indice generale alfabetico della storia civile di Sicilia, Giovanni Evangelista Di-Biasi, Reale Stamperia, Palermo 1821, Volumen XI Pags 318 y 319.
  32. Constanza era hija de Pedro IV de Aragón, y el conde temía las consecuencias de una excesiva presencia aragonesa en la Isla. (Guido Ventimiglia, su hermano, le ayudó llegando a impedir el desembarco en la Isla de Constanza), pero Federico III se escapó de la custodia del conde y se reunieron en Catania, celebrándose la boda el 15 de abril de 1361. Pero en julio de 1363 Constanza dio a luz una hija, María, muriendo poco después. En realidad, el conde de Geraci intentó que Federico III no se casase con Constanza, sino con la hija del duque de Durazzo, consanguínea del rey de Nápoles. Compendio della Storia di Sicilia, Pietro Sanfilippo, VII edizione, Tipografia dei fratelli Pedone Lauriel, Palermo 1839, Pag 209.
  33. Cronaca 1336-1361 de Michele da Piazza, a cura di Antonino Giuffrida, Editorial Ila-Palma, Palermo 1980 y también en Il regno di Federico IV di Sicilia dalla maggiore età all'autonomia politica (1361-1367), capítulo L’arrivo della regina Costanza e il ritorno di Federico IV a Catania, Antonino Marrone, Pag 34.
  34. Principales defensores de la causa Anjiovina.
  35. Castelbuono medievale e i Ventimiglia, Orazio Cancila, Cap II Castrobono e i Ventimiglia nel Trecento, Pag 66.
  36. Circoscrizioni amministrative, compiti e reclutamento dei giustizieri siciliani dal 1282 al 1377, Antonino Marrone, Mediterranea Storiche, Cuaderno 21, Pag 41, 45 y 50.
  37. Francesco II de Ventimiglia intentó que el joven rey Federico no se casase con Constanza, hija de Pedro IV de Aragón, sino con la hija del duque de Durazzo, consanguínea del rey de Nápoles. (Guido Ventimiglia, su hermano, le ayudó llegando a impedir el desembarco en la isla de Constanza.), pero Federico se escapó de la custodia del conde y se reunieron en Catania, celebrándose la boda el 15 de abril de 1361. Pero en julio de 1363 Constanza dio a luz una hija, María, muriendo poco después. Compendio della Storia di Sicilia, Pietro Sanfilippo, VII edizione, Tipografia dei fratelli Pedone Lauriel, Palermo 1839, Pag 209.
  38. El acuerdo de Castrogiovanni o de Piazza (1362) puso fin a la anarquia nobiliaria, aunque esto no significaba necesariamente un reforzamiento de la autoridad real, muy debilitada.
  39. Castelbuono medievale e i Ventimiglia, Orazio Cancila, Cap II Castrobono e i Ventimiglia nel Trecento, Pag 68.
  40. L’Attentato a Federico IV re di Sicilia (1370). Una rilettura dell’azione del sovrano, Antonio Marrone, Mediterranea Ricerche Storiche, Anno V Aprile 2008, Cuaderno Num 12, Pag 64.
  41. Archivo di Stato di Palermo, Tabulario Belmonte, 2, Pag 166 y también en Della Sicilia Nóbile, Francesco María Emanuele e Gaetani, marqués de Villabianca, libro I parte II Pag 405.
  42. La reina Eleonora, Francesco II de Ventimiglia, Blaco d'Alagona, Pietro d'Antiochia y Raimondo Peralta fueron los ejecutores testamentarios. Matteo Palizzi: frammento di studi storici sul secolo XIV in Sicilia, Isidoro La Lumia, Palermo 1859, Pag 42.
  43. En cualquier caso, antes del 27 de noviembre de 1388.
  44. A causa de los desencuentros entre Cicco y su padre, Francesco II de Ventimiglia, este quedó no solo excluido del testamento, sino que se incluyó una cláusula especial que impedía cualquier tipo de ayuda por parte de sus hermanos. Denunciada esta cláusula por el primogénito Enrico II de Ventimiglia al rey Martin I de Sicilia, este la suspendió, alegando Quia inhumanum erat et est et contra debitum racionis et caritatis ut frater fratri alimenta deneget et favorem. Castelbuono medievale e i Ventimiglia, Orazio Cancila, Pag 88.
  45. En su obra Genealogía dei Ventimiglia, Signori di castelbuono, Castelbuono 1956, Pag 10.
  46. l’Abbazia di S. Anastasia, Castelbuono Mediavale, Antonio Mogavero Fina, Lo Giudice, Palermo 1971, OCLC 38011688.
  47. Genealogia dei Ventimiglia, Signori di Castelbuono, Antonio Mogavero Fina, Castelbuono 1956, OCLC 39645601, Pag 12 y también en Archivio storico messinese, Pag 30.
  48. Geraci Sículo, Enza Paruta, ISBN 978-88-89943-36-6, 2009 Edizioni Arianna, Pag 30.
  49. Memorial Genalogico de Don Ivan de Ventimilla y Nortman, XXV conde y XI marqués de Irache, Diego Diaz de la Carrera, Madrid, MDCLX
  50. “Le Due Deche dell’historia di Sicilia”, del R.P.M. Tomaso Fazello, Venetia, Aprosso Domenico &Giovanni Battista Guerra, Fratelli, M.D. LXXIV, Pags. 172 y 301.
  51. Archivo di Stato di Palermo, Tabulario Belmonte, 3, 45-57; Archivo di Stato di Palermo, Tabulario Belmonte, 80, 126 ss y también en Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 444.
  52. Registri della Real Cancelleria e del Protonotaro del Regno, Vol. 14.
  53. Politica e società nella Sicilia aragonese, Vincenzo D’Alessandro, Palermo 1963, OCLC 489972626, Pag 118.
  54. 1388 es la fecha habitualmente atribuida a la muerte de Francesco II de Ventimiglia, pero en un documento del archivo Vaticano de fecha 27 de noviembre de 1387 se nombra a su primogénito Antonio de Ventimiglia como vicario y conde de Collesano, lo que significa que en esa fecha Francesco II de Ventimiglia ya estaba muerto. Castelbuono medievale e i Ventimiglia, Orazio Cancila, Pag 72.
  55. Elisabetta testó en fecha 15 de enero de 1372.
  56. Testó el 15 de enero de 1372. Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 444.
  57. Il Seicento in Sicilia: Aspetti di vita quotidiana a Petralia Sottana, Terra Feudale, Francesco Figlia, Officina di Studi Medievali, Palermo 2008, ISBN 88-88615-70-9, Appendice I, Pag 142.
  58. Archivo de Palermo sobre familia feudales. Repertorio della feudalità siciliana (1282-1390). La famiglie feudali, Antonino Marrone, Mediterranea ricerche storiche, Palermo 2006, ISBN 88-902393-0-1, Pag 446.
  59. Francesco II de Ventimiglia dejó a su hijo Antonio, según especifica su testamento del 8 de enero de 1386, el condado de Collesano y los señoríos de Gratteri, Isnello, las dos Petralias, Caronia, Termini, Rocella y Billici, posesiones en las que fue confirmado por el rey Martino el 8 de junio de 1392. El 16 de junio de 1392 permutó con el mismo Rey las tierras y castillo de Termini por la condonación de las rentas de 3200 florines que el conde tenía que satisfacer a la corona por Collesano, Petralia, Isnello y San Mauro. El 26 de octubre de 1392 se le asignó el feudo de Tavi, previamente en poder de Ruggero Passaneto. El 31 de octubre de 1396 cedió el feudo Resuttano, en el territorio de Petralia Soprana, a su pariente Francesco Uberto Ventimiglia, con confirmación regia del 19 de noviembre de 1396. Un poco antes, el 1 del mismo mes, había ya concedido a Francesco Uberto los feudos de Rachilebbi y Raxafica, también en territorio de Petralia Soprana, con confirmación regia del 19 de octubre de 1396. Antonio Ventimiglia se rebeló contra el rey Martino, sufriendo acto seguido la confiscación de todas sus posesiones (el 1 de febrero de 1398 Isnello fue asignada a Abbo Filangeri y el 20 de junio de 1398 las tierras y castillo de Caltavuturo fueron asignadas al catalán Aloysio de Rayadellis, entre otras cesiones). Pero el 15 de octubre de 1398 Antonio Ventimiglia obtuvo el perdón real, y con él, la restitución de todo su patrimonio. Vendió el feudo Casale de Petra a Filippo Notarbartolo el 15 de octubre de 1398 y el feudo Buonanotte, en territorio de San Marco, a Antonio de Bono de Nicosia en fecha 6 de mayo de 1417. Ref: Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), Pag 445-6.
  60. Investido en 1392. Frammenti storici ed evocativi dell'almo. Castellare di Gratteri, Giuseppe Terregino, Pag 72. Accesible desde la red.
  61. Della Sicilia Nóbile, Francesco María Emanuele e Gaetani, marqués de Villabianca, parte II libro I, Pag 285.
  62. En 1375, Antonio Ventimiglia, a penas adolescente, se compromete con Albira Montcada, una niña de nueve años; a continuación el hermano de Albira rapta a la reina Maria, el cuadro de alianzas cambia y el compromiso se rompe. Antonio Ventimiglia se casa con una Peralta, pero Albira Montcada no se casa jamás en el convencimiento de que ella es la esposa legítima de Antonio Ventimiglia. En 1396 llegó lo que Albira consideró un milagro: muere Margaritha Peralta y, después de viente años de espera, cumplidos ya la treintena, Albira finalmente se une a su marido. Nació una niña, que como homenaje alñ tenaz amor de su madre tuvo por nombre Constanza. Pero el heredero fue el hijo del primer matrimonio, Francesco. Así, el objetivo de Albira a partir de ese momento fue conseguir que fuesen desheredados el resto de descendientes en favor de su hija, que así quedaría como heredera única y legítima. Inició una campaña de acusacions contra el heredero y Antonio, que correspondía al amor constante de su esposa, creyó las acusaciones contra su hijo, así que fue desheredado del potente condado de Collesano en favor de su hermanastra Constanza. Una dama siciliana i la cort virreinal: Albira Montcada, Institut Català de les Dones, Laura Sciascia (enlace) y también en Ventimiglia et Centelles, en Politique et société en Sicile, XII-XV siècles, Henri Bresc, Aldershot, 1990, Pags 357-369.
  63. Investido en 1418. Frammenti storici ed evocativi dell'almo. Castellare di Gratteri, Giuseppe Terregino, Pag 72. Accesible desde la red.
  64. Tras el segundo matrimonio de su padre con Elvira de Moncada y el posterior nacimiento de los hijos de esta, Enrico y Costanza, Francesco adopta una actitud hostil hacia sus progenitores, llegando incluso a ser acusado de complot contra su propio padre Antonio, que al parecer se inclinaba más por declarar sucesores a sus nuevos hijos. Fue acusado también de una supuesta conjura contra el rey (1408). La hostilidad que ya existía contra su madrastra y sus hermanastros se acrecentó tras la prisión a que fue sometido su padre por rebelión al rey y el nombramiento de Elvira como administradora del condado en ausencia de su marido. Más tarde, cuando se proyectó el matrimonio entre Costanza y el valenciano Gilabert Centelles (1413), Francesco lideró un grupo de familiares (entre los que estaba Giovanni, señor de Sperlinga) en acciones violentas contra los intereses de Elvira y Costanza, ocupando Petralia, Roccella, Gratteri, e incluso llegando a retener prisioneras a madre e hija. Pero Elvira estaba respaldada por su propia familia, los poderosos Moncada, y además tenía el apoyo del conde de Geraci, Giovanni de Ventimiglia, a través del cual obtuvo también el apoyo de la corte viceregia (de la cual era mayordomo el propio hermano de Gilabert, Bernat Centelles). Elvira llegó a obtener que Antonio, estando preso, desheredase a su primogénito Francesco, y más tarde, la gran corte del reino deliberó la legítima sucesión de Costanza y Gilabert en el condado. Francesco prosiguió en sus tentativas para recuperar sus posesiones, recurriendo el juicio, aunque sin éxito. Poco después le fueron reconocidas los señoríos de Gratteri y Roccella, escindidos del condado de Collesano. De su sucesión surgió la rama Ventimiglia de Gratteri, que reivindicaron siempre el condado de Collesano. Extraído de Collesanocorreinrete.
  65. Frammenti storici ed evocativi dell'almo. Castellare di Gratteri, Giuseppe Terregino, Pag 72. Accesible desde la red.
  66. Traducción literal del texto Storia Cronologica dei Vicerè Luogotenenti e Presidenti del Regno di Sicilia, Pag 23 y 756.
  67. I Ventimiglia di Geraci (1258-1619) , Vol II Pag 261. Orazio Cancila, Quaderni Mediterranea. Ricerche storiche. ISSN 1828-1818.
  68. I Ventimiglia di Geraci (1258-1619) , Vol II Pag 261. Orazio Cancila, Quaderni Mediterranea. Ricerche storiche. ISSN 1828-1818.
  69. La Torre di Misiligiafari (Cenni storici su un manzil arabo, i suoi sviluppi e il suo territorio), Alberto Barbata, Prefazione di Dino Grammatico, Istituto siciliano di studi politici ed economici, Palermo 2005, Pag 37.
  70. La primera información cronológica acerca de Antonio la suministran los Annales della Città di Trapani, un manuscrito de historia trapaniense redactado por un más que probable descendiente suyo. En ellos se alude a la ya conocida adhesión de la familia al servicio regio, puesto que se relata la travesía marítima que, como armador y capitán de una galera, efectuó Antonio a Cerdeña en 1380, acompañando a la reina María, probablemente durante la huida de ésta hacia Cataluña. Este hecho proporciona otra posible explicación del matrimonio al poner de manifiesto su cercanía al poder regio. Los Annales della Città di Trapani se redactaron a finales del siglo XVIII por Giuseppe Fardella, sin duda descendiente del mismo patriarca, y se conservan en la Biblioteca Fardelliana de Trapani, aunque algunas de sus afirmaciones no están suficientemente contrastradas.
  71. Poco después de la muerte del conde, esta se casó nuevamente, esta vez con Nino Tagliavía y más tarde, la hija que había tenido con Francesco II de Ventimiglia se casó a su vez con Baldassare di Tagliavia, primo de Nino.
  72. Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 251.
  73. Primo de Nino Tagliavía, el segundo marido de Eufemia de Manuele.
  74. Documenti relativi all'epoca del Vespro. Tratti dai manoscritti di Domenico Schiavo della Biblioteca comunale di Palermo, a cura di Iris Mirazita, Palermo: Edizione Città di Palermo, Palermo 1983, Pag 80 y 81 y también en Castelbuono medievale e i Ventimiglia, Orazio Cancila, ISSN 1828-1818, Pag 28 y 29.
  75. Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 154.
  76. Archivo di Stato di Palermo, 8, 205.
  77. Archivio di Stato di Palermo, Tabulario SM Malfinó, 279.
  78. Cosentino 1885, Pag 72. También Giuffrida, in Michaele da Piazza, 1980, Pag 23.
  79. Il tabulario Belmonte, E. Mazzarese Fardella, Documenti storia di Sicilia. Dipolomática Núm 30, Società Storia Palermo, Palermo 1983, ISBN 978-88-7401-018-9, Pag 76. También en Bresc, 1986, Pag 771-772. También en Archivio di Stato de Palermo, Tabulario Belmonte, 2,166 y también en Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 153.
  80. Archivo di Stato di palermo, C, 5, Pag. 245-246 y también Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 154.
  81. Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 444.
  82. Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 444.
  83. Archivo di Stato di palermo, Tabulario Belmonte, 104. También en Sciascia 1993, 158 y también Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 20.
  84. Nicolà II Abate fue hijo de Ricardo, al que sucedió en el feudo de Cefalá. Fue titulado señor de Cefalá el 15/03/1362, según Archivo di Stato di palermo, Tabulario Protonotario, 1, Pag. 41v. y también Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 20.
  85. Archivio di Stato di Palermo, fondo Belmonte, 104; Sciascia, 1993, 158.
  86. Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 444.
  87. Genealogía dei Ventimiglia, Signori di castelbuono, Antonio Mogavero Fina, Castelbuono 1956, Pag 10 y también en Esempi di Pittura siculo-catalana tra i nebrodi e le madonie: il maestro di Migaido, Grazia Musolino, pag. 29.
  88. En clara referencia a la edificación de Burgicristano de Rodolfo Manuele. Archivo di Stato di Palemo, Moncada, 420, 135 ss.
  89. Barberi, VM, pag. 184.
  90. Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 444.

Enlaces y bibliografía[editar]