Epitelio vaginal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Epitelio vaginal
Vagina (mucosa).JPG
Epitelio de la vagina
Latín [TA]: Tunica mucosa vaginae
TA A09.1.04.011
Sistema Genital femenino
Sinónimos
Mucosa vaginal
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El epitelio vaginal es el revestimiento interno aglandular de la vagina que consta de múltiples capas de células escamosas.[1][2][3]​ La membrana basal proporciona el soporte para la primera capa del epitelio, la capa basal. Las capas intermedias se encuentran sobre la capa basal y la capa superficial es la capa más externa del epitelio.[4][5]​ Los anatomistas han descrito el epitelio como compuesto hasta por 40 capas distintas superpuestas.[6]​ El mucus que se encuentra en el epitelio es secretado por el cuello uterino y el útero, pero no por la vagina que carece de glándulas.[7]​ Los pliegues o "arrugas" macroscópicos transversales del epitelio, crean una estructura plegada y dan como resultado una gran superficie de 360 cm2. [8]​ Esta gran área de superficie permite la absorción trans-epitelial de algunos medicamentos por vía vaginal.
En el transcurso del ciclo reproductivo, el epitelio vaginal está sujeto a cambios normales, cambios cíclicos, que están influenciados por el estrógeno: a medida que aumentan los niveles de circulación de esta hormona, existe una proliferación de células epiteliales junto con un aumento en el número de capas celulares.[9][10]​ A medida que las células proliferan y maduran, se someten a una cornificación parcial.[8][11]​ Aunque los cambios inducidos por hormonas ocurren en otros tejidos y órganos del sistema reproductor femenino, el epitelio vaginal es más sensible y su estructura es un indicador de los niveles de estrógeno.[10][11][12]​ Algunas células de Langerhans y melanocitos también están presentes en el epitelio.[11]​ El epitelio del ectocervix es contiguo al de la vagina, que posee las mismas propiedades y funciones mecánicas, de unión intercelular.[13]

Estructura[editar]

Pliegues vaginales transversales

El epitelio vaginal forma crestas transversales llamadas pliegues o "arrugas" que son más prominentes en el tercio inferior de la vagina.[3]​ Esta estructura del epitelio da como resultado un área de superficie aumentada que permite el estiramiento.[14][15][8]​ Esta capa de epitelio es protectora y su superficie más alta de células muertas son las únicas que permeables a los microorganismos que forman parte de la flora vaginal. La lámina propia del tejido conectivo se encuentra debajo del epitelio.[4][5]

El epitelio de la vagina es de tipo estratificado no queratinizado lo que significa que posee estratos (o capas). En esta mucosa se pueden diferenciar varias capas de células, incluidas las células basales, las células parabasales, las células planas escamosas superficiales y las células intermedias.[15][16][7]​ Las células superficiales se exfolian continuamente y las células basales reemplazan a las células superficiales que mueren y se desprenden del estrato córneo.[17][18][19]​ Debajo del estrato córneo se encuentra el estrato granuloso y el estrato espinoso.[20]​ Las células del epitelio vaginal retienen un nivel generalmente alto de glucógeno en comparación con otro tejido epitelial en el cuerpo.[21]​ Los patrones de superficie en las propias células son circulares y están dispuestos en filas longitudinales.[6]​ Las células epiteliales del cuello de útero poseen algunas características antimicrbianas del epitelio vaginal.[22]

Tipos celulares del epitelio vaginal[editar]

Tipo de célula Características Diámetro Núcleos Notas
célula basal Redondo a cilíndrico, estrecho espacio citoplasmático basófilo. 12-14 μm distinta, de 8 a 10 μm de tamaño Solo en caso de atrofia epitelial severa y en procesos de reparación después de la inflamación.
estrato granuloso parte de la capa parabasal, redondeada a longitudinal oval, citoplasma basófilo 20 μm núcleo de células claras Almacenamiento frecuente de glucógeno, márgenes de células engrosadas y núcleo celular descentralizado; Tipo de células predominantes en mujeres menopáusicas [11][15][16][20]
estrato espinoso parte de la capa parabasal [20][16][15]
células intermedias ovalado a poligonal, citoplasma basofílico 30–50 μm aprox. 8 μm, disminuyendo la relación núcleo-plasma con aumento de tamaño. en el embarazo : como una barcaza con un margen de células engrosadas ("células naviculares")
células planas superficiales Gránulo poligonal, baso- o eosinófilo, transparente, parcialmente querato-hialino 50–60 micrones vesicular y ligeramente estable o encogido [15][16]
estrato córneo, no queratinizado exfoliación desprenderse del epitelio [18][19][17]

Células basales[editar]

La capa basal del epitelio es la mitóticamente más activa y reproduce células nuevas.[18]​ Está compuesta por una capa de células cuboidales que se extienden sobre la membrana basal.[6]

Células parabasales[editar]

Las células parabasales incluyen el estrato granuloso y el espinoso.[20]​ En estas dos capas, las células de la capa basal inferior pasan de la actividad metabólica activa a la muerte (apoptosis). En las capas medias de los epitelios, las células comienzan a perder sus mitocondrias y otros orgánulos celulares.[18][23]​ Las múltiples capas de células parabasales son de forma poliédrica con núcleos prominentes.[6]

Células intermedias[editar]

Las células intermedias producen abundante glucógeno y lo almacenan.[24][25]​ El estrógeno induce a las células intermedias y superficiales a llenarse con glucógeno.[19]​ Las células intermedias contienen núcleos y son más grandes que las células parabasales y más aplanadas. Algunos han identificado una capa de transición de celdas sobre la capa intermedia.[6]

Células superficiales[editar]

El estrógeno induce a las células intermedias y superficiales a llenarse con glucógeno.[19][26]​ Existen varias capas de células superficiales que consisten en células grandes y aplanadas con núcleos indistintos. Las células superficiales se exfolian continuamente.[6]

Uniones celulares[editar]

Las uniones entre las células epiteliales regulan el paso de moléculas, bacterias y virus al funcionar como una barrera física.[13][8]​ Los tres tipos de adherencias estructurales entre las células epiteliales son: uniones estrechas, uniones adherentes y desmosomas. "Las uniones estrechas (zonula occludens) están compuestas de proteínas transmembranales que hacen contacto a través del espacio intercelular y crean un sello para restringir la difusión de moléculas de proteínas transmembranales [17]​ a través de la lámina epitelial. Las uniones estrechas también tienen un papel organizador en la polarización epitelial al limitar la movilidad de las moléculas unidas a la membrana entre los dominios apical y basolateral de la membrana plasmática de cada célula epitelial. Las uniones adherentes (adherentes a la zónula) conectan haces de filamentos de actina de célula a célula para formar un cinturón de adhesión continuo, generalmente justo debajo de los microfilamentos". [13]​ La integridad de la unión cambia a medida que las células se mueven a las capas superiores de la epidermis.[8]

Mucus[editar]

La vagina en sí no contiene glándulas mucosas.[27][28]​ Aunque el moco no es producido por el epitelio vaginal, se origina mucus desde el cuello del útero.[7]​ El moco cervical que se encuentra dentro de la vagina se puede usar para evaluar la fertilidad en mujeres que ovulan.[27]​ Las glándulas de Bartholin y las glándulas de Skene ubicadas en la entrada de la vagina producen mucosa.[29]

Desarrollo[editar]

El epitelio de la vagina se origina a partir de tres precursores diferentes durante el desarrollo embrionario y fetal. Estos son el epitelio escamoso vaginal inferior, el epitelio columnar del endocervix y el epitelio escamoso vaginal superior. Los distintos orígenes del epitelio vaginal pueden afectar la comprensión de las anomalías vaginales.[30]​ La adenosis vaginal es una anomalía vaginal relacionada con el desplazamiento del tejido normal por otro tejido reproductor dentro de la capa muscular y el epitelio de la pared vaginal. Este tejido desplazado a menudo contiene tejido glandular y aparece como una superficie roja elevada.[25]

Variaciones cíclicas[editar]

Durante las fases lútea y folicular del ciclo estral, la estructura del epitelio vaginal varía.
El número de capas celulares varía durante los días del ciclo estral:

  • Día 10, 22 capas.
  • Días 12-14, 46 capas.
  • Día 19, 32 capas.
  • Día 24, 24 capas.

Los niveles de glucógeno en las células están en su nivel más alto inmediatamente antes de la ovulación.[6]

Células líticas[editar]

Mucosa normal con estrógeno (izquierda) y en Menopausia (derecha).

Sin estrógeno, el epitelio vaginal tiene solo unas pocas capas de espesor. Solo se ven pequeñas células redondas que se originan directamente desde la capa basal (células basales) o las capas celulares (células parabasales) que se encuentran por encima. Las células parabasales, que son un poco más grandes que las basales, forman una capa de células de cinco a diez capas, también pueden diferenciarse en histiocitos o células glandulares. El estrógeno también influye en las proporciones cambiantes de los constituyentes nucleares al citoplasma.
Como resultado del envejecimiento celular, las células con núcleos celulares aparentemente espumosos (células intermedias) se desarrollan a partir de las células parabasales. Estas se pueden clasificar por medio de la relación nuclear-plasma en células intermedias "superiores" y "profundas". [10]​ Las células intermedias producen abundante glucógeno y lo almacenan. La contracción nuclear adicional y la formación de mucopolisacáridos son características distintas de las células superficiales. Los mucopolisacáridos forman un andamio celular similar a la queratina. Las células totalmente queratinizadas sin un núcleo se llaman "témpanos".[31][24]
Las células intermedias y superficiales se exfolian constantemente del epitelio. El glucógeno de estas células se convierte en azúcares y luego es fermentado por las bacterias de la flora vaginal a ácido láctico.[31][26]​ Las células progresan a través del ciclo celular y luego se descomponen (citólisis) dentro del plazo de una semana. La citólisis se produce solo en presencia de células que contienen glucógeno, es decir, cuando el epitelio se degrada a las células intermedias superiores y las superficiales. De esta manera, el citoplasma se disuelve, mientras que los núcleos celulares permanecen. [31]

Microbiota epitelial[editar]

El glucógeno es la forma compleja de azúcar presente en el epitelio vaginal que se metaboliza en ácido láctico.

Las células epiteliales vaginales tienen una concentración relativamente alta de glucógeno en comparación con otras células epiteliales del cuerpo humano. El metabolismo de este azúcar complejo por la microbiota dominada por lactobacilos es responsable del pH ácido habitual de la vagina.[32][33][34]​ La salud vaginal incluye una microbiota vaginal de baja diversidad donde predomina la especie Lactobacillus. Muchos lactobacilos producen agentes antimicrobianos que incluyen peróxido de hidrógeno y bacteriocinas, o coagregados que generan un microambiente que excluye de manera competitiva a los patógenos.[35]

Función[editar]

Las uniones celulares del epitelio vaginal ayudan a prevenir que los microorganismos patógenos ingresen al cuerpo, aunque algunos pueden penetrar esta barrera. Las células del cuello uterino y el epitelio vaginal generan una barrera mucosa (glicocalix) en la que residen las células inmunitarias. Además, los glóbulos blancos proporcionan inmunidad adicional y pueden infiltrarse y moverse a través del epitelio vaginal.[13]​ El epitelio es permeable a los anticuerpos, otras células del sistema inmunológico y macromoléculas. Su permeabilidad proporciona acceso a estos componentes del sistema inmunitario para evitar el paso de patógenos invasores a tejidos vaginales más profundos.[8]​ El epitelio proporciona además una barrera para los microbios, la síntesis de péptidos antimicrobianos (beta-defensinas y catelicidinas) e inmunoglobulinas.[13]​ Los queratinocitos superficiales, diferenciados terminalmente, extruyen el contenido de los cuerpos laminares fuera de la célula para formar una envoltura lipídica especializada e intercelular que recubre las células de la epidermis y proporciona una barrera física a los microorganismos.[8]

Patología clínica[editar]

Células epiteliales vaginales que contienen bacterias de clamidia

La patología del epitelio vaginal puede clasificarse como lesiones no neoplásicas y lesiones neoplásicas.
Las lesiones neoplásicas pueden ser benignas, premalignas y malignas.
Dentro de las lesiones no neoplásicas, se incluyen la adenosis vaginal, los trastornos inflamatorios de tipo no infeccioso y las infecciones.[36]

Infección[editar]

Barrera contra la infección[editar]

Las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH, rara vez se transmiten a través del epitelio intacto y saludable. Los mecanismos de protección se deben a: exfoliación frecuente de las células superficiales, pH bajo, e inmunidad innata y adquirida en el propio tejido. Se ha recomendado la investigación sobre la naturaleza protectora del epitelio vaginal, ya que ayudaría en el diseño de medicación tópica y microbicidas.[8]
El tracto vaginal está integrado por células epiteliales cubiertas por moco y colonizadas por bacterias. Las hormonas sexuales, en especial los estrógenos, están inseparablemente relacionadas con la regulación del epitelio y con la regulación de la microbiota vaginal. La microbiota vaginal tiene un papel clave para determinar si el epitelio será susceptible a las infecciones de transmisión sexual.[41]

Cáncer[editar]

Hay crecimientos malignos muy raros que pueden originarse en el epitelio vaginal.[42]​ Algunos solo son conocidos a través de casos de estudio. Son más comunes en mujeres mayores.[43]

Atrofia[editar]

Epitelio vaginal con atrofia en una mujer posmenopáusica

El epitelio vaginal cambia significativamente cuando los niveles de estrógeno disminuyen en la menopausia.[47]​ La vaginitis atrófica[48]​ generalmente causa secreción escasa e inodora.[49]

Historia[editar]

El epitelio vaginal ha sido estudiado desde 1910 por varios histólogos.[30]

Investigación[editar]

El uso de nanoparticulas que puedan penetrar la mucosa cervical (presente en la vagina) y el epitelio vaginal se ha investigado para determinar si se pueden administrar medicamentos de esta manera para brindar protección contra la infección del virus del herpes simple.[50]​ También se está investigando la administración de fármacos de nanopartículas en el epitelio vaginal para tratar la infección por VIH.[51]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Up to 26 layers have been seen - see Pathology, American Society for Colposcopy and Cervical; Mayeaux, E. J.; Cox, J. Thomas (2011-12-28). Modern Colposcopy Textbook and Atlas. Lippincott Williams & Wilkins.
  2. E R, Weissenbacher (2 de junio de 2015). Immunology of the female genital tract. Heidelberg. p. 16. ISBN 9783642149054. OCLC 868922790. 
  3. a b Hafez E.S., Kenemans P. (6 de diciembre de 2012). Atlas of Human Reproduction: By Scanning Electron Microscopy. Springer Science & Business Media. ISBN 9789401181402. 
  4. a b Brown, Laurence (2012). Pathology of the Vulva and Vagina. Springer Science+Business Media. pp. 6-7. ISBN 978-0857297570. Consultado el 21 de febrero de 2014. 
  5. a b Arulkumaran, Sabaratnam; Regan, Lesley; Papageorghiou, Aris; Monga, Ash; Farquharson, David (2011). Oxford Desk Reference: Obstetrics and Gynaecology. Oxford University Press. p. 471. ISBN 978-0191620874. Consultado el 21 de febrero de 2014. 
  6. a b c d e f g Atlas of Human Reproduction: By Scanning Electron Microscopy. Springer Science & Business Media. 6 de diciembre de 2012. pp. 1-6. ISBN 9789401181402. 
  7. a b c USMLE Step 1 Lecture Notes 2017: Anatomy (en inglés). Simon and Schuster. 2017. p. 185. ISBN 9781506209463. 
  8. a b c d e f g h Anderson D.J. (junio de 2014). «The structure of the human vaginal stratum corneum and its role in immune defense». American Journal of Reproductive Immunology 71 (6): 618-623. PMC 4024347. PMID 24661416. doi:10.1111/aji.12230. 
  9. Nauth, Hans Friedrich (2014). Gynäkologische Zytodiagnostik (en alemán) (2nd edición). Stuttgart: Georg Thieme. p. 22. ISBN 978-3-13-131092-7. 
  10. a b c Karl Knörr, Henriette Knörr-Gärtner, Fritz K. Beller, Christian Lauritzen (2013), Geburtshilfe und Gynäkologie: Physiologie und Pathologie der Reproduktion (en alemán) (3rd edición), Berlin: Springer, pp. 24-25, ISBN 978-3-642-95584-6 
  11. a b c d Pathology, American Society for Colposcopy and Cervical; Mayeaux, E. J.; Cox, J. Thomas (28 de diciembre de 2011). Modern Colposcopy Textbook and Atlas. Lippincott Williams & Wilkins. ISBN 9781451153835. 
  12. «Vaginal Cytology: Introduction and Index». www.vivo.colostate.edu (en inglés). Consultado el 6 de febrero de 2018. 
  13. a b c d e Blaskewicz C.D., Pudney J., Anderson D.J. (2011). «Structure and function of intercellular junctions in human cervical and vaginal mucosal epithelia». Biology of Reproduction 85 (1): 97-104. PMC 3123383. PMID 21471299. doi:10.1095/biolreprod.110.090423. Consultado el 13 de julio de 2019. 
  14. Clinical Anatomy: An Illustrated Review with Questions and Explanations. Lippincott Williams & Wilkins. 2004. p. 98. ISBN 978-0-7817-4316-7. 
  15. a b c d e Dutta, D. C.; Konar, H. (2014). DC Dutta's Textbook of Gynecology. JP Medical Ltd. pp. 2-7. ISBN 978-9351520689. 
  16. a b c d Modern Colposcopy Textbook and Atlas. Lippincott Williams & Wilkins. 2011. ISBN 978-1451153835. Consultado el 11 de diciembre de 2017. 
  17. a b c Obstetrics and Gynecology. Lippincott Williams & Wilkins. 2010. pp. 241-245. ISBN 978-0781788076. 
  18. a b c d Blaustein's Pathology of the Female Genital Tract (5th edición). Springer. 2002. p. 154. ISBN 9780387952031. 
  19. a b c d Stanley J. Robboy (2009). Robboy's Pathology of the Female Reproductive Tract. Elsevier Health Sciences. p. 111. ISBN 978-0443074776. Consultado el 5 de noviembre de 2014. 
  20. a b c d Haschek, Wanda M.; Rousseaux, Colin G.; Wallig, Matthew A. (23 de noviembre de 2009). Fundamentals of Toxicologic Pathology. Academic Press. ISBN 9780080919324. 
  21. Blaustein's Pathology of the Female Genital Tract (5th edición). Springer. 2002. p. 154. ISBN 9780387952031. 
  22. Yarbrough, Victoria L.; Winkle, Sean; Herbst-Kralovetz, Melissa M. (1 de mayo de 2015). «Antimicrobial peptides in the female reproductive tract: a critical component of the mucosal immune barrier with physiological and clinical implications». Human Reproduction Update (Revisión) (en inglés) 21 (3): 353-377. ISSN 1355-4786. PMID 25547201. doi:10.1093/humupd/dmu065. 
  23. Gupta, Ramesh (2011). Reproductive and developmental toxicology. London: Academic Press. p. 1005. ISBN 978-0-12-382032-7. 
  24. a b Wehrend, Axel (2010). Leitsymptome Gynäkologie und Geburtshilfe beim Hund (en alemán). Stuttgart: Enke. p. 17. ISBN 978-3-8304-1076-8. 
  25. a b Domino, Frank J. (2010). The 5-Minute Clinical Consult 2011. Lippincott Williams & Wilkins. ISBN 9781608312597. 
  26. a b «Unraveling the Dynamics of the Human Vaginal Microbiome». The Yale Journal of Biology and Medicine 89 (3): 331-337. September 2016. PMC 5045142. PMID 27698617. 
  27. a b «NFP Quick Instructions for the Marquette Model (Mucus Only)». Marquette University. 2018. 
  28. «Enhanced Trapping of HIV-1 by Human Cervicovaginal Mucus Is Associated with Lactobacillus crispatus-Dominant Microbiota». mBio 6 (5): e01084-15. October 2015. PMC 4611035. PMID 26443453. doi:10.1128/mBio.01084-15. 
  29. Shackelford, Todd K.; Pound, Nicholas (2006). Sperm Competition in Humans: Classic and Contemporary Readings. Taylor & Francis. ISBN 9780387280363. 
  30. a b «The developmental origin of cervical and vaginal epithelium and their clinical consequences: a systematic review». Journal of Lower Genital Tract Disease 18 (4): 358-60. octubre de 2014. PMID 24977630. doi:10.1097/lgt.0000000000000023. 
  31. a b c Nauth, Hans Friedrich (2014). Gynäkologische Zytodiagnostik (en alemán) (2nd edición). Stuttgart: Georg Thieme. p. 23. ISBN 978-3-13-131092-7. 
  32. Aroutcheva A.; Gariti D.; Simon M.; Shott S.; Faro J.; Simoes J. A.; Gurguis A.; Faro S. (2001). «Defense factors of vaginal lactobacilli». Am. J. Obstet. Gynecol. 185 (2): 375-379. PMID 11518895. doi:10.1067/mob.2001.115867. 
  33. Linhares, I. M., P. R. Summers, B. Larsen, P. C. Giraldo, and S. S. Witkin. 2011. Contemporary perspectives on vaginal pH and lactobacilli" Am. J. Obstet. Gynecol. 204:120.e1-120.e5.
  34. Redondo-Lopez V.; Cook R. L.; Sobel J. D. (1990). «Emerging role of lactobacilli in the control and maintenance of the vaginal bacterial microflora». Rev. Infect. Dis. 12 (5): 856-872. doi:10.1093/clinids/12.5.856. 
  35. Wessels J.M., Lajoie J., Vitali D., Omollo K., Kimani J., Oyugi J., (2017). «Asociación de comportamiento sexual de alto riesgo con diversidad de la microbiota vaginal y abundancia de Lactobacillus». PLoS ONE 12 (11): e0187612. Consultado el 14 de julio de 2019. 
  36. Uzcategui Y.B.; Tovar M.C.; Lorenzo C.J.; Gonzalez M. (2012). «Patología vaginal: utilidad de la citología y la colposcopia como métodos diagnósticos». Rev Obstet Ginecol Venez (Caracas, Venezuela: SciELO) 72 (3). 
  37. «Vaginal yeast infections fact sheet». womenshealth.gov. 23 de diciembre de 2014. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2015. Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  38. «Microbiota and pelvic inflammatory disease». Seminars in Reproductive Medicine 32 (1): 43-9. January 2014. PMC 4148456. PMID 24390920. doi:10.1055/s-0033-1361822. 
  39. «Bacterial Vaginosis Symptoms, Treatment, Causes & Remedies». Consultado el 8 de febrero de 2018. 
  40. «Aerobic vaginitis in pregnancy». BJOG 118 (10): 1163-70. Septiembre de 2011. PMID 21668769. doi:10.1111/j.1471-0528.2011.03020.x. 
  41. Wessels J.M., Felker A.M., Dupont H.A., Kaushic C. (2018). «The relationship between sex hormones, the vaginal microbiome and immunity in HIV-1 susceptibility in women». Dis Model Mech. 11 (9): dmm035147. Consultado el 12 de julio de 2019. 
  42. a b c «Vaginal Cancer Treatment» (en inglés). National Institutes of Health, National Cancer Institute. 2017. Consultado el 8 de febrero de 2018. 
  43. «Vaginal cancer | Vaginal cancer | Cancer Research UK». www.cancerresearchuk.org (en inglés). Consultado el 8 de febrero de 2018. 
  44. «About DES». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el 8 de febrero de 2018. 
  45. «Known Health Effects for DES Daughters». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el 8 de febrero de 2018. 
  46. «Primary Vaginal Melanoma, A Rare and Aggressive Entity. A Case Report and Review of the Literature». In Vivo 31 (1): 133-139. enero de 2017. PMC 5354139. PMID 28064232. doi:10.21873/invivo.11036. 
  47. Vulvovaginal atrophy and atrophic vaginitis have been the preferred terms for this condition and cluster of symptoms until recently. These terms are now regarded as inaccurate in describing changes to the whole genitourinary system occurring after menopause. The term atrophic vaginitis suggests that the vaginal is inflamed or infected. Though this may be true, inflammation and infection are not the major components of postmenopausal changes to the vagina after menopause. The former terms do not describe the negative effects on the lower urinary tract which can be the most troubling symptoms of menopause for women.
  48. «The Recent Review of the Genitourinary Syndrome of Menopause». Journal of Menopausal Medicine (en inglés) 21 (2): 65-71. August 2015. PMC 4561742. PMID 26357643. doi:10.6118/jmm.2015.21.2.65. 
  49. «Genitourinary Syndrome of Menopause: Management Strategies for the Clinician». Mayo Clinic Proceedings 92 (12): 1842-1849. December 2017. PMID 29202940. doi:10.1016/j.mayocp.2017.08.019. 
  50. Greenemeier, Larry. «Small Comfort: Nanomedicine Able to Penetrate Bodily Defenses». Consultado el 17 de febrero de 2018. 
  51. «Nano-medicine as a newly emerging approach to combat Human Immunodeficiency Virus (HIV)». Pharmaceutical Nanotechnology 6 (1): 17-27. febrero de 2018. PMID 29424324. doi:10.2174/2211738506666180209095710. 

Enlaces externos[editar]