Edward Jenner

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Edward Jenner
Edward Jenner.jpg
Información personal
Nacimiento Bandera de Inglaterra 17 de mayo de 1749
Berkeley, condado de Gloucestershire, Inglaterra
Fallecimiento Bandera de Inglaterra 27 de enero de 1823.
Berkeley, condado de Gloucestershire, Inglaterra
Causa de muerte Accidente cerebrovascular Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Inglés
Educación
Alma máter
Alumno de
Información profesional
Área Medicina, historia natural
Conocido por Descubrir la vacuna contra la viruela o antivariólica.
Miembro de
Distinciones
[editar datos en Wikidata]

Edward Jenner (17 de mayo de 1749 - 26 de enero de 1823) fue un médico y científico inglés que fue el pionero de la vacuna contra la viruela, la primera vacuna del mundo.[1] [2] A menudo se le llama "el padre de la inmunología", y se dice que su trabajo "ha salvado más vidas que el trabajo de cualquier otro hombre".[3] [4] [5] Como miembro de la Sociedad Real, en el campo de la zoología, fue la primera persona en describir el parasitismo del cuco. En 2002, Jenner fue incluido en la lista de los 100 ingleses más importantes, según la BBC.

Biografía[editar]

Su informe manuscrito original, depositado en el Real Colegio de Cirujanos (Londres)

Edward Anthony Jenner nació el 17 de mayo de 1749[6] (6 de mayo en el calendario juliano) en Berkeley, Gloucestershire, como el octavo de nueve niños. Su padre, el Reverendo Stephen Jenner, fue el vicario de Berkeley, por lo que Jenner recibió una sólida educación básica.[6]

Posteriormente se convirtió en un afamado investigador, médico rural y poeta, cuyo descubrimiento de la vacuna antivariólica tuvo trascendencia definitoria para combatir la viruela, enfermedad que se había convertido en una terrible epidemia.

Era también llamado como el sabio-poeta debido a la pasión que sentía por escribir y manifestar sus sentimientos a través de esta faceta de la literatura. También amaba la música y la naturaleza.

La gente de su pueblo lo creía loco, porque había empezado a probar la vacuna contra la viruela con un niño sano de ocho años llamado James Phipps, después de que el tratamiento con James Phipps dio un resultado favorable lo empezó a utilizar con otras personas, ante la cerrada oposición de otros médicos. Las personas creían que si se vacunaban le crecerían apéndices vacunos en el cuerpo y sobre eso se hizo una sátira llamada "The cow pock" (1802).

Para la historia de Francia, llega el merecido reconocimiento cuando Napoleón da la orden de vacunar a toda su tropa, en el año 1805. Posteriormente la Condesa de Berkeley y Lady Duce hacen vacunar a sus hijos, haciendo que la nobleza inglesa las imite. El reconocimiento había llegado dos años antes con la organización en España de la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna que patrocinó una primera expedición de vacunación a nivel mundial, al abarcar su imperio de ultramar (Hispanoamérica y Filipinas).

Así se quiebra definitivamente el círculo de opositores al científico y es entonces cuando lo invitan a establecerse en Londres y ganar mucho dinero, pero Jenner declina la propuesta manifestando que "si en la aurora de mis días busqué los senderos apartados y llanos de la vida, el valle y no la montaña, ahora que camino hacia el ocaso, no es un regalo para mí prestarme como objeto de fortuna y de fama". No obstante lo expuesto, recibe dinero y distinciones que le permiten pasar una vejez económicamente holgada.

Zoología[editar]

Jenner fue elegido miembro de la Royal Society en 1788, después de la publicación de su detallado estudio de las costumbres previamente desconocidas de anidamiento del cuco, un estudio en el que combinó la observación, el experimento, y la disección.

Cuco común

Describió cómo el cuco recién eclosionado empujaba los huevos y los polluelos recién nacidos del nido de su anfitrión (contrariamente a la creencia existente hasta entonces de que lo hacía el cuco adulto).[7] Habiendo observado este comportamiento, Jenner descubrió una adaptación anatómica necesaria para su puesta en práctica (el pollo del cuco presenta un depresión en su espalda, que desaparece después de los 12 días de vida, que le permite empujar fuera del nido los huevos de su anfirión y los otros polluelos). El adulto no permanece el tiempo suficiente en el área para realizar esta tarea. Las conclusiones de Jenner fueron publicadas en las Philosophical Transactions of the Royal Society en 1788.[8] [9]

"La singularidad de su forma está bien adaptada a estos propósitos, ya que, a diferencia de otras aves recién nacidas, su espalda desde la escápula hacia abajo es muy ancha, con una considerable depresión en el medio. Esta depresión parece formada por la naturaleza para dar un alojamiento más seguro al huevo del gorrión -o de su pollo-, cuando el joven cuco se emplea en la expulsión de cualquiera de ellos fuera del nido. Cuando ya tiene doce días de edad, esta cavidad se rellena, y entonces la espalda asume la forma de las aves en común."[10] El sobrino de Jenner, nacido el 30 de junio de 1737, le ayudó en el estudio.

La comprensión de Jenner del comportamiento del cuco no obtuvo un crédito completo hasta que la artista Jemima Blackburn, una aguda observadora de la vida del pájaro, vio un pollo de cuco (todavía ciego) que empujaba hacia fuera un huevo de su anfitrión. Su descripción e ilustración de este hecho fueron suficientes para convencer a Charles Darwin de revisar una edición posterior de El Origen de las Especies .

Invención de la vacuna[editar]

Edward Jenner aconsejando a un granjero sobre la vacunación de su familia (hacia 1910)

En la época de Jenner, la inoculación ya era una práctica común, pero implicaba graves riesgos. En 1721, Lady Mary Wortley Montagu había importado la variolación en Gran Bretaña después de haberla observado en Constantinopla. Voltaire escribió que por entonces el 60% de la población padecía la viruela y que el 20% fallecía por la enfermedad.[11] Voltaire también afirmaba que los circasianos utilizaban la inoculación desde tiempos inmemoriales, costumbre que pudo haber sido imitada por los turcos.[12]

Los pasos dados por Edward Jenner para crear la vacuna, la primera vacuna contra la viruela. Jenner primero inoculó a James Phipps con la viruela de las vacas (un virus similar al de la viruela), para crear inmunidad, a diferencia de la variolación, que utilizaba la viruela para crear una inmunidad a sí misma.

En 1768, el médico inglés John Fewster se había dado cuenta de que la infección previa con la viruela vacuna hacía que una persona fuera inmune a la viruela.[13]

En los años siguientes a 1770, por lo menos cinco investigadores en Inglaterra y Alemania (Sevel, Jensen, Jesty en 1774, Rendell, y Plett en 1791) probaron exitosamente una vacuna contra la viruela en seres humanos.[14]

Por ejemplo, el agricultor de Dorset Benjamin Jesty[15] fue vacunado con éxito y presumiblemente adquirió inmunidad inducida artificialmente con el virus de las vacas al igual que su esposa y sus dos hijos con anterioridad a la epidemia de viruela de 1774. Pero no fue hasta el trabajo de Jenner que el procedimiento llegó a ser ampliamente entendido. Jenner pudo haber conocido el procedimiento utilizado con de Jesty y el éxito obtenido.[16]

Al observar el hecho comúnmente conocido de que las lecheras eran generalmente inmunes a la viruela, Jenner postuló que el contacto de las lecheras durante el ordeño con el pus de las ampollas de las vacas (conteniendo el virus de la viruela bovina, una enfermedad similar a la viruela, pero mucho menos virulenta) las protegía de la viruela.

Jenner realizando su primera vacunación en James Phipps, un niño de 8 años. 14 de mayo de 1796

El 14 de mayo de 1796, Jenner probó su hipótesis inoculando a James Phipps, un niño de ocho años, hijo del jardinero de Jenner. Raspó el pus de las ampollas de la viruela en las manos de Sarah Nelmes, una lechera infectada de la viruela vacuna por una vaca llamada Blossom (cuya piel ahora cuelga en la pared de la biblioteca de la escuela de medicina de San Jorge, en Tooting). Phipps fue el decimoséptimo caso descrito en el primer artículo de Jenner sobre vacunación.[17]

Jenner inoculó a Phipps en ambos brazos ese día, lo que le produjo posteriormente fiebre y cierta inquietud, pero ninguna infección grave. Posteriormente, le sometió al procedimiento de variolación,[18] el método habitual de inmunización en ese momento, que en ocasiones suponía contraer la grave enfermedad. No se produjo ningún síntoma. El niño fue más adelante probado de nuevo con material variólico, y de nuevo no mostró ningún signo de infección.

Donald Hopkins señala que: "La contribución principal de Jenner no fue que inoculó a algunas personas con la vacuna, si no que después demostró que eran inmunes a la viruela."[19]

Además, demostró que el pus protector de la viruela vacuna podría inocularse eficazmente de persona a persona, y no solo directamente del ganado.

Probó con éxito su hipótesis sobre otros 23 pacientes adicionales.

Caricatura de Jenner vacunando a los pacientes, que temían que les hiciera crecer rabos de vaca. (James Gillray, 1802)

Jenner continuó su investigación e informó a la Royal Society, que no publicó el documento inicial. Después de revisiones e investigaciones posteriores, publicó sus hallazgos sobre los 23 casos. Algunas de sus conclusiones eran correctas, algunas erróneas; los métodos microbiológicos y microscópicos modernos harían que sus estudios fueran más fáciles de reproducir. El establecimiento médico deliberó extensamente sobre sus hallazgos antes de aceptarlos. Finalmente, se aceptó la vacunación, y en 1840, el gobierno británico prohibió la variolación de la viruela para inducir la inmunidad y proporcionó la vacunación con vacuna gratuita.

Historieta de 1808 que muestra a Jenner, a Thomas Dimsdale y a George Rose venciendo a los opuestos a la vacunación

El éxito de su descubrimiento pronto se extendió por Europa y se utilizó en masa en la Corona Española, donde se emprendió La Expedición Balmis, una misión de tres años de duración a las Américas, Filipinas, Macao, y China, dirigida por el doctor Francisco Javier Balmis con el objetivo de inocular a miles de personas la vacuna contra la viruela.[20] La expedición tuvo éxito y Jenner escribió: "No me imagino que los anales de la historia contengan un ejemplo de filantropía tan noble y tan extenso como este".[21] Napoleón Bonaparte, que en ese momento estaba en guerra con Gran Bretaña, hizo vacunar a todas sus tropas, y a petición de Jenner, liberó a los prisioneros de guerra ingleses y les permitió regresar a sus casas. El emperador francés comentó que no podía "negar nada a uno de los más grandes benefactores de la humanidad".[22]

El trabajo continuo de Jenner sobre la vacunación le impidió continuar con su práctica médica ordinaria. Fue apoyado por sus colegas y el rey en la petición al Parlamento, y se le concedieron 10.000 libras esterlinas en 1802 por su trabajo en la vacunación. En 1807, se le concedieron otras 20.000 libras después de que el Real Colegio de Médicos confirmase la eficacia generalizada de la vacunación.

En 1803 se convirtió en Presidente de la Sociedad Jenneriana de Londres, preocupado por promover la vacunación para erradicar la viruela. El Jennerian cesó sus operaciones en 1809. En 1808, con la ayuda del gobierno, se fundó el Instituto Nacional de Vacunación, pero Jenner se sintió deshonrado por los hombres seleccionados para gestionarlo, y renunció a su dirección.[23] Jenner se convirtió en miembro de la Sociedad de Cirugía y Medicina en su fundación en 1805 (actualmente Real Sociedad de Medicina) y presentó varias ponencias allí. Jenner fue elegido miembro honorario extranjero de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias en 1802 y miembro extranjero de la Real Academia Sueca de Ciencias en 1806.[24]

Reconocimiento social[editar]

Jenner regresa a Berkeley y continúa recibiendo honores que le llegan desde distintos puntos del mundo. Cualquier petición de su parte, a diferentes autoridades, era prácticamente complacida. De la misma forma se le quería y respetaba en su pueblo, donde continuaba esforzándose por sus pacientes. Fue elegido como alcalde del pueblo a causa de su decisión de permanecer allí.[25]

Trabajos literarios[editar]

Llega a escribir un nutrido número de poesías[26] y en sus últimos años continúa desarrollando el amor por la naturaleza, pero ahora lo manifiesta en su afición por los pájaros y el cultivo de plantas y flores.

Fallecimiento[editar]

Víctima de una apoplejía, el 26 de enero de 1823, Edward Jenner fallece a la edad de 73 años en la localidad de Berkeley, la localidad en la que nació.[27]

Eponimia[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Stefan Riedel, MD, PhD (January 2005). Edward Jenner and the history of smallpox and vaccination 18 (1). Baylor University Medical Center. pp. 21-25. PMC 1200696. PMID 16200144. 
  2. Baxby, Derrick. «Jenner, Edward (1749–1823)». Oxford Dictionary of National Biography. Oxford University Press. Consultado el 14 de febrero de 2014. 
  3. «Edward Jenner – (1749–1823)». Sundaytimes.lk. 1 de junio de 2008. Consultado el 28 de julio de 2009. 
  4. «History – Edward Jenner (1749–1823)». BBC. 1 de noviembre de 2006. Consultado el 28 de julio de 2009. 
  5. «Edward Jenner – Smallpox and the Discovery of Vaccination». Consultado el 28 de julio de 2009. 
  6. a b «About Edward Jenner». The Jenner Institute. Consultado el 12 de enero de 2013. 
  7. «Jenner Museum». Consultado el 23 de septiembre de 2009. 
  8. Observations on the Natural History of the Cuckoo. By Mr. Edward Jenner. In a Letter to John Hunter, Esq. F. R. S Jenner, E Philosophical Transactions of the Royal Society of London (1776–1886). 1788-01-01. 78:219–237 (Texto en https://archive.org/details/philtrans06624558)
  9. Los pollos del cuco expulsan a sus compañeros de nido: observaciones coincidentes de Edward Jenner en Inglaterra y Antoine Joseph Lottinger en Francia, Spencer G. Sealy y Mélanie F. Guigueno. Department of Biological Sciences, University of Manitoba, Winnipeg, Manitoba R3T 2N2, Canada. Archives of natural history. Volume 38, Page 220-228 DOI 10.3366/anh.2011.0030, ISSN 0260-9541, disponible en línea en octubre de 2011.
  10. (Carta a Hunter de la Royal Society)
  11. François Marie Arouet de Voltaire (1778). «Letters on the English or Lettres Philosophiques». 
  12. «Voltaire on Circassian Medicine: Inoculation». Circassian World.  from Voltaire (1733). The Works of Voltaire. Vol. XIX (Philosophical Letters). 
  13. Véase:
  14. Plett PC (2006). «Peter Plett and other discoverers of cowpox vaccination before Edward Jenner» [Peter Plett and other discoverers of cowpox vaccination before Edward Jenner]. Sudhoffs Archiv (en german) 90 (2): 219-32. PMID 17338405. 
  15. Hammarsten J. F. et al. (1979). «Who discovered smallpox vaccination? Edward Jenner or Benjamin Jesty?». Transactions of the American Clinical and Climatological Association 90: 44-55. PMC 2279376. PMID 390826. 
  16. Grant, John (2007). Corrupted Science: Fraud, Ideology and Politics in Science. London: Facts, Figures & Fun. p. 24. ISBN 978-1-904332-73-2. 
  17. «Edward Jenner & Smallpox». The Edward Jenner Museum. Archivado desde el original el 28 de junio de 2009. Consultado el 13 de julio de 2009. 
  18. An Inquiry into the Causes and Effects of the Variolae Vaccinae, Edward Jenner. Consultado el 17 de noviembre de 2012
  19. Hopkins, Donald R. (2002). The greatest killer: smallpox in history, with a new introduction. Chicago: University of Chicago Press. p. 80. ISBN 978-0-226-35168-1. OCLC 49305765. 
  20. Carlos Franco-Paredes; Lorena Lammoglia; José Ignacio Santos-Preciado (2005). «The Spanish Royal Philanthropic Expedition to Bring Smallpox Vaccination to the New World and Asia in the 19th Century». Clinical Infectious Diseases (Oxford Journals) 41 (9): 1285-1289. doi:10.1086/496930. 
  21. "Andean Studies: New Trends and Library Resources : Papers of the Forty-Fifth Annual Meeting of the Seminar on the Acquisition of Latin American Library Materials", University of California, Los Angeles ... May 27–31, 2000". p. 46
  22. "Notes and Records of the Royal Society of London, Volumes 9-11. p. 297. Royal Society of London, 1952
  23. John Baron, Life of Edward Jenner (London, 1837), vol. 2, pp. 122–5.
  24. «Book of Members, 1780–2010: Chapter J». American Academy of Arts and Sciences. Consultado el 28 de julio de 2014. 
  25. Marco Villanueva-Meyer, MD. «Edward Jenner (1749-1823): Pionero de las vacunaciones y la inmunología». Galenus. Consultado el 1 de enero de 2017. 
  26. Edward Jenner. «Sign of rain». Friends of the Wild Flower Garden, Inc. (en inglés). Consultado el 1 de enero de 2017. 
  27. Darren R. Flower (2008). "Bioinformatics for Vaccinology". p. 28. John Wiley & Sons

Enlaces externos[editar]