Disputa de Barcelona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La disputa de Barcelona fue una confrontación dialéctica de signo religioso que tuvo lugar en el Palacio Real Mayor de Barcelona entre el 20 de julio y el 8 de agosto de 1263, protagonizada por el fraile dominico Pau Cristià y el rabino judío Bonastruc ça Porta.

Historia[editar]

Pau Cristià era un rabino convertido al catolicismo, que había ingresado en la orden dominica. En sus estudios de antiguos comentarios bíblicos judíos (midrashim) creía haber encontrado unos pasajes que hablaban del nacimiento del Mesías como un hecho del pasado, los cuales podrían ser pruebas del origen del cristianismo. Por ello, denunció la mala fe de las autoridades judías, supuestas conocedoras de este hecho, el cual habrían ocultado deliberadamente. Con el apoyo del rey Jaime I, se requirió la asistencia del rabino de Gerona, Bonastruc ça Porta (Moshé ben Nahman). Se celebraron entonces unas sesiones de polémica entre las dos religiones. Frente a la acusación de ocultar la llegada del Mesías, el rabino replicó que para el judaísmo tal llegada no se había producido, porque no se habían cumplido los parámetros que señalaban las profecías para la llegada del Mesías: no se había conseguido la paz universal, los judíos no habían sido llamados a la tierra prometida y no se había reconstruido el Templo de Salomón.[1]

La disputa quedó en tablas, pese a que ambos contendientes creían haber demostrado tener la razón. Pau Cristià relató por escrito lo acontecido en las sesiones, redactado en latín y avalado por el sello real. Bonastruc ça Porta hizo lo propio, escrito en hebreo y, aunque su relato fue quemado por orden del rey, sobrevivieron unas copias, que se expandieron por las diversas comunidades judías de Occidente.[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b AA.VV., 2006, p. 138.

Bibliografía[editar]