Disección aórtica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Disección aórtica
AoDissect Schema 01a.png
La sangre penetra en la túnica íntima y separa la túnica media.
Clasificación y recursos externos
Especialidad Cirugía vascular
CIE-10 I71.0
CIE-9 441.0
DiseasesDB 805
MedlinePlus 000181
eMedicine emerg/28
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

La disección aórtica es consecuencia de un desgarro de la pared de la aorta que permite que la sangre fluya entre sus capas y las fuerce a separarse.[1] Se trata de una emergencia médica que puede conducir rápidamente a la muerte, incluso con un tratamiento óptimo. Si la disección aórtica se abre por completo (a través de las tres capas) se produce pérdida de sangre y si la disección llega a los seis centímetros el paciente debe ser internado para ser sometido a una intervención quirúrgica de emergencia.[2]

Descripción general[editar]

Como ocurre con todas las demás arterias, la aorta está compuesta por tres capas, a saber, la íntima, la media y la adventicia.[2]

Clasificación[editar]

AoDissect DeBakey1.png AoDissect DeBakey2.png AoDissect DeBakey3.png
Porcentaje 60 % 10-15 % 25-30 %
Tipo DeBakey I DeBakey II DeBakey III
Stanford A Stanford B
  Proximal Distal
Clasificación de la disección aórtica.

Para describir la disección aórtica se han utilizado diferentes sistemas de clasificación. Los sistemas de uso común se basan en la anatomía de la disección o en la duración de la aparición de los síntomas antes de su presentación.

Clasificación de DeBakey[editar]

Esta clasificación fue formulada por el cirujano Michael E. DeBakey, que clasificó la disección a partir de su sitio de origen y su alcance:[3]

  • Tipo I: se origina en la aorta ascendente y se extiende también a la descendente, más allá del origen de los troncos supraaórticos.
  • Tipo II: se origina en la aorta ascendente y se limita a ese sitio.
  • Tipo III: se origina en la aorta descendente, pero rara vez se extiende. El tipo III suele subdividirse en IIIa, cuando la disección no progresa más allá del diafragma, y IIIb, cuando lo sobrepasa y puede llegar hasta las arterias ilíacas.[3]

Clasificación de Stanford[editar]

En este caso la disección se clasifica en dos grupos (A y B) en función de la extensión a la aorta ascendente.[4]

  • A: tipos I y II de DeBakey. Existe compromiso de la aorta ascendente.
  • B: tipo III de DeBakey. El compromiso aórtico es distal al origen de la arteria subclavia izquierda, no involucra la aorta ascendente.[4]

Esta clasificación es la que más se utiliza por ser la que mejor se relaciona con las opciones terapéuticas. Por otra parte, las disecciones se clasifican convencionalmente en agudas y crónicas según que su evolución sea inferior a catorce días o supere ese lapso.[5]

Etiología[editar]

La disección aórtica es común en presencia de hipertensión[1] y en asociación con muchos trastornos del tejido conjuntivo.[5] Del setenta y dos al ochenta por ciento de las personas con disección aórtica tienen antecedentes de hipertensión. La asociación con vasculitis es rara. La causa también puede ser un traumatismo torácico.[5]

La mayor incidencia de disección aórtica se observa en personas de cincuenta a setenta años. La incidencia es dos veces mayor en los hombres que en las mujeres, en las que la mitad de las disecciones que aparecen antes de los cuarenta años se producen durante el embarazo (por lo general en el tercer trimestre o a principios del siguiente período).[5]

Del cinco al nueve por ciento de los pacientes con síndrome de Marfan sufren disección aórtica. En ese subgrupo la incidencia es mayor en individuos jóvenes. Además, las personas con síndrome de Marfan suelen tener aneurismas de aorta y son más propensas a las disecciones aórticas.[5]

En las personas con síndrome de Turner también aumenta el riesgo de disección aórtica debida a la dilatación de la raíz de la arteria.[6]

La disección aórtica puede ser una secuela tardía de la cirugía cardíaca.[7] En el dieciocho por ciento de los pacientes con disección aórtica aguda hay antecedentes de operaciones a corazón abierto. Las personas que han sido sometidas a reemplazo valvular aórtico por insuficiencia aórtica están expuestas a un riesgo particularmente alto debido a que la insuficiencia aórtica ocasiona un aumento del flujo sanguíneo en la aorta ascendente, lo que puede provocar la dilatación y el debilitamiento de las paredes de ese tramo de la arteria. Los traumatismos iatrogénicos resultantes de procedimientos de cateterismo o intervenciones cardíacas también pueden ser causas de disección aórtica.[8] Las disecciones aórticas iatrogénicas son complicaciones poco frecuentes pero de potencial gravedad después de angiografías o intervenciones quirúrgicas. Las primeras son secundarias a coronariografías, aortografías o procedimientos de inserción de balón de contrapulsación y se localizan en el seno de Valsalva o en las arterias braquiales, cefálicas, ilíacas o femorales; en su mayor parte son retrógradas y disminuyen de tamaño por trombosis de la falsa luz; en cambio, las anterógradas persisten y pueden ser tratadas de forma médica. Las disecciones aórticas secundarias a cirugía cardíaca son intraoperatorias y se diagnostican y tratan de forma temprana.[8]

Signos y síntomas[editar]

Cerca del 96% de las personas con disección aórtica presentan un dolor repentino. Puede ser descrito como un apuñalamiento.

Si bien el dolor puede ser confundido con el dolor de un infarto de miocardio (ataque al corazón), la disección aórtica no suele ser asociado con los otros signos que sugieren un infarto, incluida la insuficiencia cardíaca.

Otros síntomas comunes que se pueden ver en la fijación de la disección aórtica incluyen insuficiencia cardíaca congestiva (7%), síncope (9%), accidente cerebrovascular (3-6%) , isquémicos neuropatía periférica, paraplejía, paro cardíaco, y muerte súbita. Si la persona tiene un desmayo, alrededor de la mitad de las veces es debido a la hemorragia en el pericardio.

Las complicaciones neurológicas de la disección aórtica (es decir, accidente cerebrovascular), se debe a la obstrucción de una o más arterias de suministro del sistema nervioso central.

Cambios de presión arterial[editar]

Si bien muchos pacientes con disección aórtica tienen un historial de hipertensión, la presión arterial es muy variable con una disección aórtica aguda, y tiende a ser mayor en los individuos con una disección en la aorta abdominal.

Hipotensión grave de presentación es un indicador de pronóstico grave. Está usualmente asociada con el taponamiento pericárdico, una grave Insuficiencia aórtica, o la rotura de la aorta. Una medición precisa de la presión arterial es importante.

Infarto de miocardio[editar]

El Infarto de miocardio (ataque al corazón) se produce en el 1-2% de personas con disección aórtica. La etiología del infarto es la participación de la arteria coronaria en la disección. La arteria coronaria derecha participa más comúnmente que la arteria coronaria izquierda.

Debido a la disección de aorta puede confundirse con un infarto de miocardio, el médico debe tener cuidado para hacer el diagnóstico correcto antes de iniciar el tratamiento para el infarto de miocardio, ya que el régimen de tratamiento para el infarto de miocardio puede ser letal para un individuo con disección aórtica.

Derrame pleural[editar]

Un derrame pleural (acumulación de fluido entre los pulmones y la pared torácica o diafragma) puede ser debido a la sangre debido a una reacción inflamatoria alrededor de la aorta.

Diagnóstico[editar]

Debido a la diversidad de síntomas y signos de disección aórtica en función de la rotura interior y la extensión de la disección, un buen diagnóstico es a veces difícil de hacer.

En una persona con dolor en el pecho que irradia a la espalda, los diferenciales a considerar son:

Aun teniendo un buen historial de la persona, puede ser muy sugestiva de una disección aórtica, el diagnóstico no siempre puede ser realizado por la historia o únicamente por los signos físicos. A menudo el diagnóstico se realiza por la visualización de la íntima por medio de imágenes.

En general, la técnica de imagen elegida se basa en el pre-test de la probabilidad del diagnóstico, la disponibilidad de la modalidad de prueba, la estabilidad del paciente, y de la sensibilidad y la especificidad de la prueba

Radiografía de tórax[editar]

Disección aórtica.

En un estudio la radiografía de tórax tuvo una sensibilidad moderada (del 67%) en la detección de una disección aórtica evidente.[9]

El 'calcio signo' es un hallazgo en la radiografía de tórax que sugiere disección aórtica. Es la separación de la íntima de la calcificación de tejidos blandos.

Líquido pleural puede ser visto en la radiografía de tórax. Estos son más comúnmente vistos en disección de aorta descendente. Si se considera, por lo general son en el hemitórax izquierdo.

Otros hallazgos incluyen la obliteración de la aorta de pomo, de la depresión de la izquierda mainstem bronquios, pérdida de la banda paratraqueal, y la desviación traqueal.

Tomografía computarizada angiografía[editar]

AoDiss CT A-Diss.jpg AoDiss CT A-Diss01.jpg
Computed tomography (CT) Legend
Disección aórtica tipo A de Stanford
1 aorta ascendente, cierto Lumen - 2 Lumen falsa - 3 arteria pulmonar
4 aorta torácica descendente - 5 vértebra torácica

La angio-tomografía computarizada es una forma rápida de prueba no invasiva que precisa dar una vista tridimensional de la aorta. Estas imágenes son producidas rápidamente, teniendo que cortar rebanadas delgadas de el pecho y el abdomen, ambos se combinan en el ordenador para crear la sección transversal. A fin de delinear la aorta a la precisión necesaria para hacer el diagnóstico correcto, un material de contraste yodado se inyecta en una vena periférica. El contraste es inyectado y el análisis realizado utilizando un método de seguimiento.

Tiene una sensibilidad de 96 - 100% y una especificidad de 96 a 100%. Las desventajas incluyen la necesidad de material de contraste yodado y la incapacidad para diagnosticar el sitio de la disección.

Referencias[editar]

  1. a b Icahn School of Medicine at Mount Sinai, “Aortic Dissection”, 2016. Consultado el 20 de mayo de 2016.
  2. a b Zamorano J.L., Mayordomo J., Evangelista A., San Román J.A., Bañuelos C. y Gil Aguado M., “Guías de práctica clínica de la Sociedad Española de Cardiología en enfermedades de la aorta”, Rev Esp Cardiol 2000, 53 (4): 531-541. Consultado el 16 de marzo de 2016.
  3. a b DeBakey M.E., Henly W.S., Cooley D.A., Morris G.C. Jr., Crawford E.S. y Beall A.C. Jr., “Surgical Management of dissecting aneurysms of the aorta”, J Thorac Cardiovasc Surg 1965, 49: 130-149. PMID: 14261867.
  4. a b Daily P.O., Trueblood H.W., Stinson E.B., Wuerflein R.D. y Shumway N.E., “Management of acute aortic dissections”, Ann Thorac Surg 1970, 10 (3): 237-247. PMID: 5458238.
  5. a b c d e Valdés E. F., “Enfermedades de la aorta”, Departamento de Enfermedades Cardiovasculares, Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile. Consultado el 20 de mayo de 2016.
  6. The Practice Committee of the American Society for Reproductive Medicine, “Increased maternal cardiovascular mortality associated with pregnancy in women with Turner syndrome”, Fertil Steril 2006, 86 (5): S127-S128. DOI: 10.1016/j.fertnstert.2006.08.082. PMID: 17055808. Disponible en PDF. Consultado el 20 de mayo de 2016.
  7. MedlinePlus, “Disección aórtica”. Actualizado el 27 de mayo de 2014 y consultado el 21 de mayo de 2016.
  8. a b Isselbacher E.M., “Diseases of the Aorta”, cap. 37 en Rosendorff C. (ed.), Essential Cardiology: Principles and Practice, 2a ed., Humana Press Inc., Totowa, N.J. Consultado el 21 de mayo de 2016.
  9. von Kodolitsch Y., Nienaber C., Dieckmann C., Schwartz A., Hofmann T., Brekenfeld C. et al., “Chest radiography for the diagnosis of acute aortic syndrome”, Am J Med 2004, 116 (2): 73-77. PMID: 14715319. DOI: 10.1016/j.amjmed.2003.08.030.

Véase también[editar]