Copo de nieve (jerga)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Copo de nieve (en inglés snowflake) es un término peyorativo originario del idioma inglés de la década de 2010 que caracteriza a una persona con un elevado sentido de la singularidad, vulnerabilidad emocional, que se ofende fácilmente, es incapaz de lidiar con opiniones opuestas, y escasa resiliencia.[1][2]

Antecedentes y uso[editar]

Se cree popularmente, pero no está probado, que cada copo de nieve tiene una estructura única.[3][4]​ La mayoría de los usos del término copo de nieve hacen referencia a las cualidades físicas de los copos de nieve, como su estructura única o fragilidad, mientras que una minoría de usos hace referencia al color blanco de la nieve.[5][6]

Copo de nieve único o especial[editar]

Se ha atribuido a Chuck Palahniuk el haber acuñado el uso metafórico del copo de nieve[5]​ en su novela de 1996, Fight Club, que contiene la cita «You are not special. You are not a beautiful and unique snowflake» (Tú no eres especial. Tú no eres un precioso y único copo de nieve).[7]​ La adaptación cinematográfica de 1999 también contiene ese fragmento de diálogo.[7]​ En enero de 2017, Palahniuk reclamó para sí el mérito de haber acuñado este uso, añadiendo: «cada generación se ofende por cosas distintas, pero mis amigos que enseñan en la universidad me dicen que sus alumnos son muy fáciles de ofender»; Palahniuk lo ha denominado «una especie de nuevo victorianismo».[8]​ La afirmación de Palahniuk ha sido cuestionada.[6]​ La metáfora ha sido utilizada positivamente con los estudiantes para celebrar su individualidad (y trabajo en equipo).[9]

Después de Fight Club, los términos copo de nieve especial y síndrome de copo de nieve especial se aplicaron a individuos con una connotación negativa.[10][11]​ Tal terminología se refiere a una persona que cree que su condición de individuo único significa que está destinada a un gran éxito, o que merece una carrera especial, con abundantes elogios y admiración.[12][7][13]​ Según Merriam-Webster, en la década de 2000, copo de nieve se referían «en su mayoría a milénicos que estaban demasiado convencidos de su propia condición de personas especiales y únicas como para poder (o molestarse) en hacer frente a las pruebas y a los problemas normales de la vida adulta».[6]

Generación copo de nieve[editar]

La expresión «generación copo de nieve» se popularizó tras un enfrentamiento entre estudiantes y profesores de la Universidad de Yale en 2015, que fue discutido más tarde en el libro de Claire Fox de 2016, I Find That Offensive!. La confrontación, que fue grabada y subida a YouTube, se produjo entre estudiantes universitarios y el decano de la facultad, Nicholas A. Christakis, y muestra a estudiantes universitarios discutiendo con Christakis respecto a los trajes de Halloween. La esposa del decano y profesora en la misma universidad, Erika Christakis, había sugerido a sus alumnos «relajarse un poco en vez de etiquetar como culturalmente insensibles los disfraces de Halloween extravagantes». Fox describe un video que muestra la reacción de sus alumnos, y que se hizo viral, como un screaming, almost hysterical mob of students (motín de estudiantes gritando, casi histéricos).[14]

Según un artículo de Helen Rumbelow publicado en The Australian en 2016, «la expresión generación copo de nieve comenzó en Estados Unidos. Los padres apreciaban a sus hijos como preciosos copos de nieve, cada uno igual pero único, o todos son especiales».[15]​ Claire Fox argumenta que la filosofía reciente de la crianza de los hijos condujo a métodos de crianza que «negaban las libertades de construcción de resiliencia que disfrutaban las generaciones pasadas».[16]

La expresión «generación copo de nieve» fue una de las palabras del año 2016 elegidas por el Diccionario Collins. Este la define como the young adults of the 2010s, viewed as being less resilient and more prone to taking offence than previous generations (los jóvenes adultos de los años 2010, vistos como menos resilientes y más propensos a ofenderse que las generaciones previas).[17]​ El Financial Times hizo lo propio incluyéndola en su lista anual Year in a Word, definiéndola como A derogatory term for someone deemed too emotionally vulnerable to cope with views that challenge their own, particularly in universities and other forums once known for robust debate (un término derogatorio para alguien demasiado vulnerable emocionalmente para lidiar con puntos de vista que desafían los propios, particularmente en universidades y otros foros antes conocidos por su robusto debate), añadiendo que se aplica a una generación entera.[2]​ En distintos medios de comunicación en español, esta «generación copo de nieve» recibe también el nombre de «ofendiditos».[18][19][20]

La expresión copo de nieve se utiliza con frecuencia para referirse al uso de advertencias de activación y espacios seguros, o para describir a los adultos jóvenes como «anti-libertad de expresión», específicamente en referencia a una práctica conocida como «no-plataforma».[21][22][23]​ También se ha utilizado para referirse a un aumento en los problemas de salud mental entre los adultos jóvenes.[24][16]

Insulto politizado[editar]

Después del Brexit en el Reino Unido y la elección de Donald Trump como el 45.º presidente de EE.UU., la expresión «generación copo de nieve» se redujo a menudo a «copo de nieve» y se convirtió en un insulto politizado. Un artículo de noviembre de 2016 de The Guardian comentaba: «Hasta hace muy poco, llamar a alguien un copo de nieve habría implicado la palabra generación».[10]

Copo de nieve es usado típicamente como insulto politizado por aquellos en la derecha política para insultar a aquellos en la izquierda política.[10]​ En un artículo de Los Angeles Times, Jessica Roy dice que la derecha alternativa en Estados Unidos describe peyorativamente a la mayoría de los liberales y a los que protestan contra Donald Trump como «copos de nieve», abreviatura de «copos de nieve especiales».[25]​ Un artículo de 2017 de Think Progress comentaba: «El insulto se amplió para abarcar no solo a los jóvenes, sino también a los liberales de todas las edades; se convirtió en el epíteto elegido por los derechistas para lanzar contra cualquiera que pudiera ser acusado de ser ofendido con demasiada facilidad, que necesitara de «espacios seguros, demasiado frágiles».[26]​ Jonathon Green, editor del Green's Dictionary of Slang, señala que copo de nieve es un insulto inusual, en el sentido de que llama débil y frágil a alguien sin usar referencias misóginas u homofóbicas.[27]

El actor George Takei extendió la metáfora para enfatizar el poder de los copos de nieve, diciendo: «Lo que pasa con los copos de nieve es esto: son hermosos y únicos, pero en gran número se convierten en una avalancha imparable que te enterrará».[27]​ Otros han devuelto el insulto a los que tienen una política de derechas, argumentando que «se pueden encontrar llorones hipersensibles en todo el espectro político», incluyendo al presidente Trump. El comediante Neal Brennan se refirió a Donald Trump como «el mayor copo de nieve de Estados Unidos»,[27]​ mientras que un artículo de opinión de The Guardian de enero de 2017 se refiere al presidente Trump como «copo de nieve en jefe» y el comentarista de CNN Van Jones llamó a Trump «presidente Snowflake»[28]​ en base a su respuesta a las acusaciones de interferencia rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016.[29]

Shelly Haslam-Ormerod, profesora de salud mental y bienestar en la Universidad de Edge Hill, criticó fuertemente el uso del término, argumentando en The Conversation que estigmatiza los desafíos de salud mental a los que se enfrentan los jóvenes de hoy en día en un mundo incierto y señalando que incluso los niños menores de 10 años han sido injustamente etiquetados como «copos de nieve» en los artículos de prensa sensacionalista.[30]​ Por su parte, Michelle Malkin criticó la disposición de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible que exige que la cobertura de salud basada en el empleador se extienda a los hijos adultos hasta los 26 años de edad, describiéndola como el «mandato más flojo» y llamando a estos jóvenes adultos «copos de nieve preciosos». Malkin argumenta que la disposición tiene «consecuencias culturales» en el sentido de que «reduce los incentivos para que los veinteañeros crezcan y busquen vidas y medios de vida independientes».[31]

Otros usos[editar]

En la década de 1860, los abolicionistas de Misuri utilizaron el término «copo de nieve» para referirse a los que se oponían a la abolición de la esclavitud. El término se refería al color de la nieve, refiriéndose a la valoración de los blancos sobre los negros. Se cree que este uso no se extendió más allá del estado de Misuri en el siglo XIX.[6][5]

En la década de 1970, según el Green's Dictionary of Slang, «copo de nieve» se ha utilizado para describir a «una persona blanca o una persona negra que se percibía que actuaba demasiado como una persona blanca».[32][5]

En 2017, una empresa estadounidense de marketing creó un test del copo de nieve supuestamente para ser utilizado por los empleadores y así «eliminar a los candidatos demasiado sensibles y liberales que se ofenden con demasiada facilidad».[33]​ Sin embargo, el psicólogo y académico de la Alliance Manchester Business School de la Universidad de Manchester, Cary Cooper, sugiere que es una mala estrategia para atraer a trabajadores jóvenes con talento.[34]

En la cultura popular[editar]

En diciembre de 2016, el término copo de nieve fue mencionado en la comedia de ABC Last Man Standing, en un episodio titulado Precious Snowflake sobre microagresiones y restricciones de discurso políticamente correctas en un campus universitario.[35][36][37]

En marzo de 2017, el programa americano Saturday Night Live emitió un sketch sobre un perro amante de Trump que, con la ayuda de la tecnología, fue capaz de reprender a los humanos anti-Trump en la sala como «copos de nieve liberales».[38][39]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «snowflake generation». Collins English Dictionary. Consultado el 18 de noviembre de 2016. 
  2. a b Green, Miranda (21 de diciembre de 2016). «Year in a Word: Snowflake». Financial Times. Consultado el 27 de diciembre de 2016. 
  3. Allman, William (1984). «No snowflakes alike? Prove it!». The San Diego Union. 
  4. Jordan, Gill (10 de diciembre de 2016). «Your kids aren't unique and neither are snowflakes». CBC News. Archivado desde el original el 5 de abril de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  5. a b c d Stone, Brianna (1 de febrero de 2017). «Been called a 'snowflake'? The 'it' new insult». USA Today. Archivado desde el original el 4 de abril de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  6. a b c d «No, 'Snowflake' as a Slang Term Did Not Begin with 'Fight Club'». Merriam-Webster. enero de 2017. Archivado desde el original el 6 de julio de 2017. Consultado el 1 de julio de 2017. «Palahniuk was hardly the first person to use the metaphor. It's the stuff of self-help books and inspirational posters and elementary school assurances. The imagery before negation is lovely; we are each unique snowflakes, each worth treasuring because each is uniquely beautiful. Palahniuk's denial of the individual's snowflake status struck a chord.» 
  7. a b c North, Anna (25 de julio de 2014). «Are Trophies Really So Bad?». The New York Times. Archivado desde el original el 26 de septiembre de 2017. Consultado el 17 de noviembre de 2016. 
  8. «Londoner's Diary: Fight Club's Chuck Palahniuk: "I coined 'snowflake' and I stand by it"». The Evening Standard. 24 de enero de 2017. Archivado desde el original el 6 de marzo de 2019. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  9. Grubbs, Jenni (27 de enero de 2017). «Green Acres students celebrating being unique». Fort Morgan Times. Archivado desde el original el 5 de abril de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  10. a b c Nicholson, Rebecca (28 de noviembre de 2016). «'Poor little snowflake': the defining insult of 2016». The Guardian (London). Archivado desde el original el 28 de noviembre de 2016. Consultado el 29 de noviembre de 2016. 
  11. Yagoda, Ben (4 de diciembre de 2016). «Who You Calling 'Snowflake'?». Chronicle of Higher Education. Archivado desde el original el 25 de diciembre de 2016. Consultado el 25 de diciembre de 2016. 
  12. Albrecht, Emily (19 de febrero de 2014). «Special Snowflake Syndrome». The Dartmouth. 
  13. Rumbelow, Helen (9 de noviembre de 2016). «Generation snowflake: Why millenials are mocked for being too delicate». The Australian (Surry Hills). Consultado el 15 de noviembre de 2016.  Parámetro desconocido |url-access= ignorado (ayuda)
  14. Fox, Claire (2016). I Find That Offensive!. London: Biteback Publishing. ISBN 978-1-849-54981-3. 
  15. Rumbelow, Helen (9 de noviembre de 2016). «Generation snowflake: Why millenials are mocked for being too delicate». The Australian (Surry Hills). Consultado el 4 de abril de 2017. 
  16. a b Fox, Claire (4 de junio de 2016). «Generation Snowflake: how we train our kids to be censorious cry-babies». The Spectator (London). Archivado desde el original el 23 de febrero de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  17. «Top 10 Collins Words of the Year 2016». Collins English Dictionary. 3 de noviembre de 2016. Archivado desde el original el 18 de abril de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  18. «Las manifas de los ofendiditos». ABC. 10 de diciembre de 2018. Consultado el 21 de agosto de 2019. 
  19. Lijtmaer, Lucía (10 de noviembre de 2019). «El ofendidito». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 21 de agosto de 2019. 
  20. Samper, Esther (17 de diciembre de 2018). «Ofendiditos por la ciencia». eldiario.es. Consultado el 21 de agosto de 2019. 
  21. «'Stop calling us snowflakes', say millennials». The Day. 1 de diciembre de 2016. Archivado desde el original el 14 de enero de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  22. Gordon, Bryony (8 de abril de 2016). «I feel sorry for the poor ickle millennials». The Daily Telegraph (London). Archivado desde el original el 25 de marzo de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  23. Brooks, Richard (14 de noviembre de 2016). «In defence of generation snowflake- everyone's favourite punching bag». The Daily Telegraph (London). Archivado desde el original el 4 de abril de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  24. Keaveney, Stephanie (19 de diciembre de 2016). «The 'Snowflake' Generation: Real or Imagined?». The John William Pope Center. Archivado desde el original el 30 de diciembre de 2016. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  25. Roy, Jessica (16 de noviembre de 2016). «'Cuck,' 'snowflake,' 'masculinist': A guide to the language of the 'alt-right'». Los Angeles Times. Archivado desde el original el 14 de junio de 2017. Consultado el 14 de junio de 2017. 
  26. Goldstein, Jessica (19 de enero de 2017). «The surprising history of 'snowflake' as a political insult». Think Progress. Archivado desde el original el 9 de agosto de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  27. a b c Peters, Mark (23 de febrero de 2017). «Some 'snowflakes' can take the heat». Boston Globe. Archivado desde el original el 4 de abril de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  28. Brammer, John Paul (16 de enero de 2017). «America: behold, your Snowflake-in-Chief». The Guardian. Archivado desde el original el 4 de abril de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  29. Van Jones: Trump is 'President Snowflake', CNN Video, archivado desde el original el 19 de mayo de 2017, consultado el 19 de mayo de 2017 
  30. Haslam-Ormerod, Shelly (12 de enero de 2019). «‘Snowflake millennial’ label is inaccurate and reverses progress to destigmatise mental health». The Conversation. Archivado desde [el original el 12 de enero de 2019. 
  31. Malkin, Michelle (16 de noviembre de 2016). «The Slacker Mandate and the Safety Pin Generation». Townhall. Consultado el 15 de diciembre de 2016. 
  32. Goldstein, Jessica (19 de enero de 2017). «The surprising history of 'snowflake' as a political insult». Think Progress. Archivado desde el original el 9 de agosto de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  33. Chapman, Ben (23 de marzo de 2017). «Company introduces 'snowflake test' to weed out 'whiny, entitled' millenial candidates». The Independent. Archivado desde el original el 4 de abril de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  34. Cooper, Cary (21 de diciembre de 2017). «The legitimate concerns of 'snowflake' workers». BBC. Archivado desde el original el 21 de abril de 2018. Consultado el 11 de marzo de 2019. «It's easy to ridicule millennials but while 'snowflake' bashing remains popular it may eventually prove to be a very stupid business move.» 
  35. «S6 E09 Precious Snowflakes». ABC. 2 de diciembre de 2016. Archivado desde el original el 6 de diciembre de 2016. Consultado el 7 de diciembre de 2016.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |archive-date= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  36. «Season 6, Episode 9 Precious Snowflakes». TV Guide. 2 de diciembre de 2016. Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2016. Consultado el 7 de diciembre de 2016. 
  37. Townsend, Karen (3 de diciembre de 2016). «'Last Man Standing' Hilariously Lampoons PC Special Snowflakes on College Campuses». NewsBusters (Media Research Center). Archivado desde el original el 6 de diciembre de 2016. Consultado el 7 de diciembre de 2016. 
  38. Tornoe, Rob (13 de marzo de 2017). «'Saturday Night Live' goes after liberal snowflakes with Trump-loving dog». Philadelphia Daily News. Archivado desde el original el 4 de abril de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  39. Hashmi, Siraj (13 de marzo de 2017). «Hilarious SNL skit targets 'liberal snowflakes' through a talking dog [VIDEO]». Red Alert Politics. Archivado desde el original el 4 de abril de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 

Enlaces externos[editar]