Batalla de Yavin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de Yavin
Parte de la Guerra Civil Galáctica
Fecha 0 ABY
Lugar Estrella de la muerte (junto a Yavin)
Resultado Victoria de la Alianza Rebelde y destrucción de la primera Estrella de la Muerte
Beligerantes
Logo-imperio-galáctico.png
Imperio Galáctico
Rebel Alliance logo.svg
Alianza Rebelde
Comandantes
Grand Moff Tarkin
Darth Vader
Almirante Motti
General Tagge
General Jan Dodonna
Garven Dreis (Líder Rojo) †
John Vander (Líder Oro) †
Merrick Simms
Bob Hudsol
Fuerzas en combate
* Cazas TIE * 32 cazas espaciales, incluyendo Alas-X pertenecientes al Escuadrón Rojo, 2 R-22 Spearheads y Alas-Y del escuadrón Oro.
Bajas
Casi la totalidad de la tripulación de la Estrella de la Muerte, totalizando unos 500.000 oficiales imperiales
Escuadrón Negro
Dos tercios de la Legión 501
22 pilotos
Múltiples prisioneros dentro de la Estrella de la Muerte
Datos de la obra ficticia
Título Star Wars
Autor George Lucas

La batalla de Yavin es una de las mayores batallas en el marco del universo ficticio de la Guerra de las Galaxias, durante la Guerra Civil Galáctica. Los bandos en conflicto eran el Imperio Galáctico y la Alianza Rebelde. En la cronología de Star Wars, el hecho constituye un hito, y es utilizado como punto de referencia temporal, teniendo en anterioridad la . La batalla constituía la escena culminante de la película Star Wars de 1977 (conocida a partir de 1981 como Episodio IV: Una Nueva Esperanza).

Acontecimientos previos[editar]

Luego de la destrucción de Alderaan, la tripulación y los pasajeros de la nave Halcón Milenario aparentemente rescataron de forma exitosa a la princesa Leia Organa de la Estrella de la Muerte, conjuntamente con información técnica detallada de la gigantesca estación espacial. Sin embargo, tal como Leia sospechaba, en realidad les fue permitido escapar a fin de guiar a las fuerzas del Imperio a la base principal rebelde, localizada en la cuarta luna del planeta Yavin (Yavin IV).

Estudiando los planos, los rebeldes descubrieron la existencia de un pequeño conducto de ventilación que llevaba al reactor principal, permitiendo que un misil de protones alcanzase el reactor, y destruir así la estación. Sin embargo, el conducto tenía tan sólo 2 metros de diámetro y estaba situado en una estrecha trinchera protegida por baterías turbolaser pesadas. Los cazas espaciales rebeldes debían navegar por la propia trinchera a fin de conseguir que sus sistemas de objetivo pudieran fijarse en la boca del conducto. Además, dicha abertura poseía un escudo de rayos que lo hacía impenetrable a los láser, de forma que sólo era viable utilizar torpedos de protones.

La batalla[editar]

Sin embargo, poco después la Estrella de la Muerte llegó al sistema Yavin y se posicionó para disparar su arma principal, lo cual hubiese destruido la base rebelde. El propio planeta se interponía a la sazón entre la estación Imperial y Yavin 4, por lo cual las fuerzas Imperiales no pudieron hacer uso de dicha arma de inmediato, debiendo aguardar a que el ciclo orbital les permitiese alcanzar el ángulo de disparo necesario. Con el tiempo en su contra, los Rebeldes lanzaron una flotilla de 30 cazas espaciales tipo Ala-X y Ala-Y, incluyendo a Luke Skywalker (designado Rojo 5) en un intento desesperado de ejecutar su plan y evitar la destrucción de su base. La Estrella de la Muerte intentó utilizar sus baterías, pero sus defensas estaban diseñadas principalmente para hacer frente a naves de gran tamaño, no contra los pequeños y ágiles cazas espaciales Rebeldes. El comandante de la estación, Grand Moff Tarkin, subestimó el ataque, y considerándolo fútil, se negó a desplegar los vastos escuadrones de cazas TIE con los que la misma estaba dotada. Pero Darth Vader, apreciando la amenaza que el ataque Rebelde presentaba, ordenó a su escuadrón personal de cazas entrar en combate bajo su propia autoridad. Los escuadrones de TIE fighters interceptaron a las fuerzas rebeldes poco después, al percatarse que las baterías láser no lograban detenerlas. Se dio orden de detener el fuego de los turbolaser contra los atacantes, mientras el escuadrón de Darth Vader continuaba la defensa, destruyendo la gran mayoría de las naves rebeldes (Vader destruyó un total de siete cazas rebeldes, demostrando su supremacía como piloto espacial).

Durante la batalla, las bajas rebeldes fueron muy numerosas, con pérdida del 90% de sus fuerzas tanto por el fuego de las torretas como a manos del escuadrón de Darth Vader. Al fracasar el primer intento de bombardeo, los cazas restantes (tres Ala-X y un Ala-Y) se alinearon para un segundo intento. Darth Vader los persiguió y derribó uno a uno. Para el mando rebelde, la situación se tornó desesperada; el tiempo se agotaba al acercarse la Estrella de la Muerte a la posición de disparo, se habían perdido casi todos los cazas y el único piloto restante que podía efectuar el golpe estratégico, Skywalker, había inexplicablemente desactivado su ordenador de ataque. No obstante, Skywalker había sido aconsejado por el espíritu de Obi-Wan Kenobi de utilizar la Fuerza para hacer el casi imposible disparo.

Destrucción de la Estrella de la Muerte[editar]

Darth Vader, sintiendo la gran presencia de la Fuerza en el último piloto, se preparó a interceptarlo. Sin embargo, en el momento final, Han Solo y Chewbacca a bordo del Halcón Milenario sorprendieron a Vader y enviaron su nave dando vueltas sin control en el espacio. Luke Skywalker efectuó el disparo, y con la ayuda de la Fuerza, sus torpedos entraron por la abertura limpiamente. La Estrella de la Muerte explotó sólo unos segundos antes de que su arma principal hubiera podido destruir Yavin 4. Grand Moff Tarkin y todo su equipo, incluyendo parte del mejor personal del Imperio murieron en la explosión. Contra todo pronóstico, la Alianza Rebelde había obtenido una victoria de enorme importancia.

Además del propio Darth Vader, varios oficiales de a bordo de la Estrella de la Muerte sobrevivieron, incluyendo a Maximilian Veers (entonces Coronel, luego uno de los grandes Generales Imperiales), el General Tagge y el General Bast, quienes originalmente advirtieron a Grand Moff Tarkin del peligro que entrañaba el ataque Rebelde.

Consecuencias[editar]

Como resultado de esta batalla, la Alianza Rebelde ganó credibilidad como un oponente militar legítimo contra el Imperio. Pocos meses después de la batalla de Yavin, el Imperio despachó gran cantidad de pequeños ataques contra Yavin 4 en un intento de destruir el foco principal rebelde. Estos ataques fueron llevados a cabo por pequeños grupos de cazas TIE con base en un puesto cercano al sistema Yavin.