Batalla de Irún

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Irún
Campaña de Guipúzcoa - Guerra Civil Española
Counter-Attack before losing Irún to the Rebels, Irún - Google Art Project.jpg
Contraataque republicano antes de la caída de Irún.
Fecha 27 de agosto - 5 de septiembre de 1936
Lugar Irún (Guipúzcoa), España
Coordenadas


Coordenadas: 43°20′16.13″N 1°47′19.72″O / 43.3378139, -1.7888111
Resultado Decisiva victoria sublevada
Consecuencias La zona republicana del Cantábrico queda aislada.
Cambios territoriales El paso fronterizo de Irún es conquistado por las fuerzas sublevadas.
Beligerantes
Flag of Spain (1931 - 1939).svg República Española Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Bando Sublevado
Comandantes
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Antonio Ortega
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Manuel Margarida Valdés
Bandera del bando nacional 1936-1938.svgEmilio Mola
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Alfonso Beorlegui
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Rafael García Valiño
Fuerzas en combate
Fuerzas republicanas
2000 efectivos[1]
Ejército del Norte
2000[1] - 3000 efectivos[2] [3]

La Batalla de Irún fue un combate crucial en el conjunto de operaciones de la Campaña de Guipúzcoa durante la Guerra Civil Española, antes de que comenzara la Ofensiva del Norte. El hecho decisivo reside en que al tomar la ciudad de Irún se cortaba la vía de comunicación terrestre con Francia, reduciendo en gran medida el suministro de armamento a la franja norte que se mantenía fiel a la República.

Antecedentes[editar]

Después de la sublevación militar del 18 de julio y la rendición de los cuarteles de Loyola, Guipúzcoa se había mantenido en su totalidad fiel a la República. No obstante, desde el primer día Mola había intentado enviar columnas para hacerse con el control de la provincia y cortar la comunicación con la frontera francesa. Después del fracaso de los sublevados en San Sebastián, la posibilidad de una rápida conquista se esfumaron y ante la falta de tropas (tanto por parte gubernamental como por parte de Mola) la situación se estabilizó.

La franja norte que se mantenía fiel al gobierno republicano quedó geográfica y políticamente aislada del resto de territorio republicano, por lo que las autoridades republicanas de aquella zona tuvieron que actuar por su cuenta. Además, era bien difícil hacer llegar refuerzos de la zona central y máxime en los primeros días de la guerra, que el estado republicano se había desintegrado entre la rebelión militar y la situación revolucionaria que estaba teniendo lugar paralelamente.

Bandos enfrentados[editar]

Irún se encuentra entre la frontera francesa y San Sebastián, constituyendo un punto crucial para las comunicaciones con Francia y el resto de España. En este caso, era la única vía de comunicación terrestre de la zona norte bajo control republicano con Francia. La zona oriental de Guipúzcoa estaba defendida por una fuerza mayor de 2000 hombres repartidos entre militares fieles, batallones de mineros asturianos así como milicias vascas anarquistas, comunistas y de nacionalistas vascos (PNV). Estaban mal armados y apenas si disponían de artillería, por no decir la total ausencia de aviación del lado gubernamental.

Por otro lado, las fuerzas sublevadas en la zona eran mayores en tamaño y además contaban con el apoyo de artillería pesada, tanquetas alemanas Panzer I recién llegadas y refuerzos aéreos que consistían en Junkers Ju 52. Por ende, las fuerzas con las que contaba Mola estaban compuestas por unidades militares profesionales y de Milicias carlistas, que, a diferencia de las milicias de la zona republicana, estas si tenían un entrenamiento militar de antes de la guerra.

Desarrollo de los combates[editar]

Asalto sobre Guipúzcoa[editar]

La ciudad empezó a ser hostigada por los Junkers alemanes pero también por barcos de la flota del Cantábrico que los sublevados han logrado organizar para bloquear los puertos de la zona republicana; El día 11 de agosto, una flota formada por el acorazado España, el crucero Almirante Cervera y el destructor Velasco bombardeó la ciudad duramente. Estos ataques provocan la ira de los milicianos que fusilarán en represalia a no pocos militares y derechistas que se encontraban recluidos desde la sublevación del 18 de julio, con el beneplácito e indiferencia de las autoridades republicanas. En el bastión navarro Mola reorganizó sus fuerzas y planificó el asalto final sobre Guipúzcoa, la llamada Campaña de Guipúzcoa.

Será el teniente coronel Beorlegui el encargado de dirigir a las fuerzas sublevadas repletas de columnas requetés así como Guardias Civiles empezando el avance hacia Irún. El 27 de Agosto las tropas sublevadas inician el asalto hacia Irún, cuyo camino queda prácticamente abierto con la conquista de Tolosa y el cerro Pikoketa, posiciones claves: Ya el 26 de agosto las tropas de Beorlegui habían llegado al fuerte de San Marcial, aunque no lo conquistaron.

Combates en San Marcial[editar]

El mismo día de 27 las tropas sublevadas llegaron a los alrededores de la ciudad pero la resistencia republicana fue tan fuerte que las tropas de Beorlegui quedaron al margen: la lucha llegó al combate cuerpo a cuerpo. Y a pesar de todo, las fuerzas republicanas se encontraban fuertemente presionadas por la falta de armas y suministros, en tanto que la frontera francesa había sido cerrada el 8 de agosto y el incipiente gobierno vasco no disponía de reservas de oro para la compra de armamento. El fuerte de San Marcial, que fue defendido por los mineros asturianos y de las milicias anarquistas, resistió durante varios días ante los asaltos sublevados y el fuerte martilleo de artillería y aviación. Cuando se acabaron las municiones entre la guarnición, estos lanzaron dinamita y piedras contra los asaltantes pero finalmente la posición cayó el 2 de septiembre, hecho que sentenció a la defensa de la ciudad.

Río Bidasoa, frontera natural entre España y Francia.

La lucha llega a Irún[editar]

La lucha en los alrededores de la ciudad se prolongó durante días a pesar de la inferioridad republicana, pues éstos se defendían tenazmente ya que saben que si los rebeldes consiguen ocupar el pasillo de Irún-San Sebastián, será muy difícil mantener el resto de poblaciones de Euskadi. Los fuertes tiroteos alcanzaron tal clímax cuando se acercaron al puente internacional y la frontera francesa que Beorlegui tuvo que prohibir disparar hacia el Norte y el Este por temor a que las balas alcanzasen territorio francés y provocaran un conflicto diplomático. Cuando los republicanos finalmente abandonaron la ciudad, varios grupos de milicianos anarquistas incendiaron un gran número de edificios para destruir cualquier cosa que pueda ayudar al esfuerzo bélico de los sublevados, aplicando la política de Tierra quemada. Esta medida fue fuertemente criticada por los nacionalistas vascos y algunos batallones nacionalistas intentaron impedir esta acción en numerosos sitios de la ciudad. El 5 de septiembre la ciudad cayó finalmente ante las tropas sublevadas, consiguiendo el gran objetivo de Mola para decidir la campaña en el Norte.

Ante el estado de destrucción en que se encontraba la ciudad, los sublevados usarían el ejemplo de Irún como barbarie de los republicanos en su retirada: Durante el resto de la guerra citarían en numerosas ocasiones el ejemplo de Irún. Lo cierto es que este incendio creo una gran controversia dentro del bando republicano y durante el resto de la guerra en el País Vasco los batallones vascos impidieron que se repitieran estos actos. Por otro lado, Beorlegui había conseguido su gran objetivo, pero fue herido por un francotirador cuando entró en la ciudad y se encontraba inspeccionando la zona fronteriza. A pesar de que no era una herida profunda, se negó a que fuese convenientemente tratado y la herida gangrenó, muriendo al cabo de unas semanas.[4]

Consecuencias[editar]

La caída de Irún supuso un duro golpe para la República pero especialmente para la zona norte que aún se mantenía fiel, ya que cerró toda comunicación terrestre con Francia y dejó aún más aislada esta zona de lo que ya se encontraba. Por ende, también decidió la defensa de San Sebastián, que por su ausencia de defensas naturales se veía condenada por la caída de Irún, que caería el 12 de septiembre. Sin embargo, tras la caída de la capital el avance se ralentizó ante la dura resistencia de los republicanos y el 12 de octubre Mola ordenó detener todo avance, manteniendo casi toda Guipúzcoa bajo ocupación.

Referencias[editar]

  1. a b Jackson, 2012, p. 273
  2. Beevor, 2006, p. 116
  3. Thomas, 2001, p. 364
  4. Beevor, 2006, p. 117

Bibliografía[editar]

  • Thomas, Hugh (1976) (en español). Historia de la Guerra Civil Española. Barcelona: Círculo de Lectores. ISBN 84-226-0873-1. 
  • Beevor, Antony (2006) (en inglés). The Battle for Spain. The Spanish Civil War 1931-1939. Londres: Penguin Books. 
  • Thomas, Hugh (2001) (en inglés). The Spanish Civil War. Modern Library. pp. 1136. ISBN 978-037-575-515-6. 
  • Jackson, Gabriel (2012) (en inglés). Spanish Republic and the Civil War, 1931-1939. Princeton University Press. pp. 592. ISBN 978-140-082-018-4. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]