Batalla de El Mazuco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de El Mazucu
Ofensiva de Asturias - Guerra Civil Española
Parte de Guerra civil española
ElMazuco-Llabres.jpg
El Mazucu visto del Alto de la Tornería, con las crestas de Llabres a la derecha.
Fecha 5-20 de septiembre de 1937
Lugar Cerca de Llanes (Asturias), Asturias
Coordenadas 43°22′56″N 4°51′09″O / 43.38222222, -4.8525
Resultado Victoria sublevada
Beligerantes
Escudo del Consejo Soberano de Asturias y León.svg Consejo Soberano de Asturias y León Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Bando sublevado
Comandantes
Escudo del Consejo Soberano de Asturias y León.svg Francisco Galán
Escudo del Consejo Soberano de Asturias y León.svg Juan Ibarrola Orueta
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg José Solchaga
Fuerzas en combate
Ejército del Norte
• 6.000 hombres
Ejército del Norte
• 30.000 hombres
• 80 piezas de artillería
Legión Cóndor
• 70 aviones
Armada sublevada
• 1 Crucero

Durante la Guerra Civil Española y en los primeros días de septiembre de 1937 se produjo la ofensiva del Bando Nacional sobre Asturias, que dio lugar a la desaparición del frente norte, que hasta el momento había estado en posesión de las fuerzas republicanas. En este contexto se enmarca la batalla de El Mazucu.

Antecedentes[editar]

Al terminar la batalla de Santander el 25 de agosto, las tropas republicanas del frente del Norte debieron evacuar Santander y huir hacia Asturias, última zona leal al gobierno de la República en el norte de España. El mismo 25 de agosto se había fundado en Gijón el Consejo Soberano de Asturias y León, presidido por Belarmino Tomás y que determinaba la autonomía política de la región asturiana respecto al resto de la zona republicana (situación que, de facto, ya sucedía desde los primeros días de la guerra). Por eso, esta batalla se trata de una batalla entre dicho Consejo, que había declarado la soberanía sobre «todas las jurisdicciones y organismos civiles y militares»,[1]​ y las tropas sublevadas.

Pese a ello, las tropas con que contaba el Consejo Soberano de Asturias y León ascendían a poco menos de 5.000 hombres al mando del coronel Adolfo Prada Vaquero (que reemplazaba al general Gamir Ulibarri), agrupados mayormente en el XIV Cuerpo de Ejército al mando de Francisco Galán. Estas fuerzas estaban en inferioridad numérica y moral frente a las tropas de Franco; tenían carencia de municiones y armamento adecuado y contaban con escasa protección aérea. El territorio que controlaban se limitaba a una línea de 120 kilómetros de largo y 90 km de ancho, en un terreno escarpado y áspero entre la cordillera Cantábrica y el mar, que les servía de protección natural, aspecto esencial en el tipo de guerra de la época.


La batalla[editar]

Desde el 1 de septiembre, las fuerzas sublevadas avanzan desde sus posiciones en la provincia de Santander, en dirección oeste, para lo cual deben sortear los pasos montañosos de los Picos de Europa y específicamente los de la sierra del Cuera, para penetrar en Asturias.

La batalla de El Mazuco comenzó el 5 de septiembre cuando las Brigadas Navarras del general José Solchaga intentan avanzar por el paso de montaña de El Mazuco, a orillas del río Sella y al sureste de Llanes, paso que controlaba el acceso a la zona central de Asturias. Cuando las tropas nacionales toman Llanes, deben cruzar la sierra del Cuera para avanzar hacia el centro de Asturias y allí son detenidos por 5.000 soldados republicanos mandados por un coronel de la Guardia Civil, el vasco Juan Ibarrola Orueta. Por su parte, Solchaga cuenta con 33.000 hombres para derrotar a los defensores y cruzar el paso montañoso.

Esta batalla, una de las más cruentas de la guerra,[2]​ fue en cierto modo eclipsada por otras que acontecieron en ese momento, como la Ofensiva de Zaragoza, que coincidió en las mismas fechas de septiembre de 1937. Tras los primeros ataques de los nacionales, los republicanos aprovecharon el mal clima del otoño para aferrarse a las cumbres de los peñascos de la sierra del Cuera y cerrar el paso de El Mazuco, contando desde el 7 de septiembre con ametralladoras para barrer el terreno y evitar el paso de las fuerzas sublevadas, aunque éstas disponían de artillería pesada suficiente para causar graves daños en las líneas republicanas situadas en las alturas.

Afectadas por la escasez de munición, las fuerzas de la República se defendieron aprovechando al máximo el terreno montañoso, que resta toda eficacia a los ataques iniciales de la aviación nacional; de hecho los aviones de la Legión Cóndor intervienen desde el inicio para destruir lo antes posible la defensa republicana, y practican el bombardeo en alfombra contra objetivos militares, siendo muy probablemente la primera vez que se usa esta estrategia contra objetivos militares.[3]​ No obstante, la dispersión de las tropas republicanas entre los peñascos y montes de El Mazuco hacen inútil el bombardeo, el cual sólo resulta efectivo para cortar suministros o, en los últimos días de la lucha, contra tropas republicanas más concentradas en tierra.

Vista del pico Turbina, (a la izquierda)

El desenlace[editar]

Tras varios días en que las cumbres de la Sierra del Cuera cambian de manos varias veces, el 10 de septiembre, las tropas de Solchaga penetran en la margen derecha del Sella mientras se planeaba que las fuerzas del CTV italiano pudieran llegar a atacar Avilés para desequilibrar la defensa de los republicanos. De todos modos, los defensores de El Mazuco cumplieron una importante labor al evitar que el grueso del ataque de las tropas nacionales se lanzaran hacia el centro del dispositivo defensivo de Asturias, fijando el centro de su dispositivo de defensa en la cumbre de Peña Turbina.

Pese a ello, desde el día 13, los defensores deben replegarse a las cumbres situadas en el sur de la sierra del Cuera, ante el abrumador empuje de las tropas nacionales. Hasta el 18 de setiembre, la I Brigada Navarra no logra avanzar, y solo lo hará cuando los defensores de El Mazuco están sin munición y empiezan a retirarse masivamente de la zona, ante la posibilidad de quedar irremediablemente cercados, mientras la aviación de la Legión Cóndor aprovecha las horas libres de bruma para atacar las posiciones republicanas. El día 20, las tropas sublevadas toman el paso montañoso; el 22 ocupan las últimas cumbres del sector sur que aún estaban en poder de los leales a la República, entre ellas el principal reducto republicano de Peña Turbina, iniciando su ofensiva contra el resto de Asturias y poniendo fin a la campaña del Norte, de donde Franco obtiene 2 Divisiones nuevas, que fueron esenciales para el devenir de la guerra.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «El Consejo provincial se instituye poder soberano del territorio de su jurisdicción, en servicio de la República y su gobierno». 26 de agosto de 1937. Archivado desde el original el 11 de marzo de 2007. Consultado el 29 de diciembre de 2021. 
  2. Público (ed.). «"Fue una lluvia de bombas nazis. Llegaban tres aviones por minuto"». www.publico.es. Consultado el 29 de diciembre de 2021. 
  3. Juan Antonio de Blas, "El Mazuco (La defensa imposible)" (pp. 369–383), en La guerra civil en Asturias, Ediciones Júcar, Gijón, 1986. http://www.speleogroup.org/files/ElMazuco-LaDefensaImposible.pdf