Atajo de teclado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El menú de Firefox con los atajos resaltados en verde y los mnemónicos resaltados en amarillo.

Un atajo de teclado o tecla de acceso rápido (tecla aceleradora, hotkey o combinación de teclas) es una tecla o secuencia de teclas que efectúa una acción definida previamente (bien por el usuario, bien por el programador de la aplicación). Estas acciones pueden realizarse habitualmente de otro modo más complejo, bien navegando por los menús, bien tecleando una instrucción más extensa, o bien utilizando el ratón. Al reducir estos pasos en combinaciones de teclas, se consigue que el usuario reduzca tiempo y optimice su experiencia de usuario, de ahí su nombre atajo de teclado.

Las teclas de acceso rápido son una forma diferente de ejecutar uno o más comandos que pueden ser accesibles sólo a través de un menú, un dispositivo apuntador, diferentes niveles de una interfaz de usuario, o vía una consola de comandos. Los accesos rápidos normalmente agilizan operaciones comunes reduciendo varias secuencias de entrada a unas pocas pulsaciones de teclas.[1]

En ocasiones, el único método para realizar una acción es a través de una combinación de teclas especial. En estos casos, no se les denomina atajos de teclado, aunque la terminología y notación sea la misma. Por ejemplo, los portátiles, por norma general, incluyen teclas para ajustar el brillo de la pantalla.

Algunas teclas de acceso rápido requieren que el usuario pulse una única tecla o una secuencia de teclas una después de otra. Otros accesos rápidos requieren pulsar y mantener varias teclas simultáneamente. Para los accesos rápidos que usan varias teclas simultáneamente, normalmente primero se mantiene pulsada la tecla de modificación y luego se pulsa y suelta rápidamente la tecla normal, y finalmente se suelta la tecla de modificación. La distinción es importante, si se intenta pulsar todas las teclas al mismo tiempo se producirá muchas veces que no se pulse algunas de las teclas de modificación, o que se produzcan autorepeticiones indeseadas. Una excepción son los accesos rápidos que utilizan la tecla Esc, que casi siempre obliga a pulsar y soltar la tecla antes de presionar la siguiente.

Notación[editar]

Los atajos de teclado más simples son aquellos compuestos por una única tecla. En estos casos, simplemente se suele escribir el nombre de la tecla, como "Pulsa F1 para obtener la Ayuda". El nombre de la tecla puede ser envuelta entre corchetes, o caracteres similares. Por ejemplo: [F1] or <F1>. Además, puede adornarse también con formato especial (negrita, cursiva, etc.).

En muchos casos, necesitamos pulsar varias teclas conjuntamente para conseguir un atajo de tecleado. En estos casos, la notación más utilizada es la siguiente: escribir conscutivamente cada una de ellas, unidas por el símbolo más o menos. Por ejemplo: Ctrl+C o Ctrl-C.

Por último, existen algunos atajos de teclado que se activan mediante la pulsación individual de varias teclas, a modo de secuencia. Por ejemplo: Alt+A, S o Alt+A; S, lo que podría traducirse como "Primero pulsa Alt y A conjuntamente, y luego S". Estos atajos de teclado, por norma general, representan una serie de combinaciones de teclas menores, que individualmente no definen una acción específica, pero que conjuntamente, por el contrario, sí. Un ejemplo de ello lo encontramos con la combinación explicada anteriormente, que en la mayoría de las aplicaciones de escritorio provocaría abrir el menú "Archivo", y posteriormente, cerrar o salir de la aplicación.

Notas[editar]

  1. En inglés shortcut puede sugerir una forma incompleta o descuidada de hacer algo. En consecuencia, algunas aplicaciones de ordenador diseñadas para ser controladas principalmente con el teclado, como Emacs, usan el término alternativo key binding (en castellano, vinculación de teclas).

Véase también[editar]