Arriero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Larga caravana de arrieros a las puertas de una venta, en una pintura atribuida a César van Loo (ca. 1821).

Un arriero, mulero, acemilero o carretero,[1]​ es la persona que tiene como oficio el transporte de mercancías en recuas de acémilas.[2]​ En la Península Ibérica ha tenido una tradición de casi diez siglos.[3][4]​ Por su importancia como institución comercial destaca la arriería maragata en España,[5]​ así como en Hispanoamérica los gremios y comunidades arrieras por su incidencia social.[6][7][8]

Etimología y origen[editar]

Etimológicamente, el término arriero proviene del verbo arrear, que significa «estimular a las bestias para que echen a andar, para que sigan caminando o para que aviven el paso»;[9]​ uso que, a su vez, produjo al parecer el grito o voz interjectiva 'arre' o 'arrie', pronunciada para mandar a las caballerías. De todo ello, la Real Academia Española concluye que arriero es el que trabaja o «trajina con bestias de carga».[10]​ El reflejo del verbo trajinar en esa definición oficial tiene su más expresa tradición en los gremios de trajineros y carreteros en Cataluña,[a]​ el País Valenciano y otras zonas de España,[b]​ en tanto que en Castilla estaban vinculados por el Consejo al gremio de esparteros desde comienzos del siglo xviii,[11]​ y en su conjunto, a los oficios de carreteros y ‘cabañiles’ (dependientes de la Cabaña Real de Carreteros creada a finales del siglo xv), así como al pastoreo y la Mesta.

De todo ello se deduce que el gremio de arriería tuvo su origen en la Península Ibérica asociado al trasporte de carreteros y muleros. Más allá de posibles precedentes en el periodo de la romanización y la posterior ocupación musulmana, a finales de la Edad Media se documentan ya privilegios y leyes generales para estos oficios en el origen del transporte comercial.[12]​ También se ha documentado la especial presencia de los moriscos en la raíz y organización de los arrieros y su oficio.[13]​ Asimismo, son bien conocidas las reglamentaciones de los Reyes Católicos dentro del capítulo de intendencia de sus campañas bélicas,[c]​ y como posterior fomento del comercio y del transporte, concediendo a los carreteros importantes privilegios y un estatuto legal.[4]


En España[editar]

Arrieros españoles a comienzos del siglo veinte.

Los arreos (impedimenta)[editar]

El etnógrafo Valeriano Heras,[14]​ enumera los componentes principales del equipo del arriero, distinguiendo:

  • Albarda, especie de manta o lienzo de lona rellena con paja de centeno en su interior, que cubre el lomo de la caballería.
  • Almohaza, cepillo de hierro con mango o asa de madera, provisto de dientes menudos y romos, para limpiar el pelo de las caballerías.
  • Atajarre o correa para ceñir los cuartos traseros de la mula y recoger su cola.
  • Boqueras o tiras de cuerda trenzada o cuero para gobernar la caballería sujetando la cabeza del animal.
  • Cincha o correa de cuero.
  • Garabato, soporte hecho de varillas de madera y luego metálicas, que se pone al dorso de la caballería.
  • Jalma y sobrejalma almohadilla y manta que la cubre.
  • Jáquima o cabezada de cordel (que suple por el cabestro).
  • Ramal o soga de unos dos metros de longitud que va atada a la boquera.

Museos[editar]

En España, la arriería y su tesoro etnográfico están presentes en muchas de las instituciones museísticas dedicadas a la antropología y el folclore, con casos específicos como, por ejemplo, el Museo del Arriero de la colección Antoi Ros i Vilarrubias (1942-1994), en Igualada (Cataluña), y el Museo de la Arriería Maragata en Astorga (León).[15]

En Colombia[editar]

Monumento al arriero, obra de Pablo Estrada, en Envigado.

En Colombia, son típicos de los departamentos de Antioquia, Caldas, Risaralda y Quindío, que sostuvieron la economía de esta región durante varios siglos y colonizaron parte del territorio nacional, la llamada región paisa, en las épocas comprendidas entre el siglo XVIII y el siglo XX, y aún en la actualidad, siglo XXI. Entre las obras artísticas dedicadas a la arriería en Colombia pueden citarse el Monumento al Arriero, obra realizada en piedra y bronce por el escultor antioqueño Oscar Rojas.

Atuendo del arriero paisa[editar]

El atuendo del arriero típico colombiano, consta principalmente de (ver "Atuendos del paisa" en el siguiente pie de página:[16]​)

  • Alpargatas o Cotizas: Sandalias, fabricadas algunas de fique, de tela burda o lona resistente y otras de cuero oscuro.
  • Poncho o Mulera: Retazo de tela rectangular, generalmente blanco y con bordados lineales similar a la ruana, pero de tela suave, usualmente lo doblan en cuatro secciones y es utilizado por el arriero para proteger su rostro y su cuello del frío, se usa, y de allí proviene el nombre de mulera, para cegar a la mula mientras se carga tapándole el rostro a través del orificio que posee la prenda colgándola de las orejas, para evitar que la mula se arisque durante el amarre de la carga o en el momento del herrar.
  • Ruana: Tipo de poncho de dimensiones mayores, utilizado para cubrirse el pecho y la espalda. Es una prenda de forma cuadrada o rectangular, con un agujero en el centro para meter la cabeza y luego cubrir el cuerpo desde el cuello hacia abajo. Fundamentalmente para protegerse del frío.
  • Tapapinche o Paruma: Especie de delantal grueso de cuero o lona, utilizado para proteger el pantalón y cubrir el "'pinche'" (nombre dado por los arrieros al pene), que usualmente se encontraba fuera de sus pantalones para poder continuar la travesía mientras miccionaba, de ahí el dicho 'andando y miando'. Este pequeño delantal es típico e imprescindible para muchas labores de arriería. Se sujeta en la cintura con una correa delgada y cae hasta un poco más abajo de la rodilla. Generalmente es de color blanco, sin adornos y con un bolsillo central para echar los clavos o la herramienta en el momento de la herrada.
  • Sombrero Aguadeño: es un sombrero tradicional fabricado de la palma de la Iraca o palma toquilla en la región paisa de Colombia de origen ecuatoriano.
  • Zurriago: Es el látigo con que se azuza, zurra o estimula la mula o el animal carguero para continuar el paso, instrumento de madera con un látigo en la punta.
  • Machete o Peinilla
  • Carriel: Especie de bolso de cuero, colgado del hombro y frecuentemente con insignias en la correa, los más finos elaborados con piel de nutria (hoy día de uso prohibido), prenda indispensable para cargar elementos esenciales como elementos de uso personal, incluso el dinero, y hoy día símbolo muy exclusivo de la vestimenta de los paisas.
  • Raboegallo: pañuelo de seda o satín rojo que se amarra al cuello como corbata y con el fin de proteger la parte posterior del cuello del sol.

La Mulada[editar]

Arrieros en Colombia. Escultura paisa de Esperanza Torres.

Cada año se realiza en Antioquia un característico evento masivo de arriería de la cultura regional, denominado "La Mulada". Constituye un acontecimiento raizal, similar a la charrería en México o la tradición gaucha en Brasil, Argentina y Uruguay.

Durante La Mulada, desde varias ciudades y poblaciones paisas se reúnen cientos de arrieros con sus miles de mulas, y caminan con ellas durante 11 días por todo el territorio hasta llegar finalmente a Medellín, donde celebran sus tradiciones y recuerdos. En su recorrido, los arrieros reparten comida y regalos a los pobladores de menores recursos que encuentran a su paso. Juan Valdez, personaje representativo de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, es la representación de un arriero típico transportando con su mula una carga de café.[cita requerida]

En México[editar]

Arrieros mexicanos (1836) por Carl Nebel

También hasta principios del siglo XIX, en la Nueva España, México, el traslado de mercancías a través de zonas montañosas o sin caminos para diligencia, se hacía en recuas de mulas. El arriero era un personaje emblemático del pueblo mexicano, del cual quedan el típico "chiflido" (silbar) de arriero", o dichos como "Arrieros somos y en el camino vamos".[cita requerida]

En Cuba[editar]

Conocido en su origen como harriero, con el mismo oficio que el arriero.[17]

Platos arrieros[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Como los «llogaters de mules» de Barcelona reunidos en el gremio de la cofradía de san Antonio Abad y documentados ya en 1765.
  2. En Valencia se documenta un gremio de trajineros en 1778.
  3. Tómese como dato la importancia de los carros de bueyes en el sitio de Baza, en la Guerra de Granada.

Referencias[editar]

  1. Corripio, Fernando (1985). Diccionario de ideas afines. Barcelona: Herder. p. 96. ISBN 84-254-1515-2. 
  2. Oficios y saberes de Andalucía. Atlas del Patrimonio Inmaterial de Andalucía. Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico
  3. a b Espejo, 1985.
  4. Rubio Pérez, Laureano M. (1995). Arrieros maragatos: Poder, negocio, linaje y familia siglos XVI-XIX. Fundación Hullera Vasco-Leonesa. ISBN 84-87920-05-5. 
  5. , Bernd Hausberger (2014). «En el camino. En busca de los arrieros Novo-Hispanos». Historia Mexicana en jstor.org. pp. 65-104. Consultado el 19 de octubre de 2017. 
  6. Trejo Padilla, Victor (2006). Cacicazgos y arriería en el siglo XIX. México: Universidad Iberoamericana. Consultado el 19 de octubre de 2017. 
  7. Uría, 2005.
  8. Arrear Diccionario de la lengua española (DRAE)
  9. Pérez Sarrión, Guillermo (2012). La península comercial: mercado, redes sociales y Estado en España en el siglo XVIII. Marcial Pons Historia. pp. 402-404. ISBN 9788492820702. Consultado el 19 de octubre de 2017. 
  10. . «La economía en la tradición». funjdiaz.net. Joaquín Díaz, obra completa. Consultado el 19 de octubre de 2017. 
  11. Bernabé Pons , Luis R. (2008). «Notas sobre la cohesión de la comunidad morisca más allá de su expulsión de España». Al-qantara (Universidad de Alicante). XXIX 2 (julio-diciembre de 2008): 307-332. ISSN 0211-3589. Consultado el 19 de octubre de 2017. 
  12. Heras, 2007.
  13. «Museo de la Arriería Maragata». espaaescultura-tnb.es. Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  14. Jaramillo Londoño, Agustín, Atuendos del paisa en Testamento del paisa
  15. Definición de 'harriero' en el DLE

Bibliografía[editar]

  • Uría Maqua, Juan (2005). «La etapa quiteña». En Universidad de Oviedo. Alonso de Bello (1552-1632): un indiano perulero de los siglos XVI y XVII. pp. 96 y ss. ISBN 9788483175217. Consultado el 18 de octubre de 2017. 

Enlaces externos[editar]