Arnold Böcklin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Arnold Böcklin
Arnold Böcklin (1827 - 1901), Selbstportrait (1873).jpg
Información personal
Nacimiento 16 de octubre de 1827 Ver y modificar los datos en Wikidata
Basilea, Suiza Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 16 de enero de 1901 Ver y modificar los datos en Wikidata (73 años)
Convento de Santo Domingo, Italia Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Suiza Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Pintor, escultor, profesor universitario y artista gráfico Ver y modificar los datos en Wikidata
Géneros Pintura de historia, pintura del paisaje y retrato Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
Distinciones
La isla de los muertos, su obra maestra. Tercera versión del cuadro, 1883.

Arnold Böcklin (Basilea, 16 de octubre de 1827[1]​-Fiesole,[2]Italia; 16 de enero de 1901)[1]​ fue un pintor suizo encuadrado en el movimiento artístico del simbolismo de gran influencia en el posterior movimiento surrealista.

Biografía[editar]

Retrato del joven Böcklin, por Rudolf Koller (1847)

Su padre, Christian Frederick Böcklin, nacido en 1802, descendía de una antigua familia de Schaffhausen y se dedicaba al comercio de seda.[1]​ Su madre, Ursula Lippe, era oriunda de la misma ciudad.[1]​ Aunque comenzó como un pintor de paisajes, sus viajes a Bruselas, Zúrich, Génova y Roma[3]​ le expusieron al arte renacentista y a la atmósfera del Mediterráneo, lo cual condujo a una inclusión de figuras mitológicas y alegóricas en su obra.

En Basilea recibió clases de dibujo y empezó sus estudios de arte en 1846 en Düsseldorf[4]​ —donde conoció a Ludwig Andreas Feuerbach—,[5]​ bajo los auspicios de Schirmer. Viajó con su amigo, el pintor Rudolf Koller, a Bruselas y Amberes en 1847. Hacia 1847 Böcklin se instaló en París, donde comparte un estudio con Rudolf Koller. En el Museo del Louvre copian obras de arte del siglo XVII y se familiarizan con los trabajos de pintores contemporáneos como Rosa Bonheur y Constant Troyon. También visita el estudio del pintor Jacques Raymond Brascassat.[6]​ En París fue testigo de la revolución de 1848. Viajó a Roma en 1850, donde entró en el círculo de los Feuerbach.[4]

Después volvió a Basilea, pintó en Múnich para el mecenas e hispanista Schack, y en 1860 fue profesor de la pintura de paisaje en Weimar, en la escuela de arte fundada por el gran duque Carlos Alejandro de Sajonia.[4]​ En 1862 regresó Böcklin a su querida Roma; de 1866 a 1871 vivió en su patria, pintando en Basilea los frescos del museo.[4]​ De 1871 a 1874 residió otra vez en Múnich, de 1874 a 1885 en Florencia, de 1885 a 1892 en Zúrich y sus últimos años los pasó en Florencia y Fiesole.[4]

Influido por el romanticismo, mantenía muchos nexos con la obra de Caspar David Friedrich y así netamente simbolista, pero dentro del estilo del art nouveau, sus obras bosquejan figuras fantásticas, mitológicas, bajo construcciones provenientes de la arquitectura clásica (que revelan a menudo una obsesión con la muerte), creando un mundo extraño, de fantasía.

Una de sus obras más significativas es La isla de los muertos,[7][8]​ de la que realizó cinco versiones que habría pintado entre 1880 y 1886;[9][7][a]​ esta pintura en parte evoca al Cementerio inglés de Florencia,[2]​ cerca de su estudio y donde había enterrado a su hija pequeña María.

Legado[editar]

Böcklin ejerció su influencia sobre los pintores surrealistas como Max Ernst, Salvador Dalí y Giorgio de Chirico.

Otto Weisert diseñó un tipo de letra art nouveau en 1904 a la que llamó «Arnold Böcklin», tres años después de la muerte del pintor.[11]

Las pinturas de Böcklin, en especial La isla de los muertos, inspiraron a varios compositores tardorrománticos. Rajmáninov[7]​ y Heinrich Schülz-Beuthen compusieron poemas sinfónicos inspirados por ella, y en 1913 Max Reger compuso un conjunto de Cuatro poemas tonales según Böcklin, de los cuales el tercer movimiento es La isla de los muertos[7]​ (Los otros son El ermitaño tocando el violín, El juego de las olas y Bacanal).

Notas[editar]

  1. Tanto Sigmund Freud[10]​ como Adolf Hitler[9]​ poseyeron copias de esta obra.

Referencias[editar]

  1. a b c d Varios autores, 1911, p. 107.
  2. a b Lombardi, 2009, p. 176.
  3. Schmid, 1922, p. 18.
  4. a b c d e Fastenrath, 1901, p. 79.
  5. «Böcklin, Arnold». Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Consultado el 30 de enero de 2018. 
  6. «Rudolf Koller Online». Historisches Lexikon der Schweiz. Consultado el 18 de septiembre de 2014. 
  7. a b c d Varios autores, 1981, p. 62.
  8. Lorente y Vázquez Astorga, 2012, p. 122. «No sólo el gran público, también muchos artistas se sintieron fascinados por este cuadro, que inspiró homenajes o versiones a Ferdinand Keller (Tumba de Böcklin, 1901-1902), Franz Von Stuck, Lovis Corinth, Giorgio di Chirico, Emil Nolde, Salvador Dalí y Max Ernst, entre otros.».
  9. a b Lenman, 1997, p. 94.
  10. Facos, Michelle (2011). An Introduction to Nineteenth-Century Art (en inglés). Taylor & Francis. pp. 343-343. ISBN 9781136840715. 
  11. Clair, Kate; Busic-Snyder, Cynthia (2012). A Typographic Workbook: A Primer to History, Techniques, and Artistry (en inglés). John Wiley & Sons. p. 255. ISBN 9781118399880. 

Galería[editar]

Bibliografía[editar]

Bibliografía citada
  • Schmid, Heinrich Alfred (1922). F. Bruckmann, ed. Arnold Böcklin (en alemán). Múnich. 
Bibliografía adicional
  • Belmonte, Antonio (2012). Arnold Böcklin. Invitación al mito. Madrid: Ártica. 

Enlaces externos[editar]