Apolo de Belvedere

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Apolo del Belvedere»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Apolo Belvedere
Belvedere Apollo Pio-Clementino Inv1015.jpg
Apolo Belvedere
Autor (desconocido), con restauraciones de Giovanni Montorsoli
Ubicación Cortile Ottagono, Museo Pío-Clementino, Ciudad del Vaticano
Material Mármol
Dimensiones 2,24 m de altura

Apolo Belvedere, Apolo de Belvedere o Apolo pitio es una famosa estatua de mármol representando el dios griego Apolo, formando parte del acervo del Museo Pío-Clementino, una de las unidades de los Museos Vaticanos. Su datación y autoría son disputadas y su procedencia es desconocida, pero generalmente es considerada una copia romana de un original griego que se perdió. Redescubierta en el Renacimiento, fue expuesta en el Cortile del Belvedere del Vaticano a partir de 1511, y de ahí recibió su nombre. Luego se volvió célebre, y durante mucho tiempo fue considerada la representación ideal de la perfección física masculina y una de las más importantes reliquias de la Antigüedad clásica. Fue copiada varias veces, reproducida en grabados de larga circulación y asumió el papel de uno de los principales símbolos de la civilización occidental. A partir de mediados del siglo XIX su prestigio comenzó a declinar, y en la primera mitad del siglo XX llegó a su nivel más bajo, vista como una creación sin expresión. Actualmente ha recuperado parte de su antigua fama, y aunque varios estudiosos todavía sean reticentes con respecto a su mérito artístico, se ha consagrado como la más conocida de las representaciones del dios, y como un icono muy popular.

El dios[editar]

Apolo fue uno de los dioses más importantes y populares de la mitología griega. Uno de los doce olímpicos, era hijo de Zeus y Leto, y hermano gemelo de Ártemis. Sus atributos y funciones eran innumerables, lo que lo tornó uno de los dioses más venerados de la Antigua Grecia, preservando su prestigio también en la era romana. Su mito tiene orígenes remotos, y en el tiempo de Homero tuvo gran prominencia en el panteón griego. Era identificado con el sol y con la luz de la verdad, de la razón y de la conciencia. Dios de la profecía y de la inspiración artística, era patrono del más famoso oráculo de la Antigüedad, el Oráculo de Delfos, y líder de las Musas. Era también un dios civilizador y pacificador, presidiendo sobre las leyes de la religión y sobre las constituciones de las ciudades.[1] Iniciador, pedagogo y el perfecto erastés, era símbolo de la juventud eterna y el protector de los jóvenes que ingresaban en la vida adulta.[2] Era el dios de la muerte súbita, de las plagas y enfermedades, pero también el dios de la curación y de la protección contra las fuerzas malignas. Además de eso era el dios de la belleza, de la perfección, de la armonía y del equilibrio, estaba unido a la naturaleza, a las hierbas y a los rebaños, y era protector de los pastores, marineros y arquitectos. Tuvo innumerables amores y gran descendencia, y fue asociado sincreticamente a numerosos dioses de otras tradiciones. Su simbolismo e iconografía atravesaron los siglos y permanecen hasta hoy influyentes en la cultura occidental.[1]

Descripción y origen[editar]

Grabado de Marcantonio Raimondi mostrando la estatua en 1530

De dimensiones ligeramente por encima de lo natural (2,24 m),[3] el Apolo de Belvedere está en actitud dinámica, como si caminara. Se apoya en la pierna derecha, que viene hacia adelante y se apoya sobre el tronco de un árbol en el cual trepa una serpiente, mientras que la izquierda, ligeramente flexionada, está atrás. Calza sandalias y tiene un cuerpo atlético, pero de moldeado suave, está desnudo; es todavía joven, pero ya es un hombre adulto, como muestra su semblante impasible; sin embargo, permanece impúber como una imagen de belleza y juventud eternas, sus atributos; un manto se envuelve en torno del cuello, cae por la espalda y sus pliegues continúan envolviendo el brazo izquierdo, extendido horizontalmente. El brazo derecho está rebajado, apoyado en la parte superior del tronco, y la cabeza se vuelve a su izquierda, adornada por un complejo peinado de sus cabellos largos y rizados. Del hombro derecho desciende al el pecho un cinturón que sostiene el torso y prende, por la espalda, un arcaz de flechas.[4]

A pesar de su estado de conservación bastante bueno cuando fue redescubierta, le faltaban las manos, elementos esenciales identificar los atributos que llevaban y las acciones que se realizan.[4] En general se cree que estaría en el acto de disparar una flecha, cuyo arco estaba en su mano izquierda.[5] Otros imaginaban que esta mano sostendría la égida de Zeus, o el derecho a tener una rama de laurel, o una flecha.[6] [7] Existen algunos vestigios en el tronco del árbol que fueron interpretados como fragmentos de un ramo de laurel adornado con fajas.[5]

Nada se sabe acerca de su procedencia, su autoría es incierta y el análisis estilístico no es concluyente. En general, se cree que es una copia de la era Antonina de un original griego en bronce, perdido, de autoría atribuida ahora al ateniense Leocares, activo en la fase final del período clásico, a veces a un escultor desconocido del período helenístico, pero puede ser también una creación romana original, en una relectura ecléctica del canon clásico griego.[4] [5] El Apolo Belvedere fue identificado históricamente con una estatua de Apolo atribuida a Leocares citada por Plinio el Viejo y Pausanias como estando instalada delante del templo de Apolo Patroos en Atenas, y esta referencia fue muchas veces repetida como una evidencia de la autoría. Se la conexión fuera correcta, eso colocaría su datación entre 350 y 325 a.C.[3] El problema es que tanto Plinio como Pausanias citan la obra pero no la describen, volviendo la cita una evidencia débil,[8] [9] y no sobrevivió ninguna otra obra atribuible con seguridad a Leocares, lo que podría establecer un reconocimiento definitivo por afinidades estilísticas.[3] Por otro lado, el guarda una gran semejanza estilística con la Diana de Versalles, una escultura por tradición atribuida a Leocares,[10] y ya fue sugerido que ambas estatuas podrían originalmente haber formado un mismo conjunto.[11] Recientemente fueron encontrados fragmentos del que parecen ser moldes del Apolo en un antiguo atelier de escultura en Baiae, en el sur de Italia, junto con otros moldes que fueron datados del período clásico.[3]

Su datación se vuelve más problemática por constatarse que varias de sus características no pertenecen al clasicismo típico, pero pueden ser variaciones introducidas por el copista.[3] Brunhilde Ridgway señaló que el estilo de su cabello no se documentó en la época clásica, sólo aparece en el helenismo y de nuevo entre los romanos.[5] El estilo de la sandalia también fue puesto en discusión. Al parecer se trata de un modelo que no puede ser fechado antes del siglo III (Ridgway) o II a.C. (Albertson), siendo posiblemente una invención romana. Se esta sandalia no es una licencia poética del copista, ella volvería al Apolo original una creación definitivamente helenista o romana, pero eso, en la ausencia de otras copias, no puede ser probado.[3] [5] De la misma forma, su postura, con el brazo izquierdo elevado, el cuerpo en leve torsión y el movimiento de las piernas son trazos comunes en el helenismo.[3]

Redescubrimiento y restauración[editar]

Grabado de 1888 mostrando el Apolo con las restauraciones de Montorsoli y la hoja de higuera

Ni las circunstancias de su redescubrimiento están enteramente claras, y hay varias suposiciones al respecto. El Apolo solo se volvió notorio en conexión con el cardenal Giuliano della Rovere, que lo poseía desde fines del siglo XV.[12] [13] Pudo haber sido desenterrado en el área de la Iglesia de San Pedro Acorrentado, en Roma,[4] en la villa de Nerón en Anzio, o en Grottaferrata, donde Giuliano era abad in commendam.[14] Inmediatamente después de ser cardenal, Giuliano lo mantuvo en los jardines de la Basílica de los Santos Apóstoles en Roma,[15] pero, volviéndose papa (como Julio II), transfirió la obra en 1511 a los palacios del Vaticano, siendo instalada en el Patio del Belvedere, de donde recibió su sobrenombre. En 1532 se ordenó una restauración. Giovanni Montorsoli removió el material que sobraba de su mano derecha, completó pérdidas en ambos brazos, alteró levemente la posición del antebrazo derecho, añadió la parte superior ausente del arcaz de flechas y aumentó la altura del tronco del árbol, removió un puente de mármol entre el muslo derecho y el tronco, y recreó las dos manos, además de reparar varios pequeños daños superficiales en toda la estatua. El pene, también ausente, no fue restaurado.[4] [11] [16] Más tarde, la restauración de la Montorsoli fue cuestionada. La principal crítica de su obra fue la desproporción de las manos que el creó, que parecían alargadas demás.[17] Otra adición fue hecha por orden de Pío IV, ocultando los genitales con una hoja de higuera.[18] Restauraciones más recientes de Guido Galli (1924) removieron parte de las reintegraciones antiguas.[19]

Fama[editar]

La fama del Apolo en la Antigüedad es desconocida. Winckelmann indirectamente indicó que el debía haber sido considerado importante, tomando como plausible la hipótesis de que fuera encontrado en la antigua villa de Nerón, que había gastado una fortuna para decorarla.[20] [21] En tiempos recientes, Albertson también sugirió que el debería ser una obra célebre, pero extrañó la ausencia de más copias, como sería esperado en estos casos.[3] De cualquier modo, desde que fue nuevamente expuesto en público fue aclamado como una obra-prima, e inmediatamente revestido de significado político. En un poema, el humanista Evangelista di Capodiferro lo usó para dar una dignidad y brillo apolíneos al pontificado de Julio. El propio papa hacía frecuentes alusiones al dios sol de la mitología griega y a la estatua en particular, estableciendo una íntima asociación simbólica con ella.[22] Recuerde que durante este período, el Renacimiento, la tradición clásica se había fortalecido mucho, convirtiéndose parte importante del lenguaje de la erudición y sirviendo a los poderosos como instrumento de auto glorificación.[23] Apolo, como dios de la luz, de la conciencia, de la civilización, de la belleza, de las artes y de la razón, pero también de la profecía, se volvió una imagen tutelar para los artistas y teóricos del arte, que estaban empeñados en desarrollar un arte figurativo basada en el racionalismo, en el estudio anatómico científico y en la geometría, junto con una concepción de arte como una inspiración divina.[24] [25] La casualidad del hallazgo de su estatua en esta época amplió de modo significativo la popularidad del dios, y la reliquia ganó fama continental con la gran circulación de los grabados de Raimondi. Se multiplicaron otras reproducciones, su imagen fue transportada a otros contextos,[23] ilustró libros de anatomía[26] e influenció a otros artistas visuales, entre ellos Dürer, Michelangelo y Goltzius, y literarios como Giambattista Marino.[23] En torno de 1540 ricos coleccionadores y miembros de la realeza europea ya hacían pedidos para la adquisición de copias.[4]

Joshua Reynolds: Retrato del Capitán el Honorable Augustus Keppel, 1752-1753, inspirado en la postura del Apolo

Su prestigio continuó creciendo durante el siglo XVII, dada la influencia que tuvo en Bernini, el escultor más célebre del barroco, y reforzado en el siglo XVIII entre los artistas neoclásicos, los anticuarios y los filósofos iluministas. Su visita era obligatoria para los que hacían el Grand Tour Europeo, siendo muchas veces presentado como la coronación de un itinerario artístico espiritual, una epifanía más allá de la cual nada más necesita ser visto.[23] [27] Para Winckelmann, el gran teórico del movimiento neoclásico, el encarnaba, de entre todas las obras de la Antigüedad, el más alto ideal en arte:[4] [23] "El artista construyó su obra enteramente sobre el ideal, y usó en su estructura solo el material estrictamente necesario para vehicular su idea y volverla visible.... En presencia de este milagro del arte olvido todo el resto, y subo a las alturas con el propósito de contemplarla de la manera digna que merece. Mi pecho parece expandirse y sudar en reverencia, como los pechos de aquellos infundidos con el espíritu de la profecía".[28]

Otras luminares del neoclasicismo hicieron eco de a los elogios de Winckelmann. Goethe, en su viaje a Roma, dijo que el tenía, "con aquel su aire sublime de libertad y vigor juveniles", junto con unas pocas otras obras excepcionales, conquistado su corazón "a tal punto que todo el resto quedaba oscurecido",[29] y Schiller lo vio como la corporificación ideal de la humanidad completa, uniendo gracia y dignidad en una única persona.[30] Houdon se inspiró en el para su propio Apolo en bronce[31] Hogarth dice que el parecía sobre humano,[32] y pintores como Allan Ramsay y Joshua Reynolds usaron su postura y movimiento como modelo para dignificar retratos de miembros de la elite.[33] Copias suyas fueron hechas para las principales colecciones y museos de arte y grandes colegios de Europa[34] y se volvió conocido por los artistas americanos a través de grabados, copias y de la divulgación transatlántica de los escritos de Winckelmann y otros teóricos.[35]

Antonio Canova: Perseo con la cabeza de la Medusa, inspirado en el Apolo Belvedere y una de las más notables creaciones escultóricas del Neoclasicismo.[36]
"Sermones en Piedra", caricatura mostrando el Apolo, junto con el Hércules y Télefo, vestidos con trajes de 1851

La obra maestra ha despertado también la codicia de Napoleón Bonaparte, que la confiscó del Vaticano en 1797, llevándola para Francia. Fue recibida en París al año siguiente con una parada triunfal y mucha propaganda del gobierno, siendo instalada en el Museo Central de Artes (el futuro Museo del Louvre) en 1800 como el mayor trofeo del conquistador. En este ínterin, Antonio Canova, el gran exponente de la escultura neoclásica, había creado con la inspiración de la obra antigua su Perseo con la cabeza de la Medusa, adquirido por el Papa Pío VII en sustitución de la reliquia robada y sobrenombrada como "El consolador", ya que la pérdida había sido muy lamentada por los italianos. En 1815 la obra fue devuelta al Vaticano por el mismo Canova, que negoció con los franceses en nombre del papa la repatriación de varios tesoros.[16] [37] El Jasón con el Vellocino de Oro, escultura que estableció la reputación internacional del mayor rival de Canova, Bertel Thorvaldsen, fue una respuesta tanto al Apolo Belvedere como al Perseo canoviano.[38]

Sin embargo, su fama, en la visión de los románticos, comenzó a oscilar. Mientras que Lord Byron todavía cantaba maravillosamente en Childe Harold, Melville el consideraba "la gloria del Vaticano",[23] y Beethoven mantenía una copia en forma de busto en su estudio,[39] mientras que Emil Braun lo describía en una guía turística de 1855, escribiendo "para viajantes, artistas y amantes de la antigüedad", como "sublime" y capaz de llevar a las personas "a las regiones más altas de la poesía por la contemplación de tanta belleza",[40] Hazlitt lo desestimó como "positivamente malo", Ruskin se decepcionó con lo que consideró una apariencia excesivamente mortal para un dios[23] y Dostoievsky lo llamó un "ídolo inútil".[41]

Walter Pater fue el primero en identificar parte del entusiasmo desencadenado por la estatua con su llamado homoerótico, una asociación que se hizo remontar al propio Winckelmann,[23] sino que también fue relacionado con el mito original del dios, entre cuyos atributos estaba el del ser el erastés perfecto.[2] De hecho, durante la época victoriana se interpretó su desnudez en un doble discurso: por un lado, se consideró un tema delicado e incluso antieducativo, si no escandaloso, una preocupación que se extendía sobre toda la estatuaría clásica; hasta surgieron dibujos animados mostrándolo vestido con trajes modernos.[42] [43] [44] Por otro lado, para la elite menos moralista, la desnudez del Apolo y de otras obras antiguas era una forma aceptable y elegante, referenciada y sublimada por su aura clásica, de presentarle la desnudez masculina públicamente a una sociedad sofisticada y bien educada de hombres y mujeres que podían lidiar confortablemente con los sentimientos eróticos formulados por la imagen,[45] [43] integrándose a una importante corriente de pensamiento que intentaba articular el concepto del amor griego diversas manifestaciones con el arte, la cultura académica y con la sociedad y sexualidad de Europa moderna,[20] [46] [47] una discusión que tiene repercusiones hasta los días de hoy.[48] De cualquier forma, para fines de educación académica en anatomía y proporciones, la estatua continuó siendo considerada un buen modelo para los estudiantes de arte a lo largo del siglo XIX,[49] aunque su fama en este tema en particular había sido suplantada por la de los Mármoles de Elgin.[50] Entre los practicantes de lucha y del naciente fisiculturismo, era también considerada como modelo, junto con otras obras maestras de la Antigüedad como el Apoxyomenos y el Hércules Farnese.[51] [52]

A pesar de las fluctuaciones en su apreciación estética, es difícil superestimar su influencia sobre la cultura occidental a lo largo de siglos. Durante el auge del colonialismo europeo el Apolo Belvedere llegó a encarnar la propia identidad de Europa. Las teorías hegemónicas, patriarcales y xenófobas que en ese entonces influenciaban el discurso científico euro americano, y que no eran nuevas, naturalmente lo invocaron en el como la "prueba concreta" de la alegada belleza "superior" del hombre blanco y de la supremacía de la civilización occidental sobre otros pueblos y geografías. Esta línea de interpretación se volvió particularmente útil para el nazismo alemán y otros advocantes de la eugenia activos en América, que se apropiaron de la iconografía y simbología clásica para justificar sus objetivos totalitarios.[53] [54] [55] [56] Como contrapunto irónico a esta lectura del Apolo como el hombre blanco paradigmático, en la misma época surgieron teorías, basadas en algunas evidencias anatómicas y fuentes literarias antiguas, de que la estatua, así como todo el canon griego de proporciones, habían sido derivados del canon egipcio, que utilizaba el cuerpo negroide como modelo. Recientemente esta hipótesis fue recuperada, pero está envuelta en polémica.[57] [58] [59]

Emblema de la misión Apolo 17

Además de las repercusiones negativas de los abordages políticos, esta escultura, tal como los clásicos en general, tuvo de enfrentar en el terreno estético el ataque adicional de los modernistas, interesados en derrumbar la tradición académica donde él se encontraba en el centro de atención.[60] [61] El desprestigio del legado clásico en esta época fue atestiguado por Kenneth Clark en un comentario de 1969: "A lo largo de los cuatrocientos años después que fue descubierto el Apolo fue la más admirada pieza de escultura en todo el mundo. Fue la gran presa de Napoleón.... Hoy está completamente olvidado salvo por los guías turísticos, que se volvieron los únicos retransmisores de la cultura tradicional".[62]

Últimamente el Apolo Belvedere logró recuperar un poco de brillo a su imagen, aunque muchos críticos todavía lo vean como una creación fría y convencional.[63] Difícilmente deja de ser mencionado en los libros recientes sobre historia del arte, su efigie fue incluida en el emblema de la misión Apolo 17 como un símbolo de la exploración continuada del espacio, y de un modo más informal, se volvió un icono popular. Actualmente, se encuentran por millones en Roma, por Italia y otros países, en estatuillas, medallas, cartas postales y estampillas reproducidas en masa,[4] [54] [23] [55] en términos iconográficos se volvió la más conocida entre todas las representaciones del dios Apolo,[64] y después de su postura haber servido como modelo para muchos retratos de personalidades eminentes en el siglo XVII, su figura resucitó en la "cultura del cuerpo" contemporáneo como un patrón de belleza masculina.[65]

Referencias[editar]

  1. a b "Apollo". In: Encyclopædia Britannica Online. 12 de diciembre de 2009
  2. a b Neill, James. The origins and role of same-sex relations in human societies. McFarland, 2009, p. 146
  3. a b c d e f g h Albertson, Fred. "Apollo Belvedere". In: Gagarin, Michael & Fantham, Elaine (eds). The Oxford encyclopedia of ancient Greece and Rome. Volume 1. Oxford University Press, 2010, p. 138
  4. a b c d e f g h Mattusch, Carol C. Classical bronzes: the art and craft of Greek and Roman statuary. Cornell University Press, 1996, pp. 142-146
  5. a b c d e Ridgway, Brunilde Sismondo. Hellenistic sculpture: The styles of ca. 331-200 B.C. University of Wisconsin Press, 2001, pp. 93-94
  6. Furtwängler, Adolf. Masterpieces of Greek Sculpture: A Series of Essays on the History of Art, 1885. Reimpresión Cambridge University Press, 2010, pp. 405-407
  7. Harrison, Jane Ellen. Ancient Art and Ritual, 1913. Reimpresión Forgotten Books, 2007, pp. 109-110
  8. Pausanias. Description of Greece. Athens, 1.3.4
  9. Sillig, Karl Julius. Dictionary of the artists of antiquity: architects, carvers, engravers, modellers, painters, sculptors, statuaries, and workers in bronze, gold, ivory, and silver, with three chronological tables. London: Black & Armstrong, 1837, p. 67
  10. Artémis à la biche, dite "Diane de Versailles". Atlas database, Museo del Louvre
  11. a b Von Mach, Edmund. A handbook of Greek and Roman sculpture; to accompany a collection of reproductions of Greek and Roman sculpture (the university prints). Boston: Bureau of University Travel, 1914, p. 23
  12. Brauer, Fae. "The Transparent Body". IN Kromm, Jane y Bakewell, Susan Benforado. A history of visual culture: Western civilization from the 18th to the 21st century. Berg, 2010, p. 91
  13. Blanshard, Alastair J. L. Sex: Vice and Love from Antiquity to Modernity. John Wiley and Sons, 2010, p. 130
  14. Brummer, H. H. The Statue Court in the Vatican Belvedere. Almkvist & Wiksel, 1970, pp. 44-71
  15. Brown, Deborah. "The Apollo Belvedere and the Garden of Giuliano della Rovere at SS. Apostoli". In: Journal of the Warburg and Courtauld Institutes, 49 (1986), pp. 235-238
  16. a b Hersey, George L. High Renaissance art in St. Peter's and the Vatican: an interpretive guide. University of Chicago Press, 1993, pp. 102-103
  17. Von Mach, p. 23
  18. "Apollo Belvedere". IN Introduction to Greece, lection 16. The University of Texas at Austin, 2012
  19. Laucier, Ludovic. "The Restoration Program of the Louvre's Roman Art Collection - The Present and The Past". IN Giroire, Cécile. Roman art from the Louvre. Hudson Hills, 2007, p. 41
  20. a b Orrells, Daniel. Classical Culture and Modern Masculinity. Oxford University Press, 2011, pp. 20-22
  21. Winckelmann, Johann Joachim. Essays on the philosophy and history of art. Continuum International Publishing Group, 2005, p. 312
  22. Stinger, Charles L. The Renaissance in Rome. Indiana University Press, 1998, pp. 199-200
  23. a b c d e f g h i Grafton, Anthony; Most, Glenn W.; Settis, Salvatore (eds). The Classical Tradition. Harvard University Press, 2010, pp. 55-56
  24. Bohde, Daniela. "Skin and the Search for the Interior: the representation of flaying in the art and anatomy of the Cinquecento". IN Egmond, Florike & Zwijnenberg, Robert. Bodily extremities: preoccupations with the human body in early modern European culture. Early Modern History Series. p. 41
  25. "Renaissance art". IN Encyclopædia Britannica Online. 16 Dec. 2009
  26. Long, Kathleen P. Gender and Scientific Discourse in Early Modern Culture. Ashgate Publishing, Ltd., 2010, p. 70
  27. Roark, Elisabeth Louise . Artists of colonial America. Greenwood Publishing Group, 2003, p. 178
  28. Winckelmann, p. 313
  29. Von Goethe, Johann Wolfgang. The autobiography of Goethe. Bell & Daldy, 1868, p. 371; 376
  30. Beiser, Frederick C. Schiller as philosopher: a re-examination. Oxford University Press, 2005, p. 117
  31. Poulet, Anne L.; Scherf, Guilhem; Mathies, Ulrike. Jean-Antoine Houdon: Sculptor of the Enlightenment. University of Chicago Press, 2005, p. 221
  32. Coffler, Gail. "Classical Iconography in the Aesthetics of Billy Budd, Sailor". IN Sten, Christopher. Savage eye: Melville and the visual arts. Kentucky State University Press, 1991, p. 269
  33. Smart, Alastair. The Life and Art of Allan Ramsay. Taylor & Francis, 1952, p. 52
  34. Janson, Horst Woldemar. History of art: the Western tradition. Prentice Hall Professional, 2004, s/pp.
  35. Miller, Lilian. "An Influence in the Air": Italian Art and american taste in the Mid-Nineteenth Century. IN Jaffe, Irma B. The Italian presence in American art, 1760-1860. Fordham University Press, 1989, p. 26.
  36. Pinelli, Antonio. "Il Perseo di Canova e il Giasone di Thorvaldsen: due modelli di nudo eroico a confronto". IN Kragelund, Patrick & Nykjærpp, Mogens. Thorvaldsen. Volume 18 de Analecta Romana Instituti Danici. Supplementum. L'Erma di Bretschneider, 1991. pp. 25-30
  37. Johns, Christopher M. S. Antonio Canova and the politics of patronage in revolutionary and Napoleonic Europe. University of California Press, 1998, p. 40
  38. Dimmick, Lauretta. "Veiled Memories, or, Thomas Crawford in Rome". IN Jaffe, Irma B. The Italian presence in American art, 1760-1860. Fordham University Press, 1989, p. 179
  39. Steblin, Rita. "Hoechle's 1827 Sketch of Beethoven's Studio: A Secret Tribute to Schubert?". IN Bonds, Mary Evans et alii (eds). Beethoven forum, Volume 8. University of Nebraska Press, 2000, p. 16
  40. Braun, Emil. Handbook for the ruins and museums of Rome. London: Williams and Norgate, 1855, p. 191
  41. Frank, Joseph. Dostoevsky: a writer in his time. Volumes 1-5. Princeton University Press, 2009, p. 311
  42. Teukolsky, Rachel. The literate eye: Victorian art writing and modernist aesthetics. Oxford University Press US, 2009, pp. 77-78
  43. a b Teukolsky, Rachel. "This Sublime Museum: Looking at Art at the Great Exhibition". IN Buzard, James; Childers, Joseph W.; Gillooly, Eileen. Victorian prism: refractions of the Crystal Palace. University of Virginia Press, 2007, pp. 89-91
  44. Barker, Deborah. Aesthetics and gender in American literature: portraits of the woman artist. Bucknell University Press, 2000, pp. 106-107
  45. Rovee, Christopher Kent. Imagining the gallery: the social body of British romanticism. Stanford University Press, 2006, pp. 71-72.
  46. Dellamora, Richard. Masculine desire: the sexual politics of Victorian aestheticism. The University of North Carolina Press, 1990, pp. 110-111
  47. Russell, Rinaldina. The feminist encyclopedia of Italian literature. Greenwood Publishing Group, 1997, p. 221
  48. Elizabeth Prettejohn, Elizabeth. Beauty and art, 1750-2000. Oxford University Press, 2005, p. 30
  49. Elkins, James. Why art cannot be taught: a handbook for art students. University of Illinois Press, 2001, p. 18
  50. Gagarin, Michael & Fantham, Elaine (eds). The Oxford encyclopedia of ancient Greece and Rome. Volume 1. Oxford University Press, 2010, p. 204
  51. Petersen, Bob. Peter Jackson: A Biography of the Australian Heavyweight Champion, 1860-1901. McFarland, 2011, p. 177
  52. Blanshard, Alastair. "Gender and Sexuality". IN Kallendorf, Craig W. A Companion to the Classical Tradition. John Wiley and Sons, 2010, p. 337
  53. Savage, Kirk. Standing Soldiers, Kneeling Slaves: Race, War, and Monument in Nineteenth-Century. Princeton University Press, 1999, p. 9
  54. a b Coffey, Mary. The American Adonis: A Natural History of the "Average American" (Man) 1921-1932. IN Currell, Susan. Popular eugenics: national efficiency and American mass culture in the 1930s. Ohio University Press, 2006, pp. 189-192
  55. a b Gazda, Elaine K. The ancient art of emulation: studies in artistic originality and tradition from the present to classical antiquity. University of Michigan Press, 2002, p. 101
  56. Cosgrove, Denis E. Apollo's Eye: A Cartographic Genealogy of the Earth in the Western Imagination. The Johns Hopkins University Press, 2001, pp. 3-5; 11-16
  57. Mercer, Kobena. "Looking for Trouble". In: Kocur, Zoya & Leung, Simon. Theory in contemporary art since 1985. John Wiley & Sons, 2005, pp. 369-370
  58. Windle, Bertram C. A. The Proportions of the Human Body, 1892. Reimpresión Read Books, 2009, p. 24
  59. Fabre, Geneviève. African diasporas in the New and Old Worlds: consciousness and imagination. Rodopi, 2004, pp. 275-276
  60. Knight, Christopher J. The patient particulars: American modernism and the technique of originality. Bucknell University Press, 1995, pp. 78-79
  61. Pontynen, Arthur. For the love of beauty: art, history, and the moral foundations of aesthetic judgment. Transaction Publishers, 2006, pp. 54-57
  62. Clark, Kenneth. Civilisation: A Personal View. New York and Evanston: Harper & Row, Publishers, 1969, p. 2
  63. Chilvers, Ian. The Oxford dictionary of art. Oxford University Press US, 2004, p. 28
  64. Daly, Kathleen N. e Rengel, Marian. Greek and Roman Mythology A to Z. Infobase Publishing, 2009, p. 14
  65. Hollander, Anne. Sex and suits. Alfred A. Knopf, 1994, p. 85

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]