Existe una versión en audio de este artículo. Haz clic aquí para saber más

Oráculo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Egeo, mítico rey de Atenas, consultando a la Pitia, el Oráculo délfico, que está sentada en un trípode. La inscripción en la copa identifica a al Pitia con la diosa Temis. Tondo de kílix ático de figuras rojas, del Pintor Codros, c. 440-430 a. C., conservada en el Museo de Berlín (Berlin Mus. 2538). Ésta es la única imagen contemporánea de la Pitia.

El oráculo es la respuesta que da alguna deidad por medio de sacerdotes, o de la Pitia o Pitonisa griega y romana, o la Sibila, o incluso a través de interpretaciones de señales físicas (tintineo de campanillas, por ejemplo), o de sacrificios de animales. Por extensión, se llama oráculo al propio lugar en que se hace la consulta y se recibe la respuesta (el oráculo). Existen varios de estos lugares, que fueron muy importantes en la Antigüedad, todos ellos pertenecientes al mundo griego. Los romanos asimilaron y heredaron los oráculos griegos, creando además los suyos propios como aquel de la Sibila de Cumas.[1]

Antes de cualquier gran evento, reyes y líderes consultaban las previsiones de los oráculos. En la antigua cultura griega, estos eran elementos fundamentales y uno de los más famosos estaba ubicado en la ciudad de Delfos. Los sacerdotes y sacerdotisas respondían las preguntas en el templo de forma enigmática y repleta de simbolismos.

Principales oráculos del mundo griego[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Robert, Paul (1973). Le petit Robert. París: S.N.L.  p. 1195
  2. Amandry, 1985, p. 6 y 47.
  3. Pijoán, 1932, p. 299 y 300.
  4. Pijoán, 1932, p. 221.
  5. Levi, sin fecha, p. 80.
  6. Grimal, 1986, p. 35, ver sección de Apolo.
  7. Grimal, 1986, p. 479.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]