A sangre fría (película de 1967)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

A sangre fría es una película de 1967 dirigida, escrita y producida por Richard Brooks y protagonizada por Robert Blake, Scott Wilson y John Forsythe. Basada en la novela homónima de Truman Capote, la película consigue trasladar los temas sustanciales: conocer íntimamente a las víctimas y sus verdugos, saber con todo detalle qué ocurrió exactamente aquella noche del 14 de noviembre de 1959 por boca de uno de los asesinos y reflexionar sobre la pena de muerte.

Ganó el premio David di Donatello al Mejor director extranjero y estuvo nominada a cuatro Oscar: Mejor director, Mejor banda sonora, Mejor fotografía y Mejor guion adaptado. En 2008 fue elegida para ser preservada en el archivo de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. Forma parte del AFI's 10 Top 10 en la categoría de "Películas judiciales".

Sinopsis[editar]

Los Clutter, una familia de granjeros de Kansas, son asesinados por dos ex-presidiarios, Dick (Scott Wilson) y Perry (Robert Blake). La brigada policial que investiga la brutal matanza está liderada por el que fuera miembro del FBI Alvin Dewey (John Forsythe) y éste hará todo lo posible por resolver el asesinato.

Argumento[editar]

A sangre fría narra el asesinato de los Clutter, una familia acomodada del Medio Oeste de EE UU a manos de dos ex presidiarios: Richard "Dick" Eugene Hickock (Scott Wilson) y Perry Edward Smith "Perry" (Robert Blake), ambos delincuentes de poca monta que compartieron celda en la Penitenciaría de Lansing (Kansas). El equipo de investigación, liderado por el agente Alvin Dewey (John Forsythe), (que en su día fue sheriff de Garden City, condado de Finney donde suceden los hechos, y también ex agente del FBI), se encuentra con unas muertes extremadamente violentas que no parecen responder a una motivación plausible. Herbert W. Clutter, de 48 años, su esposa Bonnie, de 46, y sus hijos adolescentes Kenyon y Nancy, y otras dos hijas que ya no viven en la casa familiar, son precisamente el arquetipo de la familia estadounidense feliz, con sus virtudes y defectos, con sus glorias, como el éxito en el negocio agropecuario, el liderazgo en su comunidad, los hijos responsables y educados; y sus abismos, la madre, Bonnie, está gravemente afectada por problemas psicológicos, cuando no dudas existenciales, que la mantienen prácticamente recluida en su dormitorio o en centros de tratamiento especializado.

Dewey y sus hombres no aciertan a explicarse por qué tanto ensañamiento sobre Herbert y su familia. El robo es descartado en primera instancia, por la inveterada costumbre del señor Clutter de no llevar dinero encima o guardarlo en la casa ("Desde que el barbero subió el corte de pelo a 1,5$ Clutter paga siempre con cheque", nos revela Truman Capote en su novela). Otros motivos son difíciles de imaginar para el agente Dewey, que es amigo íntimo del señor Clutter y su familia; ¿la envidia?, ¿algún antiguo pleito?, ¿una venganza?. La respuesta la tiene otro convicto de Lansing, Floyd Wells, que diez años atrás estuvo empleado en la finca de los Clutter, River Valley. En las eternas conversaciones entre compañeros de celda, Wells había contado a Hickock su experiencia en aquella parte de Kansas, lo rico y ecuánime que era el señor Clutter, los pormenores de la finca y de la casa, y también que sabía por el propietario que frecuentemente, mantener el negocio le costaba hasta 10.000 dólares semanales. Hickock salió de Lansing convencido de que en esa casa debía de haber una caja fuerte con miles de dólares... y una jovencita en edad de merecer.

La ausencia de esa caja fuerte, la negativa de Perry a permitir que Hickock abuse de Nancy, y el placer que experimentan al ver a tan noble família humillada e indefensa, desencadenan la matanza. Durante seis largas semanas, y ante la falta de respuestas, los habitantes de Holcomb se ven sumidos en una depresión colectiva, en un pánico y una paranoia socializados, hasta que los autores del crimen son detenidos en Las Vegas la tarde del 30 de diciembre, después de pasar 40 días vagando por México y la mitad sur de los Estados Unidos.

Un fiscal hábil, una defensa de oficio, un juez de libro y un jurado de hombres sencillos y muy religiosos, sentencian a muerte por ahorcamiento a los acusados, que apelarán durante cinco años, pero que acabarán en El Rincón (el lugar de la penitenciaría estatal de Kansas donde se ejecuta a los reos), la noche del 14 de abril de 1965.

A sangre fría
está preservada
en el archivo de la
Biblioteca del Congreso

Comentario[editar]

Richard Brooks apela a la rigurosidad sobre el texto original ya en el primer título de crédito de la película: "Truman Capote's, In Cold Blood", un gesto que nos revela al Brooks guionista, pues como es bien sabido la legislación de EE UU otorga a los productores y no a los autores la propiedad intelectual de las obras. Con frecuencia se lee que Brooks fue un realizador "artesano", definición que aparentemente acoge a un puñado de buenos directores, que con escasos recursos realizaron excelentes producciones. No parece ser ese el caso de Brooks, que había demostrado sólo un año antes su vigor narrativo y amor por el Cine con mayúscula con la película Los profesionales (The Professionals, 1966), un western sólido como su carrera de guionista (Cayo Largo, Dulce pájaro de juventud...) y además trufado de estrellas: Burt Lancaster, Lee Marvin, Robert Ryan y Jack Palance. La primera decisión importante de Brooks fue rechazar la pretensión de la Columbia Pictures de imponer a Steve McQueen y Paul Newman como protagonistas: Brooks sostuvo que esos rostros tan conocidos no encajaban ni de lejos en su proyecto y buscó entre los jóvenes rostros de la televisión dos actores que dieran el perfil. Sin duda, el director acertó plenamente. Rodada en blanco y negro, en los escenarios naturales donde transcurrieron los hechos, y con la misma luz que debieron ver los protagonistas de la historia, Brooks ofrece un trabajo sobrio y redondo hasta el último detalle, en el que aporta una interesante reflexión sobre la pena de muerte: Los dos asesinos no condicionaron en ningún momento sus actos por la posibilidad de ser con posterioridad condenados y ejecutados. La procedencia social, su condición de haber estado ya en la cárcel y la falta de oportunidades en la vida, fueron elementos más decisivos a la hora de planear el robo y asesinar a sus victimas, que cualquier posible castigo posterior que pudieran recibir.

Curiosidades[editar]

  • El director incluye en la película a dos personajes reales, la señora Sadie Truitt y su hija Mirtle Clare, que figuran con cierta relevancia en los títulos de crédito. Se trata de la responsable de la estafeta de correos y de su madre, que es la encargada de recoger el correo que los trenes sueltan sin pararse. En la novela de Capote, estas dos señoras propician algunos de los diálogos más jugosos, absolutamente surrealistas dentro de la sordidez de la historia.
  • Hay errores de producción menores (coches fabricados con posterioridad a 1959, la guitarra que usa Perry es de 1963, y alguno más...) que se recogen debidamente en la ficha de la película en el IMDb, pero hay un error inédito en la versión española: Cuando Dick y Perry son detenidos en Las Vegas, acababan de recoger una voluminosa caja de la oficina de Correos, que contenía, entre otras cosas, las botas cuyas huellas obraban en poder de la Policía; el agente Dewey le susurra al policía que lleva la caja: Mire que si hubieran llegado sólo cinco minutos tarde.... En realidad debe decir Mire que si les detienen cinco minutos antes..., pues en ese caso los asesinos no habrían recogido la caja que contenía las pruebas. En la versión subtitulada en español, sin embargo, el diálogo está correcto.
  • El filme se estrenó con escenas censuradas en Polonia, Australia, Finlandia, Suecia, España y Estados Unidos.
  • La persona que narra los hechos en la película es el mismo Truman Capote.
  • En 2005 Capote (película), dirigida por Bennet Miller y protagonizada por Philip Seymour Hoffman, narra los mismos hechos pero desde la perspectiva del escritor, centrándose en la creación de la novela y la relación de Truman Capote con los asesinos.
  • En 2006 Infamous, titulada en castellano Historia de un crimen en España e Infame en Hispanoamérica, volvia a contar la historia también desde la perspectiva del escritor. Estaba escrita y dirigida por Douglas McGrath.
  • La cadena estadounidense Telemundo tomara tentativamente este título para la realización de la versión en telenovela de la famosa película alemana de 1931 M, también se fusionara parte de esta historia. Se prevé que será una de las ,más grandes telenovelas de los tiempos, por su impacto temático.

Enlaces externos[editar]