Diferencia entre revisiones de «Alimento probiótico»

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
(Actualización)
Línea 1: Línea 1:
{{distinguir|alimento prebiótico}}
{{distinguir|alimento prebiótico}}
Los '''alimentos probióticos''' son [[organismo]]s vivos adicionados que permanecen activos en el [[intestino]] en cantidad suficiente como para alterar la [[microbiota intestinal]] del huésped, tanto por implantación como por colonización. Pueden tener efectos beneficiosos cuando son ingeridos en cantidades suficientes.<ref name=OlveiraFusterGonzálezMolero2007>{{cita publicación
Los '''alimentos probióticos''' son organismos vivos adicionados que permanecen activos en el [[intestino]] en cantidad suficiente como para alterar la [[microbiota intestinal]] del huésped, tanto por implantación como por colonización. Pueden tener efectos beneficiosos cuando son ingeridos en cantidades suficientes.<ref name=OlveiraFusterGonzálezMolero2007>{{cita publicación
|autores= Olveira Fuster G, González-Molero I
|autores= Olveira Fuster G, González-Molero I
|título= [Probiotics and prebiotics in clinical practice].[Article in Spanish]
|título= [Probiotics and prebiotics in clinical practice].[Article in Spanish]
Línea 17: Línea 17:
|fecha= abril-mayo de 2002
|fecha= abril-mayo de 2002
|fechaacceso= 10 de marzo de 2017
|fechaacceso= 10 de marzo de 2017
|autor= [[Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura|FAO]]/[[Organización Mundial de la Salud|WHO]] Working Group }}</ref> Más adelante, en 2014, se publica una serie de aclaraciones para el uso adecuado del término probiótico: <ref>{{Cita publicación|url=http://www.nature.com/articles/nrgastro.2014.66|título=The International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics consensus statement on the scope and appropriate use of the term probiotic|apellidos=Hill|nombre=Colin|apellidos2=Guarner|nombre2=Francisco|fecha=2014-08|publicación=Nature Reviews Gastroenterology & Hepatology|volumen=11|número=8|páginas=506–514|idioma=en|issn=1759-5045|doi=10.1038/nrgastro.2014.66|pmid=|apellidos3=Reid|nombre3=Gregor|apellidos4=Gibson|nombre4=Glenn R.|apellidos5=Merenstein|nombre5=Daniel J.|apellidos6=Pot|nombre6=Bruno|apellidos7=Morelli|nombre7=Lorenzo|apellidos8=Canani|nombre8=Roberto Berni|apellidos9=Flint|nombre9=Harry J.}}</ref>
|autor= [[Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura|FAO]]/[[Organización Mundial de la Salud|WHO]] Working Group }}</ref>


# Que los microbios deben estar vivos en una cantidad adecuada cuando se administren.
Contienen esta clase de [[microorganismo]]s y, por tanto, son alimentos probióticos, los [[yogur]]es frescos, el [[kéfir]], el [[jocoque]], [[chucrut]], kimchi y muchos otros productos lacto-fermentados.
# Las cepas deben identificarse genéticamente, clasificarse utilizando la terminología más reciente y designarse con números, letras o nombres.
# Se deben realizar estudios de tamaño y diseño apropiados para designar una cepa como probiótico y usar la cepa(s) en el hospedero al que están destinados los probióticos (humanos, ganado, animales de compañía, etc.).
# Las cepas que se ha demostrado que confieren un beneficio para una condición pueden no ser probióticas para otra aplicación.
# Las cepas que son probióticas para humanos pero que se utilizan en estudios con animales deben designarse claramente como probióticos humanos en pruebas experimentales.


A pesar de que los probióticos son considerados seguros, en ciertos casos pueden causar interacciones bacteria-huésped y [[Reacción adversa a medicamento|efectos secundarios adversos]].<ref name=DoronSnydman2015 /><ref name=SinghiKumar2016 /><ref name=DurchscheinPetritsch2016>{{cita publicación
Algunos alimentos, como los [[yogur]]es frescos, el [[kéfir]], el [[jocoque]], [[chucrut]], [[kimchi]] y otros productos fermentados pueden contener probióticos. A pesar de que los probióticos son considerados seguros, en ciertos casos pueden causar interacciones bacteria-hospedador y [[Reacción adversa a medicamento|efectos secundarios adversos]].<ref name="DoronSnydman2015" /><ref name="SinghiKumar2016" /><ref name="DurchscheinPetritsch2016">{{cita publicación
|autores=Durchschein F, Petritsch W, Hammer HF
|autores=Durchschein F, Petritsch W, Hammer HF
| título=Diet therapy for inflammatory bowel diseases: The established and the new
| título=Diet therapy for inflammatory bowel diseases: The established and the new
Línea 37: Línea 41:
== Efectos sobre la salud ==
== Efectos sobre la salud ==
=== Beneficios ===
=== Beneficios ===
Aunque se especula que hay numerosos efectos beneficiosos sobre la salud derivados del uso de probióticos comerciales, tales como la reducción de molestias gastrointestinales o el fortalecimiento del [[sistema inmunitario]], tales afirmaciones no están respaldadas por pruebas científicas.<ref name=RijkersdeVos2011 /><ref name=SlashinskiMcCurdy2012 />
Aunque se especula que hay numerosos efectos beneficiosos sobre la salud derivados del uso de probióticos comerciales, tales como la reducción de molestias gastrointestinales o el fortalecimiento del [[sistema inmunitario]], tales afirmaciones requieren mayor respaldo por pruebas científicas. .<ref name=RijkersdeVos2011 /><ref name=SlashinskiMcCurdy2012 />


=== Riesgos ===
=== Riesgos ===
Línea 64: Línea 68:


==Géneros, especies y cepas utilizados como probióticos==
==Géneros, especies y cepas utilizados como probióticos==
Las cepas de probióticos se identifican según su género, especie, subespecie (si corresponde) y una designación alfanumérica que identifique una determinada cepa. En la comunidad científica, hay un acuerdo en cuanto a la nomenclatura aplicable a los microorganismos—por ejemplo, Lactobacillus casei DN-114 001 o Lactobacillus rhamnosus GG. La comunidad científica no controla los nombres comerciales. Según las pautas de la OMS/FAO (http://www.fao.org/3/a-a0512e.pdf), los fabricantes de probióticos deben registrar sus cepas con un depositario internacional, quien le otorga una designación adicional a las cepas. En el caso de los probióticos es importante usar las designaciones de las cepas, ya que el enfoque más robusto sobre la evidencia de los probióticos es poder atribuirle beneficios a determinadas cepas o combinaciones de cepas de probióticos a una dosis eficaz.
Las cepas de probióticos se identifican según su género, especie, subespecie (si corresponde) y una designación alfanumérica que identifique una determinada cepa. En la comunidad científica, hay un acuerdo en cuanto a la nomenclatura aplicable a los microorganismos—por ejemplo, ''[[Lactobacillus casei]]'' DN-114 001 o ''[[Lactobacillus rhamnosus]]'' GG. La comunidad científica no controla los nombres comerciales. Según las pautas de la OMS/FAO, los fabricantes de probióticos deben registrar sus cepas con un depositario internacional, quien le otorga una designación adicional a las cepas. <ref>{{Cita libro|título=Probiotics in food : health and nutritional properties and guidelines for evaluation.|url=https://www.worldcat.org/oclc/70928765|editorial=Food and Agriculture Organization of the United Nations|fecha=2006|isbn=92-5-105513-0|oclc=70928765|apellidos=Food and Agriculture Organization of the United Nations.|apellidos2=World Health Organization.|nombre=|enlaceautor=|año=|editor=|ubicación=|página=|idioma=|capítulo=}}</ref> En el caso de los probióticos es importante usar las designaciones de las cepas, ya que el enfoque más robusto sobre la evidencia de los probióticos es poder atribuirle beneficios a determinadas cepas o combinaciones de cepas de probióticos a una dosis eficaz.


== Véase también ==
== Véase también ==

Revisión del 00:29 4 ene 2021

Los alimentos probióticos son organismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino en cantidad suficiente como para alterar la microbiota intestinal del huésped, tanto por implantación como por colonización. Pueden tener efectos beneficiosos cuando son ingeridos en cantidades suficientes.[1]​ Pueden atravesar el aparato digestivo y recuperarse vivos en los excrementos, pero también se adhieren a la mucosa intestinal.

En el año 2002, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió los probióticos como «Microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo anfitrión».[2]​ Más adelante, en 2014, se publica una serie de aclaraciones para el uso adecuado del término probiótico: [3]

  1. Que los microbios deben estar vivos en una cantidad adecuada cuando se administren.
  2. Las cepas deben identificarse genéticamente, clasificarse utilizando la terminología más reciente y designarse con números, letras o nombres.
  3. Se deben realizar estudios de tamaño y diseño apropiados para designar una cepa como probiótico y usar la cepa(s) en el hospedero al que están destinados los probióticos (humanos, ganado, animales de compañía, etc.).
  4. Las cepas que se ha demostrado que confieren un beneficio para una condición pueden no ser probióticas para otra aplicación.
  5. Las cepas que son probióticas para humanos pero que se utilizan en estudios con animales deben designarse claramente como probióticos humanos en pruebas experimentales.

Algunos alimentos, como los yogures frescos, el kéfir, el jocoque, chucrut, kimchi y otros productos fermentados pueden contener probióticos. A pesar de que los probióticos son considerados seguros, en ciertos casos pueden causar interacciones bacteria-hospedador y efectos secundarios adversos.[4][5][6]

Efectos sobre la salud

Beneficios

Aunque se especula que hay numerosos efectos beneficiosos sobre la salud derivados del uso de probióticos comerciales, tales como la reducción de molestias gastrointestinales o el fortalecimiento del sistema inmunitario, tales afirmaciones requieren mayor respaldo por pruebas científicas. .[7][8]

Riesgos

Los probióticos se consideran generalmente seguros, pero actualmente se conoce que pueden causar efectos secundarios adversos en casos raros, que pueden llegar a ser graves.[4][5][6]

La manipulación de la microbiota intestinal es compleja y puede causar interacciones bacteria-huésped.[6]​ Algunas personas, como aquellas con inmunodeficiencia, síndrome del intestino corto, catéteres venosos centrales, enfermedad valvular cardíaca y bebés prematuros, pueden estar en mayor riesgo de efectos secundarios adversos.[4]​ En personas gravemente enfermas con enfermedad inflamatoria intestinal existe el riesgo de que las bacterias del tracto gastrointestinal pasen a los órganos internos (translocación bacteriana) y provoquen una bacteriemia, lo que puede causar consecuencias graves sobre la salud.[6]​ En casos raros, el consumo de probióticos por niños con una deficiencia inmunitaria o que ya están gravemente enfermos puede resultar en bacteriemia o fungemia (es decir, bacterias u hongos en la sangre), lo que puede conducir a la sepsis (una enfermedad potencialmente mortal).[5]

Géneros, especies y cepas utilizados como probióticos

Las cepas de probióticos se identifican según su género, especie, subespecie (si corresponde) y una designación alfanumérica que identifique una determinada cepa. En la comunidad científica, hay un acuerdo en cuanto a la nomenclatura aplicable a los microorganismos—por ejemplo, Lactobacillus casei DN-114 001 o Lactobacillus rhamnosus GG. La comunidad científica no controla los nombres comerciales. Según las pautas de la OMS/FAO, los fabricantes de probióticos deben registrar sus cepas con un depositario internacional, quien le otorga una designación adicional a las cepas. [9]​ En el caso de los probióticos es importante usar las designaciones de las cepas, ya que el enfoque más robusto sobre la evidencia de los probióticos es poder atribuirle beneficios a determinadas cepas o combinaciones de cepas de probióticos a una dosis eficaz.

Véase también

Referencias

  1. Olveira Fuster G, González-Molero I (mayo de 2007). «[Probiotics and prebiotics in clinical practice].[Article in Spanish]». Nutr Hosp (Revisión). 22 Suppl 2: 26-34. PMID 17679291. 
  2. FAO/WHO Working Group (abril-mayo de 2002). «Guidelines for the Evaluation of Probiotics in Food». Consultado el 10 de marzo de 2017. 
  3. Hill, Colin; Guarner, Francisco; Reid, Gregor; Gibson, Glenn R.; Merenstein, Daniel J.; Pot, Bruno; Morelli, Lorenzo; Canani, Roberto Berni et al. (2014-08). «The International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics consensus statement on the scope and appropriate use of the term probiotic». Nature Reviews Gastroenterology & Hepatology (en inglés) 11 (8): 506-514. ISSN 1759-5045. doi:10.1038/nrgastro.2014.66. 
  4. a b c Doron S, Snydman DR (15 de mayo de 2015). «Risk and safety of probiotics». Clin Infect Dis (Revisión). 60 Suppl 2: S129-34. PMC 4490230. PMID 25922398. doi:10.1093/cid/civ085. 
  5. a b c Singhi SC, Kumar S (29 de marzo de 2016). «Probiotics in critically ill children». F1000Res (Revisión). 5. pii: F1000 Faculty Rev-407. PMC 4813632. PMID 27081478. doi:10.12688/f1000research.7630.1. 
  6. a b c d Durchschein F, Petritsch W, Hammer HF (2016). «Diet therapy for inflammatory bowel diseases: The established and the new». World J Gastroenterol (Revisón) 22 (7): 2179-94. PMC 4734995. PMID 26900283. doi:10.3748/wjg.v22.i7.2179. 
  7. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas RijkersdeVos2011
  8. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas SlashinskiMcCurdy2012
  9. Food and Agriculture Organization of the United Nations.; World Health Organization. (2006). Probiotics in food : health and nutritional properties and guidelines for evaluation.. Food and Agriculture Organization of the United Nations. ISBN 92-5-105513-0. OCLC 70928765. 

Enlaces externos