Volcán extinto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Montañas de origen volcánico en Gran Canaria.
Laacher See, un lago de cráter próximo a Coblenza, en la región de Eifel, Renania-Palatinado, Alemania.

Un volcán extinto o volcán extinguido es un volcán que está inactivo y no existe una probabilidad elevada de que entre en erupción en el futuro. Son considerados volcanes extintos todos aquellos volcanes que son visibles actualmente en la superficie terrestre y que no han dado muestras de actividad volcánica durante miles de años,[1] independientemente de que en algún momento futuro vuelvan a entrar en actividad.


Un concepto discutido: ¿extinguido o latente?[editar]

Es fácil distinguir entre un volcán extruantiguo y un volcán inactivo latente, si se tiene en cuenta que debemos considerar los largos períodos de tiempo geológico en que tienen lugar estos fenómenos. Por lo tanto, un volcán sólo puede ser considerado como probablemente extinto si su última erupción se remonta cientos de años atrás en el pasado. Por ejemplo, el sistema volcánico de la isla de Gran Canaria, que data de hace unos 15 millones de años, lleva suspendido unos 4 millones de años. Así que es muy posible que ciertos volcanes aparentemente extintos, puedan volver a erupcionar de nuevo.

Para llegar a una estimación razonable de la probabilidad de nuevas erupciones en el futuro se requiere un análisis detallado de la actividad volcánica durante la vida útil del sistema volcánico. Los principales parámetros a considerar son las distancias entre las erupciones pasadas y la duración de las interrupciones. Se puede demostrar que un volcán mantiene su actividad a través de ciertas manifestaciones geoquímicas (emisión de vapores, fumarolas) y geotérmicas (anomalías de temperatura en pozos y fuentes de agua próximos), señales inequívocas de que se mantiene dormido y no extinto.

Algunos ejemplos de volcanes extintos[editar]

(Véase Categoría:Volcanes extintos)

Cráter Diamond Head, Cabeza de diamante, en las islas Hawái.

El monte Kilimanjaro, en Tanzania, África, no ha entrado en erupción desde que el hombre habita la Tierra pero aún se aprecia actividad volcánica en su ladera. Igualmente el monte Popa en Birmania se considera extinto.[1]

En Hawaii existen muchos considerados extintos como el Diamond Head.

En Unidos en Nuevo Estado al noroeste el volcán Shiprock

En Santiago de Chile, el Cerro Manquehue es un volcán extinto.

Los volcanes de la región de Eifel, en Renania-Palatinado, Alemania se consideran extintos, pero esto no está científicamente comprobado. El último estallido del volcán del lago Laacher See se remonta sólo 12.900 años en el pasado, y un nuevo estallido aún es posible.

En la Patagonia septentrional, en la cordillera de los Andes, se encuentra el cerro Tronador, un estrato-volcán extinto y muy erosionado.[2]

El Xitle, ubicado en el Ajusco en la Ciudad de México, el cual hizo erupción 1100 A.C.

Definición física[editar]

Físicamente, un volcán se considera extinto si no es posible una erupción por falta de suministro de magma en su base.

Referencias[editar]

  1. a b Los volcanes de la tierra. Bobbie Kalman. Crabtree Publishing Company, 2009. ISBN: 0778782441. Pág. 14
  2. J. Rabassa, E. Evenson and G. Stephens, Nuevas evidencias del englazamiento Plioceno-Pleistoceno Inferior en los Andes Patagónicos Septentrionales: Cerro Tronador, río Negro. En: Revista de la Asociación Geológica Argentina. Vol. 41, Nº 3-4. Jul-Dic 1986. Asociación Geológica Argentina. Pág.405
  • Hans-Ulrich Schminke: Vulkanismus. 2. Auflage. Wissenschaftliche Buchgesellschaft, Darmstadt 2000, ISBN 3-534-17471-2 (en alemán)
  • Robert Decker: Die Urgewalt der Vulkane, Von Pompeji zum Pinatubo. Seehamer Verlag, Weyarn 1997, ISBN 3-932131-35-5 (en alemán)