Trecento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mosaico del batisterio San Giovanni, sobre el Juicio final, obra de un maestro florentino, cerca de 1300.

Trecento ("trescientos" en italiano) es una forma de denominar al siglo XIV (años mil trescientos) en la historia de Italia. Se utiliza particularmente para designar al periodo del arte medieval que corresponde a esa época, posterior al Duecento (siglo XIII) y anterior al Quattrocento (siglo XV, que inaugura el Renacimiento).

Arte y cultura[editar]

Literatura[editar]

Los tres principales escritores italianos medievales escribieron en el siglo XIV: Dante (la Divina Comedia fue compuesta desde 1304), Petrarca y Boccaccio (el Decamerón fue escrito entre 1351 y 1353).

Artes plásticas[editar]

Las artes plásticas siguen desarrollando el Gótico italiano, en continuidad con los temas del arte medieval, esencialmente un arte cristiano.

Pintura[editar]

La pintura del Trecento muestra muchos trípticos y usa sencillas hojas de oro que representan el carácter de Dios. Las paredes de los monasterios toscanos están decoradas con frescos en los que dominan los fondos decorativos de fondo azul (que representa el cielo) con pequeñas cabezas aladas de ángeles. Los personajes todavía no están ubicados en paisajes con perspectiva, ni hay sentido de profundidad en las escenas.

Muchos maestros de la escuela de Pisa se trasladaron a Florencia tras la conquista militar de su ciudad, con lo que la escuela florentina incrementó su importancia. Entre los fresquistas florentinos destacó Giotto, a quien se atributen las soberbias obras de la Capilla de los Scrovegni y la serie de la vida de San Francisco de la Basílica de Asís. Giotto inaugura la tridimensionalidad del arte mural italiano, dando así un corte radical con el bizantino y abriendo el camino para los volúmenes y el humanismo del renacimiento italiano. Otro representante es el pintor y arquitecto Taddeo Gaddi.

La escuela de Siena, más influenciada por el lenguaje del gótico internacional que por el gusto bizantino, cuenta con Simone Martini, contemporáneo de Giotto. Sus figuras blandas y naturales, con un sentimiento humano y religioso, le hacen el más gótico de los pintores italianos. Otro importante pintor de esta época es Duccio.

La escuela veneciana mantuvo el gusto bizantino, que irá poco a poco evolucionando después de conocer la obra de Giotto. Entre los principales artistas de la Venecia del Trecento destacan Paolo Veneziano, Lorenzo Veneziano y Guariento.

Música[editar]

Territorios italianos[editar]

Estados Pontificios[editar]

El Papa ejercía tanto el poder espiritual en toda la cristiandad latina como el temporal en el Patrimonio de San Pedro o Estados Pontificios situados en el centro de Italia, centrados en la ciudad de Roma y que se incrementaron mediante la guerra. En la época su extensión llegó a un máximo. La frontera entre los Estados Pontificios y Florencia se encontraba en la ciudad de Siena, bajo mando romano.

Florencia[editar]

Aunque en un principio no tenga un papel mayor que el de sus vecinas, Florencia se expandió militarmente y llegó a tener la supremacía sobre la Toscana.

Al principio del Trecento se produce el fin de los movimientos violentos entre los gibelinos y los güelfos, a su vez separados en cofradías blancas y negras que se odian. En consecuencia, hay asesinatos y matanzas en las calles de Siena y Florencia. La batalla de Montaperti (1260) determinó que la ciudad-Estado de Siena perdiera su independencia y se convirtiera en una colonia bajo el mando de los florentinos. Su arte y su arquitectura no van a cambiar desde esta época, pero las de Florencia prosperarán.

Repubbliche marinare[editar]

Pisa, Génova y Venecia, las denominadas "repúblicas marineras" ejercen su dominio en el mar Mediterráneo junto a las galeras del Imperio bizantino. Cada puerto tenía un papel importante como fundamentos para el sistema de transporte de soldados, y equipamiento hacia Tierra Santa. Este sistema funcionaba por dos lados, ya que también se comerciaba con mercancías de Oriente vendidas en los países del oeste europeo.

Venecia tendrá mayor éxito que sus dos rivales al finalizar las cruzadas (después del año 1291).

La familia veneciana de Marco Polo retornó a comienzos del siglo XIII de un maravilloso viaje al Extremo Oriente, lo que abrió la ruta de la seda a los mercaderes de la ciudad. Hasta la toma de Constantinopla por los turcos se mantuvo la alianza de los venecianos con el Imperio bizantino. Si el imperio se pone como vigilante del punto de partida hacia el Oriente, Venecia se encarga del comercio de los productos, como intermediario en la venta de las especias y otros productos de lujo para cortes variadas en toda Europa. Venecia se enriquece haciéndolo y además su cultura lo refleja: el estilo bizantino y oriental de la plaza de San Marcos de Venecia es bastante diferente de los duomi de otras zonas de Italia.

En 1381, Génova pierde la guerra y acaba de ser una ciudad competidor de Venecia en los caminos comerciales.

El último competidor, Pisa, será conquistado por Florencia, su vecina, durante el Quattrocento.

Milán[editar]

El ducado de Milán, controlado por los Visconti, se extendía por la Lombardía, compartiendo el dominio del norte de Italia con la República de Venecia.

Nápoles y Sicilia[editar]

El Reino de Nápoles fue conquistado en 1442 por la Corona de Aragón, la potencia dominante en el Mediterráneo Occidental, que desde las vísperas sicilianas (1282) estaba también presente en Sicilia.

Enlaces externos[editar]