Tratado de Küçük Kaynarca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ubicación de la firma del tratado.

El Tratado de Küçük Kaynarca (también deletreado Kuchuk Kainarji) fue firmado el 21 de julio de 1774 en Küçük Kaynarca, Dobruja (en la actualidad, Kaynardzha en la Provincia de Silistra, Bulgaria) entre el Imperio ruso, representado por el mariscal de campo Piotr Rumyántsev, y el Imperio otomano tras la derrota de este último en la guerra ruso-turca de 1768-1774.[1]

Resultado[editar]

El tratado fue, de lejos, el golpe más humillante para el una vez poderoso reino otomano. Los otomanos cedieron a Rusia la parte de la región Yedisán entre los ríos Dniéper y Bug Meridional. Este territorio incluía el puerto de Jersón y proveyeron al Imperio ruso de su primer acceso directo al mar Negro. Asimismo, el tratado otorgó a Rusia los puertos crimeos de Kerch y Enikale y la región de Kabardino-Balkaria en el Cáucaso.

El aspecto más significativo del tratado para la historia naval es que dio a Rusia acceso a puertos de aguas cálidas y un pasaje a través de los Dardanelos.

"Aquí, el 21 de julio de 1774, se firmó el Tratado de Küçük Kaynarca entre los representantes de Catalina la Grande, el conde Piotr Rumyántsev, y el representante del sultán Abdul Hamid I, el gran vizir Musul Zade Mehmed Pasha. Cláusula 7 del tratado dice lo siguiente: La Puerta Sublime promete protección permanente a la religión cristiana y a sus iglesias.".

Los otomanos también perdieron el Kanato de Crimea, por lo que se vieron forzados a concederle la independencia. El Kanato, aunque nominalmente independiente, dependía de Rusia y fue formalmente anexado al Imperio ruso en 1783 como óblast de Táurida. El tratado también concedía a Rusia varios ítems no-geográficos. Así, eliminó las restricciones sobre el acceso ruso al mar de Azov (el Tratado de Belgrado de 1739 había otorgado a Rusia territorio adyacente al mar de Azov, pero había prohibido la fortificación del área o el uso del mar para transporte de mercancías).

También otorgó a Rusia algunos derechos económicos y políticos en el Imperio otomano, tales como permiso a los cristianos ortodoxos otomanos a navegar con bandera de Rusia y proveer para la construcción de una iglesia ortodoxa rusa en Estambul (que nunca fue construida). Por otra parte, Rusia interpretó el tratado como que le daba derecho a proteger a los cristianos ortodoxos en el Imperio, en particular usando esta prerrogativa en los principados danubianos de Moldavia y Valaquia para intervenir durante el gobierno de los Fanariotas y después de la Guerra de independencia de Grecia. A su vez, el tratado concedió al Califa otomano el derecho a proteger a los musulmanes en Rusia, como aquellos que vivían en Crimea. Esta fue la primera vez que el poder del califa otomano fue ejercitado fuera de los límites del Imperio otomano y que fueron ratificados por una potencia europea.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. >Ömer Lütfi Barkan (1985). Ord. Prof. Ömer Lütfi Barkan'a armağan. Istanbul University. p. 48.