Sitio de Turín (1706)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Asedio de Turín (1706)
Guerra de Sucesión Española
Assedio di Torino 1706.jpg
Proyecto francés de ataque a Turín
Fecha 14 de mayo7 de septiembre 1706
Lugar Turín, Italia
Resultado Victoria piamontesa
Beligerantes
Bandera de España España
[[Archivo:{{{bandera alias-1638}}}|25px|border|link=|Bandera de Francia]] Francia
Savoie flag.svg Saboya
Comandantes
Duque de la Feuillade
Felipe II de Orleans
Eugenio de Saboya
Wirich Philipp von Daun
Víctor Amadeo II
Fuerzas en combate
44.000 hombres
110 cañones de asedio, 59 morteros y 62 piezas de campaña
10.500 hombres (51 de ellos soldados minadores)

4.000 pertenecientes a la Milicia Urbana

226 cañones y 28 morteros
Bajas
Aprox. 20.000 hombres

El Asedio de Turín de 1706 tuvo lugar con el cerco a la ciudadela fortificada piamontesa por parte del ejército franco-español (asedio que duró 117 días) durante el curso de los acontecimientos bélicos de la Guerra de Sucesión Española, a cuya conclusión se firmó el Tratado de Utrecht (1713) que reconocía a Víctor Amadeo II, duque de Saboya, como el primer rey de su dinastía.

Por sus relevantes circunstancias y la importancia de la ciudad (una de las poquísimas capitales europeas sometidas a asedio), el hecho tuvo una gran resonancia internacional.

La guerra[editar]

Los antecedentes[editar]

En 1700 moría sin descendencia el rey Carlos II de España (último representante de la Casa de Austria). Desde hacía ya unos años, las condiciones de salud del soberano, que nunca habían sido buenas, empeoraban peligrosamente. Las monarquías europeas, conocedoras de la situación, comenzaron un complejo trabajo diplomático de cara a la sucesión.

Se movilizaron particularmente Luis XIV de Francia y el emperador Leopoldo I: el primero porque se había casado con la infanta española María Teresa de Austria, hija de Felipe IV y hermanastra de Carlos II; y el segundo porque se había casado con la también hija de Felipe IV, la infanta Margarita Teresa de Austria.

En realidad, lo que estaba en juego era el control de la Monarquía Española con sus dominios en Europa y las Indias. Además los Habsburgo de Austria reclamaban derechos como parientes directos de la hasta entonces casa reinante en España.

Carlos II, indeciso, pidió consejo al Pontífice, el cual temiendo que si la corona española recaía en manos de los Habsburgo austríacos se podría volver a repetir aquella concentración de poder que se dio con el emperador Carlos V, aconsejó al soberano que lo mejor sería la sucesión borbónica. Además Carlos II estaba sometido a la presión del partido filipista de la Corte de Madrid, encabezado por el primado de España, el cardenal Luis Manuel Fernández Portocarrero, que en esos momentos era el encargado de dirigir la política española. Todo esto hizo que finalmente se decidiese por designar como sucesor a Felipe de Anjou, segundogénito del Delfín de Francia, nieto de Luis XIV y bisnieto por línea materna de Felipe IV, como así rezaba su testamento:

...declaro sea mi sucesor, en caso de que Dios me lleve sin dejar hijos, al Duque de Anjou, hijo segundo del Delfín, y como tal le llamo a la sucesión de todos mis Reinos y dominios, sin excepción de ninguna parte de ellos...

La apertura del testamento desató el conflicto, ya que la nueva alianza España-Francia estaba destinada a romper el equilibrio europeo. El conflicto que estalló, conocido como Guerra de Sucesión Española, tuvo una duración de 10 años y concluyó con los tratados de Utrecht (1713) y Rastatt (1714).

El conflicto enfrentó por una parte a Inglaterra, el Imperio, Portugal, Dinamarca y la República de Holanda y de otra a Francia y España, la cual había aceptado a Felipe de Anjou como nuevo rey con el nombre de Felipe V.

El ducado de Saboya se encontraba entre Francia y el Ducado de Milán, territorio español, y constituía, por tanto, un corredor militar natural que conectaba a ambos aliados, por lo cual Luis XIV casi obligó al duque Víctor Amadeo II a una alianza con los franco-españoles.

El duque de Saboya Víctor Amadeo II.

Víctor Amadeo II, aconsejado por su primo el Príncipe Eugenio de Saboya-Carignano, conde de Soisson y general de las tropas imperiales, tuvo la intuición de que esta vez la batalla principal entre Francia y el Imperio tendría lugar en Italia y no en Flandes o Lorena. Sobre la base de este convencimiento, decidió aliarse con los Habsburgo, que eran los únicos que, en caso de victoria, podían garantizar la independencia del Estado saboyano.

De hecho, una alianza con Francia, en caso de victoria de esta última, no habría hecho más que acentuar el estado de sumisión de los Saboya a los galos, que ya duraba cerca de un siglo, mientras que el emperador le prometía el Montferrato, parte de la Lomellina y de la Valsesia, el Vigevanasco y parte de la provincia de Novara.

Fue una elección hábil e inteligente, pero al mismo tiempo arriesgada, porque en caso de derrota del ejército saboyano, habría sido completamente desposeído de sus dominios.

La elección efectuada por Víctor Amadeo II en el otoño de 1703 (Tratado de Turín) indujo a Luis XIV a iniciar las operaciones, primero contraSaboya y después el Piamonte.

La ciudadela[editar]

Situadas entre dos fuegos (al oeste Francia y al este el ejército español, que controlaba la Lombardía), las tierras saboyanas fueron rodeadas y atacadas por tres ejércitos. Perdidas Susa, Vercelli, Chivasso, Ivrea y Niza en 1704, solo resistía la ciudadela de Turín, fortificación mandada erigir por el duque Manuel Filiberto de Saboya 140 años antes.

Importante fue el rol jugado por las llamadas gallerie di mina, túneles excavados en el subsuelo circundante a la ciudadela, en los cuales se movía un cuerpo especial de soldados: eran en total 51 más 350 excavadores que patrullaban este intrincado laberinto de galerías haciendo explotar barriles de explosivos bajo las filas de los soldados franceses. La profundidad de las galerías, dispuesta sobre dos niveles, alcanzaba casi los 14 m.

El sistema de galerías de minas y contraminas, utilizado desde antiguo, tomó un nuevo impulso y sistematización después de la caída de Famagosta (Chipre) en 1571, en la cual los otomanos las usaron bajo los muros enemigos.

Ya en 1572 Manuel Filiberto ordenó la construcción de un sistema de contraminas para defender el bastión de San Lazzaro. Para los aprovisionamientos hídricos, la ciudadela fue dotada del llamado Cisternone, un enorme pozo (cuya forma recordaba al de San Patrizio de Orvieto), gracias al cual la plaza fuerte gozaba de una fuente de agua casi perenne. Estas medidas bélicas, que se fueron engrandeciendo con los años, hicieron de Turín una de las ciudades mejor defendidas de Europa.

En agosto de 1706 los ejércitos franco-españoles estaban preparados para atacar Turín y situados en las cercanías de la ciudadela, pero el comandante, Louis d'Aubusson de la Feuillade, pensaba que los hombres a su disposición eran todavía insuficientes y prefirió esperar refuerzos. Esta decisión se reveló un error porque dará tiempo a la ciudad para fortificarse hasta la colina y reagruparse en torno a la ciudadela en previsión de un largo asedio.

El asedio[editar]

El asedio se inició el 14 de mayo cuando las tropas franco-españolas (compuestas por más de 40.000 hombres) se colocaron estratégicamente de frente a la fortaleza. Según la leyenda, ese día un eclipse de sol oscureció el campo de batalla a las 10:15, permitiendo ver la constelación de Tauro. El sol era el símbolo de Luis XIV y este hecho animó sobremanera a las tropas defensoras, que se imaginaron una fácil victoria.

El mariscal de Francia, el marqués Sébastien Le Prestre de Vauban, experto en técnicas de asedio, habría preferido un ataque lateral a la fortaleza considerando la red de galerías de contraminas como un obstáculo infranqueable, pero La Feuillade no hizo caso y ordenó a 48 ingenieros militares excavar numerosas líneas de trincheras. Aquello que para Vauban era un peligroso cavillo delle mine se reveló de hecho como fatal.

Por su parte los asediados, apoyados por la población (que participó directamente en la batalla), infligieron numerosas bajas al ejército enemigo. La batalla continuó durante todo el verano de 1706.

El 8 de junio el duque de La Feuillade envió un mensajero a Víctor Amadeo con una oferta en la que daba al duque la posibilidad de huir libremente de Turín para escapar de los bombardeos. Luis XIV había dado órdenes de no poner en peligro la vida del soberano enemigo, pero éste rehusó incluso comunicar la ubicación de sus apartamentos a fin de que no fuesen bombardeados: «Il mio alloggio è là dove la battaglia è più furiosa» («Mi alojamiento es allá donde la batalla es más furiosa»), habría sido su respuesta.

De todas formas, el duque no tenía intención de permanecer en la ciudad por mucho tiempo: el 17 de junio Víctor Amadeo II dejó Turín para encontrarse con el príncipe Eugenio de Saboya, su primo, que estaba yendo en su ayuda al mando de las tropas imperiales. La ciudad fue dejada bajo la dirección del general austríaco Wirich Philipp von Daun.

El principal objetivo de los franceses fue dar con una entrada a la fortaleza que les permitiese penetrar en masa. La operación no se reveló nada fácil: entre el 13 y el 14 de agosto fue descubierta una entrada, a la cual los asediadores pudieron acceder después de numerosas bajas. Cuando todo parecía ya perdido, los asediados la hicieron explotar sepultando a sus enemigos.

Diez días después, los franceses se lanzaron a un ataque sangriento a la Mezzaluna di Soccorso con 38 compañías de granaderos. Los piamonteses se defendieron utilizando también material inflamable. Al final, la victoria fue de los turineses, que obligaron a los enemigos a retirarse, pero sobre el campo de batalla quedaron más de 400 víctimas solo de parte saboyana. Temiendo el brote de una epidemia, el conde Daun hizo preparar una fosa donde hizo quemar los cadáveres.

En este punto sucede el célebre episodio de Pietro Micca, que sacrificó su propia vida para frenar el enésimo ataque francés a las galerías subterráneas. La situación parecía perdida para los piamonteses, tanto que el conde de Orleans, capitán del ejército de Luis XIV, había llegado a Turín para darles el golpe de gracia.

Marcha del príncipe Eugenio de Saboya para defender los estados del duque Víctor Amadeo II.

La batalla[editar]

Sua maestà il duca di Savoia ha messo a repentaglio la sua persona non solo per la sua gloria immortale, ma anche per il maggior bene delle causa comune e per il sollievo e la pace dei suoi sudditi e paese, si è esposto intrepidamente al maggior fuoco e vi ha preso parte dall'inizio alla fine, ed ha condotto personalmente i soldati e respinto il Nemico al di là del Po.

Relación de la batalla llevada por el conde Hamilton a la corte de Viena.

El 2 de septiembre los dos Saboya subieron a la colina de Superga, desde donde se dominaba toda la ciudad, para estudiar la táctica de contraofensiva, decidiendo rodear al enemigo mediante el empleo del grueso de su ejército y una parte de la caballería hacia la zona noroeste de la ciudad, la más vulnerable, a pesar de que esto constituía también un riesgo por la cercanía de las líneas francesas.

Éstos, por su parte, no podían hacer otra cosa que tratar febrilmente de encerrarse en sus propias trincheras; la llegada de un contingente de socorro de tales dimensiones les había cogido claramente desprevenidos. Eugenio de Saboya se expresó de la siguiente forma:

Ces gents là sont dejà a demi battues. Estas gentes están ya medio derrotadas.

El 5 de septiembre fue interceptado en Pianezza por la caballería imperial un convoy con dirección al campo francés. Se trataba de un importantísimo éxito estratégico por parte del príncipe Eugenio de Saboya; a consecuencia de ello los franceses tuvieron que racionar sus municiones.

El 6 de septiembre la estrategia de rodear a las tropas francesas llevó a las tropas saboyanas a posicionarse entre los ríos Dora Riparia y Stura di Lanzo. El enfrentamiento final se inició el 7 de septiembre cuando las tropas austro-piamontesas se dispusieron a lo largo de todo el frente y rechazaron cualquier tentativa de contraofensiva franco-española.

El plan del príncipe Eugenio preveía la ruptura del ala derecha francesa a través de la disciplinada infantería prusiana del príncipe Leopoldo de Anhalt Dessau. El ataque sobre este lado fue particularmente sangriento, y sólo al cuarto intento los prusianos consiguieron romper la resistencia francesa. En particular el regimiento de La Marine, que defendía el extremo derecho francés, se encontró sin más municiones en medio del ataque decisivo y, sin refuerzos ni provisiones, se dio a la fuga.

La carga del príncipe de Anhalt, por E. Knackfuss en el Zeughaus de Berlín.

En este punto, después de a ver rechazado el contraataque de la caballería de d'Orleans, la victoria era una cuestión de tiempo. La caballería imperial fue reorganizada por el príncipe Eugenio para aniquilar definitivamente a la adversaria, ataque en el cual participó Víctor Amadeo II. Numéricamente inferiores, los franceses fueron obligados a ponerse en fuga hacia los puentes del Po, abandonando a su propio destino al ala izquierda.

Las fuerzas imperiales del centro y del ala derecha tenía la misión de tener ocupadas a las tropas francesas contrapuestas. Un intento de ataque consiguió la ruptura temporal del frente de d'Orleans, el cual se vio obligado a intervenir con parte de la caballería para cerrar la brecha. Lucento, potentemente fortificada y defendida por dos de los mejores regimientos franceses, Piemont y Normandie, no fue nunca ocupada por un asalto, pero fue abandonada por los defensores después de haber cubierto la retirada de las divisiones que cubrían el centro y la izquierda francesa.

[editar]

A questo stato era ridotto nell'orribil punto l'oste testé pure tanto fiorita del re Luigi; nelle lacere trincee a mucchi i cadaveri dei difensori, le armi sparse e rotte, il suolo sanguinoso ed orrido per molto sangue e tronche membra, le campagne piene di uomini che fuggivano e di uomini che gli perseguitavano. Nel medesimo tempo le liete ed alte voci sì dei vincitori che Torino liberato avevano, e sì dei torinesi che, dopo quattro mesi di crudele assedio, a libertà fra tanti pericoli e spaventi risorgevano, ferivano l'aria e miste ai gemiti dei moribondi ed agli scoppi che qua e là sparsamente ancora s'odivano, componevano una scena di cui niuna si può immaginare né più stupenda né più tremenda.

Carlo Botta

Los franceses habían perdido cerca de 6.000 hombres, frente a los 3.000 austro-piamonteses. En los días siguientes, casi 7.700 franceses cayeron todavía en los enfrentamientos con los saboyanos o a causa de las heridas.

Víctor Amadeo II y el príncipe Eugenio de Saboya entraron en la ciudad ya liberada por la Porta Palazzo, dirigiéndose hacia la catedral para asistir a un Te Deum de gracias. Sobre la colina de la Superga, como recuerdo de la batalla, los Saboya hicieron construir una basílica real, en la cual cada 7 de septiembre se celebra un Te Deum.

Después de la batalla[editar]

Figurantes del regimiento Gardes Françaises desfilan por la Via Pietro Micca de Turín con ocasión del tercer centenario de la ciudad.

En recuerdo de la batalla, que tan profundamente marcó la futura historia piamontesa, se efectuaron grabaciones en los pilares de la ciudad con la fecha 1706 y la efigie de la Madonna della Consolata (después de que el santuario de della Consolata no fuera dañado, casi milagrosamente, por las bombas).

Para recordar siempre la batalla, un futuro barrio turinés fue bautizado con el nombre de Borgo Vittoria. Además, en el centro de la ciudad existen numerosas calles que recuerdan, con sus nombres, a personajes destacados de la batalla: desde Via Pietro Micca hasta Via Vittorio Amedeo II.

También se organizaron grandes manifestaciones para celebrar el bicentenario y el tricentenario de la batalla: en 1906, en una Turín ya convertida en el centro industrial de Italia, el encargado de organizar los festejos fue Tommaso Villa, bajo el patrocinio del alcalde de la ciudad, Secondo Frola. Para la ocasión se celebraron congresos de carácter histórico, se publicaron libros, se inauguraron monumentos, etc. La gran repercusión de estos hechos llevó a declarar (25 de agosto) la casa de Pietro Micca en Sagliano como Patrimonio nacional.

En ocasión del tercer centenario, en 2006, se realizó una gran reconstrucción histórica con figurantes provenientes de asociaciones históricas de media Europa, y además se organizó una exposición en la torre del homenaje de la ciudadela.

Bibliografía[editar]

  • Fabio Galvano, L'assedio di Torino. Torino, Utet-Libreria, 2005.
  • Dario Gariglio, 1706, l'Assedio di Torino. Torino, Blu Edizioni.
  • Clemente Assum, L'assedio di Torino (maggio-settembre 1706) e la battaglia di Torino (7 settembre 1706). Torino, A. Giani, 1926
  • Maria Luisa Tibone. 1706-2006 La battaglia di Torino – memorie ritrovate. L'artistica editrice, Torino, 2006.
  • Guido Amoretti, Il ducato di Savoia dal 1559 al 1713. D.Piazza, 1985.
  • Guido Amoretti, La verità storica su Pietro Micca – Dopo il ritrovamento della scala esplosa (1958 – 1959) – VII Edizione, maggio 1996.
  • Alessandro Barbero. Il Ducato di Savoia, Amministrazione e corte di uno Stato franco-italiano, Roma-Bari, 2002.
  • Roberto Sandri Giachino - Giancarlo Melano - Gustavo Mola di Nomaglio (a cura di), Torino 1706: l'alba di un regno. Una mostra evento per ricordare, catalogo della mostra (Torino, Maschio della Cittadella - Museo Civico Pietro Micca, 7 settembre 2006 - 3 giugno 2007), Torino, Editrice Il Punto - Associazione Torino 1706-2006, pp. 322.
  • Giovanni Cerino Badone (a cura di), Le Aquile e i Gigli. Una storia mai scritta, Torino, Omega editore, 2007.
  • Gustavo Mola di Nomaglio, Roberto Sandri Giachino, Giancarlo Melano, Piergiuseppe Menietti (a cura di),Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706 tra spirito europeo e identità regionale, Atti del Convegno, Torino 29-30 settembre 2006, Torino, Centro Studi Piemontesi - Associazione Torino 1706-2006, 2007, 2. voll., pp. compl. XLVIII, 1021, (2).'Associazione Torino 1706-2006, 2006, pp. 322.
  • Marco Albera, La zuppa dopo l’assedio. La notte del 7/8 settembre 1706 a Palazzo Graneri della Roccia, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 359-362.
  • Marco Anibaldi Ranco, Cartografia numerica delle opere di difesa e assedio di Torino del 1706 georeferenziata sella cartografia técnica regionale al I0.000, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 279-284.
  • Fabrizio Antonielli d’Oulx – Maria Luisa Reviglio della Veneria, Cenni sugli ordini reali e militari francesi, sabaudi e imperiali dell’assedio di Torino, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 253-272.
  • Giuseppe Balbiano d’Aramengo, L’assedio di Torino nei documenti di Giuseppe Maria Solaro della Margarita, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 677-678.
  • Silvio Bertotto, Torino 1706: luci sull’assedio dagli archivi comunali e parrocchiali del Torinese, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 363-387.
  • Paolo Bevilacqua – Fabrizio Zannoni, Le “gallerie di Emanuele Filiberto”. Breve storia di un luogo comune, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 291-336.
  • Adriana Bevione, I luoghi della città tra storia, esplorazione e scoperta, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 941-944.
  • Claudia Bocca, 1706, da Torino all’Europa. Una proposta didattica, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 931-936.
  • Massimo Boccaletti, Salvate la Sindone!, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 909-910.
  • Daniele Bolognini – Elvio Ciferri, L’assedio di Torino negli scritti di Serafina Brunelli, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 887-907.
  • Giovanni Bonino, Repertorio di musiche del tempo di Luigi XIV in uso presso unità militari partecipanti (sui due fronti) all’assedio e alla battaglia di Torino del 1706, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 273-278.
  • Davide Bosso, L’occupazione francese di Chivasso , luglio 1705 – settembre 1706, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 425-442.
  • Nadia Calascibetta, Il beato Sebastiano Valfrè: un percorso iconografico attraverso i secoli, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 879-885.
  • Carmelitane Scalze di Moncalieri, Nel cuore della città assediata, una seminatrice di speranza, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 861-878.
  • Alberto Casirati, Vittorio Amedeo II, il “Grande Re”. Gli albori d’Italia in un regno lungo e difficile nell’Europa del XVIII secolo, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 7-16.
  • Gianguido Castagno, Maria Bricca tra storia e leggenda, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 607-614.
  • Piero Cazzola, Due assedi, due vittorie: Torino 1706 – Poltava 1709. Un Duca diventa Re – uno zar imperatore, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 161-166.
  • Giovanni Cerino Badone, 7 settembre 1706: l’alba di un impero, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 125-141.
  • Tiziana Chiara, Presentazione del progetto “Sulle orme di…”, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 937-939.
  • Arabella Cifani – Franco Monetti, Novità per Luigi Prinotto (1685 circa – 1780), autore della scrivania con la Battaglia di Torino per Carlo Emanuele III di Savoia, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 801-830.
  • Alfonso Cipolla – Giovanni Moretti, Diroccata con apoteosi. Il mito di Pietro Micca attraverso il teatro, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 549-557.
  • Mario Coda, I Micca: una famiglia del ceto popolare entrata nella storia grazie all’eroismo di Pietro Micca, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 487-525.
  • Fabrizio Corrado, Due dipinti di battaglie a confronto in Palazzo Reale, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 831-838.
  • Cornelia Diekamp, La galleria del principe Eugenio di Savoia nel Belvedere Superiore a Vienna. Storia e ricostruzione, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 741-799.
  • Claudio Di Lascio, Il destino di un cadetto. Giuseppe Amico di Castellalfero dall’arte della guerra a fautore delle arti, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 713-732.
  • Alessandro Gaido, Pietro Micca e l’assedio di Torino nel cinema, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 559-564.
  • Enrico Genta Ternavasio, Cenni sull’attività politica e diplomatica tra Sei e Settecento, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 23-25.
  • Nicola Ghietti, Carmagnola 1706: riflessi della guerra su una città di provincia vicina alla capitale, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 473-478.
  • Bruno Guglielmotto-Ravet, In soccorso del Duca. Lettere inedite del principe Eugenio pubblicate da Luigi Cibrario, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 143-159.
  • Paul Guichonnet, La Savoia e la Guerra di successione Spagnola (1703-1713), in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 27-35.
  • Guglielmo Guidobono Cavalchini, 1706: prima e dopo Torino. Il Principe Eugenio, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 389-398.
  • Giancarlo Libert, Gli Olivero e l’assedio del 1706: vicende di una famiglia e delle sue proprietà, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 337-348.
  • Alberico Lo Faso di Serradifalco, Il ruolo della nobiltà piemontese nelle campagne di guerra 1703-1706, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 615-664.
  • Giorgio M. Lombardi, Potenze statiche e potenze dinamiche a confronto tra l'assedio di Torino e la politica “italiana” dei Savoia, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 3-6.
  • Damiano Lombardo, Pietro Micca nell’attualità del 2000, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 589-591.
  • Alberto Lupano, 1706: i Savoia a Casale, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 411-424.
  • Maurizio Lupo, Spade e sabri dell’armata di Vittorio Amedeo II di Savoia, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 235-251.
  • Vittorio Marchis, Saperi materiali senza cortine né frontiere, all’alba del Regno di Sardegna, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 99-110.
  • Gian Giorgio Massara, Le cascine sono occupate; bruciano a centinaia i casini e le ville, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 349-358.
  • Peter John Mazzoglio – Marco Anibaldi Ranco, Sussistenze dell’assedio di Torino del 1706. Edifici e tracce delle opere di difesa e di assedio ancora esistenti nel territorio torinese, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 285-289.
  • Pier *Giancarlo Melano, La manutenzione della memoria, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. XXVII-XXXI. Piergiuseppe Menietti, Dare un volto all’eroe. L’iconografia di Pietro Micca tra invenzione e celebrazione, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 527-548.
  • Aldo A. Mola, Il bicentenario della vittoria di Torino: parabola dell’unione tra principe e nazione e convergenza tra liberali e cattolici. L’azione di Efisio Giglio Tos, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 181-185.
  • Gustavo Mola di Nomaglio, 1706: Torino assediata e soccorsa dall’Impero. Terzo millennio: chi soccorrerà l’Europa sotto assedio?, in Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. XXXIII-XLIV.
  • Maria Luisa Moncassoli Tibone, 1706-1906-2006. memorie ritrovate, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 479-483.
  • Roberto Nasi, Vittorio Amedeo II e le azioni della cavalleria durante l’assedio di Torino del 1706, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 399-410.
  • Mario Ogliaro, Un’eclissi per il Re Sole: ambiguità diplomatiche e intrighi delle corti europee alla vigilia dell’assedio di Torino del 1706, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 37-91.
  • Matteo Paesano, Le armi piemontesi nella guerra di Successione spagnola: una tradizione ancora viva, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 111-124.
  • Patrizia Petitti, Il “sesso imbelle”: cenni intorno alla partecipazione delle donne alla difesa di Torino nel 1706, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 595-606.
  • Maria Teresa Reineri, Anna Maria d’Orléans, Regina di Sardegna, Duchessa di Savoia, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 17-21.
  • Maria Luisa Reviglio della Veneria – Fabrizio Antonielli d’Oulx, Feste religiose nel bicentenario della battaglia di Torino: 1706-1906, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 911-924.
  • Enrico Ricchiardi, L’esercito ducale sabaudo nel 1706. Organizzazione, uniformi, bandiere, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 189-233.
  • Mauro Ronco, L’assedio di Torino del 1706: un episodio del tradimento del regno di Francia ai danni della Cristianità, in: Torino Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 93-97.
  • Roberto Sandri Giachino, Un suddito sabaudo ambasciatore straordinario a Vienna e Commissario imperiale in Italia: Ercole Turinetti di Priero, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 679-711.
  • Simonetta Satragni Petruzzi, Pietro Micca nell’elogio di un poeta romanesco: Filippo Tartùfari, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 585-587.
  • Renzo Savarino, Forme, forza e limiti della dimensione religiosa in una città assediata. Figure significative, classi sociali ed eventi collettivi nella Torino del 1706, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 841-859.
  • Maria Teresa Serra, Echi di guerra nelle Valli di Lanzo, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 467-472.
  • Andrea Signorelli, Da Torino a Richmond: il campo trincerato e le sue applicazioni nelle strategie del XVIII e XIX secolo, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 167-180.
  • Bruno Signorelli, Giovanni Battista Gropello ministro di Vittorio Amedeo II e suo plenipotenziario durante l’assedio di Torino (giugno-settembre 1706), in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 665-675.
  • Alberto Moshe Somekh, Un poemetto liturgico ebraico a commemorazione degli eventi del 1706, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 925-928.
  • Franz zu Stolberg-Stolberg, I brandeburghesi a Torino nel 1706, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 733-737.
  • Pompeo Vagliani, “Te felice, o Pietro Micca, dell’Italia salvatore”. La figura di Pietro Micca nella pubblicistica per l’infanzia e nei testi scolastici tra Ottocento e primo Novecento, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 565-583.
  • Camillo Vaj, Il Sistema fortificato di Chivasso e Castagneto. Luglio 1705, la presa e l’occupazione di Chivasso. I piani d’attacco francesi e i registri dell’archivio storico della città, per una lettura dell’assedio che salvò Torino, attraverso nuovi documenti inediti, in: Torino 1706. Memorie e attualità dell'Assedio di Torino del 1706... (v.), pp. 443-466.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]