Reino de Aksum

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
መነገሠ ፡ አከሰመ
Reino de Axum

Bandera
Bandera

siglo I-siglo X

Bandera
Bandera

Ubicación de
El imperio aksumita en su máxima expansión.
Capital Axum
Idioma principal Ge'ez, griego antiguo
Otros idiomas himyarita
Religión Cristianismo, judaísmo y animismo.
Gobierno Monarquía
Período histórico Edad del Hierro
 • Establecido siglo I
 • Disolución siglo X

El Reino de Aksum (o Axum) (ge'ez: መነገሠ ፡ አከሰመ) fue un importante reino comerciante del noreste de África entre los siglos I d. C. y X d. C. que se expandió desde los montes de la actual región de Tigray hasta abarcar gran parte del norte de la actual Etiopía, ciertas regiones fronterizas de Sudán, la mayor parte de Eritrea y parte de la costa occidental de la península arábiga. Participó activamente en los intercambios comerciales entre la India y el mundo mediterráneo y sirvió de punto de encuentro entre el subcontinente indio y el Imperio romano. Con la caída de Roma y la expansión del Islam el reino, que había adoptado la religión cristiana, quedó aislado y entró en declive. En ocasiones se le ha confundido con el vecino reino de Saba del que se habla en la Biblia y el Corán y durante la Edad Media la tradición popular lo convirtió en el mítico reino del Preste Juan. Basándose en la identificación con el reino de Saba los sucesivos emperadores de Etiopía se consideraron descendientes del rey Salomón de Israel y reyes de Axum hasta la abolición de la monarquía en el año 1974. El recinto arqueológico de la actual ciudad de Aksum fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980.[1]

Historia[editar]

Período protoaksumita[editar]

La región estuvo habitada desde, por lo menos, el año 3000 a. C.. Gracias al clima y a la orografía del altiplano etíope los habitantes pudieron desarrollar una civilización sedentaria dedicada a la agricultura que llegó a entrar en contacto con Egipto e incluso con diversos pueblos del Sahel,[2] pero fue la llegada de un grupo de semitas procedentes de más allá del mar Rojo en algún momento del primer milenio a. C. que se mezclaron con los habitantes del altiplano etíope lo que llevó al desarrollo de las relaciones comerciales con pueblos como los Kush y las tribus y reinos de la península arábiga, dando lugar a la llamada civilización pre-axumita o protoaksumita.[3] [4] [5] [6]

Esta civilización ideó un estilo arquitectónico propio y un idioma, el ge'ez o etiópico, del que derivan algunos de los idiomas hablados actualmente en la zona, como el tigriña.[7] [8] [4] Emergieron una serie de pequeños reinos en la zona, como Da'amat, con capital en Yeha.[2] Da'amat y los demás reinos preaxumitas coexistieron durante varios siglos[9] A pesar de ser entidades políticas diferentes compartían rasgos culturales y religiosos comunes de origen árabe: practicaban la agricultura de secano, hablaban sabeo (en el caso de Axum, lo mezclaban con el ge'ez) y su arte, aunque era autóctono, estaba basado en el del otro lado del mar Rojo (especialmente evidente en la elaboración de bajorrelieves, por ejemplo, o en los altares dedicados a divinidades traídas por los árabes como Astar o Mahrem).[5] Estos reinos se vieron envueltos en una escalada bélica a múltiples bandas[2] con el objetivo de hacerse con la posición comercial dominante en la boca del mar Rojo hasta que finalmente se impuso Axum, asentando su poder en el control de las regiones de Agame (en la actual Etiopía) y Akele Guzay (Eritrea).

Consolidación[editar]

La fuente histórica más antigua en la que se describe al reino de Aksum es el periplo por la Mar Eritrea, un texto griego escrito hacia mediados del siglo I d. C. que habla sobre las rutas de comercio marítimo entre el Egipto bajo control romano y diversos puertos de África, Arabia y la India. En el texto se describe brevemente al soberano de Axum en aquel momento, Zoscales, y se destaca específicamente al puerto de Adulis, el principal puerto comercial del reino.[3] Para entonces, Aksum ya era un Estado fuerte y Adulis una ciudad próspera en la que se podía obtener con facilidad marfil, metales preciosos o manufacturas indias.

Apogeo[editar]

En el siglo III, Aksum comenzó a interferir en el sur de Arabia, controlando en ocasiones el oeste de la región de Tihama, entre otras. A fines del siglo III comenzó a acuñar su propia moneda.[5]

El profeta Mani lo consideraba como uno de los cuatro estados más poderosos del mundo junto al Imperio sasánida, el Imperio romano y China.

Moneda aksumita con la imagen del rey Ezana.

En 325 o 328, bajo el rey Ezana, fue el segundo estado, después de Armenia, en convertirse al cristianismo y el primero en usar la imagen de la cruz en sus monedas. El cristianismo fue introducido allí por el monje sirio Frumencio.

A mediados del siglo IV, bajo el mando del Ezana cristiano, se puso en marcha una expedición militar con destino a Meroe, un reino en decadencia incapaz de proteger las rutas comerciales del Sahel de los ataques de los Beja. Como consecuencia, Meroe se hundió, de sus cenizas nacieron tres frágiles reinos, y la región pasó a estar bajo la influencia de Aksum. En el siglo V d. C se pusieron en marcha más expediciones militares para hacerse con el control del puerto de Suakin (Sudán), por un lado, y por otro, para someter a los beja de la región de Saaxil, Somalilandia, con la intención de acabar con los ataques a las caravanas que atravesaban la región.[5] En su momento de mayor esplendor, Aksum controlaba el norte de Etiopía, Eritrea, el norte de Sudán, Yibuti, el oeste de Somalilandia, Yemen y el sur de Arabia Saudita, con cerca de 1,25 millones de km². Tras una segunda edad de oro a inicios del siglo VI, el reino comenzó a decaer, cesando de acuñar monendas a inicios del siglo VII. Finalmente desapareció con la invasión desde el sur de la reina pagana o judía Gudit en el siglo X, dando paso a una era oscura de la que poco se sabe hasta el ascenso de la dinastía Zagüe a mediados del siglo XII. La leyenda cuenta que el Arca de la Alianza ya no estaba en el templo de Salomón cuando éste fue destruido, pues fue traído por el rey fundador Menelik I a Etiopía. Un sacerdote del Monasterio de la isla de Tana Kirkos, en el Lago Tana, afirma tener registros que establecen que el Arca estuvo en esa isla 800 años antes de que fuera llevada a Axum. Hanckok encontró un asentamiento judío y una versión a escala del templo de Salomón en la isla Elefantina, en el río Nilo. Existen documentos que comprueban que los sacerdotes de la isla Elefantina mantenían correspondencia con los de Jerusalén y observaban rituales de sacrificio similares a los de la falasha. Cuando el templo de la isla Elefantina fue destruido por los egipcios en el 410 a.C., se sabe que la comunidad judía abandonó la isla, pero no hacia dónde, y Hancock sugiere que huyeron a Etiopía llevando con ellos el Arca. Se fecha la llegada del Arca a Axum en tiempos del rey Ezana (siglo IV d.C.), el rey que se convirtió al cristianismo, haciendo de Etiopía el segundo país del mundo en adoptar la religión cristiana como oficial, sólo después de Armenia.

Decadencia[editar]

Aksum comenzó a decaer en el siglo VII; su población fue forzada a adentrarse al interior hacia las zonas montañosas, y fue derrotada hacia el 950. Las historias etíopes sostienen que una reina judía llamada Yodit (Judith) o "Gudit" (un juego de palabras en torno a que "Yodit" significa "diablo") derrotó el reino y quemó sus iglesias y libros, pero no hay evidencia de iglesia que fueran quemadas ni de invasiones en esa época. Su existencia ha sido cuestionada por varios autores modernos. Otra posibilidad es que el poder de Aksum fuera derrocado por una reina pagana del sur llamada Bani al-Hamwiyah, quizás de la tribu al-Damutah o Damoti (Sidama). Lo que se sabe con certeza es que las relaciones entre Axum y el naciente Islam fueron pacíficas en tiempos del Califato Ortodoxo, pero más adelante las relaciones se enfriaron y Axum tuvo que ceder sus territorios en la península arábiga y parte de la costa de Eritrea, con lo que perdió su supremacía y entró en decadencia.[3] Tras este período de aislamiento, el reino de Aksum fue sucedido por la dinastía Zagwe en 1137, aunque con un alcance y tamaño más limitados. Sin embargo, Yekuno Amlak, un noble de la etnia amara, derrocó a Yitbarek, el último rey Zagwe en 1270 y se proclamó el legítimo heredero del último rey de Aksum, Dil Na'od. Fundó la moderna dinastía Salomónica, que se mantuvo en el poder de forma casi ininterrumpida durante más de setecientos años, hasta 1974.

Geografía[editar]

En el culmen del Reino de Aksum, éste se extendió sobre partes de las actuales Eritrea, norte de Etiopía, Yemen, sur de Arabia Saudí, norte de Somalia, Yibuti, y norte de Sudán. La capital fue la ciudad de Axum o Aksum, actualmente situada en el norte de Etiopía. Otras ciudades importantes eran Yeha, Hawulti, Matará o Metahara, Qohaito y Adulis las tres últimas situadas en la actual Eritrea.

Sociedad[editar]

Los aksumitas son una mezcla de gentes que hablaban lenguas cusitas y semíticas de Etiopía y el sur de la península arábiga.

Los reyes aksumitas tenían el título oficial de ngś ngśt - Rey de Reyes (en ge'ez, nigūśa nagaśt y en etíope moderno nigūse negest). Los reyes aksumitas remontaban su linaje a los reyes de Israel David, Salomón y la Reina de Saba. La herencia real y el título fueron reclamados y usados por todos los emperadores de Etiopía.

Economía y relaciones externas[editar]

Aksum y el sur de Arabia en el siglo III.

Aksum comerciaba con la India y el Imperio romano (más tarde Imperio bizantino), exportando pieles, caparazones de tortuga, cuernos de rinoceronte, obsidiana, resinas aromáticas, marfil, carey, oro y gemas, e importando seda y especias. El acceso de Aksum tanto al mar Rojo como al Alto Nilo hizo posible que tuviera una `potente flota naval y se benefició del comercio con varios estados africanos (Nubia), árabes (Yemen) e indios.

Del comercio marítimo con Somalia y el sur de Etiopía se conseguía incienso, especias, canela y cálamo, que más tarde eran nuevamente intercambiados hasta llegar a su destino final, India y Persia. Algunos de los bienes que se adquirían en Somalia para consumo interno eran bueyes, sal y hierro.[10]

En el siglo III, Aksum estableció varios estados tributarios en la península arábiga, a lo largo de la costa del mar Rojo, y conquistó el norte de Etiopía. Hacia el 350 conquistó el Reino de Kush.

Aksum se mantuvo como un fuerte imperio y como una potencia comercial hasta el ascenso del Islam en el siglo VII. Sin embargo, debido a que los aksumitas habían protegido a los primeros seguidores de Mahoma, los musulmanes no intentaron tomar Aksum mientras se extendían por África. De todas formas, en el 640, el califa Omar envió una expedición naval contra Adulis al mando de Alkama bin Mujazziz, pero fue derrotada.[11] El poder naval de Aksum también declinó durante este período, aunque en el 702 piratas aksumitas pudieron invadir el Hiyaz y ocupar Jeddah. En contrapartida, Sulayman ibn Abd al-Malik pudo tomar el archipiélago Dahlak a Aksum, que se hizo musulmán desde este momento, aunque fue recuperado posteriormente en el siglo IX y prestó vasallaje al emperador de Etiopía.[12]

El Imperio islámico tomó, finalmente, el control del mar Rojo y de gran parte del río Nilo, forzando el aislamiento económico de Aksum. Sin embargo, mantuvo buenas relaciones con todos sus vecinos musulmanes. Dos estados cristianos al noroeste de Aksum (en el actual Sudán), Maqurra y Alwa, sobrevivieron hasta el siglo XIII cuando fueron forzados por los musulmanes a convertirse al Islam. Aksum, sin embargo, se mantuvo al margen de los movimientos islámicos en África.

Cultura[editar]

Obelisco de Aksum, símbolo de la civilización aksumita.

Arquitectura[editar]

Literatura[editar]

El reino de Aksum sobresale por sus logros culturales, como el desarrollo de su propio alfabeto ge'ez. Además, en los momentos iniciales del reino, en torno a los siglos III y IV, se construyeron gigantescos obeliscos para señalar las tumbas subterráneas de los reyes (y algunos nobles, el más famoso de los cuales es el Obelisco de Axum).

Bajo el rey Ezana, en torno al 325, el reino adoptó el cristianismo abandonando la tradición judía -la oficial- y la animista. La iglesia etíope ha llegado hasta nuestros días, si bien dependió del patriarcado de Alejandría hasta 1951.[3] Desde el cisma con Roma tras el concilio de Calcedonia (451), ha sido una importante iglesia monofisita, y su literatura religiosa aún está escrita en ge'ez, lengua con la que se llevan a cabo las liturgias. Este puede ser uno de los pilares de la leyenda del Preste Juan.

Una historia recogida por Rufino dice que en su tiempo un chico extranjero llamado Frumencio fue hecho esclavo de la corte real, y más tarde fue tutor de los hijos del rey. Cuando murió el rey, la reina pidió que ayudara a gobernar Aksum. Frumencio accedió, rechazó la libertad y se quedó hasta que el hijo de la reina, Ezana, fue lo suficientemente adulto para gobernar.[13] Sin embargo, lo que conocemos a ciencia cierta es que Frumencio era un monje proveniente de la ciudad de Tiro, en el actual Líbano. Difundió el cristianismo, fundó misiones y logró que Ezana, ya convertido en rey, hiciese del cristianismo la religión oficial de Aksum. Finalmente, Frumencio fue consagrado obispo de Etiopía por parte del Patriarca de Alejandría con el nombre de Abba Selama o Padre de la Paz.[3]

El reino de Aksum fue un estado cosmopolita e importante culturalmente. Fue un lugar de encuentro de culturas varias: egipcia, sudánica, árabe e india. Las mayores ciudades de Aksum tenían minorías sabeas, judías, nubias, cristianas e, incluso, budistas.

También fue la primera entidad política africana que produjo sus propias monedas. Desde el reinado de Endubis hasta Armah (aproximadamente del 270 al 610) se elaboraron monedas de oro, plata y bronce. La acuñación de moneda era un acto de gran importancia en épocas antiguas pues proclamaba que el reino de Aksum se consideraba igual de importante que sus vecinos. La presencia de monedas además simplificaba el comercio y era a la vez un importante y útil medio de propaganda y una fuente de ingresos para el reino.

Lista de reyes de Axum[editar]

Arquitectura típica de Aksum - Monasterio de Debre Damo.
Monedas del rey Endubis.
Moneda de oro del rey Ebana.
  • Zoskales, 100 d.C.
  • Gadarat, ¿?
  • Adhebah, 230-240
  • Sembrouthes, ¿?
  • Endubis, 270-300
  • Aphilas, ¿?
  • Wazeba, ¿?
  • Ousanas, ¿?-320
  • Ezana, 321-360
  • Mehadeyis, 360
  • Ouazebas, ¿?
  • Eon, 400
  • Ebana, ¿?
  • Nezool,¿?
  • Ousas, 500
  • Kaleb, ¿?
  • Alla Amidas, 540
  • Wazena, ¿?
  • Wa'zeb, ¿?
  • Ioel, ¿?
  • Hataz, 575
  • Saifu, 577
  • Israel, 590
  • Gersem, 600
  • Armah, 614
  • Ashama ibn Abjar, ¿?
  • Dil Na'od, 915

Bibliografía[editar]

  • Stuart Munro-Hay. Aksum: A Civilization of Late Antiquity. Edinburgh: University Press. 1991. ISBN 0-7486-0106-6
  • Yuri M. Kobishchanov. Axum (Joseph W. Michels, editor; Lorraine T. Kapitanoff, translator). University Park, Pennsylvania: Penn State University Press, 1979. ISBN 0-271-00531-9
  • Denberu Mekonnen Siyoum. Rumbo a Etiopía. Barcelona: Editorial Laertes, 2006. ISBN 84-7584-581-9

Referencias[editar]

  1. UNESCO: World Heritage Convention. (Disponible en castellano).
  2. a b c Stuart Munro-Hay, Aksum: An African Civilization of Late Antiquity. Edinburgh: University Press, 1991
  3. a b c d e Mekonnen Siyoum, Denberu (2006). Rumbo a Etiopía. Laertes. ISBN 84-7584-581-9. 
  4. a b Francesc-Javier Marín, La Reina de Saba: Leyenda y nacionalismo etíope. Oráfrica, revista de oralidad africana, nº 1, 2005. (Consultado el 8 de diciembre de 2010)
  5. a b c d Marcus, Harold (1994). A History of Ethiopia (en inglés). University of California Press. ISBN 0-520-08121-8. 
  6. Una serie de excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en los años noventa en Aksum sacaron a la luz la existencia de un cementerio, estelas y un conjunto residencial de clase alta -entre otras construcciones- en el cercano monte de Bete Giorgis, y los resultados de la datación establecieron su construcción alrededor del siglo IV a. C. El yacimiento se extiende por un total aproximado de 22 hectáreas y además de ejemplos de arquitectura autóctona se han encontrado muestras de cerámica y estelas, todas con un estilo muy parecido al del posterior reino de Aksum. Varias de las tumbas aún conservaban decoración en cristales y otros materiales datados en los siglos II y I de antes de nuestra era, algunos probablemente fabricados en Egipto y otros por manos romanas, lo que permite remontar hasta ésta época el intercambio comercial entre ambos pueblos. Además, en algunas zonas se han encontrado restos de construcciones y de manufacturas que van desde el siglo III d. C. (en las capas superiores) hasta objetos con inscripciones en el dialecto semita etio-sabeo, lo que demuestra la presencia continuada de pobladores en Axum durante los siglos previos al predominio de la ciudad sobre sus vecinos y refuerza la tesis de la influencia semítica en el desarrollo definitivo de la civilización aksumita. Se puede consultar el resultado de las excavaciones con más profundidad en este artículo escrito por Rodolfo Fattovich y Kathryn A. Bard en Annales d'Ethiopie, volumen 17, año 2001, pp. 3-24. Disponible bajo licencia Creative Commons cc by-nc-nd.
  7. Tigrai State. Web oficial del Estado de Tigray. En inglés. (Consultado el 4 de diciembre de 2010).
  8. «Etiópico Clásico». Consultado el 30 de noviembre de 2010.
  9. Talessman's World History Maps. Véanse los mapas de los años 400 a. C. a 145 a. C. (En inglés).
  10. McCrindle, J. W. (1897). The Christian Topography of Cosmas, an Egyptian Monk (en inglés). The Hakluyt Society. 
  11. E. Cerulli, "Ethiopia's Relations with the Muslim World," in Cambridge History of Africa, Africa from the Seventh to the Eleventh century, pp.575; Trimingham, Spencer, Islam in Ethiopia, pp.46.
  12. Daniel Kendie, The Five Dimensions of the Eritrean Conflict 1941 – 2004: Deciphering the Geo-Political Puzzle. United States of America: Signature Book Printing, Inc., 2005, pp.228.
  13. Rufino, Historia Eclesiástica

Enlaces externos[editar]