Queratitis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Queratitis
Clare-314.jpg
Ojo con queratitis.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 H16
CIE-9 370
DiseasesDB 7150
MeSH D007634
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

La queratitis es una inflamación que afecta a la córnea, es decir la porción anterior y transparente del ojo. Puede estar originada por múltiples causas, una de las más frecuentes es una infección bacteriana o vírica. Suele producir intenso dolor ocular, enrojecimiento del polo anterior de ojo, lagrimeo y fotofobia. En ocasiones se forman úlceras en la córnea que pueden llegar a ser graves u ocasionar disminución en la agudeza visual por alteración en la transparencia. Las personas portadoras de lentillas o las que sufren un traumatismo que afecta a la superficie anterior de la córnea, son más propensas a presentar queratitis de origen infeccioso[1]

Clasificación[editar]

Las queratitis se clasifican en:

  • Superficiales: Afectan simplemente al epitelio corneal. Para su inspección se usan tintes como: Rosa de bengala y fluoresceína
    • Queratitis filamentosa. Existen pequeños filamentos unidos a la porción superficial del epitelio corneal, por lo cual pueden producir la sensación de tener un cuerpo extraño en la superficie del ojo.
    • Queratitis punctata o punteada. Es la más frecuente y se caracteriza por pequeñas lesiones dispersas diseminadas por la superficie de la córnea.
    • Queratitis ulcerativas. Se forma una úlcera, que en realidad no es más que una solución de continuidad en la superficie de la córnea.
  • Profundas. Generalmente revisten más gravedad.

Causa[editar]

La queratitis tiene múltiples causas, entre las cuales una infección por virus del herpes simple actual o anterior derivada de una infección respiratoria alta, con la aparición de herpes labial.

Patógenos[editar]

  • Queratitis por amebas. La infección corneal por amebas es la más grave de todas y suele afectar a los usuarios de lentes de contacto.[2] Generalmente está causada por la Acanthamoeba. El 25 de mayo de 2007, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidense emitió un aviso de salud pública por el aumento del riesgo de queratitis por Acanthamoeba relacionado con el uso de la solución ocular Complete Moisture Plus Multi-Purpose Eye Solution de la compañía Advanced Medical Optics (AMO).[3]
  • Queratitis por bacterias. La infección bacterial de la córnea puede ser originada por una lesión o por el uso de lentes de contacto. Las bacterias responsables son el Staphylococcus aureus y la Pseudomonas aeruginosa en los usuarios de lentes de contacto. La Pseudomonas aeruginosa contiene enzimas que pueden digerir la córnea.[4]
  • Queratitis por hongos (cf. Fusarium, que recientemente provocó varios casos de queratitis a través del posible vector de la solución para lentes de contacto ReNu with MoistureLoc de la multinacional Bausch & Lomb)
  • Queratitis viral
  • Herpes ocular (queratitis dendrítica). Las infecciones víricas de la córnea son a menudo causadas por el virus del herpes simple, que suele dejar lo que se denomina una "úlcera dendrítica".
  • Queratitis por herpes zóster

Otras[editar]

  • Queratitis por exposición — debida a la sequedad de la córnea causada por un cierre incompleto o inadecuado del párpado.
  • Fotoqueratitis — queratitis debida a la exposición a radiación ultravioleta intensa (p. ej. Ceguera de las nieves.)
  • Úlcera corneal
  • "Síndrome de la lente apretada" (en inglés "Contact lens acute red eye" o CLARE) — se trata de un tipo de queratitis estéril no ulcerativa relacionada con la infección por bacterias Gram negativas presentes en las lentes de contacto.
  • La inflamación corneal y las úlceras corneales también pueden ser provocadas por una reacción alérgica grave (p. ej. la queratoconjuntivitis primaveral).[6]
  • Queratitis eosinofílica felina — afecta a gatos y caballos; posiblemente provocada por el herpesvirus felino tipo 1 u otra infección viral.[7]

Diagnóstico[editar]

El diagnóstico eficaz es importante para detectar esta patología y determinar el tratamiento correspondiente, ya que la queratitis es a veces confundida con conjuntivitis alérgica.

Tratamiento[editar]

El tratamiento depende de la causa del queratitis. La queratitis infecciosa puede avanzar rápidamente, y generalmente requiere una terapia antibacteriana, antifúngica o antiviral urgente para eliminar el patógeno. El tratamiento por norma general es realizado por un oftalmólogo, y puede incluir la prescripción de medicación ocular, sistémica o incluso terapia intravenosa. No se aconseja usar gotas oculares sin receta ya que normalmente no sirven para combatir infecciones, además su uso podría retrasar un correcto tratamiento, aumentando las posibilidades de degenerar en complicaciones que pueden poner en riesgo la visión. También se suele aconsejar a los usuarios de lentes de contacto que dejen de usarlas y reemplacen las lentes y los estuches portalentes contaminados. (No se deben tirar las lentes y los estuches contaminados ya que los cultivos extraídos de estos pueden servir para identificar el patógeno).

Las soluciones antibacterianas incluyen Quixinex (levofloxacino), Zymar (gatifloxacina), Vigamox (moxifloxacina), Ocuflox (ofloxacino — disponible como genérico). Los medicamentos con esteroides no deben ser usados en caso de infección bacteriana, dado que pueden empeorar la enfermedad y provocar graves úlceras y perforación en la córnea[cita requerida]. Entre estos figuran el Maxitrol (neomicina+polimixina+dexametasona — disponible como genérico), así como otros fármacos esteroides. La queratitis por herpes simple se debe tratar con aciclovir. En estos casos deben evitarse los esteroides a toda costa. La administración de esteroides en úlceras dendríticas causadas por el virus del herpes simple provoca un rápido y significativo empeoramiento de la úlcera, degenerando esta en una úlcera 'ameboide' o úlcera 'geográfica', llamada así por la forma de mapa de la úlcera[cita requerida]. En caso de problemas oculares se debe consultar a un oftalmólogo u optometrista.

Algunas infecciones pueden dejar cicatrices en la córnea que limitan la visión. Otras pueden provocar una perforación de la córnea, (una infección dentro del ojo), o incluso la pérdida del ojo. Con una atención médica adecuada, las infecciones se pueden tratar de manera exitosa sin causar una pérdida de visión a largo plazo.

Referencias[editar]

  1. Jack J. Kanski: Oftalmología clínica, 5ª edición, 2004, ISBN 978-84-8174-758-4
  2. Por favor, pon la referencia que aparece aquí.
  3. CDC Advisory
  4. Tang A, Marquart ME, Fratkin JD, McCormick CC, Caballero AR, Gatlin HP, O'Callaghan RJ (2009). «Properties of PASP: A Pseudomonas Protease Capable of Mediating Corneal Erosions». Invest Ophthalmol Vis Sci 50 (8):  pp. 3794–801. doi:10.1167/iovs.08-3107. PMID 19255155. 
  5. «What is onchocerciasis?». CDC. Consultado el 28 de junio de 2010. «transmission is most intense in remote African rural agricultural villages, located near rapidly flowing streams...(WHO) expert committee on onchocerciasis estimates the global prevalence is 17.7 million, of whom about 270,000 are blind.».
  6. Optometry.co.uk
  7. VET.uga.edu

Enlaces externos[editar]